¡OI­GA, NO SAL­PI­QUE, POR FA­VOR!

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - TEX­TO ÁL­VA­RO PALOMO

El Quadski re­co­rre ca­mi­nos y sur­ca los mares con la na­tu­ra­li­dad de un an­fi­bio. Por fin, po­drá desaho­gar su adre­na­li­na so­bre am­bas su­per­fi­cies. Gibbs Sports Amphibians, la em­pre­sa que in­cu­bó es­te ar­ti­lu­gio, le­van­tó la ba­rre­ra del mar pa­ra que es­te hí­bri­do, me­dio quad, me­dio mo­to de agua, am­plia­ra los lí­mi­tes de su en­torno. El Quadski su­ma ve­lo­ci­dad y ma­nio­bra­bi­li­dad. Un po­ten­te mo­tor BMW y 140 ca­ba­llos de po­ten­cia im­pul­san al vehícu­lo has­ta al­can­zar los 72 km/h, ya sea so­bre las cua­tro rue­das re­trác­ti­les co­mo so­bre el cas­co, fuer­te y li­ge­ro, que fa­ci­li­ta un des­li­za­mien­to es­ta­ble so­bre el agua. En la red, las de­man­das pa­ra que Ja­mes Bond per­si­ga al pró­xi­mo vi­llano en un Quadski se mul­ti­pli­can con ca­da nue­va en­tra­da. El vehícu­lo pa­re­ce sa­ca­do del in- ge­nio de Q, quien se en­car­ga de in­ven­tar el equi­pa­mien­to más in­ve­ro­sí­mil de 007. Mues­tra de ello es que só­lo se ne­ce­si­ta pul­sar un bo­tón y es­pe­rar cua­tro se­gun­dos pa­ra pa­sar de la tie­rra al agua. No sa­be­mos si por uti­li­zar un Quadski ex­pe­ri­men­ta­rá las mis­mas aventuras de Bond. Tal vez sea una sen­sa­ción cer­ca­na; aun­que, por suer­te, us­ted to­da­vía no tie­ne que sal­var el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.