HI­PA­TIA Y LA BI­BLIO­TE­CA DE ALE­JAN­DRÍA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - LUIS RA­CIO­NE­RO

Las no­ti­cias de ines­ta­bi­li­dad en Egip­to me han lle­va­do a re­cor­dar mis es­tu­dios pa­ra una obra de tea­tro so­bre Hi­pa­tia de Ale­jan­dría, so­bre to­do el li­bro de Luciano Can­fo­ra La Bi­blio­te­ca des­apa­re­ci­da: una ma­ra­vi­lla del Mun­do An­ti­guo ( Trea). La gran bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría for­ma­ba par­te de una ins­ti­tu­ción lla­ma­da el Mu­seo, fun­da­da por el rey de Egip­to To­lomeo So­ter, des­pués de la muer­te de Ale­jan­dro Magno, quien, co­mo su nom­bre in­di­ca, fun­dó la ciu­dad en la que re­po­sa­ron sus res­tos mor­ta­les. Cer­ca de la tum­ba, To­lomeo cons­tru­yó el Mu­seo, es de­cir, el tem­plo de las mu­sas, de mo­do que el di­rec­tor de es­te mu­seo no era un crí­ti­co de ar­te sino un sa­cer­do­te de las mu­sas. El ase­sor de To­lomeo en es­ta fun­da­ción fue De­me­trio de Fa­le­sa, un an­ti­guo co­le­ga de Aris­tó­te­les en el Li­ceo, don­de ha­bían reu­ni­do ya una con­si­de­ra­ble co­lec­ción de li­bros. Po­co que­da de to­do es­to en Ale­jan­dría aho­ra; los que lean la ex­ce­len­te guía de la ciu­dad es­cri­ta por E. M. Fors­ter, o las cua­tro no­ve­las de Law­ren­ce Du­rrell, com­pro­ba­rán que el ba­rrio lla­ma­do del Pa­la­cio no

HI­PA­TIA ERA UNA FI­LÓ­SO­FA QUE MU­RIÓ A MA­NOS DE CRIS­TIA­NOS LA EDAD ME­DIA HU­BIE­SE SI­DO ME­NOS GRIS CON LA BI­BLIO­TE­CA

con­tie­ne prác­ti­ca­men­te na­da del an­ti­guo es­plen­dor, pe­ro, en tiem­pos de Es­tra­bón, el con­jun­to de edi­fi­cios cul­tu­ral y político ocu­pa­ba una ter­ce­ra par­te del sue­lo in­tra­mu­ros, y cuen­ta el geógrafo que los aca­dé­mi­cos, eru­di­tos e in­te­lec­tua­les que tra­ba­ja­ban en la bi­blio­te­ca vi­vían jun­to a ella, sub­ven­cio­na­dos por fon­dos pú­bli­cos. Se de­di­ca­ron a re­co­ger por to­das par­tes li­bros me­re­ce­do­res de aten­ción, tan­to tex­tos orientales –que tra­du­cían al grie­go– co­mo egip­cios, he­breos o per­sas. La ca­li­dad de los miem­bros de es­ta ins­ti­tu­ción se hi­zo le­gen­da­ria, de mo­do que nos ima­gi­na­mos es­ta uni­dad co­mo uno de los momentos ful­gu­ran­tes en la his­to­ria de la cul­tu­ra. Por ejem­plo, quien con­fec­cio­nó el ca­tá­lo­go de la sec­ción de li­te­ra­tu­ra fue Ca­lí­ma­co, poe­ta con­si­de­ra­ble y uno de los bi­blio­te­ca­rios, tu­to­res au­to­má­ti­cos del prín­ci­pe he­re­de­ro, Era­tós­te­nes, poe­ta, geógrafo y ma­te­má­ti­co. Mi per­so­na­je fa­vo­ri­to en es­ta his­to­ria es Hi­pa­tia, la mu­jer fi­ló­so­fa, que da­ba clases en el Mu­seo y pri­me­ra már­tir del pa­ga­nis­mo, pues fue ase­si­na­da por los cris­tia­nos, de mo­do te­rri­ble, en una re­vuel­ta de fa­ná­ti­cos, ins­ti­ga­dos no se sa­be si por los ere­mi­tas de Ma­reo­tis o por el pa­triar­ca Ci­ri­lo. Hi­pa­tia era hi­ja del neo­pla­tó­ni­co Teón, co­le­ga del ma­te­má­ti­co Dio­fan­to, y maes­tra del pre­fec­to ro­mano Ores­tes. Vi­vió en las dé­ca­das fi­na­les del im­pe­rio ro­mano y con ella mu­rió prác­ti­ca­men­te el mu­seo de Ale­jan­dría. El úni­co da­to que se tie­ne de la mag­ni­tud de la bi­blio­te­ca pro­vie­ne del mon­je bi­zan­tino Juan Tzet­zes, quien es­cri­bió en el si­glo XIII –ba­sán­do­se en fuen­tes an­ti­guas– que se guar­da­ban 500.000 ro­llos de pa­pi­ro, ca­da uno equi­va­len­te a unas vein­te pá­gi­nas de 10 cen­tí­me­tros de an­cho, de mo­do que pue­de es­ti­mar­se la bi­blio­te­ca en el equi­va­len­te a unos 70.000 li­bros. No es exa­ge­ra­do su­po­ner que allí se guar­da­ba to­do el sa­ber de la an­ti­güe­dad y su ar­te li­te­ra­rio, de mo­do que si la bi­blio­te­ca no se hu­bie­se des­trui­do, la Edad Me­dia hu­bie­se si­do me­nos os­cu­ra. Se cul­pa de ello

a los ára­bes, que en el 641 to­ma­ron la ciu­dad, pe­ro –co­mo se ve­rá un po­co más aba­jo– de­bía que­dar ya po­ca co­sa pa­ra en­ton­ces. El his­to­ria­dor ára­be Ibn al-Kis­ti re­la­ta có­mo el fi­ló­so­fo Juan Fi­lo­pa­nos le ro­gó al con­quis­ta­dor Am­rov que no to­ca­ra la bi­blio­te­ca. És­te no te­nía es­pe­cial in­te­rés en li­bros –ni si­quie­ra pa­ra quemarlos– y re­fi­rió el te­ma a su ca­li­fa Omar, quién de­cre­tó que si los li­bros no es­ta­ban de acuer­do con el Co­rán me­re­cían ser des­trui­dos, y que si lo es­ta­ban no eran ne­ce­sa­rios; una con­tes­ta­ción dig­na de un mar­xis­ta. Los li­bros se que­ma­ron. Pe­ro Ed­ward Gib­bon afir­ma que lo re­ma­nen­te en es­ta úl­ti­ma que­ma ya só­lo po­dían ser li­bros de teo­lo­gía, por­que el mis­mo ra­zo­na­mien­to de Omar ha­bía si­do em­plea­do por el pa­triar­ca Teó­fi­lo. Pe­ro pa­ra en­ton­ces ya ar­día so­bre que­ma­do, por­que, en el 47 an­tes de Cris­to, Ju­lio Cé­sar, que pa­sa­ba por allí per­si­guien­do a Pom­pe­yo, fue se­du­ci­do por Cleo­pa­tra –y di­go se­du­ci­do por­que se le en­ro­lló en una al­fom­bra, mo­do bas­tan­te sos­pe­cho­so de ini­ciar re­la­cio­nes po­lí­ti­cas– pa­ra que com­ba­tie­ra al her­mano de la prin­ce­sa y le otor­ga­ra el trono a ella. Du­ran­te los com­ba­tes se de­cla­ró fue­go y, en­tre otras par­tes de la ciu­dad, ar­dió la bi­blio­te­ca. Co­mo los ro­ma­nos –¿por qué se­rá?– siem­pre son los buenos de la his­to­ria, pe­se a su ré­cord de vio­len­cia y ex­po­lio, los his­to­ria­do­res ha­cen to­da cla­se de con­je­tu­ras pa­ra exi­mir­los de tal bal­dón cul­tu­ral y ar­gu­men­tan que el si­nies­tro fue en los al­ma­ce­nes del puer­to don­de ha­bía grano y li­bros. No se pre­gun­ta qué ha­cían los li­bros en el puer­to. ¿Aca­so eran una edi­ción en­te­ra de Te­ren­ci Moix ex­por­ta­da por Pla­ne­ta? No, di­cen los eru­di­tos, eran li­bros re­cién lle­ga­dos en es­pe­ra de ser trans­por­ta­dos al Mu­seo. Que ca­da cual sa­que sus con­clu­sio­nes. En to­do ca­so, co­mo si qui­sie­ra pa­liar la me­su­ra de Cé­sar, Mar­co An­to­nio le re­ga­ló a Cleo­pa­tra 200.000 ro­llos pro­ce­den­tes de la bi­blio­te­ca de Pér­ga­mo. Pa­re­ce que no tu­vie­ron tiem­po de leer­los. En su día, la ac­triz y lue­go mi­nis­tra grie­ga Me­li­na Mer­cou­ri, cual nue­va Cleo­pa­tra, qui­so re­com­po­ner lo per­di­do ha­ce quin­ce si­glos. La pre­gun­ta que se plan­tea­ba era: ¿qué li­bros po­ner ahí? ¿Aca­so ac­tual­men­te no es más útil re­cu­pe­rar la idea del Mu­seo co­mo aca­de­mia de cien­cia y fi­lo­so­fía? Ale­jan­dría es hoy una ciu­dad is­lá­mi­ca, de mo­do que pa­re­ce más cohe­ren­te una co­lec­ción de clá­si­cos en ára­be que en grie­go o la­tín; y yo di­je­ra que, da­da la esen­cia de la ciu­dad, la idea de cru­ce de cul­tu­ras y una de amal­ga­mas que evo­ca el nom­bre de Ale­jan­dría, qui­zás lo más ló­gi­co se­ría cons­truir y do­tar una uni­ver­si­dad de las tres cul­tu­ras –y al­gu­nas más- que hi­cie­ron al Me­di­te­rrá­neo el mo­tor de la his­to­ria del mun­do oc­ci­den­tal. Egip­cios, grie­gos, ro­ma­nos, he­breos, cris­tia­nos y ára­bes se han su­per­pues­to –en al­gu­nos ca­sos fa­mo­sos, le­te­ral­men­te (en el sen­ti­do de li­te­ra)– en Ale­jan­dría, en­gen­dran­do pro­ge­nie tan so­fis­ti­ca­da co­mo los neo­pla­tó­ni­cos –Amo­nio, Sac­cas, Plo­tino-, los gnós­ti­cos –Ba­sí­li­des, Cor­pó­cra­tres-, los ju­deo­gre­cos –Fi­lón– o los cris­tia­nos cre­mi­tas –An­to­nio, Je­ró­ni­mo- y pla­to­ni­co­cris­tia­nos. Ale­jan­dría es un sím­bo­lo de esos lu­ga­res y momentos en que las gran­des cul­tu­ras se en­cuen­tran, in­ter­pe­ne­tran y fer­ti­li­zan. Pa­re­ce co­mo si Cleo­pa­tra hu­bie­ra pa­sa­do a Cé­sar la idea im­pe­rial de los faraones egip­cios, que por fin rea­li­za­ría su mor­tal enemigo Au­gus­to. Pa­re­ce co­mo si Hi­pa­tia hu­bie­ra le­ga­do a Ba­sí­li­des las ideas de Pla­tón y los ar­que­ti­pos de Plo­tino pa­ra que és­te los trans­for­ma­se en ar­con­tes del dios gnós­ti­co Abra­xas. ¿Cuál se­ría, en es­te mo­men­to, el equi­va­len­te de Ale­jan­dría: Nue­va York, Londres, Hong-Kong, Ber­lín? Ahí es don­de se es­tá co­cien­do el nue­vo cal­do del si­glo XXI, por­que lo que pa­re­ce cla­ro es que nues­tra épo­ca tam­bién es un fin de mun­do, de cam­bio de im­pe­rios y de cru­ce de cul­tu­ras.

Ilus­tra­ción Mon­tse Ber­nal

de li­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.