Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED - Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

¿Hay que ayu­dar a al­guien que se nie­ga a que lo asis­tan? No ne­ce­sa­ria­men­te, res­pon­de Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA | Ten­go un hi­jo de 40 años que me tie­ne muy preo­cu­pa­da. Es ta­xis­ta. El exa­men lo hi­zo ha­ce nue­ve años, le cos­tó un po­co pe­ro apro­bó. Ha­ce su tra­ba­jo per­fec­ta­men­te. El asun­to por el que me preo­cu­pa es que es muy in­tro­ver­ti­do y no se atre­ve a di­ri­gir­se a nin­gu­na mu­jer. Vi­ve so­lo y no tie­ne ami­gos. Ade­más, cuan­do vie­ne a ca­sa (los me­dio­días pa­ra co­mer), no pa­ra de ha­cer­me pre­gun­tas in­ve­ro­sí­mi­les y de de­cir co­sas anor­ma­les. Cuan­do le di­go al­go y se que­da sin sa­li­da, bos­te­za, se ríe... Con­ver­sar con él es po­co me­nos que im­po­si­ble, siem­pre se sa­le por la tan­gen­te y no le son­sa­co na­da. Es­tu­vo tra­tán­do­se con un psi­quia­tra, ya que tie­ne un ca­rác­ter muy irascible y, a ve­ces, se po­ne a gri­tar co­mo un lo­co. De­jó de ir ya que di­jo que él no ne­ce­si­ta­ba pa­ra na­da de sus con­se­jos ni tra­ta­mien­to, a pe­sar de que ha­bía me­jo­ra­do. Por lo que he po­di­do ave­ri­guar, es­te doc-

A VE­CES, LA ME­JOR AYU­DA A QUIEN LA RE­CHA­ZA, PE­SE A TE­NER PRO­BLE­MAS,

ES NO IN­TER­FE­RIR

tor le di­jo al­go que él no le ha per­do­na­do. Por fa­vor, dé­me su opi­nión, a ve­ces creo que no es nor­mal o que su in­te­li­gen­cia es muy ba­ja.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da ami­ga: el pro­ble­ma que plan­teas no es na­da fá­cil de exa­mi­nar y má­xi­me cuan­do no pue­do con­tem­plar­lo más pa­no­rá­mi­ca­men­te. Por lo que di­ces, tu hi­jo no es­tá ni mu­cho me­nos in­ca­pa­ci­ta­do, si bien su ca­rác­ter no pa­re­ce de lo más ar­mó­ni­co o es­ta­ble. Uti­li­za mé­to­dos eva­si­vos y sub­ter­fu­gios, y ahí po­co pue­des ha­cer. Tra­ta dis­traí­da­men­te de di­ri­gir las con­ver­sa­cio­nes, que no las vea co­mo pro­vo­ca­ti­vas pa­ra que in­ter­pre­te que quie­res des­cu­brir de él co­sas que no quie­re evi­den­ciar. Tie­nes que ser muy dies­tra. Da­da la edad de tu hi­jo, no pue­des ha­cer que él no quie­ra acep­tar­lo, ni si­quie­ra con­se­jos, si eso le al­te­ra. Por lo que me di­ces, tie­ne un ca­rác­ter con ten­den­cias neu­ró­ti­cas, pe­ro so­lo él pue­de to­mar so­lu­cio­nes pa­ra re­sol­ver­lo. Tú tra­ta de no de­jar­te im­pli­car en su espiral de con­flic­tos. A ve­ces, la me­jor ayu­da en ta­les ca­sos es no in­ter­fe­rir, so­bre to­do si la per­so­na to­ma la in­ter­fe­ren­cia co­mo al­go le­si­vo. Con per­so­nas afec­ta­das de al­gún ti­po de neu­ro­sis es muy di­fí­cil pa­ra un es­pe­cia­lis­ta en­con­trar el mo­do y el len­gua­je idó­neo pa­ra no le­van­tar sus­pi­ca­cias en el pa­cien­te. El es­pe­cia­lis­ta le de­bió de­cir al­go que no le gus­tó y en­ton­ces tu hi­jo op­tó por ne­gar­se a se­guir vi­si­tán­do­le. Hay per­so­nas con es­te ca­rác­ter in­tro­ver­ti­do en ex­ce­so que se sien­ten muy vul­ne­ra­das en su au­to­es­ti­ma cuan­do al­guien les di­ce lo que no quie­ren es­cu­char, pues lo que se lla­man re­sis­ten­cias psi­co­ló­gi­cas se po­nen en mar­cha; es un mo­do de no cues­tio­nar­se sus con­duc­tas. Ya que tie­ne ese ca­rác­ter irascible, in­ten­ta ser con­ci­lia­do­ra y no aña­dir más cris­pa­ción. Si tu hi­jo no quie­re que le ayu­den y él no es­tá dis­pues­to a ha­cer un ri­gu­ro­so exa­men de su si­tua­ción y desear trans­for­mar­se, me te­mo que na­da se pue­de ha­cer por cam­biar­le. Só­lo lo ha­ce quien quie­re y se lo pro­po­ne. Tú de­bes es­tar se­re­na y evi­tar con­ver­sa­cio­nes que de­ri­ven en diá­lo­go des­truc­ti­vo. Las li­mi­ta­cio­nes de tu hi­jo no las pue­des so­lu­cio­nar tú y me­nos si cuan­do le ha­blas se sir­ve de sus au­to­de­fen­sas neu­ró­ti­cas pa­ra eva­dir­se. Tra­ta de ser ecuá­ni­me, por lo me­nos le po­drás con­ta­giar tu ener­gía de se­re­ni­dad. Gra­cias por es­cri­bir­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.