Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Las ob­se­sio­nes son ma­las com­pa­ñe­ras de via­je... es di­fí­cil des­ha­cer­se de ellas, pe­ro no tan­to con­tro­lar­las. Di­rec­tri­ces de Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA | Que­ri­do Ra­mi­ro, me lla­mo Jo­sé y soy fo­tó­gra­fo. Acos­tum­bro a sen­tir­me bas­tan­te bien; sin em­bar­go, no to­do es ar­mo­nía. A ve­ces no sé có­mo lu­char con­tra las ob­se­sio­nes. No me es na­da fá­cil des­alo­jar­las de la men­te y a ve­ces pa­re­ce que lle­gan in­clu­so a do­mi­nar­me. Me preo­cu­pa que los de­más se den cuen­ta de lo que me pa­sa y, por cul­pa de es­to, pue­da que­dar en mal lu­gar o in­clu­so blo­quear­me de ma­ne­ra com­ple­ta. En tus li­bros so­bre la men­te di­ces que hay va­rios mé­to­dos de con­trol del pen­sa­mien­to, co­mo por ejem­plo, com­ba­tir los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos me­dian­te el cul­ti­vo de aque­llos que son po­si­ti­vos, cor­tar su raíz, ig­no­rar­los u ob­ser­var­los des­de una dis­tan­cia pru­den­cial. Pe­ro la ver­dad es que no con­si­go de­te­ner­los cuan­do son ob­se­si­vos y re­pe­ti­ti­vos y al­go me preo­cu­pa de­ma­sia­do. ¿Qué pue­do ha­cer? Abra­zos.

ES ME­JOR NO AGO­BIAR­SE CON LA OB­SE­SIÓN, SÍ SA­BER QUE ES UN SIGNO DE QUE NOS FAL­TA AR­MO­NÍA

RES­PUES­TA | Que­ri­do ami­go, lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es no ob­ce­car­nos con las ob­se­sio­nes pa­ra no agran­dar­las. De­be­mos sa­ber que jue­gan una fun­ción y que son un sín­to­ma de que nues­tra psi­que no es­tá lo su­fi­cien­te­men­te ar­mo­ni­za­da. To­dos so­mos bas­tan­te ob­se­si­vos, pe­ro le da­mos el ca­rác­ter de ob­se­sión a lo que nos ator­men­ta cuan­do tam­bién afec­ta a lo que nos agra­da; por ejem­plo, al lu­gar al que va­mos a via­jar. Te­ne­mos que apren­der a dis­tan­ciar­nos o a de­jar de iden­ti­fi­car­nos con es­tos pen­sa­mien­tos, sin apro­piár­nos­los, pa­ra lue­go des­pren­der­nos de la emo­ción aflic­ti­va que pro­du­cen. Si te­ne­mos una men­te al­go ob­se­si­va po­de­mos ca­na­li­zar­la ha­cia co­sas agra­da­bles, ac­cio­nes po­si­ti­vas y ten­den­cias cons­truc­ti­vas. Las ob­se­sio­nes son co­mo nu­bes que vie­nen y van, pe­ro po­de­mos evi­tar que nos to­men. Hay que apren­der a li­diar con ellas. La téc­ni­ca de erra­di­car­las di­rec­ta­men­te es muy di­fí­cil. Hay que tra­tar de dar­le un gi­ro al pen­sa­mien­to y cam­biar de ac­ti­tud. Es co­mo si nos di­jé­ra­mos: yo no soy es­tos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos y ob­se­si­vos. Pa­ra ello, ayu­da mu­cho el ejer­ci­cio de me­di­ta­ción que con­sis­te en mi­rar lo que pa­sa por la men­te con aten­ción y ecua­ni­mi­dad, es­te mé­to­do con­vier­te a uno en un tes­ti­go inafec­ta­do, sin ser arras­tra­do, sin apro­bar o des­apro­bar, só­lo ob­ser­van­do con aten­ción so­se­ga­da. Por otro la­do, la idea de que las ob­se­sio­nes te van a ha­cer per­der el con­trol y que los de­más se van a dar cuen­ta nos li­mi­ta y nos agi­ta. Te preo­cu­pa lo que pien­sen los de­más, si es­tás o no a la al­tu­ra y si vas a ha­cer el ri­dícu­lo. Es­ta ob­se­sión hay que de­bi­li­tar­la, no po­de­mos gus­tar y agra­dar a to­do el mun­do. Buda de­cla­ra­ba: “No hay na­die al que en el pa­sa­do, en el pre­sen­te o en el fu­tu­ro, unos in­sul­ten y otros ala­ben”. Cuan­do no hay una to­tal ar­mo­nía en la psi­que (y ra­ra­men­te la hay has­ta que uno no ha­ce un gran tra­ba­jo de au­to­co­no­ci­mien­to y au­to­de­sa­rro­llo), su pro­pia des­ar­mo­nía se ma­ni­fies­ta con sín­to­mas ta­les co­mo an­sie­dad, aba­ti­mien­to, ob­se­sión, com­pul­sión y desa­so­sie­go. Por eso, de acuer­do con los an­ti­guos sa­bios de Orien­te, no hay que creer­se en ex­ce­so a la men­te. A ve­ces es un frau­de y, co­mo di­ría Ka­bir, “es una ca­sa con un mi­llón de puer­tas”. Ocú­pa­te y no te preo­cu­pes. Abra­zos.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.