EN­SE­ÑAN­ZAS DE VI­DA: LO GRAN­DE, LO PE­QUE­ÑO Y LO ME­DIANO

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

En opi­nión de Ju­lián Peragón, lo me­jor de to­do es que ca­da ejer­ci­cio de con­cen­tra­ción o de me­di­ta­ción pro­vee una en­se­ñan­za de vi­da. “Por ejem­plo, po­de­mos tra­ba­jar con un mon­ton­ci­to de pie­dras. Las po­ne­mos al la­do iz­quier­do y de una en una las co­ge­mos fi­ján­do­se en su for­ma, su co­lor, sus man­chi­tas. Y las pa­sa­mos tam­bién de una en una al la­do con­tra­rio has­ta ago­tar el mon­tón. En el mon­ton­ci­to to­das las pie­dras pa­re­cen igua­les pe­ro cuan­do las en­fo­ca­mos ca­da una es ori­gi­nal, irre­pe­ti­ble, al igual que ca­da mo­men­to”. Peragón re­cuer­da que “en­fo­car lo gran­de tam­bién es im­por­tan­te. La me­di­ta­ción con las es­tre­llas es ex­tra­or­di­na­ria. Pro­po­ne un ejer­ci­cio: “Tum­ba­dos en el sue­lo in­ten­ta­mos en­fo­car una es­tre­lla y per­ci­bi­mos el co­lor de la es­tre­lla, el ti­ti­lar de su luz ima­gi­nan­do to­do el tiem­po que ha tar­da­do en lle­gar has­ta no­so­tros”. Y, por fin, ade­más de lo gran­de y lo pe­que­ño, hay que aprehen­der lo me­diano. “En pa­re­jas, uno tum­ba­do bo­ca arri­ba y el otro acu­rru­ca­do de­jan­do la ore­ja en me­dio del pe­cho del com­pa­ñe­ro o com­pa­ñe­ra. Po­co a po­co es­cu­cha­mos el rit­mo del co­ra­zón, la sís­to­le y la diás­to­le, el so­ni­do que se ace­le­ra o se ra­len­ti­za, la res­pi­ra­ción acom­pa­sa­da. To­do co­ra­zón tie­ne su mú­si­ca, pa­re­ce de­cir­nos al­go, in­can­sa­ble, bom­bea la sa­bia de la vi­da que pa­sa por nues­tras ar­te­rias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.