VO­CA­CIÓN SIN FRON­TE­RAS

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Gi­na To­sas

Una son­ri­sa ilu­mi­na la ca­ra de Pa­trí­cia Gual cuan­do re­cuer­da el mes que pa­só en la In­dia coope­ran­do con Den­tis­tas Sin Fron­te­ras y la Fun­da­ción Vi­cen­te Ferrer: “¡Allí des­cu­brí el es­ta­do pu­ro de la fe­li­ci­dad!”. Enamo­ra­da de su pro­fe­sión, es­ta odon­tó­lo­ga (Igua­la­da, Bar­ce­lo­na) ase­gu­ra que “cuan­do ha­ces lo que te gus­ta y la gen­te que ayu­das te lo agra­de­ce, no ne­ce­si­tas na­da más”. Lo in­tu­yó sien­do una ni­ña con or­to­don­cia –de tan­to ir al den­tis­ta aca­bó por in­tere­sar­le– y lo con­fir­mó en su pri­mer via­je de coope­ra­ción a Gha­na, cuan­do aún es­tu­dia­ba en la Universitat de Bar­ce­lo­na. Tras aca­bar la ca­rre­ra al­ter­nó tra­ba­jos de me­dia jor­na­da en clí­ni­cas pri­va­das con vo­lun­ta­ria­dos en Den­tis­tas Pro-Ra­val y Den­ta­lCoop, or­ga­ni­za­cio­nes que ofre­cen aten­ción odon­to­ló­gi­ca a per­so­nas con po­cos re­cur­sos en Bar­ce­lo­na. Mien­tras pla­nea­ba el via­je al país asiá­ti­co, la se­lec­cio­na­ron pa­ra tra­ba­jar en la sa­ni­dad pú­bli­ca de Fin­lan­dia, sec­tor po­co de­man­da­do por los es­tu­dian­tes na­ti­vos. Jus­to des­pués de vi­vir la in­ten­sa ex­pe­rien­cia in­dia, ate­rri­zó en sep­tiem­bre en Jy­väsky­lä (pa­raí­so de la ar­qui­tec­tu­ra del Al­var Aal­to) muer­ta de frío, des­ubi­ca­da y sin en­ten­der pa­la­bra. No to­dos sa­bían ha­blar in­glés. “Ade­más me di cuen­ta de que el fin­lan­dés que ha­bía apren­di­do no me ser­vía de mu­cho –co­men­ta– y, co­mo es­ta­ba tan des­orien­ta­da, les ha­bla­ba a los pa­cien­tes en te­lu­gu, una len­gua del sur de la In­dia”, ríe. Al pa­sar un tiem­po le re­ve­la­ron el se­cre­to: su je­fa ha­bía prohi­bi­do al per­so­nal de la clí­ni­ca que le ha­bla­ran en in­glés. Jun­to con el tiem­po y la os­cu­ri­dad, el idio­ma es lo que peor lle­va: “Me han di­cho que es el se­gun­do más di­fí­cil del mun­do”, afir­ma. Por lo de­más es­tá encantada, “aquí el pa­cien­te te va­lo­ra mu­cho más co­mo pro­fe­sio­nal que en Es­pa­ña, don­de me pre­gun­ta­ban a me­nu­do si era alum­na de prác­ti­cas”. Aho­ra apren­de a de­rra­par en un co­che con rue­das de cla­vos o a pa­ti­nar so­bre hie­lo; y, tam­bién, se re­plan­tea el fu­tu­ro. “An­tes te­nía mi vi­da muy pla­ni­fi­ca­da: es­tu­diar, bus­car tra­ba­jo, te­ner un buen suel­do, es­ca­lar y crear una fa­mi­lia”. Sin em­bar­go, su nue­vo gru­po de ami­gos ex­tran­je­ros tie­nen ob­je­ti­vos dis­tin­tos, por eso confiesa que la idea ini­cial de aho­rrar pa­ra ha­cer el más­ter de ci­ru­gía ya no es tan se­gu­ra. O al me­nos no tan­to co­mo el via­je de vuel­ta a la In­dia que ha­rá en un tiem­po pa­ra co­no­cer a As­hok, el ni­ño que apa­dri­nó du­ran­te su es­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.