Crear

MAN­TE­NER LA GRA­CIA A PE­SAR DE LA PRE­SIÓN SIG­NI­FI­CA DE­JAR­NOS SE­DU­CIR POR LA BE­LLE­ZA DEL FIN

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na me­di­ta so­bre el he­cho de que­rer apren­der des­pués de asis­tir a una cla­se de ba­llet clá­si­co

Víc­tor Ulla­te, nues­tro gran bai­la­rín y co­reó­gra­fo, me in­vi­tó a asis­tir a una de las clases que da a fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les de la dan­za. Sa­lí en­tu­sias­ma­do. Me sen­tí por unas ho­ras den­tro de un cua­dro de De­gas, mo­der­ni­za­do. Un gran es­pa­cio va­cío, con ba­rras y es­pe­jos, don­de pu­de vi­vir la ad­mi­ra­ble te­na­ci­dad de unas mu­cha­chas y mu­cha­chos es­for­zán­do­se pa­ra al­can­zar la ex­ce­len­cia. Ulla­te co­rre­gía sus mo­vi­mien­tos, la postura de la es­pal­da, la co­lo­ca­ción de la ca­be­za. “¡Aho­ra ha­cer­lo con en­can­to, son­rien­do, lu­mi­no­sos!”. “Mien­tras se bai­la na­die de­be no­tar el es­fuer­zo”. Y aque­llos cuer­pos jó­ve­nes vol­vían a re­na­cer de las ce­ni­zas de su can­san­cio. “De­béis ha­ce­ros mú­si­ca”, le oi­go de­cir. Ulla­te es un buen maes­tro por­que, co­mo cuen­ta en su au­to­bio­gra­fía, es­cri­ta en co­la­bo­ra­ción con mi ami­ga Car­men Guai­ta, sin­tió du­ran­te to­da su vi­da la pa­sión de apren­der, im­pres­cin­di­ble pa­ra pro­gre­sar en el ar­te, en la cien­cia o en la vi­da. En es­ta cla­se de bai­le des­cu­bro mu­chas co­sas que de­be­ría­mos apli­car en to­das las au­las. Los jó­ve­nes bai­la­ri­nes tie­nen que ad­qui­rir los há­bi­tos mus­cu­la­res de la dan­za clá­si­ca, me di­ce Ulla­te. “Eso les per­mi­ti­rá bai­lar cual­quier co­sa”. Los do­cen­tes de­be­ría­mos re­co­no­cer la im­por­tan­cia de los há­bi­tos, por­que só­lo ellos nos per­mi­ten crear. Las más al­ta­ne­ras in­ven­cio­nes del es­pí­ri­tu se cons­tru­yen con los hu­mil­des la­dri­llos del há­bi­to. Só­lo los au­to­ma­tis­mos apren­di­dos por el pia­nis­ta, o por el es­cri­tor, o por el ma­te­má­ti­co, les per­mi­ten des­pués ha­cer co­sas nue­vas. No exis­te la crea­ti­vi­dad es­pon­tá­nea. La de­ca­den­cia de las ar­tes plás­ti­cas se de­be a la glo­ri­fi­ca­ción del ar­tis­ta apre­su­ra­do que pien­sa que no tie­ne na­da que apren­der, que pue­de in­ven­tár­se­lo to­do de la no­che a la ma­ña­na. En es­ta lec­ción de bai­le re­cu­pe­ro lo que fue la más pro­fun­da ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca y vi­tal de mi ado­les­cen­cia. La que ha mar­ca­do mi vi­da. En aque­llos años tan le­ja­nos mi gran pa­sión era el bai­le. Ad­mi­ra­ba la li­ge­re­za del bai­la­rín, su agi­li­dad. Pa­sa­dos los años des­cu­brí lo que me ma­ra­vi­lla­ba en la dan­za: la ca­pa­ci­dad del bai­la­rín pa­ra trans­fi­gu­rar el es­fuer­zo en gra­cia. Hoy, en es­ta cla­se, veo el es­fuer­zo, el mo­men­to pe­sa­do, el an­sia de ele­var­se, el do­lor de los múscu­los, el can­san­cio. Pe­ro tam­bién an­ti­ci­po el fu­tu­ro: la gra­cia, la do­ci­li­dad del cuer­po a la mú­si­ca. La trans­fi­gu­ra­ción. Al­go muy pa­re­ci­do al pa­raí­so. Oja­lá pu­dié­ra­mos trans­po­ner es­ta ex­pe­rien­cia a to­das nues­tras ac­ti­vi­da­des: pen­sar con gra­cia, por ejem­plo. Que­rer a otra per­so­na con gra­cia. Sig­ni­fi­ca no en­re­dar­nos en la di­fi­cul­tad, sino de­jar­nos se­du­cir por la be­lle­za del fin, y con­fiar en el en­tre­na­mien­to. Só­lo el en­can­to de la me­ta nos per­mi­te su­frir las mo­les­tias del via­je. Man­te­ner la gra­cia aun­que se es­té so­me­ti­do a pre­sión. Es lo que de­mues­tran esos jó­ve­nes bai­la­ri­nes. Sal­go del es­tu­dio. Ma­drid es­tá os­cu­re­ci­do por la llu­via, pe­ro me acom­pa­ña bajo el pa­ra­guas la lu­mi­no­si­dad de la ex­pe­rien­cia que aca­bo de dis­fru­tar. ¿Có­mo po­dría­mos des­per­tar en to­do el mun­do la pa­sión de apren­der que he vis­to en es­tos jó­ve­nes? So­bre tan fun­da­men­tal asun­to –la pa­sión de apren­der– les ha­bla­ré mu­chas ve­ces es­te año. Es el te­ma del mo­men­to.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.