ATRA­PA­DOS EN LA MI­NA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cuen­ta una his­to­ria afri­ca­na que seis mi­ne­ros tra­ba­ja­ban en un tú­nel muy pro­fun­do ex­tra­yen­do mi­ne­ra­les. De re­pen­te, un de­rrum­ba­mien­to los de­jó atra­pa­dos en el in­te­rior. En si­len­cio, ca­da uno mi­ró a sus com­pa­ñe­ros y ana­li­zó su si­tua­ción. En­se­gui­da se die­ron cuen­ta de que el ma­yor pro­ble­ma se­ría la fal­ta de oxí­geno. Con suer­te, les que­da­ban tres ho­ras de vi­da, así que acor­da­ron ha­cer el me­nor es­fuer­zo fí­si­co po­si­ble. Apa­ga­ron las lám­pa­ras y se ten­die­ron en el sue­lo. En la os­cu­ri­dad, era di­fí­cil cal­cu­lar el pa­so del tiem­po. Co­mo que só­lo uno de ellos te­nía re­loj to­das las pre­gun­tas se di­ri­gían a él: “¿Cuán­to tiem­po ha pa­sa­do?” “¿Cuán­to fal­ta?”... El tiem­po se alar­ga­ba: ca­da par de mi­nu­tos pa­re­cía una ho­ra. Y la de­ses­pe­ra­ción an­te ca­da res­pues­ta agra­va­ba aún más la ten­sión. El je­fe de los mi­ne­ros se dio cuen­ta de que, si se­guían así, la an­sie­dad les ha­ría res­pi­rar más rá­pi­da­men­te, lo cual po­día lle­gar a ma­tar­los. Así que or­de­nó al que te­nía el re­loj que so­la­men­te él con­tro­la­ra el pa­so del tiem­po. Na­die ha­ría más pre­gun­tas, y él avi­sa­ría a to­dos ca­da me­dia ho­ra. Así fue. Se pro­du­jo un mur­mu­llo an­gus­tia­do. El hom­bre del re­loj se dio cuen­ta de que a me­di­da que pa­sa­ba el tiem­po, iba a ser más te­rri­ble co­mu­ni­car­les que el mi­nu­to fi­nal se acer­ca­ba. Y de­ci­dió que sus com­pa­ñe­ros no me­re­cían mo­rir su­frien­do. Así que la si­guien­te vez es­pe­ró 45 mi­nu­tos pa­ra dar el avi­so de que ha­bía pa­sa­do me­dia ho­ra. Na­die des­con­fió, así que si­guió con su es­tra­te­gia. Al ca­bo de una ho­ra, di­jo: “Ha pa­sa­do otra me­dia ho­ra”. Se­gún los cálcu­los de sus com­pa­ñe­ros, ha­bía pa­sa­do una ho­ra y me­dia. Así con­ti­nuó el hom­bre del re­loj. En la cua­dri­lla de res­ca­te se da­ban pri­sa pe­ro sa­bían que ne­ce­si­ta­rían cua­tro ho­ras y me­dia. Y es­pe­ra­ban ha­llar a los seis mi­ne­ros muer­tos. Pe­ro en­con­tra­ron a cin­co vi­vos. Só­lo uno ha­bía muer­to de as­fi­xia: el que lle­va­ba el re­loj.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.