PRO­TES­TAR

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Ilus­tra­ción Raúl

Al ver las ma­ni­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta, nos pre­gun­ta­mos su fun­ción. La pa­la­bra pro­tes­tar es muy in­tere­san­te. En la­tín sig­ni­fi­ca­ba de­cla­ra­ción so­lem­ne, com­par­te la raíz de tes­ti­mo­nio, y de­sig­na el ac­to de afir­mar creen­cias o de­re­chos, por eso se lla­ma­ron pro­tes­tan­tes los cris­tia­nos con­tra la igle­sia de Ro­ma. Só­lo más tar­de ad­qui­rió el sig­ni­fi­ca­do de ma­ni­fes­ta­ción con­tra al­go o al­guien. En len­gua­je ju­rí­di­co, pro­tes­tar sig­ni­fi­ca la cons­ta­ta­ción for­mal de que al­guien no ha cum­pli­do sus com­pro­mi­sos. Por eso se pro­tes­tan las letras im­pa­ga­das. Así, la pa­la­bra en cas­te­llano evo­lu­cio­nó en una de­ri­va se­me­jan­te a huel­ga, de hol­gar ( no tra­ba­jar). El fran­cés grè­ve sig­ni­fi­ca­ba pla­ya, y el stri­ke in­glés, gol­pear. Hay que in­cluir la pro­tes­ta en las ex­pre­sio­nes del ma­les­tar político, te­rreno muy ri­co lin­güís­ti­ca­men-

¿PUE­DE DAR­SE PRO­GRE­SO SO­CIAL SIN PRO­TES­TAS? ENUN­MUN­DO AN­GÉ­LI­CO, TAL VEZ, PE­RO EN EL HU­MANO, NO

te. Exis­te la que­ja, la re­cla­ma­ción, la pro­tes­ta, la reivin­di­ca­ción, la ob­je­ción, la desobe­dien­cia ci­vil, la re­sis­ten­cia ciu­da­da­na, el boi­cot, la re­bel­día, la con­fron­ta­ción, la mo­vi­li­za­ción, la re­vo­lu­ción. To­das son ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas de al­go. Se opo­nen a la su­mi­sión, la re­sig­na­ción... Pro­du­cen al­te­ra­cio­nes so­cia­les, en al­gu­nos ca­sos trá­gi­cas, y plan­tean una pre­gun­ta tras­cen­den­tal: ¿pue­de dar­se pro­gre­so so­cial sin pro­tes­tas? En un mun­do an­gé­li­co, tal vez. En el hu­mano, no. Pa­ra la so­cie­dad, la pro­tes­ta equi­va­le al do­lor en el cuer­po. El or­ga­nis­mo pro­tes­ta an­te una agre­sión. Se­ría ma­ra­vi­llo­so no sen­tir nun­ca do­lor, pe­ro sa­be­mos cuán trai­cio­ne­ras son las en­fer­me­da­des in­do­lo­ras. Los cambios so­cia­les di­fí­cil­men­te se pro­du­cen por un di­na­mis­mo es­pon­tá­neo. Cuan­do se ha­bla de con­quis­tas so­cia­les se las con­si­de­ra el re­sul­ta­do de una lu­cha más o me­nos cruen­ta. Co­mo se di­ce, el que no llo­ra, no ma­ma. Cons­cien­tes de los pro­ble­mas que plan­tean las re­vo­lu­cio­nes, las so­cie­da­des han bus­ca­do me­dios pa­ra im­pe­dir las pro­tes­tas. Las dic­ta­to­ria­les, prohi­bién­do­las; las de­mo­cra­cias, abrien­do ca­mi­nos pa­ra de­tec­tar y re­co­ger el ma­les­tar. En Es­ta­dos Uni­dos se cre­yó esen­cial que se pu­die­ra es­cu­char a las mi­no­rías. Cuan­do es­tos cau­ces no fun­cio­nan bien, los indignados tie­nen que au­men­tar el tono, que, cuan­do re­sul­ta ex­ce­si­vo, aca­ba des­acre­di­tan­do su con­te­ni­do, lo que pue­de re­sul­tar muy in­jus­to. Pa­ra evi­tar­lo, con­vie­ne re­cor­dar que en to­dos los fe­nó­me­nos co­mu­ni­ca­ti­vos –y una pro­tes­ta lo es- hay que dis­tin­guir en­tre el con­te­ni­do y la for­ma. Y de­ben ha­cer­lo tan­to los agen­tes co­mo los re­cep­to­res de la pro­pues­ta. Pon­dré un ca­so trá­gi­ca­men­te des­me­su­ra­do: el te­rro­ris­mo. A prio­ri no po­de­mos de­cir que to­das las reivin­di­ca­cio­nes de los te­rro­ris­tas sean in­jus­ti­fi­ca­das. Sin em­bar­go, su for­ma de ma­ni­fes­tar­las sí lo es. La po­lí­ti­ca se mue­ve siem­pre en­tre ele­men­tos con­tra­dic­to­rios: la re­cla­ma­ción y la for­ma de re­cla­mar, el in­te­rés pri­va­do y el in­te­rés pú­bli­co, la reali­dad y la po­si­bi­li­dad, lo desea­ble y lo po­si­ble. La so­lu­ción es­tá en dis­tin­guir en­tre la que­ja y la reivin­di­ca­ción. Aque­lla es sim­ple­men­te una ex­pre­sión de ma­les­tar; és­ta, una ma­ni­fes­ta­ción del ma­les­tar in­jus­ta­men­te in­fli­gi­do. Oja­lá pu­dié­ra­mos re­co­no­cer las reivin­di­ca­cio­nes que son jus­tas, sin ne­ce­si­dad de que sea la fuer­za quien de­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.