“Quí­ta­te el Bru­jo, hom­bre”

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

El mo­te del Bru­jo tie­ne his­to­ria, ca­si tan­ta co­mo su ca­rre­ra. Se lo pu­so un ami­go en la uni­ver­si­dad por­que de­cía que Ál­va­rez era muy tra­vie­so. “Tie­ne una cier­ta co­sa eso­té­ri­ca que me gus­ta. Cuan­do em­pe­cé ha­bía unos re­par­tos in­men­sos de gen­te, que si Gon­zá­lez, que si Gó­mez… ¿Có­mo iba a des­ta­car un Ál­va­rez? De ahí tam­bién que em­pe­za­ra a usar el Bru­jo, co­mo una for­ma de des­ta­car. De chu­par fo­co, va­mos”, re­cuer­da. Más de uno ha in­ten­ta­do con­ven­cer­lo pa­ra que se des­po­je de él. Pe­ro es­te cor­do­bés, ni ca­so. Que a él le gus­ta. Ha­ce años, en Bil­bao, Ma­ría As­que­rino le es­pe­tó al Bru­jo: “Tú te tie­nes que qui­tar ese so­bre­nom­bre, mu­cha­cho. Pe­ro si ya eres fa­mo­so y a ti no te ha­ce ya fal­ta nin­gu­na…”. Ál­va­rez la es­cu­cha­ba, sin abrir bo­ca. “Que eso del apo­do es de to­re­ros, de fla­men­cos, pe­ro no de ac­to­res”. A la que oyó eso, el Bru­jo le res­pon­dió: “Pe­ro es que yo soy un fla­men­co in­fil­tra­do en el mun­do del tea­tro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.