AMOR Y SE­XUA­LI­DAD

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA |

Me ale­gra po­der sa­lu­dar­le, se­ñor Ca­lle. Me lla­mo Ma­ría y he du­da­do an­tes de es­cri­bir­le, se tra­ta de un te­ma muy per­so­nal. Es­toy con­fun­di­da, con unas con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas que lle­gan a des­ga­rrar­me. Es­toy ca­sa­da con un hom­bre que me sa­ca más de quin­ce años, bueno y aten­to. Le quie­ro pro­fun­da­men­te, no quie­ro se­pa­rar­me de él y no com­pren­do la vi­da sin su com­pa­ñía. El pro­ble­ma es que yo no sien­to nin­gu­na atrac­ción se­xual por él y ha lle­ga­do un mo­men­to en que no so­por­to que me to­que si hay una in­ten­ción eró­ti­ca; sí, si es por ca­ri­ño. Él su­fre com­pro­ban­do que le evi­to. Es co­mo si le hu­bie­ra con­ver­ti­do en mi pa­dre. Ten­go 45 años y a ve­ces sien­to atrac­ción por otros hom­bres. Re­co­noz­co te­ner mis ne­ce­si­da­des se­xua­les, que es­tán in­sa­tis­fe­chas. Es de­ses­pe­ran­te ver có­mo un hom­bre ma­ra­vi­llo­so me desea y se des­mo­ra­li­za por­que no

POR MU­CHO QUE UNO QUIE­RA EVI­TAR­LO, LA SE­XUA­LI­DAD NOS TO­MA Y LA SE­XUA­LI­DAD NOS DE­JA

pue­do aten­der­le, y yo tam­po­co pue­do ha­cer que me atrai­ga. ¿Qué pue­do ha­cer? ¿Cree us­ted que es­to pue­de cam­biar? ¿Es­toy sien­do muy egoís­ta?

RES­PUES­TA |

Es­ti­ma­da Ma­ría, efec­ti­va­men­te se ha desa­rro­lla­do un pro­ce­so de fra­ter­ni­za­ción o pa­ter­ni­za­ción, que ori­gi­na que ame­mos mu­cho a una per­so­na, pe­ro no po­da­mos sen­tir sen­ti­mien­to eró­ti­co al­guno por ella. El ca­so es más fre­cuen­te de lo que pa­re­ce, so­bre to­do en re­la­cio­nes lar­gas. Cuan­do se da en am­bos es me­nos do­lo­ro­so, por­que las per­so­nas pue­den cam­biar el signo de la re­la­ción y pa­sar de ser pa­re­ja a ser gran­des ami­gos. No es fá­cil, pe­ro sí po­si­ble. Los grie­gos nos ha­bla­ban del amor eró­ti­co y del ága­pe o amor in­con­di­cio­nal. Cuan­do una de las per­so­nas de la pa­re­ja si­gue sin­tien­do ero­tis­mo por la otra, es mu­cho más di­fí­cil y se abre una fi­su­ra gran­de en la con­vi­ven­cia. Lo que a uno tan­to atrae al otro le crea re­cha­zo. ¿Qué ha­cer en­ton­ces? Es un asun­to tan im­por­tan­te que lo he abor­da­do en al­gu­nos de mis li­bros. Ni tú pue­des im­po­ner­te una atrac­ción que no ex­pe­ri­men­tas, ni él pue­de evi­tar sen­tir­se atraí­do por ti o te­ner ne­ce­si­da­des se­xua­les. En tal ca­so, te­néis que ha­blar­lo con to­da sin­ce­ri­dad, ¿tú es­ta­rías dis­pues­ta a que él sa­tis­fi­cie­ra sus ne­ce­si­da­des eró­ti­cas al mar­gen de vues­tra re­la­ción? ¿Po­drías de­jar­te ha­cer el amor por un sen­ti­mien­to ha­cia él de otro ti­po? Si tú ne­ce­si­ta­ras o desearas te­ner otras re­la­cio­nes, ¿él las acep­ta­ría? Es­táis en un ato­lla­de­ro y an­te to­do ten­dréis que ha­blar con sin­ce­ri­dad pa­ra ver qué pro­ce­de co­mo lo me­nos do­lo­ro­so y más sano. Ni te sien­tas egoís­ta ni te re­pro­ches, ¡cuán­to te gus­ta­ría a ti se­guir sin­tien­do atrac­ción se­xual por al­guien que amas! Mu­chas ve­ces, por mu­cho que uno quie­ra en­ga­ñar­se o evi­tar­lo, la se­xua­li­dad nos to­ma y la se­xua­li­dad nos de­ja. A ve­ces hay que re­cu­rrir al amor cons­cien­te e in­con­di­cio­nal pa­ra ver lo que es me­jor pa­ra uno mis­mo y pa­ra la otra per­so­na. Que en to­do mo­men­to reine en­tre vo­so­tros la con­cor­dia y el ca­ri­ño y po­dáis, des­de el ge­nuino amor, ha­blar de es­te te­ma y to­mar la so­lu­ción más sa­tis­fac­to­ria.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.