De pro­fe­sión blo­gue­ro

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Ro­sa Le­ci­na

Vi­vir de un blog es com­pli­ca­do, no im­po­si­ble. De he­cho, ser blo­gue­ro ya se ha con­ver­ti­do, pa­ra al­gu­nos, en un tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to. Si bien se tra­ta aun de una mi­no­ría, la reali­dad es que ca­da vez son más las per­so­nas que con­si­guen nue­vas opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les gra­cias a su bi­tá­co­ra on li­ne

LAS MAR­CAS TIE­NEN UNA PO­SI­CIÓN AM­BI­GUA RES­PEC­TO A LOS BLOGS

Es una ima­gen ha­bi­tual: las blo­gue­ras de mo­da ocu­pan la pri­me­ra fi­la de las más fa­mo­sas pa­sa­re­las, via­jan­do de un país a otro pa­ra co­no­cer an­tes que na­die las nue­vas co­lec­cio­nes o acu­dien­do, cual fa­mo­sas, a las reunio­nes más ex­clu­si­vas. To­do ello, mien­tras pres­tan su ima­gen a di­fe­ren­tes mar­cas pro­mo­cio­nan­do sus pro­duc­tos. Es­ta reali­dad es muy atrac­ti­va y ha­ce que los blogs sean la me­jor pla­ta­for­ma pa­ra dar­se a co­no­cer y as­pi­rar al tra­ba­jo desea­do. Ade­más, es­cri­bir una bi­tá­co­ra es gra­tis y, de ini­cio, só­lo se ne­ce­si­ta un or­de­na­dor y co­ne­xión a in­ter­net. Otra his­to­ria es lle­gar a triun­far co­mo blo­gue­ro. Nom­bres co­mo Ga­la Gon­zá­lez con Am­lul, Ale­xan­dra Pe­rei­ra con Lo­vely Pe­pa, Pe­la­yo Díaz con Ka­te­lo­ves­me o Aida Do­me­nech con Dul­cei­da son una ex­cep­ción. Más allá de la mo­da y de es­tos ca­sos de gran éxi­to, mu­chos son los que, si bien no vi­ven ex­clu­si­va­men­te de su bi­tá­co­ra, han lo­gra­do ren­ta­bi­li­zar­la y te­ner un so­bre­suel­do a fi­nal de mes. A mu­chos de ellos, ade­más, su blog les ha abier­to nue­vas puer­tas pro­fe­sio­na­les. Pe­ro in­clu­so pa­ra es­to, se re­quie­re de un es­fuer­zo y de­di­ca­ción in­gen­tes, ade­más del ne­ce­sa­rio tiem­po pru­den­cial, y a ve­ces, ni así. Có­mo co­men­zar Se­gún Ja­vier Ce­la­ya, una de las vo­ces más res­pe­ta­das so­bre co­mu­ni­ca­ción y nue­vas tec­no­lo­gías en Es­pa­ña, “si que­re­mos em­pe­zar un blog, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es de­fi­nir el ni­cho de mer­ca­do al que nos di­ri­gir­nos y el ám­bi­to en el que que­re­mos es­pe­cia­li­zar­nos y con­ver­tir­nos en ex­per­tos”. Una vez con­clui­do es­te pa­so, hay que “de­ter­mi­nar si se pue­de apor­tar al­go nue­vo y que nos ha­ga di­fe­ren­te de los de­más”, apun­ta. La di­fe­ren­cia pue­de ser a ve­ces tan sim­ple co­mo, por ejem­plo, en un sec­tor en el que do­mi­nen los cua­der­nos es­cri­tos, op­tar por ha­cer ví­deos o bien apos­tar por las imá­ge­nes. A par­tir de ahí, es muy im­por­tan­te crear una co­mu­ni­dad y ahí, las re­des so­cia­les. “El blog no fun­cio­na de for­ma in­de­pen­dien­te, lo tie­nes que re­tro­ali­men­tar”, afir­ma Ce­la­ya, so­cio fun­da­dor del por­tal Dos­do­ce. com. Isabel Ley­va, blo­gue­ra de La 5th con Bleec­ker St. apun­ta la que se­gún ella de­be­ría ser una de las re­glas de to­do blo­guer: “El 20% del tiem­po crean­do y el 80% del tiem­po pro­mo­cio­nan­do”. Es en­ton­ces, con­so­li­da­da ya la bi­tá­co­ra, cuan­do se pue­de em­pe­zar a plan­tear el re­to de sa­car par­ti­do mo­ne­ta­rio a tan­to es­fuer­zo. “Crear un blog y que­rer vi­vir de ello es lo mis­mo que abrir un ne­go­cio. Se de­be­ría te­ner una hoja de ru­ta y aun así, no to­dos van a co­rrer la mis­ma suer­te, ya que su éxi­to de­pen­de de mu­chos fac­to­res”, se­ña­la Ley­va. Pre­ci­sa­men­te pa­ra ayu­dar a to­dos aque­llos que quie­ran co­men­zar su aven­tu­ra en la blo­gos­fe­ra, es­ta blo­gue­ra ya creó la bi­tá­co­ra de ini­cia­ción Ma­má quie­ro ser blog­ger. In­gre­sos di­rec­tos Uno de los sis­te­mas más co­mu­nes de fi­nan­cia­ción de las bi­tá­co­ras di­gi­ta­les con­sis­te en dar­se de al­ta en el pro­gra­ma Goo­gle Adsen­se pa­ra que es­te sir­va pu­bli­ci­dad al blog se­gún su te­má­ti­ca. Así, por ejem­plo, si se tra­ta de una bi­tá­co­ra de­di­ca­da a la pin­tu­ra, po­drían mos­trar­se anun­cios de lien­zos, pin­ce­les o una aca­de­mia de ar­te. Quie­nes ins­ta­lan es­ta he­rra­mien­ta en sus blogs co­bran prin­ci­pal­men­te por ca­da clic que el usua­rio ha­ce en los anun­cios. En la ma­yo­ría de ca­sos, se tra­ta de cén­ti­mos y el to­tal va a de­pen­der tan­to del sec­tor co­mo del trá­fi­co del blog. Pe­ro si es­te no es muy al­to, la su­ma fi­nal se­rá ba­ja. Otro sis­te­ma son las cam­pa­ñas de afi­lia­ción. “Es­ta fór­mu­la con­sis­te en di­ri­gir trá­fi­co (vi­si­tan­tes) des­de tu blog, a otras pá­gi­nas web que ven­dan al­go on li­ne a tra­vés de un en­la­ce que con­tie­ne un có­di­go per­so­na­li­za­do. Si al­gún vi­si­tan­te de tu cua­derno cli­ca ese en­la­ce, au­to­má­ti­ca­men­te irá a la web del ven­de­dor y que­da­rá re­gis­tra­do co­mo clien­te tu­yo. Si ade­más, al­guno de ellos aca­ba com­pran­do al­go, te lle­va­rás una co­mi­sión”, ex­pli­ca Alex Na­va­rro, ex­per­to en mar­ke­ting on­li­ne y au­tor del blog Vi­vir de la red. Tam­bién se pue­de re­cu­rrir a los ban­ners clá­si­cos, qui­zás la fór­mu­la más co­no­ci­da de pu­bli­ci­dad en la red y cu­yo pre­cio pue­de pac­tar­se con la em­pre­sa anun­cian­te. Co­la­bo­ra­cio­nes con mar­cas Más allá de es­tos sis­te­mas que he­mos vis­to, con los blogs han na­ci­do mu­chas otras fór­mu­las de fi­nan­cia­ción. Qui­zás las más ha­bi­tua­les sean los ar­tícu­los pa­tro­ci­na­dos, por los que el blo­gue­ro re­ci­be una can­ti­dad de­ter­mi­na­da pa­ra pre­sen­tar o dar su opi­nión so­bre una mar­ca, un pro­duc­to o un ser­vi­cio. Asi­mis­mo, se pue­de co­brar por asis­tir a ac­tos de pre­sen­ta­ción y pres­tar la pro­pia ima­gen o por ejer­cer co­mo blo­gue­ro ofi­cial de un ac­to y cu­brir­lo en ex­clu­si­va. En las re­des so­cia­les se pue­de pac­tar un pre­cio por un pa­que­te de ac­cio­nes que con­sis­ta, por ejem­plo, en un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de posts en Fa­ce­book, men­sa­jes en Twit­ter o fo­to­gra­fías en Ins­ta­gram ha­cien­do men­ción a la mar­ca; o bien por la or­ga­ni­za­ción de sor­teos de sus pro­duc­tos o ser­vi­cios en­tre los se­gui­do­res de la bi­tá­co­ra. No per­der la esen­cia Mu­chas ve­ces se sue­le creer que “cuan­do se mo­ne­ti­za un blog o es­te se con­vier­te en tu me­dio de vi­da, pier­de la esen­cia y la cre­di­bi­li­dad”, re­ve­la Isabel Ley­va. Pe­ro es­to no es así. Só­lo se tra­ta “de sa­car un ren­di­mien­to a to­das las ho­ras in­ver­ti­das”, ase­gu­ra. En to­do ca­so, Ley­va apun­ta que “lo fun­da­men­tal es ser siem­pre muy sin­ce­ro y trans­pa­ren­te con los se­gui­do­res y nun­ca trai­cio­nar su con­fian­za, ya que es la ba­se de cual­quier blog”. Por tan­to, con­clu­ye, “en to­dos aque­llos ca­sos en los que ha­ya di­ne­ro de por me­dio o se les ha­ya re­ga­la­do al­go, los blo­gue­ros de­be­rían in­di­car­lo de for­ma cla­ra”. Aun­que hay mues­tras de la in­fluen­cia de es­te co­lec­ti­vo, aún son mu­chas las mar­cas que si­guen sin to­már­se­lo de­ma­sia­do en se­rio. “Hay em­pre­sas que sí lo es­tán ha­cien­do muy bien, pe­ro a la gran ma­yo­ría aún le que­da un gran ca­mino por recorrer. En de­ma­sia­das oca­sio­nes, los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción to­da­vía ven con cier­to des­dén el fe­nó­meno blog y no va­lo­ran la im­por­tan­cia que real­men­te tie­nen”, ase­gu­ra Ja­vier Ce­la­ya. En de­fen­sa de las mar­cas, la blo­gos­fe­ra es to­da­vía un en­torno re­la­ti­va­men­te nue­vo al que mu­chas ve­ces no sa­ben có­mo acer­car­se. Las prin­ci­pa­les que­jas por par­te de los blo­gue­ros son que se di­ri­jan a ellos de for­ma ma­si­va, sin mo­les­tar­se ni si­quie­ra a co­no­cer quie­nes son y so­bre qué es­cri­ben, que pre­ten­dan que ha­blen de ellas por el sim­ple he­cho de ha­ber­les re­ga­la­do pro­duc­tos y que con­si­de­ren que su tra­ba­jo no tie­ne por qué ser re­mu­ne­ra­do.

Blo­gue­ra de pro­fe­sión Aida Do­me­nech tie­ne 24

años re­cién cum­pli­dos pe­ro ya tie­ne re­pre­sen­tan­te y cuen­ta con un equi­po de dos fo­tó­gra­fos y un tra­duc­tor de in­glés. To­do ello, pa­ra nu­trir uno de los blogs de mo­da de más éxi­to en Es­pa­ña. Sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les la ha­cen via­jar tan­to que Dul­cei­da, su al­ter ego en la red, ape­nas pa­sa una se­ma­na al mes en ca­sa. “An­tes de abrir el blog, te­nía un fotolog que ya con­ta­ba con mu­chas vi­si­tas. Pe­ro nun­ca pensé que Dul­cei­da, un es­pa­cio en el que mues­tro mi día a día y me ex­pre­so real­men­te co­mo soy, ten­dría es­te éxi­to y que aca­ba­ría por con­ver­tir­se en mi tra­ba­jo”, ase­gu­ra. Sus se­gui­do­res son le­gión. De ella ad­mi­ran sus looks, pe­ro tam­bién de un es­ti­lo muy pro­pio y rompe­dor que qui­zás sea lo que la ha­ce di­fe­ren­te. Aho­ra co­la­bo­ra con un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, ha di­se­ña­do una co­lec­ción de za­pa­tos, sus fo­to­gra­fías han apa­re­ci­do en las ca­mi­se­tas de una co­no­ci­da mar­ca de ro­pa y sus spots y co­la­bo­ra­cio­nes con mar­cas son in­con­ta­bles. Más allá del blog Los ca­sos co­mo los de Dul­cei­da son una mi­no­ría, pe­ro co­mo he­mos di­cho al prin­ci­pio, sí son mu­chos los blo­gue­ros que, sin vi­vir ex­clu­si­va­men­te de ello, con­si­guen com­pen­sar eco­nó­mi­ca­men­te to­do o par­te del es­fuer­zo que de­di­can a su blog. La ma­yo­ría de ve­ces no es só­lo gra­cias a los in­gre­sos di­rec­tos que les pro­por­cio­na la bi­tá­co­ra, sino a tra­vés de las opor­tu­ni­da­des que és­ta les brin­da. Es el ca­so de Xè­nia Alon­so, di­rec­to­ra y edi­to­ra de Bar­ce­lo­net­te, la re­vis­ta on li­ne de re­fe­ren­cia pa­ra “mu­je­res pro­fe­sio­na­les, co­que­tas y ac­ti­vas de Bar­ce­lo­na”. Alon­so fue de las pri­me­ras en Es­pa­ña en apos­tar por la pla­ta­for­ma blog. Su pa­sión por la mo­da y to­do lo re­la­cio­na­do con el mun­do di­gi­tal la lle­vó a crear la

PA­RA FI­NAN­CIAR UN BLOG, AN­TES HA DE TE­NER ÉXI­TO

re­vis­ta book ni en Twit­ter el 2006, y la cuan­do pa­la­bra “to­da­vía blog la en­ten­día no exis­tía só­lo Fa­ce- una mi­no­ría”, ese tra­ba­jo re­cuer­da. con su fa­ce­ta Ocho de años con­sul­to­ra des­pués, de com­pa­gi­na mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción pa­ra em­pre­sas, mar­cas y fa­mo­sos. Tam­bién la blo­gos­fe­ra ha am­plia­do la tra­yec­to­ria la­bo­ral de Isabel Ley­va. Con­ta­ble de pro­fe­sión y ex­per­ta en blogs por ex­pe­rien­cia pro­pia y for­ma­ción, Ley­va ofre­ce a tra­vés de Ma­má quie­ro ser blog­ger, ta­lle­res por vi­deo­con­fe­ren­cia y ase­so­ra­mien­to en co­mu­ni­ca­ción pa­ra blo­gue­ros, tien­das y py­mes. Asi­mis­mo, ha es­cri­to un li­bro, Las cla­ves pa­ra im­pul­sar tu blog que dis­tri­bu­ye di­rec­ta­men­te des­de su web. A ve­ces es­tas opor­tu­ni­da­des son ines­pe­ra­da. Lo sa­be Isabel Llano, co­no­ci­da en la red co­mo Isa­sa­weis y cu­yos ví­deos acu­mu­lan más de cien mi­llo­nes de vi­si­tas. “El blog me ha da­do opor­tu­ni­da­des que ja­más hu­bie­ra ima­gi­na­do co­mo ha­cer un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, es­cri­bir un li­bro, te­ner una sec­ción en una re­vis­ta, co­la­bo­rar con mar­cas o dar con­fe­ren­cias. Pe­ro pa­ra mí, los ví­deos son só­lo un afi­ción con la que dis­fru­to y que me sa­tis­fa­ce por­que re­ci­bo mu­cho ca­ri­ño por par­te de la gen­te. A pe­sar de to­do, yo siem­pre he man­te­ni­do mi tra­ba­jo, soy in­for­má­ti­ca, y nun­ca he pre­ten­di­do vi­vir del blog”, re­ve­la Llano. Tam­bién Mer­cè Dal­mau, in­ge­nie­ra quí­mi­ca, con­si­de­ra su blog Cui­na per lla­mi­ners (cocina pa­ra go­lo­sos) co­mo un pa­sa­tiem­po que no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción de pro­fe­sio­na­li­zar. “In­ten­to pu­bli­car una vez por se­ma­na, pe­ro no quie­ro que se con­vier­ta en una obli­ga­ción”, afir­ma. Eso sí, or­ga­ni­za una vez al mes un ta­ller de fo­to­gra­fía cu­li­na­ria, afi­ción que ha ido des­cu­brien­do gra­cias a su blog y con la que ya ha con­se­gui­do co­la­bo­ra­cio­nes pro­fe­sio­na­les. ¿Y el fu­tu­ro? “La he­rra­mien­ta blog ya es­tá con­so­li­da­da y to­do pa­re­ce in­di­car que va a per­ma­ne­cer co­mo gé­ne­ro du­ran­te mu­cho tiem­po”, va­ti­ci­na Ja­vier Ce­la­ya. Por ello, siem­pre acon­se­ja a sus alum­nos “que con­si­gan vi­si­bi­li­dad crean­do un blog, po­si­cio­nán­do­se co­mo ex­per­tos en aque­llos te­mas en los que quie­ran es­pe­cia­li­zar­se y en los que crean que pue­den apor­tar su opi­nión o ex­pe­rien­cia. Si se ha­ce bien, las ga­ran­tías de con­se­guir un me­jor tra­ba­jo a me­dio pla­zo son al­tas”. Ce­la­ya es tam­bién co­di­rec­tor del más­ter de Co­mu­ni­ca­ción Cor­po­ra­ti­va e Ins­ti­tu­cio­nal 2.0 y del de Edi­ción Di­gi­tal de la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá. Su opi­nión la com­par­te Álex Na­va­rro: “Un blog es nues­tra me­jor tar­je­ta de vi­si­ta”. Aida Do­me­nech pre­fie­re vi­vir al día. Aun así, re­ve­la que le gus­ta­ría “con­ti­nuar con el blog y lle­gar a cum­plir mi sue­ño, que real­men­te es ser ac­triz”. Por su par­te, Xè­nia Alon­so as­pi­ra a que “al­gún día la di­rec­ción y edi­ción de Bar­ce­lo­net­te se con­vier­ta en mi úni­co tra­ba­jo y pue­da de­di­car­le to­do mi tiem­po, ya que es mi pa­sión, con lo que me­jor me lo pa­so”. En cam­bio, Isabel Llano ase­gu­ra que man­ten­drá el ví­deo­blog “mien­tras con­ti­núe dis­fru­tan­do con ello y a la gen­te le si­ga gus­tan­do lo que ha­go. Qui­zás un año más o cin­co, quien sa­be”. Tam­po­co Mer­cè Dal­mau se fi­ja me­tas con­cre­tas con su bi­tá­co­ra y la se­gui­rá ac­tua­li­zan­do “siem­pre que pue­da, pe­ro de for­ma ama­teur y sin de­jar mi pro­fe­sión de la­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.