Nues­tras ca­ras (y son mu­chas)

El re­fra­ne­ro no se equi­vo­ca: la ca­ra es el es­pe­jo del al­ma, o me­jor se­ría de­cir, las ca­ras, por­que te­ne­mos mu­chas, una pa­ra adap­tar­nos a ca­da si­tua­ción, sea fa­mi­liar, pro­fe­sio­nal.... A esa ca­pa­ci­dad de cam­biar de ca­ra se le lla­ma ros­tro so­cial

La Vanguardia - ES - - ED -

No es que ten­ga­mos mu­cha ca­ra, sino que te­ne­mos mu­chas ca­ras y las usa­mos ca­da uno de­pen­dien­do del mo­men­to, del in­ter­lo­cu­tor, de las cir­cuns­tan­cias...

Prue­be a leer las lí­neas que si­guen an­te un es­pe­jo. Les pro­me­te­mos que, an­tes de lle­gar al pun­to fi­nal, aca­ba­rá co­no­cién­do­se más y me­jor. Pa­ra em­pe­zar, se da­rá cuen­ta de que no tie­ne una so­la ca­ra. Te­re­sa Ba­ró, ex­per­ta en ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción per­so­nal, ex­pli­ca en La gran guía del len­gua­je no ver­bal (Pai­dós) que no es igual la ca­ra de es­tar so­lo en ca­sa que la de es­tar con la pa­re­ja o la fa­mi­lia, la del tra­ba­jo, la de una reunión la­bo­ral o la del bar. “Cuan­do te le­van­tas por la ma­ña­na, es­co­ges in­du­men­ta­ria en fun­ción de la ac­ti­vi­dad. Ima­gí­na­te tu ros­tro co­mo un tra­je. Aun­que no seas cons­cien­te –se­ña­la Ba­ró–, la ma­yo­ría de las ve­ces tam­bién es­co­ges un ros­tro”. Los psi­có­lo­gos de­no­mi­nan ros­tro so­cial. To­dos es­co­ge­mos cons­cien­te­men­te o no unas u otras ex­pre­sio­nes fa­cia­les pa­ra ade­cuar­nos a ca­da si­tua­ción co­mu­ni­ca­ti­va. To­do el mun­do in­ten­ta no reír­se, por ejem­plo, en un ve­la­to­rio o cuan­do un ami­go le cuen­ta una ex­pe­rien­cia do­lo­ro­sa. Es­con­de­mos y mos­tra­mos los sen­ti­mien­tos que en ca­da mo­men­to nos in­te­re­san. ¿So­mos men­ti­ro­sos? Ba­ró res­pon­de con un no ro­tun­do. “La so­cia­li­za­ción exi­ge que ca­mu­fle­mos sen­ti­mien­tos que no po­de­mos evi­tar, ac­tuar tal co­mo in­tui­mos que los de­más quie­ren que ac­tue­mos. Es cues­tión de su­per­vi­ven­cia”. Es más, ase­gu­ra que si no la vi­da en so­cie­dad po­dría ser in­so­por­ta­ble. El afán in­na­to de adap­ta­ción nos lle­va a edu­car nues­tra ex­pre­si­vi­dad, mol­dear nues­tro ros­tro so­cial. El sem­blan­te mues­tra el gra­do de di­plo­ma­cia de ca­da uno. Po­ner la ca­ra ade­cua­da fa­ci­li­ta la bue­na con­vi­ven­cia, pe­ro no siem­pre con­vie­ne ma­qui­llar los sen­ti­mien­tos. Te­re­sa Ba­ró sub­ra­ya que a ve­ces pue­de ser bueno rom­per es­te com­por­ta­mien­to: cuan­do que­re­mos ex­pre­sar dis­con­for­mi­dad o nos que­re­mos acer­car a las per­so­nas de ma­ne­ra au­tén­ti­ca y sin­ce­ra. De vez en cuan­do, es con­ve­nien­te qui­tar­se la más­ca­ra. “El ros­tro es un cu­rri­cu­lum vi­tae”, ase­ve­ra Ro­se Ro­se­tree, au­to­ra de Leer el ros­tro (Si­rio). Cuen­ta que Abraham Lin­coln una vez tu­vo que nom­brar a una per­so­na pa­ra su ga­bi­ne­te y la re­cha­zó con el si­guien­te ar­gu­men­to: “No me gus­ta su ca­ra”. Su con­se­je­ro ob­je­tó, atur­di­do, que el hom­bre no era res­pon­sa­ble de su ca­ra. Pe­ro Lin­coln dis­cre­pó. “Cual­quie­ra ma­yor de 40 años es res­pon­sa­ble de su ros­tro”. Te­nía ra­zón.

A par­tir de los 40 te­ne­mos la ca­ra que nos me­re­ce-

mos. “Los ex­per­tos en mor­fo­psi­co­lo­gía afir­man que so­bre la ba­se de la he­ren­cia ge­né­ti­ca, he­mos ido mol­dean­do una fi­so­no­mía, re­fle­jo de nues­tra for­ma de ser, de las ac­ti­tu­des que pre­do­mi­nan en nues­tra vi­da y de los sen­ti­mien­tos fre­cuen­tes”, ex­pli­ca Ba­ró. Es de­cir, si una per­so­na ha si­do muy se­ria, una vez que lle­gue a la ma­du­rez pue­de que se le ha­yan mar­ca­do en el ros­tro unas arru­gas ha­cia aba­jo, un ric­tus frun­ci­do. Es­ta es­pe­cia­lis­ta apun­ta que las arru­gas o los sur­cos son el re­sul­ta­do del mo­vi­mien­to re­pe­ti­do de los múscu­los y de ho­ras y ho­ras de man­te­ner una mis­ma ex­pre­sión. “Por eso es tan acer­ta­da la ex­pre­sión po­pu­lar de que la ca­ra es el es­pe­jo del al­ma”. Al mi­rar un ros­tro re­ca­ba­mos mu­cha in­for­ma­ción: el es­ta­do de áni­mo de la per­so­na, su ac­ti­tud, sus in­ten­cio­nes y sus emo­cio­nes. Se­gún el ca­te­drá­ti­co de Psi­quia­tría En­ri­que Ro­jas, la per­so­na­li­dad aso­ma a la ca­ra: “En el ros­tro re­si­de la esen­cia de la per­so­na”. Por eso es tan im­por­tan­te sa­ber ges­tio­nar su ex­pre­si­vi­dad y apren­der a leer co­rrec­ta­men­te las ca­ras de los de­más. “La lec­tu­ra del ros­tro ha­ce que una per­so­na sea más po­de­ro­sa, por­que el co­no­ci­mien­to es po­der”, co­men­ta Ro­se­tree. De he­cho, la lec­tu­ra de ros­tro se ha prac­ti­ca­do du­ran­te mi­les de años. En la Chi­na an­te­rior a Con­fu­cio, ha­ce unos 2.500 años, la lec­tu­ra del ros­tro era una pro­fe­sión. En la mis­ma épo­ca, Pi­tá­go­ras ini­ció en la Gre­cia clá­si­ca el es­tu­dió de la fi­siog­no­mía: se cree que ele­gía a sus dis­cí­pu­los ba­sán­do­se en sus ras­gos fa­cia­les, ha­cien­do un exa­men del ros­tro y del cuer­po en ge­ne­ral. Gra­cias al es­tu­dio del psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Al­bert Meh­ra­bian sa­be­mos que la pa­la­bra só­lo tie­ne un 7% de in­ci­den­cia en la ca­pa­ci­dad de in­fluir en los de­más. La im­por­tan­cia de la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, sin em­bar­go, as­cien­de has­ta un 55%. Y ahí la ca­ra jue­ga un pa­pel vi­tal. Un ges­to pue­de anu­lar de un plu­ma­zo un dis­cur­so lleno de ar­gu­men­tos. Hay que sa­ber que los dos ma­yo­res fo­cos de in­for­ma­ción se ha­llan al­re­de­dor de la bo­ca y de los ojos. Em­pe­ce­mos por la bo­ca. La ri­sa y la son­ri­sa tie­nen unos efec­tos tras­cen­den­ta­les se­gún Te­re­sa Ba­ró. “Ge­ne­ran fe­li­ci­dad. En un gru­po, la ri­sa com­par­ti­da es una for­ma de sin­cro­ni­za­ción de los es­ta­dos de áni­mo y de in­ter­pre­ta­ción co­mún del men­sa­je”. Ade­más, tie­ne un efec­to bal­sá­mi­co en si­tua­cio­nes es­tre­san­tes. Pe­ro hay son­ri­sas y son­ri­sas. Una de ellas es la son­ri­sa ver­da­de­ra: la au­tén­ti­ca y es­pon­tá­nea, en la que se le­van­tan las co­mi­su­ras de los la­bios, se mues­tran los dien­tes y se for­man arru­gas al­re­de­dor de los ojos. Ba­ró apun­ta que el pa­pel de los ojos en la son­ri­sa es cru­cial. “Se sonríe con los ojos”, ase­ve­ra. Es­tu­dio­sos de la co­mu­ni­ca­ción se­ña­lan que, aun­que mu­chos adul­tos pa­re­cen ha­ber­lo ol­vi­da­do, la ri­sa es uno de los me­jo­res re­cur­sos pa­ra co­nec­tar con los de­más en una si­tua­ción pro­fe­sio­nal o so­cial. No obs­tan­te, una ri­sa ex­ce­si­va o fue­ra de lu­gar pue­de te­ner un efec­to ne­ga­ti­vo, por­que pue­de crear una ima­gen de irres­pon­sa­ble. Es cu­rio­so que va­rios es­tu­dios con­clu­yan que las mu­je­res ríen más que los hom­bres. ¿Y eso? “En la so­cie­dad pre­do­mi­na la idea de que ellas tie­nen más per­mi­so pa­ra mos­trar sus sen­ti­mien­tos”, ex­pli­ca Ba­ró. Pe­ro la au­to­ra se­ña­la que ade­más de su fuer­za co­mu­ni­ca­ti­va, la ri­sa es sa­lu­da­ble. “In­cre­men­ta la pro­duc­ción de an­ti­cuer­pos, re­du­ce los ni­ve­les de co­les­te­rol y es­ti­mu­la la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas. Y emo­cio­nal­men­te ayu­da a li­be­rar el es­trés, a re­du­cir el te­mor y la an­gus­tia”. El re­fra­ne­ro po­pu­lar es­tá en lo cier­to al re­cor­dar que una son­ri­sa lo cu­ra to­do. Sin em­bar­go, la par­te más sin­ce­ra de nues­tra ca­ra son los ojos. Así lo cree Joe Na­va­rro que du­ran­te 25 años fue su­per­vi­sor de con­tra­in­te­li­gen­cia en el FBI. “Los ojos pue­den ser un ba­ró­me­tro muy pre­ci­so de nues­tros sen­ti­mien­tos por­que te­ne­mos muy po­co con­trol so­bre ellos”. Por ejem­plo, cuan­do ve­mos al­go que nos gus­ta nues­tras pu­pi­las se di­la­tan y se con­traen cuan­do no nos gus­ta. Es un in­di­ca­dor más di­fí­cil de de­tec­tar que una son­ri­sa, una mi­ra­da o una fren­te arru­ga­da, pe­ro fun­cio­na. En el li­bro El cuer­po ha­bla (Si­rio) el exa­gen­te cuen­ta que en una oca­sión lo­gra­ron dar con la iden­ti­dad de los cóm­pli­ces de un de­lin­cuen­te gra­cias a la con­trac­ción pu­pi­lar del in­te­rro­ga­do, al que le mos­tra­ron una se­rie de fo­tos: cuan­do vio las ca­ras de sus cóm­pli­ces in­cons­cien­te­men­te sus pu­pi­las se con­tra­je­ron e hi­zo un le­ve ges­to de en­tor­nar sus ojos. Esa úni­ca pis­ta va­lió pa­ra dar con los mal­he­cho­res. La mi­ra­da, ade­más, es fun­da­men­tal pa­ra regular la co­rrien­te de co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra es­ta­ble­cer diá­lo­go con al­guien em­pe­za­mos por bus­car el con­tac­to vi­sual. Des­viar la vis­ta es un cla­ro men­sa­je de re­cha­zo. La mi­ra­da pue­de te­ner un sin­fín de sig­ni­fi­ca­dos. En las con­ver­sa­cio­nes, por ejem­plo, sir­ve pa­ra regular los tur­nos de in­ter­ven­ción. Me­dian­te los ojos po­de­mos tam­bién en­ten­der el ti­po de re­la­ción en­tre in­ter­lo­cu­to­res. “Sa­be­mos, por ejem­plo, que las per­so­nas de es­ta­tus su­pe­rior mi­ran me­nos a las de es­ta­tus in­fe­rior”, se­ña­la la au­to­ra del li­bro La gran guía del len­gua­je no ver­bal. Asi­mis­mo, la mi­ra­da in­di­ca la per­so­na­li­dad: las per­so­nas se­gu­ras y ex­tro­ver­ti­das mi­ran más a los ojos y pue­den man­te­ner más el con­tac­to vi­sual. Las in­se­gu­ras y tí­mi­das sue­len apar­tar­la con más fa­ci­li­dad. A la vez, los mo­vi­mien­tos de los ojos in­di­can pen­sa­mien­tos. “Si la mi­ra­da se mue­ve ha­cia la de­re­cha co­rres­pon­de a ideas nue­vas o a al­go ima­gi­na­do, crea­do en la men­te, mien­tras que si son ha­cia la iz­quier­da, se tra­ta de re­cuer­dos”, acla­ra Ba­ró. Ser ca­paz de des­ci­frar la gran va­rie­dad de ex­pre­sio­nes del ros­tro es una he­rra­mien­ta va­lio­sa pa­ra las re­la­cio­nes per­so­na­les y las pro­fe­sio­na­les. Es in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da que ayu­da a co­ger las rien­das de la co­mu­ni­ca­ción. Ba­ró la­men­ta que en nues­tra cul­tu­ra le da­mos ma­yor im­por­tan­cia a la pa­la­bra que a la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal. “Es lo que nos han en­se­ña­do en la es­cue­la. Aún así, los la­ti­nos so­mos muy ex­pre­si­vos, pe­ro lo uti­li­za­mos de una for­ma me­nos cons­cien­te, me­nos pla­ni­fi­ca­da y más es­pon­tá­nea”. Pe­ro hoy en día vi­vi­mos, más que nun­ca, en la so­cie­dad de las ca­re­tas. “In­ter­net y las re­des so­cia­les plan­tean un uni­ver­so de más­ca­ras, don­de las emo­cio­nes se sim­pli­fi­can co­mo los ros­tros en emo­ti­co­nos y las re­la­cio­nes se des­hu­ma­ni­zan”. Es la opi­nión del so­ció­lo­go y an­tro­pó­lo­go fran­cés Da­vid Le Bre­ton, au-

tor, en­tre otros, del li­bro Ros­tros (Le­tra Vi­va). Te­re­sa Ba­ró, en cam­bio, ve ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes en las nue­vas tec­no­lo­gías. “Ca­da vez más gen­te se re­fu­gia en la es­cri­tu­ra an­te la pan­ta­lla, y ca­da vez son me­nos ca­pa­ces de en­trar en una co­mu­ni­ca­ción pre­sen­cial. Pe­ro tam­bién es ver­dad que es­tá au­men­tan­do el uso de las vi­deo­con­fe­ren­cias y en ellas to­do de­pen­de de la ex­pre­sión fa­cial en el mar­co de la pan­ta­lla. El ros­tro co­bra ma­yor re­le­van­cia que en el ca­ra a ca­ra”. De to­dos mo­dos, ca­be des­ta­car que in­clu­so en los chats la gen­te con­fía más en su in­ter­lo­cu­tor cuan­do mues­tra una fo­to de su ros­tro. In­ter­net aus­pi­cia las más­ca­ras, pe­ro tam­bién la cos­mé­ti­ca y la ci­ru­gía es­té­ti­ca. “Una in­ter­ven­ción es­té­ti­ca qui­zá te dé una apa­rien­cia de ju­ven­tud, pe­ro re­du­ce mu­chí­si­mo la ex­pre­si­vi­dad –ex­pli­ca Ba­ró–. Sur­ge una ca­ra dis­tin­ta, con pro­por­cio­nes dis­tin­tas. Si, por ejem­plo, te po­nes bó­tox en la zo­na de los ojos, no po­drás reír­te con la mis­ma ex­pre­si­vi­dad”. Pe­ro hay quien de­fien­de los re­to­ques. El ci­ru­jano plás­ti­co ita­liano En­ri­co En­zi, cree que con bó­tox en el en­tre­ce­jo se pue­de me­jo­rar el es­ta­do de de­pre­sión por­que esa per­so­na no po­drá arru­gar­lo, pues esa es la zo­na de la preo­cu­pa­ción y del desáni­mo. Al­gu­nos de los que me­jor sa­ben leer las ca­ras son los re­tra­tis­tas. Pe­ro tan­to ellos, co­mo los ex­per­tos en co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, re­pi­ten una y otra vez la mis­ma advertencia: no se de­be caer en el pe­li­gro de la pri­me­ra im­pre­sión y en la ten­ta­ción de juz­gar a las per­so­nas por su ca­ra. “Te­ne­mos pre­jui­cios, prein­for­ma­cio­nes so­bre las per­so­nas, y siem­pre va­mos a bus­car­las en su ros­tro”, confiesa el pin­tor Tullio Pe­ri­co­li en el li­bro El al­ma del ros­tro (Si­rue­la). De he­cho la pri­me­ra pre­mi­sa de la mor­fo­psi­co­lo­gía, que es la cien­cia clí­ni­ca y hu­ma­na que es­tu­dia la co­rre­la­ción en­tre ros­tro y men­te, es “com­pren­der, y no juz­gar”.

Ca­ras de sor­pre­sa. Fo­to­gra­fía, da­ta­da en 1898, del je­fe in­dio Se­va­ra con su fa­mi­lia, de la tri­bu ute

Cejas ar­quea­das Ojos bien abier­tos Bo­ca bien abier­ta

Sor­pre­sa

Cejas subidas y pe­ga­das Pár­pa­dos su­pe­rio­res

le­van­ta­dos Pár­pa­dos in­fe­rio­res ten­sos

La­bios li­ge­ra­men­te es­ti­ra­dos ha­cia las ore­jas El ac­tor Tim Roth par­ti­ci­pó en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión

Lie to me ( mién­te­me) y es­tas fue­ron sus mue­cas

Mie­do

La na­riz se arru­ga en su

par­te su­pe­rior El la­bio su­pe­rior se le­van­ta

As­co

Caen las bol­sas de los ojos

Pér­di­da de fo­co vi­sual Co­mi­su­ra un po­co tor­ci­da

Tris­te­za

La mi­ra­da se en­du­re­ce Los la­bios se es­tre­chan Las cejas ba­jan y se jun­tan

En­fa­do

La co­mi­su­ra tensa li­ge­ra­men­te y le­van­ta­da só­lo en uno de los dos la­dos

Des­pre­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.