En el sur de las an­tí­po­das

Es muy di­fí­cil ol­vi­dar el pai­sa­je superlativo que di­bu­jan el olea­je sal­va­je de la is­la Sur de Nue­va Ze­lan­da y el vér­ti­go de sus cum­bres al­pi­nas. Más im­pre­sio­nan­te aún si lo re­co­rre­mos con nues­tra pro­pia ca­ra­va­na o fur­go­ne­ta

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La is­la sur de Nue­va Ze­lan­da es un pa­raí­so pa­ra los ex­cur­sio­nis­tas, gra­cias al le­ga­do de los mao­rís

La na­tu­ra­le­za es po­de­ro­sa en Nue­va Ze­lan­da y el cam­pis­ta se sien­te muy pe­que­ño en su ca­ra­va­na za­ran­dea­da por el vien­to. Pe­ro ahí ra­di­ca el pla­cer de un re­co­rri­do por esas is­las: en apre­ciar el po­der de unas fuer­zas que no con­tro­la­mos y dis­fru­tar­las don­de nos pi­llen, pues­to que es­ta­mos es uno de los paí­ses más pre­pa­ra­dos, fá­ci­les de recorrer y con­ve­nien­tes pa­ra un via­je en fur­go­ne­ta. Hay múl­ti­ples lu­ga­res don­de apar­car pa­ra car­gar ba­te­rías y agua. Y aún hay más lu­ga­res don­de sim­ple­men­te de­te­ner­se a pa­sar la no­che por­que lo que es­ta­mos vien­do es ex­tra­or­di­na­rio. Ven­ta­jas de lle­var la ca­sa a cues­tas. El vien­to y la llu­via siem­pre es­tán pre­sen­tes en la cos­ta oes­te de la is­la Sur, de ma­ne­ra que no hay que ha­cer pla­nes con de­ma­sia­da an­te­la­ción. El por­qué de tan­ta agua hay que bus­car­lo en el vien­to del no­res­te, que cho­ca con la pa­red con­ti­nua de los Al­pes neo­ze­lan­de­ses, pro­vo­can­do que el ai­re hú­me­do as­cien­da y se con­den­se. Por suer­te, el mis­mo vien­to des­pe­ja rá­pi­do los nu­ba­rro­nes, de mo­do que al ca­bo de un ra­to el sol ilu­mi­na el mar de Tas­ma­nia. Por to­do ello, los ki­wis (ha­bi­tan­tes de es­tas is­las en las an­tí­po­das de Es­pa­ña), lla­man a es­ta fran­ja li­to­ral The coast, dan­do a en­ten­der que no hay otra igual. La re­gión que­da de­li­mi­ta­da por los ca­bos Kahu­ran­gi Point al nor­te y Awa­rua Point al sur, en­tre los que hay seis­cien­tos ki­ló­me­tros de monta­ñas le­gen­da­rias. Con­si­de­ra­do por Lo­nely Pla­net co­mo uno de los diez re­co­rri­dos li­to­ra­les más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do, exis­ten in­fi­ni­dad de sen­de­ros en los que prac­ti­car el tram­ping, que es co­mo lla­man aquí al mon­ta­ñis­mo. Sin em­bar­go, no hay for­ma de unir­los en uno so­lo: la oro­gra­fía es tan com­ple­ja que am­plias re­gio­nes to­da­vía si­guen vír­ge­nes. Los pri­me­ros en co­lo­ni­zar la re­gión fue­ron los mao­ríes, que lle­ga­ron has­ta aquí des­de la Po­li­ne­sia. Mu­chas de las tro­chas que se re­co­rren ac­tual­men­te son su he­ren­cia. En la par­te nor­te de la cos­ta lla­man la aten­ción unas for­ma­cio­nes ro­co­sas cal­cá­reas de­no­mi­na­das Pan­ca­ke Rocks, por­que re­cuer­dan por su for­ma a es­te pos­tre dul­ce. Pro­duc­to de la ero­sión, se pue­den con­tem­plar des­de los mi­ra­do­res del par­que na­cio­nal Pa­pa­roa o pa­sean­do por los sen­de­ros que bor­dean ar­cos na­tu­ra­les de ro­ca y tra­mos de sel­va plu­vial don­de cre­cen he­le­chos gi­gan­tes. Al­go más al nor­te que­da West­port, po­bla­ción fa­mo­sa por su ofer­ta en des­cen­so de aguas bra­vas. El río Bu­ller, que pa­sa por allí, fue uno de los pri­me­ros lu­ga­res en los que se ha­lló oro en la re­gión a me­dia­dos del si­glo XIX. Pa­ra una re­crea­ción de­ta­lla­da de la vi­da mi­ne­ra hay que des­pla­zar­se a Shanty­town, lo­ca­li­dad que cre­ció con la fie­bre au­rí­fe­ra y que se ha con­ser­va­do co­mo

mu­seo. Tam­bién es po­si­ble visitar los po­cos ya­ci­mien­tos to­da­vía ac­ti­vos cer­ca de Art­hur’s Pass, la pas­mo­sa vía de al­ta mon­ta­ña que per­mi­te atra­ve­sar ha­cia el la­do es­te de la is­la. Pe­ro el pla­to fuer­te es el par­que na­cio­nal de Westland y sus se­sen­ta gla­cia­res, en­tre los que des­ta­can el Franz Jo­seph y el Fox, siem­pre via­jan­do ha­cia el sur. El pri­me­ro se lla­ma­ba en un prin­ci­pio Hi­ne Hu­ka­te­re o Chi­ca de la Ava­lan­cha, ya que lo que se ve des­de Sen­ti­nel Rock es el llan­to con­ge­la­do de la mu­jer. Más po­de­ro­so es al gla­ciar Fox, bau­ti­za­do en re­cuer­do del ex­plo­ra­dor Wi­lliam Fox, el cual reali­zó buenos di­bu­jos a lá­piz del ha­llaz­go. Su for­ma se ase­me­ja a una gran ola con­ge­la­da en el mo­men­to de rom­per. Y por cier­to que, si aún nos fal­tan ex­cu­sas pa­ra ir, es­ta cos­ta dis­fru­ta de la me­jor orien­ta­ción de to­da Nue­va Ze­lan­da pa­ra ver la pues­ta de sol.

Aventuras ro­da­das

El río acom­pa­ña las lla­nu­ras de Can­ter­bury, en la is­la Sur de Nue­va Ze­lan­da

1 Las ro­cas Moe­ra­ki, en la pla­ya Koe­kohe, han si­do de­cla­ra­das reserva cien­tí­fi­ca

2 Ir de cam­ping es una bue­na op­ción pa­ra dis­fru­tar del la­go Brun­ner

3 Las ca­ta­ra­tas Sut­her­land, en el va­lle Han­ging crea­do por un gla­ciar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.