FILEMATOLOGÍA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Es un nom­bre ra­ro. Pe­ro se tra­ta de la cien­cia que es­tu­dia el be­so. In­da­ga so­bre sus orí­ge­nes y en có­mo ha cam­bia­do su sig­ni­fi­ca­do a lo lar­go de la his­to­ria, los ti­pos de be­so, los ele­men­tos que in­ter­vie­nen en es­te y las reac­cio­nes fí­si­cas y men­ta­les que pro­vo­ca en el ser hu­mano. La filematología es­ta­ble­ce una va­rie­dad de be­sos, pe­ro ase­gu­ra que la fi­na­li­dad es la

mis­ma: una for­ma de es­tar más cer­ca del otro, no de­ja de te­ner una com­po­nen­te de afec­to y ca­li­dez, una for­ma de rom­per el hie­lo. Tam­bién en el sa­lu­do. La cien­cia del be­so se en­car­ga ade­más de in­ves­ti­gar los sen­ti­dos que in­ter­vie­nen al mo­men­to de be­sar y que se­gún al­gu­nos re­sul­ta­dos son el gus­to, el tac­to y el ol­fa­to. Ca­da uno por se­pa­ra­do pro­du­cen una fuer­te reac­ción emo­cio­nal y quí­mi­ca en­tre los par­ti­ci­pan­tes y cambiando de­fi­ni­ti­va­men­te el es­ta­do men­tal al com­bi­nar­se la reac­ción de es­tos sen­ti­dos. La filematología tam­bién se en­car­ga de la re­la­ción que exis­te en­tre be­so y se­xo. Pa­ra He­len Fis­her, an­tro­pó­lo­ga bió­lo­ga, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­ter for Hu­man Evolution Stu­dies, en el de­par­ta­men­to de An­tro­po­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers (EE.UU.), el be­so ac­túa co­mo un po­de­ro­so me­ca­nis­mo de adap­ta­ción que es­tá pre­sen­te en más del 90 % de las so­cie­da­des hu­ma­nas. El be­so pa­ra Fis­her es­tá muy in­vo­lu­cra­do con la quí­mi­ca, pues al be­sar el or­ga­nis­mo ge­ne­ra cier­tas hor­mo­nas que nos lle­van a un de­ter­mi­na­do es­ta­do men­tal. En cuan­to a los sig­ni­fi­ca­dos del be­so y su sa­lu­do ha ido cambiando a lo lar­go de la his­to­ria, se­gún re­co­gió el an­tro­pó­lo­go Kris­tof­fer Ny­rop en su li­bro The

Kiss and its His­tory pu­bli­ca­do a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do. Los per­sas se be­sa­ban en la bo­ca co­mo mues­tra de per­te­ne­cer a la mis­ma cla­se so­cial, y si sa­lu­da­ban a al­guien de otro es­ta­tus, el be­so era en la ca­ra. En­tre los grie­gos tam­bién se sa­lu­da­ban co­mo los per­sas, y ade­más se be­sa­ban en­tre pa- dres e hi­jos (só­lo hom­bres) o en­tre ami­gos muy pró­xi­mos, tam­bién pa­ra sim­bo­li­zar el res­pe­to y la hos­pi­ta­li­dad que te­nían a sus in­vi­ta­dos. En el catolicismo se desechó es­te ti­po de sa­lu­do, pe­ro en el Re­na­ci­mien­to se re­to­ma­ron las cos­tum­bres per­sas y vol­vie­ron a be­sar­se en la bo­ca hom­bres y mu­je­res de la mis­ma cla­se so­cial pa­ra sa­lu­dar­se, cos­tum­bre que fue de­ca­yen­do has­ta que en ple­na re­vo­lu­ción in­dus­trial el be­so que­da re­du­ci­do al ám­bi­to ín­ti­mo. La gen­te no po­día be­sar­se en la ca­lle. En los se­sen­ta, la cul­tu­ra hippy con­vir­tió el be­so en sím­bo­lo de re­bel­día. De ahí a la rup­tu­ra de al­gu­nos pro­to­co­los me­dia un pa­so que en al­gu­nos ca­sos se ha da­do. Tam­bién se be­sa pa­ra trai­cio­nar o ma­tar. Pe­ro pa­re­ce que eso se va des­te­rran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.