ROS­TRO Y CE­RE­BRO

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Ju­lian Ga­ba­rre, doc­tor en Psi­co­lo­gía, de­fien­de que el ros­tro y el ce­re­bro son dos ca­ras de una reali­dad. Con su te­sis doc­to­ral ha de­mos­tra­do que exis­te co­rre­la­ción en­tre la mor­fo­lo­gía fa­cial y la psi­que. Tras es­tu­diar mi­nu­cio­sa­men­te a 91 per­so­nas ha con­clui­do que los su­je­tos con la zo­na me­dia de la ca­ra (los pó­mu­los) más es­tre­cha que la zo­na ba­ja (la man­dí­bu­la) mues­tran una ma­yor in­de­pen­den­cia res­pec­to al gru­po, y una ma­yor di­fi­cul­tad de ex­pre­si­vi­dad ver­bal y emo­cio­nal. Al con­tra­rio, las per­so­nas con la zo­na me­dia del ros­tro más an­cha que la man­dí­bu­la mues­tran va­lo­res más al­tos de ad­he­sión al gru­po y ma­yor ex­pre­si­vi­dad tan­to ver­bal co­mo emo­cio­nal. La ca­ra tie­ne vein­te múscu­los que con­tro­lan las ex­pre­sio­nes fa­cia­les. El neu­ro­cien­tí­fi­co Jo­seph Le Doux ex­pli­ca que exis­te una co­ne­xión es­pe­cial en­tre ros­tro y ce­re­bro úni­ca en el cuer­po “por­que los ner­vios que con­tro­lan los mo­vi­mien­tos fa­cia­les y que ha­cen re­gre­sar las sen­sa­cio­nes des­de los mo­vi­mien­tos fa­cia­les al ce­re­bro van di­rec­ta­men­te des­de el ce­re­bro al ros­tro, sin pa­sar por la mé­du­la es­pi­nal”. De he­cho, es­tá cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­do que si una per­so­na sonríe, ese ges­to cau­sa cier­tas reac­cio­nes quí­mi­cas en el ce­re­bro y ge­ne­ra emo­cio­nes po­si­ti­vas. A la ho­ra de leer el ce­re­bro me­dian­te el ros­tro, la mor­fo­psi­co­lo­gía di­vi­de la ca­ra en tres zo­nas. La zo­na ba­ja (bo­ca, man­dí­bu­la y men­tón) es­tá li­ga­do con el sis­te­ma di­ges­ti­vo y re­pro­duc­ti­vo e in­di­ca nues­tros ins­tin­tos pri­mor­dia­les. La zo­na me­dia (los pó­mu­los y na­riz) es­ta li­ga­da al sis­te­ma res­pi­ra­to­rio y ol­fa­ti­vo e in­di­ca nues­tras emo­cio­nes. Por úl­ti­mo, la zo­na su­pe­rior (la fren­te) in­for­ma so­bre la vi­da men­tal y so­bre la ca­pa­ci­dad de ima­gi­na­ción, aná­li­sis y to­ma de de­ci­sio­nes de ca­da uno. De to­dos mo­dos, Ga­ba­rre sub­ra­ya que no exis­te una re­la­ción sim­ple en­tre la ca­ra y la psi­co­lo­gía per­so­nal: ha­ce fal­ta es­tu­diar qué zo­na es la do­mi­nan­te y el gra­do de ar­mo­nía en­tre las dis­tin­tas par­tes del ros­tro. “Es una he­rra­mien­ta de desa­rro­llo per­so­nal y no una he­rra­mien­ta de ex­clu­sión, no per­mi­ti­rá nun­ca co­no­cer nues­tros se­cre­tos más ín­ti­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.