Hu­ma­nos y ro­bots

La ci­ber­né­ti­ca in­te­gra­da en hu­ma­nos no só­lo pro­pi­cia avan­ces pa­ra su­pe­rar en­fer­me­da­des y dis­ca­pa­ci­da­des. Im­plan­tes elec­tró­ni­cos, sen­so­res y chips ha­cen na­cer nue­vos sen­ti­dos y per­cep­cio­nes has­ta aho­ra im­pro­pias: vi­sión in­fra­rro­ja, mo­vi­mien­tos sís­mi­cos o

La Vanguardia - ES - - ED -

Los cí­borgs no son só­lo co­sa de las pe­lí­cu­las... la tec­no­lo­gía ayu­da a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des a su­pe­rar­las

Los que co­no­cen a Neil Har­bis­son sa­ben que no en­tien­de la vi­da de otra ma­ne­ra que no sea ci­ber­né­ti­ca­men­te. No lle­va tec­no­lo­gía en­ci­ma, es tec­no­lo­gía y no só­lo por­que él lo di­ga, las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas así lo acep­ta­ron: es el pri­mer cí­borg re­co­no­ci­do por un go­bierno. El cí­borg na­ce de la unión de ci­ber­né­ti­ca y or­ga­nis­mo, de­fi­ni­do por la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la co­mo “un ser for­ma­do por ma­te­ria vi­va y dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos”. Es­te ar­tis­ta de pa­dre bri­tá­ni­co y ma­dre ca­ta­la­na lle­va un chip ins­ta­la­do en la nu­ca –in­crus­ta­do en el hue­so oc­ci­pi­tal– co­nec­ta­do a una an­te­na que le lle­ga has­ta un ojo, don­de tie­ne un sen­sor de luz. De es­ta ma­ne­ra apa­re­ce en la fo­to de su pa­sa­por­te, por eso, a pe­sar de las du­das ini­cia­les por par­te de las au­to­ri­da­des y des­pués de pre­sen­tar un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co, ya es ofi­cial y re­co­no­ci­do: la an­te­na es una par­te más de su cuer­po, co­mo si de un per­so­na­je fíl­mi­co se tra­ta­se, pe­ro es­to no es ci­ne ni cien­cia fic­ción. Har­bis­son na­ció con acro­ma­top­sia, ve la reali­dad úni­ca­men­te en blan­co y ne­gro, y pues­to que no po­día dis­tin­guir lo que la gen­te lla­ma­ba co­lo­res más allá de una ga­ma de gri­ses, de­ci­dió uti­li­zar la tec­no­lo­gía pa­ra es­cu­char­los. De ahí na­ce su an­te­na, el eye­borg. “El sen­sor de de­lan­te de mi ojo cap­ta las fre­cuen­cias de co­lo­res, las man­da al chip y és­te las trans­for­ma en fre­cuen­cias de so­ni­do”, ex­pli­ca. Y co­mo el so­ni­do se pue­de trans­mi­tir por vía aé­rea o vía ósea, es el hue­so cra­neal quien se lo ha­ce lle­gar al ce­re­bro. “La an­te­na es co­mo una ter­ce­ra ore­ja, una ore­ja ósea”, es­pe­ci­fi­ca. Pa­ra dis­tin­guir los co­lo­res, los re­co­no­ce por sus mi­cro­to­nos: el azul es un do, ¿el na­ran­ja? un fa sos­te­ni­do... la tec­no­lo­gía le ha cam­bia­do la vi­da. ¿Qué su­ce­de cuan­do un hom­bre se fu­sio­na con un or­de­na­dor? És­ta fue la pre­gun­ta que se plan­teó Ke­vin War­wick, pro­fe­sor de Ci­ber­né­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Rea­ding (Reino Uni­do). Así em­pe­zó su pro­yec­to Cy­borg en el que se so­me­tió a una ope­ra­ción pa­ra im­plan­tar­se un chip bajo la piel de su bra­zo, con el que po­día con­tro­lar re­mo­ta­men­te puer­tas, lu­ces o ca­le­fac­to­res. En el 2002 em­pe­zó la se­gun­da fa­se del pro­yec­to, es­ta vez el chip es­ta­ba en su sis­te­ma ner­vio­so, co­nec­ta­do a un or­de­na­dor, pa­ra man­dar se­ña­les neu­ro­na­les. Y fue un éxi­to: por aquel en­ton­ces él es­ta­ba en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia (EE.UU.) y su chip man­dó se­ña­les a otro bra­zo ro­bó­ti­co cons­trui­do pa­ra la oca­sión en la Uni­ver­si­dad de Rea­ding, al otro la­do del Atlán­ti­co, lle­gan­do a imi­tar los mo­vi­mien­tos de War­wick. Su mu­jer tam­bién se ins­ta­ló un dis­po­si­ti­vo co­nec­ta­do a su mano y a la red, y ca­da vez que la abría y la ce­rra­ba, el pro­fe­sor re­ci­bía pul­sa­cio­nes. “Es­ta­mos abrien­do la puer­ta a otra ma­ne­ra de co­mu­ni­car, en el fu­tu­ro exis­ti­rá la po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­car ideas, emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes só­lo a tra­vés del ce­re­bro”, de­cla­ró ha­ce unos me­ses. Aho­ra es­tá in­ves­ti­gan­do có­mo pre­de­cir la apa­ri­ción de temblores de pár­kin­son con un im­plan­te pro­fun­do en el ce­re­bro. Co­ne­xión con el ce­re­bro El ob­je­ti­vo de un cí­borg es que ten­ga lu­gar la co­mu­ni­ca­ción en­tre el ce­re­bro y el im­plan­te, que ha­ya res­pues­ta. Por eso, Neil Har­bis­son acla­ra: “Si mi an­te­na es­tu­vie­ra úni­ca­men­te gra­ban­do, no po­dría man­dar in­for­ma­ción a mi

Tex­to Mer­cè Pau

Joel Kin­na­man (izq.) y Gary Old­man en Ro­bo­cop,

pe­lí­cu­la de Co­lum­bia di­ri­gi­da por Jo­sé Pa­dil­ha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.