¿Y la pru­den­cia?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Ire­ne Or­ce, coach

En una so­cie­dad que vi­ve al son de los im­pul­sos y las reac­cio­nes, aman­te de las ha­bla­du­rías y los co­rri­llos, a ve­ces ol­vi­da­mos lo ne­ce­sa­ria y efec­ti­va que re­sul­ta la pru­den­cia pa­ra que nues­tras re­la­cio­nes y ob­je­ti­vos sean fruc­tí­fe­ros. ¿Có­mo po­de­mos apren­der a cul­ti­var­la? La pru­den­cia es una da­ma ob­ser­va­do­ra, edu­ca­da y dis­cre­ta. Maes­tra en el ar­te de es­cu­char, ha­bla con re­ca­to y es­co­ge ca­da pa­la­bra que sa­le de sus la­bios. Ja­más le­van­ta la voz. Ca­mi­na siem­pre de la mano de la pre­cau­ción, y no se lanza a la ac­ción sin te­ner un plan bien me­di­ta­do. Su re­li­gión es la mo­de­ra­ción. A me­nu­do pa­sa des­aper­ci­bi­da, y hay quien con­fun­de su de­li­ca­de­za con fra­gi­li­dad. Y no. Su for­ta­le­za es una cons­tan­te ca­paz de trans­for­mar los con­flic­tos más des­truc­ti­vos en ar­mo­nía. En una so­cie­dad que vi­ve al son de los im­pul­sos y las reac- cio­nes, a ve­ces ol­vi­da­mos lo ne­ce­sa­ria que re­sul­ta pa­ra fa­ci­li­tar re­la­cio­nes y acer­car­nos a los ob­je­ti­vos. Con to­do, es­tos días la pru­den­cia no es la in­vi­ta­da más po­pu­lar de la fies­ta. Más bien to­do lo con­tra­rio. En las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les bus­ca­mos la emo­ción y la dis­trac­ción. De ahí que ce­le­bre­mos e in­clu­so fo­men­te­mos el há­bi­to –a ve­ces, la adic­ción– de ha­blar so­bre la vi­da de los de­más con con­ver­sa­cio­nes que em­pie­zan con los clá­si­cos: “¿Sa­bes qué?”, “No te vas a creer de lo que me he en­te­ra­do” o “¡Pe­ro

no se lo di­gas a na­die!” Lo cier­to es que a me­nu­do nos en­ga­ña­mos y trai­cio­na­mos la con­fian­za aje­na, la­ván­do­nos las ma­nos y jus­ti­fi­can­do nues­tra ver­bo­rrea in­con­ti­nen­te con se­me­jan­te advertencia. Así, ¿có­mo es­pe­ra­mos que otras per­so­nas guar­den un se­cre­to –o una in­for­ma­ción sen­si­ble que he­mos com­par­ti­do en con­fi­den­cia– cuan­do no­so­tros so­mos in­ca­pa­ces de ha­cer­lo? Lo pa­ra­dó­ji­co del asun­to es que si nos en­te­rá­se­mos de que al­guien es­tá des­ve­lan­do nues­tras in­ti­mi­da­des, pon­dría­mos el gri­to

HAY DO­BLE RA­SE­RO CUAN­DO UN RU­MOR O CHISME NOS AFEC­TA O NO HAY QUE EVI­TAR QUE EL RU­MOR SE APRO­PIE DE TO­DA LA ATEN­CIÓN

en el cie­lo y car­ga­ría­mos con­tra esa per­so­na sin im­por­tar el con­tex­to o sus ra­zo­nes. Exis­te un evi­den­te do­ble ra­se­ro en lo que a re­ve­lar da­tos de la vi­da pri­va­da de cual­quier per­so­na se re­fie­re. Y a me­nu­do, en el pro­ce­so, ven­de­mos la pro­pia in­te­gri­dad. En la era de la in­for­ma­ción pa­re­ce que no hay na­da que pue­da des­per­tar más in­te­rés que las es­can­da­lo­sas in­fi­de­li­da­des de men­ga­ni­to o el ma­tri­mo­nio ro­to de fu­la­ni­ta. Pe­ro tal vez sea el mo­men­to de pa­rar­nos y re­fle­xio­nar so­bre las con­se­cuen­cias que las pa­la­bras pue­den cau­sar a per­so­nas que, se­gún afir­ma­mos, son im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros. Tan só­lo te­ne­mos que mi­rar al­re­de­dor pa­ra ve­ri­fi­car que se tra­ta de una ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da. Pe­ro ¿de dón­de vie­ne? Y ¿por qué cau­sa tan­ta fas­ci­na­ción? El jue­go del te­lé­fono Los chis­mo­rreos y ha­bla­du­rías exis­ten des­de tiem­pos an­ces­tra­les, y han con­tri­bui­do a crear y mul­ti­pli­car lo que hoy co­no­ce­mos co­mo mitos y le­yen­das ur­ba­nas. No en vano, la in­for­ma­ción cuen­ta con una cu­rio­sa cua­li­dad: tien­de a mu­tar ca­da vez que se ex­pli­ca y se re­pi­te, par­ti­cu­lar­men­te si se ha­ce por vía oral. Tal vez re­cuer­den ha­ber ju­ga­do de ni­ños al lla­ma­do jue­go del te­lé­fono. Con­sis­te en sen­tar­se en un círcu­lo con un gru­po de com­pa­ñe­ros y de­cir una fra­se al oí­do de la per­so­na a nues­tra de­re­cha. El re­sul­ta­do nun­ca fa­lla. Les ex­pli­ca­ré un ejem­plo que su­ce­dió ha­ce po­cos me­ses en un gru­po de ami­gos. Car­los con­fe­só a su me­jor ami­go que es­ta­ba plan­teán­do­se de­jar­lo de­fi­ni­ti­va­men­te con su mu­jer y que es­ta­ba em­pe­zan­do a sen­tir al­go por Ma­ría, una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo. Co­sas que pa­san: el su­so­di­cho me­jor ami­go co­me­tió la im­pru­den­cia de com­par­tir con su pa­re­ja tan sen­si­ble in­for­ma­ción. En me­nos de una se­ma­na, y tras cir­cu­lar la his­to­ria por to­do el gru­po, la can­ti­ne­la ter­mi­nó por lle­gar­le a la mu­jer de Car­los. “¡Ya me han con­ta­do que tie­nes un lío con la lo­ba esa del tra­ba­jo, y no te has atre­vi­do a de­cir­me que me vas a de­jar por­que te ha di­cho que se ha que­da­do em­ba­ra­za­da!”. Co­mo en el jue­go del te­lé­fono, cuan­do la in­for­ma­ción ha da­do la vuel­ta com­ple­ta al círcu­lo, ra­ra vez se pa­re­ce a la fra­se ori­gi­nal. Ca­da uno aña­de al­go de su co­se­cha, has­ta que la in­for­ma­ción na­da tie­ne que ver con la reali­dad. Es­te es un buen ejem­plo de có­mo se crean lo que co­no­ce­mos co­mo ru­mo­res. Es el re­sul­ta­do de la pa­sión por el dra­ma. Par­ti­cu­lar­men­te, el ajeno. Lo cier­to es que el co­ti­lleo y la su­per­fi­cia­li­dad son co­mo las chu­che­rías, cuan­do se co­me una es di­fí­cil de­jar la bol­sa. La in­yec­ción de azú­car es de­ma­sia­do ten­ta­do­ra. Eso sí, tie­nen una fun­ción es­pe­cí­fi­ca en las re­la­cio­nes so­cia­les. Una do­sis de vez en cuan­do re­sul­ta útil, in­clu­so a ve­ces, ne­ce­sa­ria. Re­la­ja las ten­sio­nes, nos brin­da te­ma de con­ver­sa­ción, ani­ma y ca­lien­ta el am­bien­te –da­do que ca­da uno tie­ne su opi­nión al res­pec­to– y so­bre to­do, nos ayu­da por un ra­to a ol­vi­dar­nos de pro­pios pro­ble­mas y cru­das reali­da­des. Es co­mo una suer­te de pau­sa que ayu­da a des­co­nec­tar de to­do aque­llo a lo que no nos que­re­mos en­fren­tar. Pe­ro el abu­so ter­mi­na en em­pa­cho y nos de­ja con un do­lor de ba­rri­ga tan des­agra­da­ble co­mo im­po­si­ble de evi­tar. Lle­ga­dos a es­te pun­to, ca­be

apun­tar que el chis­mo­rreo tam­bién se ri­ge por el prin­ci­pio de pro­xi­mi­dad –una no­ti­cia ad­quie­re más in­te­rés y re­le­van­cia cuan­to más cer­ca su­ce­de–, lo que sig­ni­fi­ca que cuan­to más de cer­ca nos to­ca, más nos in­vo­lu­cra­mos. A ve­ces vi­vi­mos pro­ble­mas aje­nos con más in­ten­si­dad que los pro­pios, pues les da­mos más es­pa­cio y más ho­ras de re­fle­xión. Pe­ro si nos pa­ra­mos un mo­men­to, nos da­re­mos cuen­ta de que es­ta ac­ti­tud es, de al­gún mo­do, una for­ma de hui­da. En mu­chas oca­sio­nes, no son más que historias de pa­pel car­tón que lle­nan con­ver­sa­cio­nes,

PRU­DEN­CIA SIG­NI­FI­CA AC­TUAR DE LA MA­NE­RA ME­NOS DA­ÑI­NA

evi­tán­do­nos ha­blar so­bre las co­sas au­tén­ti­ca­men­te im­por­tan­tes. De ahí que re­sul­te fun­da­men­tal apren­der a ra­cio­nar la su­per­fi­cia­li­dad, pa­ra que se man­ten­ga en una par­ce­la de nues­tra vi­da en vez de apro­piar­se de ella por com­ple­to. Apren­der a guar­dar un se­cre­to Así, tal vez val­ga la pe­na di­fe­ren­ciar en­tre dos ti­pos de ten­den­cias bas­tan­te mar­ca­das en el ma­pa de la per­so­na­li­dad: la ex­tro­ver­sión y la in­tro­ver­sión. Por lo ge­ne­ral, los ex­tro­ver­ti­dos son más pro­cli­ves a con­ver­tir­se en los pro­ta­go­nis­tas o men­sa­je­ros de es­te ti­po de fo­lle­ti­nes ca­se­ros. Son per­so­nas con una ma­yor ten­den­cia a com­par­tir, tan­to de­ta­lles so­bre su pro­pia vi­da co­mo la de aque­llos con quie­nes con­vi­ven. Su ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con el mun­do es cons­truir­se a tra­vés de la co­mu­ni­ca­ción con los de­más, y se de­fi­nen por ser per­so­nas bas­tan­te trans­pa­ren­tes. Por otra par­te, los in­tro­ver­ti­dos son aque­llos que sue­len guar­dar ce­lo­sa­men­te los en­tre­si­jos de su vi­da pri­va­da, y a me­nu­do les cues­ta com­par­tir in­ti­mi­da­des –lo que no sig­ni­fi­ca que les gus­te par­ti­ci­par en co­ti­lleos aje­nos–. Los de­más sue­len ver­les co­mo per­so­nas más mis­te­rio­sas, y sin du­da re­sul­tan más di­fí­ci­les de co­no­cer. Por lo ge­ne­ral, las ra­zo­nes que lle­van a los ex­tro­ver­ti­dos a ac­tuar de es­te mo­do son su ne­ce­si­dad de re­afir­mar­se, de va­li­dar su pun­to de vis­ta o sus de­ci­sio­nes y la búsqueda de apro­ba­ción de las per­so­nas que les im­por­tan. Y los in­tro­ver­ti­dos se de­ci­den por un mé­to­do de co­mu­ni­ca­ción más opa­co por su mie­do al re­cha­zo, al jui­cio ajeno y a no ser com­pren­di­dos y va­lo­ra­dos. Am­bos par­ten de lu­ga­res dis­tin­tos, pe­ro buscan lo mis­mo: amor y acep­ta­ción in­con­di­cio­nal. Más allá de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas, lo cier­to es que los unos pue­den apren­der mu­cho de los otros. Los ex­tro­ver­ti­dos ga­na­rían su­man­do en pre­cau­ción y re­fle­xión, mien­tras los in­tro­ver­ti­dos cre­ce­rían apren­dien­do a com­par­tir más des­de el co­ra­zón, de­jan­do en un se­gun­do plano la ca­be­za. En úl­ti­ma ins­tan­cia, tal co­mo afir­mó Sig­mund Freud, “so­mos es­cla­vos de lo que de­ci­mos y due­ños de lo que ca­lla­mos”. To­do un clá­si­co. Si bien re­la­cio­nar­nos for­ma par­te de nues­tra con­di­ción hu­ma­na, sa­ber qué y có­mo com­par­tir in­quie­tu­des es un ar­te que se apren­de con gran­des do­sis de pa­cien­cia y mu­cha de­di­ca­ción. No im­por­ta que for­me­mos par­te del equi­po de in­tro­ver­ti­dos o de ex­tro­ver­ti­dos, la pru­den­cia su­ma siem­pre en to­da in­ter­ac­ción. A es­tos les per­mi­te cul­ti­var más es­pa­cios de in­ti­mi­dad y regular su im­pul­si­vi­dad, y a aque­llos a sen­tir­se más có­mo­dos com­par­tien­do, en vez de op­tar por no ha­cer­lo. Cul­ti­var la pru­den­cia pa­sa por apren­der a pro­ce­sar la in­for­ma­ción de ma­ne­ra más cons­truc­ti­va y me­nos da­ñi­na. Nos per­mi­te crear re­la­cio­nes más au­tén­ti­cas, ba­sa­das en nues­tras pro­pias in­quie­tu­des e in­tere­ses, de­jan­do en un sano se­gun­do plano los co­ti­lleos. Es­tá en nues­tras ma­nos se­guir en­gan­cha­dos al jue­go del te­lé­fono… o apos­tar por col­gar­lo de­fi­ni­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.