Avi­sos del cuer­po

Fie­bre, do­lor de ca­be­za, can­san­cio, ma­reos..., ¿cuán­do es real­men­te ne­ce­sa­rio acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta de la sa­lud pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res? Los ex­per­tos des­ve­lan qué se­ña­les de­be­mos te­ner en cuen­ta

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

Fie­bres, can­san­cio, do­lo­res... El cuer­po nos en­vía se­ña­les. ¿Cuál es el mo­men­to idó­neo pa­ra acu­dir al mé­di­co?

El do­lor es la se­ñal in­elu­di­ble de que al­go no fun­cio­na muy bien en nues­tro cuer­po. En oca­sio­nes es con­se­cuen­cia in­me­dia­ta de una cir­cuns­tan­cia ex­ter­na, co­mo un gol­pe (do­lor en la zo­na don­de se ha su­fri­do el trau­ma­tis­mo); pe­ro tam­bién pue­de ser de­bi­do a des­ajus­tes del cuer­po más di­fí­ci­les de iden­ti­fi­car. No só­lo el do­lor, el or­ga­nis­mo pue­de emi­tir más se­ña­les. An­tes de que el cuer­po ma­ni­fies­te una en­fer­me­dad, sea le­ve o gra­ve, es po­si­ble que pre­via­men­te ha­ya da­do pis­tas de que al­go no fun­cio­na co­mo de­be­ría. En oca­sio­nes, las per­so­nas se dan cuen­ta, to­man con­cien­cia, ob­ser­van es­tas se­ña­les y con­si­guen evi­tar que lle­gue a to­mar la con­sis­ten­cia de un tras­torno. Pe­ro otras ve­ces no lo ad­vier­ten y desem­bo­ca irre­mi­si­ble­men­te en una en­fer­me­dad que, de otra ma­ne­ra, se hu­bie­ra po­di­do evi­tar. Cuan­do al­go fa­lla en el cuer­po, es­te avi­sa a tra­vés de se­ña­les que pro­vie­nen del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y del sis­te­ma en­do­crino, en­car­ga­dos del con­trol de lo que su­ce­de en el or­ga­nis­mo. Los ex­per­tos ex­pli­can cuá­les son.

Hay se­ña­les y se­ña­les. Por sí so­las no son aso­cia­bles a una en­fer­me­dad en par­ti­cu­lar, por­que ca­da una de ellas pue­de pre­sen­tar­se en mu­chas do­len­cias. Aun­que hay ca­sos con­cre­tos en los que si un sín­to­ma per­du­ra en el tiem­po tam­bién es acon­se­ja­ble acu­dir a un pro­fe­sio­nal de la sa­lud, co­mo apun­ta Pri­mi­ti­vo Or­te­ga, ex­pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de ORL del hos­pi­tal de Mós­to­les (Ma­drid). Tam­bién Bel­trán Carrillo, mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en ge­ria­tría y acu­pun­tu­ra tie­ne pre­sen­te que, con un so­lo sín­to­ma, en oca­sio­nes es ne­ce­sa­rio acu­dir a un pro­fe­sio­nal. Pe­ro, ge­ne­ral­men­te, la coin­ci­den­cia de va­rios sín­to­mas es lo que pue­de orien­tar al es­pe­cia­lis­ta, co­mo in­di­ca tam­bién Ma­ría Te­re­sa Bra­vo, mé­di­co ho­meó­pa­ta, pre­si­den­ta de la Aca­de­mia Mé­di­co Ho­meo­pá­ti­ca de Bar­ce­lo­na. Jo­sep Mas­deu, na­tu­ró­pa­ta, tie­ne cla­ro que “nues­tro cuer­po nos avi­sa cuan­do al­go nos pa­sa y de­be­mos apren­der a es­cu­char­lo y dar­le la res­pues­ta a tra­vés de los pro­fe­sio­na­les pa­ra que ac­túen y nos orien­ten y así lle­var una vi­da lo más na­tu­ral y sa­na po­si­ble”. En oca­sio­nes es­tas se­ña­les pue­den te­ner una im­por­tan­cia re­la­ti­va que re­fle­jan pro­ble­mas nu­tri­cio­na­les u hor­mo­na­les, pe­ro en otras son an­te­ce­den­tes de en­fer­me­da­des gra­ves. Pe­ro ¿cuán­do es ne­ce­sa­rio acu­dir al mé­di­co?

Fie­bre Tam­bién hay quien se alar­ma por la fie­bre. Una tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral al­ta es sín­to­ma ge­ne­ral­men­te de una in­fec­ción. El sis­te­ma de de­fen­sa re­quie­re de la fie­bre pa­ra li­brar la ba­ta­lla. Pe­ro por sí so­la es di­fí­cil sa­ber qué su­ce­de. Las cau­sas pue­den ser muy nu­me­ro­sas. La ma­yo­ría de las ve­ces se tra­ta de in­fec­cio­nes ví­ri­cas, au­to­li­mi­ta­das en el tiem­po. El res­to, sue­len ser en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas ha­bi­tua­les y de fá­cil diag­nós­ti­co, co­mo neu­mo­nía, in­fec­ción de ori­na o gas­tro­en­te­ri­tis. Es me­nos fre­cuen­te que se de­ba a en­fer­me­da­des no in­fec­cio­sas, co­mo tu­mo­res, en­fer­me­da­des in­mu­no­ló­gi­cas, en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias, al­gu­nos fár­ma­cos… La du­da es cuán­do acu­dir al mé­di­co. Lo acla­ra Ma­ri­sa Va­lien­te, mé­di­ca miem­bro del Gru­po de Ur­gen­cias y Aten­ción Con­ti­nua­da de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Fa­mi­liar y Co­mu­ni­ta­ria. “Si la fie­bre du­ra más de tres días sin cau­sa co­no­ci­da o si se tie­ne al­gu­na en­fer­me­dad crónica que fa­vo­rez­ca las in­fec­cio­nes. Tam­bién si se con­fir­ma el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra, se tie­ne mal as­pec­to ge­ne­ral, som­no­len­cia o di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, se de­be efec­tuar una con­sul­ta mé­di­ca de ur­gen­cia. Pe­ro si, pe­se a la fie­bre, su es­ta­do ge­ne­ral es bueno pue­de to­mar una se­rie de me­di­das sin ne­ce­si­dad de acu­dir al mé­di­co, co­mo be­ber mu­cha agua o evi­tar abri­gar­se en ex­ce­so. Se de­be vi­gi­lar la tem­pe­ra­tu­ra y es­tar aten­to a có­mo evo­lu­cio­nan los sín­to­mas”.

Do­lor de ca­be­za Es uno de los pro­ble­mas de sa­lud más ha­bi­tua­les. Ge­ne­ral­men­te no es ne­ce­sa­rio acu­dir al mé­di­co por­que re­mi­te a las po­cas ho­ras, o quien más quien me­nos ha re­cu­rri­do a un anal­gé­si­co y con eso ha si­do su­fi­cien­te. Pe­ro es acon­se­ja­ble ir al mé­di­co en el ca­so de que no re­mi­ta o em­peo­re en un pe­rio­do de 24 ho­ras. O si pre­sen­ta una sin­to­ma­to­lo­gía aso­cia­da gra­ve, co­mo pa­rá­li­sis o de­bi­li­dad de al­gún miem­bro o de al­gún múscu­lo de la ca­ra. Tam­bién es ne­ce­sa­rio cuan­do es muy in­ten­so, y va acom­pa­ña­do de náu­seas y vó­mi­tos o si se pro­du­ce jun­to a al­te­ra­cio­nes vi­sua­les per­sis­ten­tes o a al­te­ra­cio­nes de me­mo­ria. O cuan­do el do­lor es agu­do (de ini­cio re­cien­te), sú­bi­to y se pre­sen­ta al­gu­na sin­to­ma­to­lo­gía gra­ve aso­cia­da: fie­bre muy al­ta, dé­fi­cit neu­ro­ló­gi­co, ri­gi­dez de nu­ca. Ca­be­llo, ojos y oí­do La caí­da del pe­lo no es por sí so­la una se­ñal sin­to­má­ti­ca de al­gún pe­li­gro, pe­ro si se ob­ser­va jun­ta­men­te con otros trastornos ca­pi­la­res co­mo la cas­pa, la gra­sa o pi­co­res, se de­be­ría te­ner en cuen­ta y con­sul­tar­lo. Tam­bién su­ce­de con los ojos: cambios sú­bi­tos en la vi­sión o per­sis­ten­tes des­te­llos son mo­ti­vo de con­sul­ta. En el ca­so del oí­do, hay quien se preo­cu­pa por­que pro­du­ce un ex­ce­so de ce­ra. Ge­ne­ral­men­te una lim­pie­za in­sis­ten­te de la ore­ja pro­du­ce el efec­to con­tra­rio al desea­do, ya que se crea más ce­ra. En cam­bio, hay que es­tar aler­ta con las se­ña­les de ti­po au­di­ti­vo. Se ma­ni­fies­tan co­mo zum­bi­dos, oí­dos ta­pa­dos o ma­reos: si per­sis­ten du­ran­te unos días, ha­brá que acu­dir al es­pe­cia­lis­ta. Uñas Hay sín­to­mas que por sí so­los han al­can­za­do el es­ta­dio de le­yen­da ur­ba­na, co­mo ad­vier­te Pablo Una­muno, je­fe del ser­vi­cio de der­ma­to­lo­gía del hos­pi­tal Clí­ni­co de Sa­la­man­ca y miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía. Es el ca­so de las man­chas blan­cas en una o va­rias uñas, que ge­ne­ral­men­te se atri­bu­yen a la fal­ta de cal­cio. Pablo Una­muno co­men­ta que so­la­men­te se tra­ta de una pe­que­ña le­sión pro­du­ci­da por un gol­pe. “Cuan­do se ve la man­cha en mi­tad de la uña sig­ni­fi­ca que di­cha le­sión se pro­du­jo ha­ce dos o tres me­ses” (la uña cre­ce al­re­de­dor de un mi­lí­me­tro ca­da diez días). No hay que dar­le más im­por­tan­cia, ex­cep­to si en lu­gar de un pun­to blan­co apa­re­cen lí­neas blan­cas. Pablo Una­muno co­men­ta que es ne­ce­sa­rio acu­dir al es­pe­cia­lis­ta tan­to en es­te ca­so co­mo en cual­quie­ra de es­tos otros sín­to­mas: cuan­do las uñas ad­quie­ren un tono opa­co o hay co­lor blan­co por de­ba­jo de la uña, cuan­do se de­for­ma o es­tá azu­la­da o si cre­ce una ve­ta os­cu­ra en la uña nue­va. Voz Los pro­ble­mas con la voz tam­bién pue­den ser una se­ñal. Un res­fria­do, una gri­pe o una aler­gia pue­den afec­tar a la voz y pro­du­cir afo­nía. No tie­ne más tras­cen­den­cia, pe­ro Pri­mi­ti­vo Or­te­ga acon­se­ja acu­dir a la con­sul­ta de un mé­di­co cuan­do la dis­fo­nía du­re más de quin­ce días, “al­go que de­be te­ner­se más en cuen­ta si el pa­cien­te es de ries­go, es de­cir, si es

ASO­CIAR MAN­CHAS BLAN­CAS EN LAS UÑAS CON FAL­TA DE CAL­CIO NO TIE­NE BA­SE SI COIN­CI­DE AS­TE­NIA, ANORE­XIA Y PÉR­DI­DA DE PE­SO, HAY QUE ACU­DIR AL MÉ­DI­CO

fu­ma­dor o si tie­ne más de 50 años”. En es­te ca­so, es fun­da­men­tal pa­ra des­car­tar un po­si­ble cán­cer de laringe, acla­ra Or­te­ga. Ma­reos Ma­ría Te­re­sa Bra­vo co­men­ta que hay se­ña­les vi­si­bles que pue­den aler­tar al pa­cien­te co­mo ta­qui­car­dias, ma­reos o san­gre en la ori­na o de co­lor muy os­cu­ro, lla­gas en la bo­ca. Con las ta­qui­car­dias es con­ve­nien­te ave­ri­guar có­mo es­tá el co­ra­zón o si hay pro­ble­mas con el ti­roi­des. En cuan­to a los ma­reos, in­clu­so pue­den es­tar re­la­cio­na­das con si­tua­cio­nes emo­cio­na­les. Si son oca­sio­na­les no es ne­ce­sa­rio preo­cu­par­se, “pe­ro siem­pre es me­jor acu­dir al es­pe­cia­lis­ta si los ma­reos per­sis­ten”. En el ca­so de la ori­na pue­de ser con­se­cuen­cia de al­gu­na in­fec­ción o pro­ble­mas del hí­ga­do. Pe­ro si hay san­gre al de­fe­car, pue­de in­di­car la pre­sen­cia de una fi­su­ra, de he­mo­rroi­des y, en el peor de los ca­sos, de un cán­cer, co­mo cuan­do per­sis­ten lla­gas en la bo­ca que no se cu­ran. En el ca­so del po­si­ble cán­cer, Bra­vo ad­vier­te que si la per­so­na su­fre sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da de can­san­cio, pér­di­da de pe­so y fal­ta de ape­ti­to es ne­ce­sa­rio acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra des­car­tar que se tra­te de un tu­mor. La tría­da An­to­ni Rie­ra-Mestre, del ser­vei de me­di­ci­na in­ter­na del hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri de Bell­vit­ge, lo iden­ti­fi­ca co­mo sín­dro­me cons­ti­tu­cio­nal, que lo conforma la tría­da de sín­to­mas que se aca­ban de men­cio­nar (as­te­nia, anore­xia, pér­di­da de pe­so). “Pue­den es­tar en­mas­ca­ran­do una en­fer­me­dad co­mo el cán­cer. Por lo que an­te tal sín­dro­me, se de­be­ría con­sul­tar mé­di­ca­men­te pa­ra el diag­nós­ti­co pre­coz de un po­si­ble cán­cer”. En el ca­so de pér­di­da de pe­so, se pro­du­ce sin un mo­ti­vo apa­ren­te. El adel­ga­za­mien­to es con­se­cuen­cia de las al­te­ra­cio­nes me­ta­bó­li­cas que pro­vo­ca el tu­mor, el cual sue­le cau­sar pér­di­da de ape­ti­to, al­te­ra­cio­nes en el sen­ti­do del gus­to y desa­rro­llo re­pen­tino de in­to­le­ran­cia a cier­tos ali­men­tos. En cuan­to al can­san­cio, no hay que alar­mar­se si só­lo se pro­du­ce es­te sín­to­ma ya que exis­ten otros mu­chos mo­ti­vos que pue­den ori­gi­nar­lo. Con­vie­ne iden­ti­fi­car has­ta qué pun­to es­te can­san­cio es­tá den­tro de la nor­ma­li­dad, y con­tro­lar si, ade­más de es­ta se­ñal, se pre­sen­tan otras de las que se mues­tran en es­te ar­tícu­lo. La fa­ti­ga in­ten­sa es­tá es­pe­cial­men­te re­la­cio­na­da con los cán­ce­res que cau­san pér­di­da crónica de san­gre co­mo el de co­lon o el de es­tó­ma­go. La dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de san­gre pue­de ex­pli­car la pér­di­da de ener­gía. El tu­mor tam­bién pue­de pro­vo­car que se re­duz­ca en el or­ga­nis­mo la can­ti­dad de gló­bu­los ro­jos cau­san­do anemia, lo que tam­bién pro­vo­ca can­san­cio ge­ne­ra­li­za­do. Pro­ble­mas vas­cu­la­res Hay más sín­to­mas que ob­ser­var. An­to­ni Rie­ra-Mestre, de la uni­dad fun­cio­nal de la en­fer­me­dad trom­boem­bó­li­ca ve­no­sa del hos­pi­tal an­tes men­cio­na­do, ad­vier­te que si una per­so­na no­ta que sus dos pier­nas es­tán ede­ma­to­sas, co­mo hin­cha­das, tam­bién es ne­ce­sa­rio acu­dir al mé­di­co. “Si se ob­ser­van ede­mas en las dos pier­nas es ne­ce­sa­rio des­car­tar que se tra­te de una in­su­fi­cien­cia car­dia­ca. Tam­bién po­dría es­tar cau­sa­da por trastornos del sis­te­ma re­nal o por des­com­pen­sa­ción de la ti­roi­des”. Es­te mis­mo ex­per­to tam­bién se­ña­la que si su­fre un do­lor re­pen­tino, de for­ma brus­ca, con ede­ma en una so­la pier­na, se acon­se­ja con­sul­tar en un ser­vi­cio de ur­gen­cias, pa­ra des­car­tar que se tra­te de una trombosis ve­no­sa pro­fun­da. “Con cual­quier do­lor u otra sin­to­ma­to­lo­gía de ini­cio brus­co, se ha de des­car­tar que se tra­te de una cau­sa vas­cu­lar. Por ejem­plo, si hay pér­di­da de fuer­za o no se pue­de ha­blar bien de for­ma brus­ca, hay que con­sul­tar tam­bién a ur­gen­cias por si se tra­ta­ra de un ic­tus”. Ren­du-Os­ler Hay otras se­ña­les que son di­fí­ci­les de re­la­cio­nar con al­gu­na en­fer­me­dad, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de una en­fer­me­dad mi­no­ri­ta­ria, co­mo el ca­so de la en­fer­me­dad de Ren­du-Os­ler, ex­pli­ca Rie­raMes­tre. Es una en­fer­me­dad ge­né­ti­ca, que com­por­ta una al­te­ra­ción en la pa­red vas­cu­lar. Es­to pro­vo­ca la apa­ri­ción de ara­ñas vas­cu­la­res (de­no­mi­na­das te­lan­gec­ta­sias), so­bre to­do en la mu­co­sa na­sal, pro­vo­can­do san­gra­dos na­sa­les (de­no­mi­na­dos epis­ta­xis). Tam­bién apa­re­cen te­lan­gec­ta­sias en los de­dos de las ma­nos, la­bios y len­gua. Al tra­tar­se de una en­fer­me­dad ra­ra, es po­co co­no­ci­da y su diag­nós­ti­co no es sen­ci­llo. “En Ca­ta­lun­ya se es­ti­ma que afec­ta a unas mil per­so­nas, de las cua­les só­lo se han vi­si­ta­do en nues­tra uni­dad fun­cio­nal de Ren­du-Os­ler, del hos­pi­tal de Bell­vit­ge, unas cien. Es ne­ce­sa­rio un diag­nós­ti­co pre­coz de la en­fer­me­dad, pues pue­de com­por­tar tam­bién la exis­ten­cia de aneu­ris­mas o fís­tu­las en ór­ga­nos vi­ta­les, que re­quie­ran de una in­ter­ven­ción te­ra­péu­ti­ca pre­ven­ti­va”, ad­vier­te es­te es­pe­cia­lis­ta. Otros sín­to­mas Pa­ra Bel­trán Carrillo, “si pre­gun­ta­mos de for­ma sis­te­má­ti­ca a to­dos los in­di­vi­duos si pre­sen­tan al­guno de es­tos sín­to­mas (al­te­ra­ción del humor, di­fi­cul­tad pa­ra man­te­ner la con­cen­tra­ción, po­co ren­di­mien­to la­bo­ral, es­ca­sa to­le­ran­cia al es­trés o a las frus­tra­cio­nes, po­ca ca­pa­ci­dad fí­si­ca, po­co in­te­rés en ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les, fal­ta de de­seo se­xual, sue­ño po­co re­pa­ra­dor, do­lo­res ines­pe­cí­fi­cos, pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, ac­ti­tud po­co cal­ma­da), y nos res­pon­den afir­ma­ti­va­men­te, qui­zás es­ta­mos an­te un in­di­vi­duo con un ma­yor ries­go de en­fer­mar”. Tal vez no hay en­fer­me­dad, pe­ro pue­de es­tar la­ten­te. Y es me­jor acu­dir al es­pe­cia­lis­ta. Sin ob­se­sio­nar­se Los ex­per­tos ad­vier­ten que si bien hay que es­tar aler­ta an­te la apa­ri­ción de los sín­to­mas se­ña­la­dos en es­te reportaje, tam­po­co hay que caer en la ob­se­sión. En el ca­so del cán­cer, el mie­do a pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad pue­de lle­gar a tal ex­tre­mo que al­gu­nas per­so­nas desa­rro­llan un sín­dro­me que los psi­có­lo­gos de­no­mi­nan co­mo car­ci­no­fo­bia. En es­te ca­so, la per­so­na te­me pa­de­cer cán­cer an­te cual­quier sín­to­ma fí­si­co ne­ga­ti­vo, co­mo pue­de ser un ma­reo o un do­lor le­ve pun­tual. Es lo que tie­ne el in­cons­cien­te, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga y psi­co­te­ra­peu­ta Cris­ti­na Viartola. Las se­ña­les del cuer­po tam­bién pue­den ser una ven­ta­na por la que se aso­man des­ajus­tes emo­cio­na­les, con­flic­tos in­ter­nos que re­ve­lan ten­sio­nes cons­cien­tes o in­cons­cien­tes. Ya sa­ben que los des­ajus­tes del or­ga­nis­mo pue­den ser pro­vo­ca­dos por mu­chos fac­to­res, tan­to fí­si­cos, am­bien­ta­les, so­cia­les, emo­cio­na­les o men­ta­les. Sea lo que sea me­jor desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad pa­ra au­to­ob­ser­var­se en cual­quier as­pec­to. Tam­bién es un ejer­ci­cio y su sa­lud pue­de sa­lir be­ne­fi­cia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.