Di­se­ños te­ra­péu­ti­cos

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to An­na To­màs y Car­lo­ta Igle­sias

¿El di­se­ño de in­te­rior y la ar­qui­tec­tu­ra pue­den hu­ma­ni­zar un hos­pi­tal? Mu­chos cen­tros apues­tan por la de­co­ra­ción co­mo ayu­da in­fan­til te­ra­péu­ti­ca pa­ra los ni­ños. Cor­ti­nas de­co­ra­das en las sa­las de es­pe­ra, go­te­ros con bol­sas es­tam­pa­das de co­lo­res y vi­ñe­tas de có­mic. Pa­si­llos lle­nos de di­bu­jos... La idea es me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te y re­for­zar su re­sis­ten­cia a la ad­ver­si­dad

Los pe­ces púr­pu­ra y los son­ro­sa­dos pul­pos del mu­ral de su ha­bi­ta­ción se han des­va­ne­ci­do. En su lu­gar, pa­re­des blan­cas, ba­tas ver­des y una ca­mi­lla so­bre la que ya­ce un ni­ño de ocho años com­po­nen el nue­vo es­ce­na­rio en el que Luis es­pe­ra a ser in­ter­ve­ni­do en el qui­ró­fano pa­ra un tras­plan­te de mé­du­la. Pe­ro el Pa­lla­pu­pas le sos­tie­ne la mano a la vez que le re­ga­la una afec­tuo­sa y so­se­ga­da son­ri­sa. Él si­gue y se­gui­rá al la­do de Luis has­ta que el pe­que­ño vuel­va a abrir de nue­vo los ojos en su ha­bi­ta­ción ro­dea­do de sus que­ri­dos pe­ces púr­pu­ra y son­ro­sa­dos pul­pos. Los Pa­lla­pu­pas son pro­fe­sio­na­les de la in­ter­pre­ta­ción con for­ma­ción sa­ni­ta­ria es­pe­cial que se cen­tran en la te­ra­pia de la ri­sa y la dis­ten­sión pa­ra re­ba­jar las ten­sio­nes y los du­ros momentos a los que se en­fren­tan los ni­ños hos­pi­ta­li­za­dos. Es­ta idea del hos­pi­tal Sant Joan de Déu de Bar­ce­lo­na, y en­mar­ca­da en el pro­gra­ma Hos­pi­tal Amic, es tan só­lo un ejem­plo de mu­chas otras ini­cia­ti­vas co­mo el Pro­yec­to Cu­rar­te de Cas­ti­lla y León con in­ves­ti­ga­ción de las uni­ver­si­da­des Com­plu­ten­se y de Sa­la­man­ca. Su pro­pó­si­to es me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los ni­ños y los ado­les­cen­tes hos­pi­ta­li­za­dos me­dian­te téc­ni­cas re­la­cio­na­das con la sen­si­bi­li­dad, la ima­gi­na­ción y la co­mu­ni­ca­ción. “Cuan­do un ni­ño, por es­tar hos­pi­ta­li­za­do, no se en­cuen­tra en su há­bi­tat na­tu­ral ha­cien­do to­do aque­llo que por su na­tu­ra­le­za in­fan­til le co­rres­pon­de (co­rrer, ju­gar y sal­tar en el par­que, em­ba­dur­nar­se las ma­nos de ba­rro o cha­po­tear en el agua), de­be­mos ase­gu­rar­nos de que re­ci­be to­do el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra li­diar con la si­tua­ción mi­ni­mi­zan­do ten­sio­nes y mie­dos”, co­men­ta Lean­ne Co­wan, psi­có­lo­ga lon­di­nen­se es­pe­cia­lis­ta en ni­ños y miem­bro de la Bri­tish Psy­cho­lo­gi­cal So­ciety (Kind­le­kids.org.uk). Cual­quier pe­que­ño de­ta­lle cuen­ta pa­ra ayu­dar a que a los ni­ños se les ha­ga más lle­va­de­ro su tiem­po en un hos­pi­tal me­nos frío y más hu­mano. Así, ade­más de Pa­lla­pu­pas, psi­có­lo­gos, vi­si­tas oca­sio­na­les de de­por­tis­tas fa­mo­sos y Re­yes Ma­gos, el en­torno fí­si­co en el que se en­cuen­tran jue­ga un pa­pel tan im­por­tan­te co­mo el res­to. En la plan­ta de pe­dia­tría del hos­pi­tal de Taao­ne (Pa­pee­te) la Fun­da­ción Paint a Smi­le ha de­co­ra­do 1.680 m2 de fres­cos re­crean­do la flo­ra y la fau­na po­li­ne­sia pro­ta­go­ni­za­da por sim­pá­ti­cos ga­tos, osos, can­gre­jos, del­fi­nes, cer­dos, zo­rros y re­so­na­do­res que se han con­ver­ti­do en do­nuts gi­gan­tes. En el Ro­yal Chil­dren Hos­pi­tal de Mel­bour­ne, un acua­rio de co­ra­les azu­les pre­si­de la re­cep­ción del centro acom­pa­ña­do de so­fás del mis­mo tono y lám­pa­ras caí­das del te­cho que si­mu­lan pe­ces glo­bo. El hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio 12 de Oc­tu­bre (Ma­drid) se ha con­ver­ti­do en el es­ce­na­rio de Bus­can­do a Ne­mo y la an­ti­gua área de tras­plan­te de mé­du­la ósea del Hos­pi­tal Ni­ño Je­sús es aho­ra un re­creo gra­cias a la Fun­da­ción Ala­di­na. El pro­ce­so de hu­ma­ni­za­ción de los hos­pi­ta­les es una píl­do­ra pa­ra que los ni­ños man­ten­gan el op­ti­mis­mo y ello in­flu­ya en su bie­nes­tar emo­cio­nal. Ar­qui­tec­tu­ra de cuen­to Co­mo en el agu­je­ro sin fin que trans­por­ta­rá a Ali­cia al País de las Ma­ra­vi­llas y don­de cual­quier ex­tra­va­gan­cia es po­si­ble, los pa­cien­tes del sép­ti­mo pi­so del Ro­yal Lon­don Hos­pi­tal se sen­ti­rán ni más ni me­nos que ano­na­da­dos en un fan­tás­ti­co mun­do. Un enor­me búho de te­las fluo­res­cen­tes re­po­sa so­bre una gi­gan­tes­ca si­lla cu­ya al­tu­ra es equi­va­len­te a la de dos edi­fi­cios. Un pan­ta­lla que re­pro­du­ce los mo­vi­mien­tos de los ni­ños co­mo si de un es­pe­jo in­ter­ac­ti­vo se tra­ta­se. Un ti­gre de pe­lu­che des­can­san­do en una gi­gan­te bo­la del mun­do. Una lám­pa­ra ca­paz de ilu­mi­nar to­do el centro de Pi­ca­dilly Cir­cus y cu­bos de co­lo­res re­par­ti­dos por to­da la es­tan­cia. Es­te arre­ci­fe de ima­gi­na­ción es crea­ción de los ar­qui­tec­tos Ri­chard Co­trell y Brian Ver­meu­len, que des­de ha­ce más de dos dé­ca­das de­di­can su la­bor pro­fe­sio­nal a la edu­ca­ción y la co­mu­ni­dad. “Que­ría­mos crear una com­ple­ta eva­sión pa­ra los ni­ños –co­men­ta Co­trell– al­go lo su­fi­cien­te­men­te in­só­li­to, ines­pe­ra­do y en­tre­te­ni­do co­mo pa­ra dis­traer­les y no ha­cer­les pen­sar que se ha­llan en un hos­pi­tal”. De es­te mo­do y pe­se a su ro­cam­bo­les­co ta­ma­ño, la co­ti­dia­nei­dad de sus ele­men­tos trans­for­man el es­ce­na­rio en un fa­mi­liar pla­tó en el que los ni­ños jue­gan y ex­plo­ran. Bajo la mis­ma pre­mi­sa de dis­ten­sión de las an­gus­tias, si cru­za­mos el char­co en di­rec­ción a Es­ta­dos Uni­dos en­con­tra­mos no ya hos­pi­ta­les in­fan­ti­les sino au­tén­ti­cos es­ce­na­rios ar­tís­ti­cos dig­nos de un mu­seo. Así, mien­tras el Chil­dren Te­xas Hos­pi­tal de Hous­ton man­tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca fa­cha­da de hos­pi­tal pe­ro con un in­te­rior re­bo­san­te en co­lo­res y

for­mas cir­cu­la­res, el San­ford Chil­dren’s Hos­pi­tal en Sioux Falls (Dakota del Sur), es un pa­la­cio digno de prin­ce­sas y ca­ba­lle­ros. Su pro­pio le­ma ya lo au­to­de­fi­ne co­mo “el ar­te y la cien­cia de la asis­ten­cia mé­di­ca”. Ade­más de re­pre­sen­tar un pa­la­cio blan­co con to­rres azu­les, su in­te­rior es un co­lo­ri­do oa­sis de zó­ca­los, to­rres, ven­ta­na­les, chi­me­neas y co­ro­nas de un sin­fín de to­na­li­da­des. Y por úl­ti­mo, el es­tan­dar­te de la ma­gia: el Flo­ri­da Hos­pi­tal for Chil­dren de Or­lan­do (EE.UU.). Crea­do por Dis­ney, los ni­ños pue­den sal­tar so­bre los es­ca­lo­nes mu­si­ca­les pa­ra crear me­lo­días de El Li­bro de la Sel­va con Ba­loo co­mo com­pa­ñe­ro o bai­lar con ca­ba­lli­tos de mar mien­tras buscan a Sebastián y Floun­der de La Si­re­ni­ta. Fan­ta­sía he­cha reali­dad. Pe­ro más allá del me­ro di­se­ño te­ra­péu­ti­co, es­tos hos­pi­ta­les ema­nan y reivin­di­can la sim­ple (y fas­ci­nan­te) con­di­ción hu­ma­na de los ni­ños: que pe­se a es­tar hos­pi­ta­li­za­dos no de­jen de com­por­tar­se co­mo ta­les. Una cues­tión pu­ra­men­te es­té­ti­ca no es el úni­co mo­ti­vo por el que se hu­ma­ni­za un hos­pi­tal. La me­ta de su pro­ce­so crea­ti­vo es que sir­va pa­ra apo­yar y alen­tar el tra­ta­mien­to, la te­ra­pia y el cui­da­do de los pa­cien­tes. Aa­se Erik­sen, ar­qui­tec­ta es­pe­cia­li­za­da en el di­se­ño y cons­truc­ción de es­cue­las, clí­ni­cas den­ta­les y hos­pi­ta­les in­fan­ti­les es cons­cien­te de la ne­ce­si­dad em­pá­ti­ca que re­quie­re tra­ba­jar pa­ra ni­ños. Por ello, pa­ra la re­for­ma de la plan­ta pe­diá­tri­ca en el Hi­lle­rod Hos­pi­tal (Di­na­mar­ca), Erik­sen se pu­so la ba­ta blan­ca y si­guió, du­ran­te cua­tro me­ses, a to­dos los doc­to­res y en­fer­me­ras del área pa­ra mi­me­ti­zar­se con ellos y adap­tar­se a la reali­dad co­ti­dia­na de los ni­ños.

Se­gún el es­tu­dio A tra­vés de los ojos de los ni­ños: en­ten­dien­do có­mo crear am­bien­tes hos­pi­ta­la­rios rea­li­za­do por la doc­to­ra en di­se­ño de in­te­rio­res Ka­te Bis­hop, al me­jo­rar la ca­li­dad de la es­tan­cia de los ni­ños su ac­ti­tud se vuel­ve más proac­ti­va ha­cia la su­pera­ción de la en­fer­me­dad. La Fun­da­ción Gru­nent­hal, jun­to con la Fun­da­ción An­te­na 3, reali­zó tam­bién un es­tu­dio en el que, tras en­tre­vis­tar a 391 ni­ños en­tre más de 20 hos­pi­ta­les es­pa­ño­les, el 71,1% afir­mó sen­tir­se bien en el hos­pi­tal gra­cias a los cui­da­dos de su per­so­nal y al en­torno en el que se en­con­tra­ban.

Di­se­ños te­ra­péu­ti­cos en el hos­pi­tal de Sant Joan de Déu (fo­to su­pe­rior) y en el de Vall d’He­bron

A la iz­quier­da, dos pan­ta­llas del jue­go Re­Mis­sion II, crea­do por el se­llo Ho­pe­lab Bajo es­tas lí­neas, de­co­ra­ción in­fan­til en el hos­pi­tal Sant Joan de Déu en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.