CA­TÁ­LO­GO DE CA­RAS

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

La ca­ra di­fí­cil­men­te es­con­de la reali­dad, se­gún el pin­tor y re­tra­tis­ta ita­liano Tullio Pe­ri­co­li: “Las emo­cio­nes for­za­das del ros­tro, dic­ta­das por la opor­tu­ni­dad so­cial, su­po­nen un ma­yor es­fuer­zo mus­cu­lar. Re­sul­ta­do: que­dan más mar­ca­das en el ros­tro que las ex­pre­sio­nes na­tu­ra­les. La si­mu­la­ción, por mu­chos es­fuer­zos que se ha­gan pa­ra di­si­mu­lar­la, se gra­ba en la ca­ra. Y se re­ve­la”. He aquí una guía bá­si­ca pa­ra des­en­mas­ca­rar ros­tros ela­bo­ra­da por el exa­gen­te del FBI Joe Na­va­rro:

Ojos

Mi­rar con los ojos en­tor­na­dos, frun­cir el ce­ño y ba­jar las cejas in­di­ca dis­gus­to o in­co­mo­di­dad.

La pu­pi­las se di­la­tan al ver al­go que nos gus­ta y se con­traen cuan­do no nos gus­ta. Por ello, los en­tor­nos de po­ca luz (atar­de­ce­res, me­sas con velas), al di­la­tar la pu­pi­las, fa­vo­re­cen la atrac­ción mu­tua.

Cuan­do es­ta­mos en­tu­sias­ma­dos abri­mos los ojos co­mo pla­tos.

Las cejas le­ve­men­te ar­quea­das son un signo de sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos.

El rit­mo de nues­tro par­pa­deo au­men­ta cuan­do es­ta­mos ex­ci­ta­dos, preo­cu­pa­dos o ner­vio­sos.

Bo­ca

La ten­sión o la in­quie­tud ha­ce que nos mor­da­mos los la­bios y des­apa­rez­can del ros­tro.

Frun­ci­mos o arru­ga­mos los la­bios cuan­do es­ta­mos en desacuer­do o cuan­do es­ta­mos pen­san­do una po­si­ble al­ter­na­ti­va.

Pa­sar la len­gua por los la­bios mues­tra un com­por­ta­mien­to apa­ci­gua­dor que tien­de a cal­mar­nos.

Fren­te

La fren­te arru­ga­da es una pis­ta in­ne­ga­ble de ma­les­tar e in­quie­tud.

Na­riz

El en­san­cha­mien­to de las fo­sas na­sa­les in­di­ca ex­ci­ta­ción.

Arru­ga­mos la na­riz pa­ra mos­trar aver­sión o re­pug­nan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.