VI­DEO­JUE­GOS MAES­TROS

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Me de­di­co a la edu­ca­ción des­de ha­ce mu­chos años. An­tes co­mo maes­tro de pri­ma­ria y aho­ra des­de otros ni­ve­les for­ma­ti­vos. Si me pi­die­ran tres re­qui­si­tos pa­ra una bue­na pro­gra­ma­ción di­dác­ti­ca pro­pon­dría que los con­te­ni­dos fue­ran en­tran­do gra­dual­men­te, ha­cien­do que los alum­nos pue­dan ma­ne­jar ca­da con­cep­to apren­di­do pa­ra des­cu­brir el si­guien­te. Tam­bién de­fen­de­ría que na­die que­da­ra atrás y que los que van de­lan­te no lo en­con­tra­ran to­do tan fá­cil que aca­ba­ran can­sán­do­se. Y por úl­ti­mo me gus­ta­ría ha­llar el mo­do de no te­ner que ex­pli­car mu­cho pa­ra que así el alumno des­cu­bra los con­cep­tos y ten­ga sen­sa­ción de éxi­to. Pa­re­ce que tra­di­cio­nal­men­te los vi­deo­jue­gos han es­ta­do re­ñi­dos con la pe­da­go­gía. Hay edu­ca­do­res, por suer­te no la ma­yo­ría, que se mi­ran los jue­gos

TAN­TO EL VI­DEO­JUE­GO CO­MO EL PRO­FE­SOR BUSCAN ATRAER LA ATEN­CIÓN DES­DE EL INI­CIO

an­te una pan­ta­lla co­mo el enemigo a la lec­tu­ra, los buenos va­lo­res o las re­la­cio­nes so­cia­les. Qui­zás es­ta ca­ta­lo­ga­ción vie­ne da­da por un mie­do a lo des­co­no­ci­do, una fal­ta de aná­li­sis so­bre lo que ocu­rre en una par­ti­da o por­que só­lo se que­dan con la na­rra­ti­va del jue­go, sin pen­sar en el fun­cio­na­mien­to de to­do lo que pa­sa mien­tras es­tá ju­gan­do. Los de­sa­rro­lla­do­res de vi­deo­jue­gos no son pe­da­go­gos, pe­ro su mi­ra­da se cen­tra en cap­tar la aten­ción del ju­ga­dor, al­go que in­ten­ta el edu­ca­dor con el alumno. Por eso han desa­rro­lla­do al­gu­nas he­rra­mien­tas que se pa­re­cen mu­cho a mi lis­ta de re­que­ri­mien­tos. Un buen vi­deo­jue­go tie­ne una cur­va de apren­di­za­je que per­mi­te que el ju­ga­dor en­tre de for­ma cons­tan­te en los re­tos que pro­po­ne. De es­ta for­ma se per­mi­te que el ju­ga­dor des­cu­bra nue­vos as­pec­tos del jue­go o su­pere re­tos du­ran­te to­da la par­ti­da: nin­guno pue­de que­dar des­col­ga­do por­que sus ad­ver­sa­rios de­ma­sia­do ade­lan­ta­dos se en­cuen­tren con re­tos de­ma­sia­do fá­ci­les por­que tie­nen que es­pe­rar a los de atrás. Por es­te mo­ti­vo en la me­cá­ni­ca del jue­go se es­con­den una se­rie de com­po­nen­tes que re­tro­ali­men­tan la par­ti­da con­ti­nua­men­te, im­pi­dien­do que ha­ya al­guien que se de­sen­tien­da de lo que es­tá pa­san­do. Por úl­ti­mo, pa­ra el ju­ga­dor ten­ga sen­sa­ción de éxi­to, ha de des­cu­brir los re­tos que tie­ne que su­pe­rar, y lo que es más com­pli­ca­do, de­ben bus­car en­tre las he­rra­mien­tas que dis­po­nen, cuá­les le ayu­da­rán a con­se­guir­lo. No aca­ba­ré pro­po­nien­do que se in­tro­duz­can los vi­deo­jue­gos en las au­las por­que ca­da edu­ca­dor de­be en­con­trar el len­gua­je y los re­cur­sos con los que se sien­te más có­mo­do. Pe­ro si us­ted se de­di­ca a la edu­ca­ción le pro­pon­go que es­ta tar­de co­ja un jue­go, uno de los que tie­nen mu­chos se­gui­do­res, y se de­je lle­var (ol­ví­de­se de que la his­to­ria que cuen­ta el jue­go qui­zá no le in­tere­sa). Ana­li­ce co­mo lo han in­ten­ta­do atra­par, co­mo ha des­cu­bier­to qué pue­de ha­cer en ca­da mo­men­to y qué han he­cho pa­ra que siem­pre es­tu­vie­ra en la par­ti­da si es po­co há­bil. Des­pués co­ja pa­pel y lá­piz y apun­te es­tas es­tra­te­gias. Cuan­do ten­ga que pro­gra­mar su pró­xi­ma cla­se, in­ten­te uti­li­zar los mis­mos me­ca­nis­mos con sus he­rra­mien­tas. Si lo ha­ce ve­rá que ha re­ci­bi­do una cla­se de pe­da­go­gía des­de el otro la­do de la pan­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.