Acei­te en las ar­ti­cu­la­cio­nes

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Las ar­ti­cu­la­cio­nes no son pa­ra siem­pre pe­ro se les pue­de dar lar­ga vi­da. Una bue­na ali­men­ta­ción e hi­dra­ta­ción, ejer­ci­cio y ¡pe­sas! pue­den ale­jar o mi­ni­mi­zar los do­lo­res que mu­chos dan por inevi­ta­bles

Nues­tras 360 ar­ti­cu­la­cio­nes ase­gu­ran (o no) la mo­vi­li­dad y ju­ven­tud de nues­tro cuer­po. Es cier­to que in­ter­vie­nen mu­chos fac­to­res, des­de ge­né­ti­cos y he­re­di­ta­rios, a am­bien­ta­les, ali­men­ta­rios, de sa­lud pos­tu­ral y de com­por­ta­mien­to. Pe­ro el as­pec­to que cuen­ta por en­ci­ma de to­dos, el más im­por­tan­te pa­ra la sa­lud de las ar­ti­cu­la­cio­nes, es el de la pre­ven­ción. El mi­to de que lle­ga­da una edad due­len y ese do­lor di­fi­cul­ta, acorta y en­ve­je­ce nues­tros mo­vi­mien­tos y no hay na­da que ha­cer es eso, un mi­to. Si se en­gra­san des­de siem­pre, si se tra­tan con cui­da­do, si no se les so­me­te a im­pac­tos ex­ce­si­vos… las ar­ti­cu­la­cio­nes pue­den ser la cla­ve de una pro­lon­ga­da ju­ven­tud. ¿Un ejem­plo? Ja­pón ocu­pa el pri­mer pues­to en la lis­ta de paí­ses más lon­ge­vos del mun­do. Tie­ne una es­pe­ran­za me­dia de vi­da de 82,2 años y me­nos en­fer­me­da­des ar­ti­cu­la­res re­le­van­tes co­mo la os­teo­po­ro­sis (mu­chos lo aso­cian al con­su­mo ca­si nu­lo de lác­teos). La ra­zón de su lon­ge­vi­dad y de la mo­vi­li­dad de los más an­cia­nos en Ja­pón es que ve­lan por man­te­ner una sa­lud ejem­plar. Lo ha­cen so­bre to­do a tra­vés de la pre­ven­ción (acu­den una me­dia de 13,4 ve­ces al año al mé­di­co) y de una die­ta que en lu­gar de atas­car las ar­ti­cu­la­cio­nes la en­gra­sa. Por su­pues­to que no ha­ce fal­ta vi­vir en Ja­pón pa­ra lle­gar a los 80 o a los 90… en ple­na for­ma ar­ti­cu­lar, y en con­se­cuen­cia de mo­vi­mien­tos y de sa­lud ge­ne­ral. Só­lo ha­ce fal­ta ser dis­ci­pli­na­do y cui­da­do­so. ¿Có­mo? Te­nien­do en cuen­ta que el cuer­po hu­mano tie­ne una fa­ci­li­dad in­creí­ble pa­ra re­pa­rar­se so­lo pe­ro que hay un lí­mi­te. “Cuan­do se des­gas­ta el car­tí­la­go que amor­ti­gua en­tre hue­so y hue­so, no vuel­ve a cre­cer. Ese des­gas­te lle­va a la os­teoar­tri­tis, o ar­tri­tis ge­ne­ra­ti­va que pue­de ser muy de­bi­li­tan­te”, cuen­ta el doc­tor Ca­ye­tano Ale­gre de Mi­quel, je­fe del ser­vi­cio de reuma­to­lo­gía del hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus y reuma­tó­lo­go del hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri Vall d’He­bron. El por qué del do­lor, muy fá­cil. “Las ar­ti­cu­la­cio­nes ar­trí­ti­cas se hin­chan ca­da vez más y due­len de for­ma que la úni­ca so­lu­ción al fi­nal es re­em­pla­zar­las por sus­ti­tu­tos me­cá­ni­cos o pró­te­sis, sien­do las más fre­cuen­tes las de ro­di­lla”, cuen­ta el doc­tor Ig­na­cio Muro, de Centro Mé­di­co Tek­non. El gran pro­ble­ma es que “la ar­tri­tis so­lía apa­re­cer en gen­te de en­tre 40 y 50 años. Hoy la ve­mos en gen­te de en­tre 30 y 40”, aca­ba la es­pe­cia­lis­ta de la Art­hi­tris Foun­da­tion

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.