EL PA­ÑUE­LO DE RA­FAEL ÁL­VA­REZ, ‘EL BRU­JO’

Nie­ga que sea un ac­tor, más bien di­ce que es un ju­glar mo­derno que se de­di­ca a leer los tex­tos clá­si­cos, el úl­ti­mo, La Odi­sea

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Más de una vez le ha­brán di­cho a es­te sa­bio de las

letras clá­si­cas que tie­ne pin­ta de Al­bert Eins­tein. Ri­zos blan­cos, na­riz con pre­sen­cia, mi­ra­da cu­rio­sa y ver­bo que en­ga­tu­sa. Y co­mo el fí­si­co, tam­bién Ra­fael Ál­va­rez, el Bru­jo (Lu­ce­na, 1950) tie­ne un don pa­ra es­cu­dri­ñar las en­tra­ñas del uni­ver­so, aun­que en es­te ca­so sea el del imaginario po­pu­lar. Des­de ha­ce más de cua­tro dé­ca­das se de­di­ca a de­sem­pol­var clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra universal, de esos que las es­ta­dís­ti­cas se­ña­lan que ex­cep­to los ni­ños en la es­cue­la –y ni eso­po­ca gen­te lee ya, y los lle­va a los es­ce­na­rios. Des­de el La­za­ri­llo de Tor­mes has­ta La Odi­sea, de Ho­me­ro. Y por si lo du­da­ban, lle­na tea­tros, un día tras otro. “¿Que yo qué soy? Su­pon­go que una es­pe­cie de ju­glar mo­derno”, se de­fi­ne. Y ex­pli­ca que des­de siem­pre se ha sen­ti­do atraí­do por los clá­si­cos. Tal vez por­que ex­pli­can historias uni­ver­sa­les, pla­ga­das de sim­bo­lis­mos. O tal vez co­mo le adi­vi­nó una se­ño­ra en Va­len­cia, por­que ha na­ci­do pa­ra es­to. “Iba al tea­tro Olim­pia, don­de iba a ac­tuar aque­lla no­che, cuan­do aque­lla mu­jer me pa­ró y me ase­gu­ró que yo ha­bía ve­ni­do a es­te mun­do con una mi­sión: la de acer­car las obras clá­si­cas al pú­bli­co ge­ne­ral, con humor y sa­bi­du­ría. Aun­que no sé si era vi­den­te o no, lo que me di­jo era evi­den­te”, bro­mea. Pue­de que el éxi­to de el Bru­jo se de­ba a las vuel­tas que le da a ca­da pie­za uti­li­zan­do re­cur­sos más pro­pios de Ta­ran­tino que de Que­ve­do pa­ra ha­cer más atrac­ti­vos y ac­tua­les tí­tu­los con mu­chos si­glos de vi­da. Les me­te que si un po­co de po­lí­ti­ca y de cri­sis, que si anéc­do­tas, pa­ra atra­par al es­pec­ta­dor en sus re­des y, en­ton­ces, le cue­la un Sha­kes­pea­re, un Que­ve­do, un Mo­liè­re. “Yo no soy un pro­fe­sor de fi­lo­lo­gía his­pá­ni­ca y no tra­to de dar­les una lec­ción de li­te­ra­tu­ra a quie­nes vie­nen al tea­tro, por­que pa­ra eso ya es­tán las uni­ver­si­da­des. Yo ha­go tea­tro e in­ten­to que quien ven­ga a ver­me se di­vier­ta y se lo pa­se bien. Esa es mi obli­ga­ción. Pa­ra ello, leo y es­tu­dio los clá­si­cos pa­ra la gen­te que no tie­ne tiem­po y lue­go se los ex­pli­co, pe­ro co­mo un ju­glar, co­mo un có­mi­co”, con­si­de­ra Ál­va­rez, que en el 2002 re­ci­bió la me­da­lla de oro al mé­ri­to en las Be­llas Ar­tes. Y nun­ca le pue­de fal­tar uno de sus pa­ñue­los anu­da­do al cue­llo. Son su ob­se­sión; in­clu­so en verano los usa, aun­que se es­té as­fi­xian­do de ca­lor. “Si no lle­vo, ten­go la sen­sa­ción de que me fal­ta al­go”. Es una me­di­da de pro­tec­ción de la gar­gan­ta, “mi ins­tru­men­to de tra­ba­jo”, pe­ro tam­bién, re­co­no­ce pi­llo, un ele­men­to de co­que­te­ría que usa des­de jo­ven­ci­to. En La Odi­sea de Ho­me­ro, que es­tre­nó en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co de Mé­ri­da ha­ce un par de años y que ha in­ter­pre­ta­do has­ta ha­ce unos días en el Tea­tro Con­dal de Bar­ce­lo­na, lu­ce dos, uno ne­gro y otro blan­co, que va in­ter­cam­bian­do, a con­jun­to con los tra­jes que vis­te en ca­da mo­men­to de la obra. “Só­lo la be­lle­za pue­de trans­for­mar el co­ra­zón del hom­bre”, ase­gu­ra ci­tan­do a san Fran­cis­co de Asís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.