Crear

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

La edu­ca­ción es la ma­yor fá­bri­ca de ta­len­to y de ri­que­za. Re­fle­xio­nes de Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

Soy adic­to a los pro­yec­tos, una adic­ción be­ne­fac­to­ra que re­co­mien­do. Sin pro­yec­tos, la vi­da se di­lu­ye en acon­te­ci­mien­tos ca­sua­les y mi­núscu­los; en cuen­tas de un collar, no en­fi­la­das; en pa­la­bras de fra­ses sin sen­ti­do. La de­pre­sión es la im­po­si­bi­li­dad de for­mu­lar pro­yec­tos que nos ani­men a se­guir vi­vien­do. Sin ellos, la reali­dad es un apel­ma­za­do pre­sen­te sin fu­tu­ro. Los pro­yec­tos son me­tas que an­ti­ci­pa­mos y con las que nos se­du­ci­mos des­de le­jos. Pro­du­cen los efec­tos del enamo­ra­mien­to y ejer­cen un po­der an­fe­ta­mí­ni­co, por eso les ha­bla­ba de adic­ción. Mi nue­vo pro­yec­to es di­ri­gir una cá­te­dra crea­da por la Uni­ver­si­dad An­to­nio de Ne­bri­ja, y fi­nan­cia­da por el Ban­co de San­tan­der, pa­ra es­tu­diar el mo­do de ge­ne­rar ta­len­to. An­tes, la ri­que­za de las na­cio­nes la cons­ti­tuían la agri­cul­tu­ra, las ma­te­rias pri­mas, la po­bla­ción y el di­ne­ro, pe­ro aho­ra re­si­de en el ta­len­to.

LA EDU­CA­CIÓN ES LA MA­YOR CREA­DO­RA DE TA­LEN­TO, LA QUE PRO­DU­CE TO­DO TI­PO DE RI­QUE­ZA

Por eso, las na­cio­nes han co­men­za­do la gue­rra por el ta­len­to. Se­gún el Glo­bal Ta­lent In­dex, de la con­sul­to­ra Hei­drick & Strug­gles, ocu­pa­mos el pues­to 22.º y se pre­vé que en el 2015 ha­bre­mos des­cen­di­do un pues­to. Así las co­sas, y da­da mi in­cli­na­ción me­ga­ló­ma­na, es­toy a pun­to de pen­sar que es­ta cá­te­dra va a ser nues­tra sal­va­ción. Ta­len­to no es un con­cep­to cien­tí­fi­co, por eso, me gus­ta­ría sa­car­lo de la psi­co­lo­gía po­pu­lar e in­tro­du­cir­lo en la psi­co­lo­gía ri­gu­ro­sa. Ta­len­to es la in­te­li­gen­cia en ac­ción, que eli­ge bien las me­tas y mo­vi­li­za to­dos sus re­cur­sos cog­ni­ti­vos, emo­cio­na­les y ope­ra­ti­vos pa­ra al­can­zar­las. No hay ta­len­tos dormidos. Es la in­te­li­gen­cia triun­fan­te. Suc­cess­ful in­te­lli­gen­ce la lla­ma Ro­bert Stern­berg, ex­per­to en es­te asun­to, que fue pre­si­den­te de la Ame­ri­can Psy­cho­lo­gi­cal As­so­cia­tion. Pre­fie­ro de­no­mi­nar­la in­te­li­gen­cia re­suel­ta. Es re­suel­ta por­que re­suel­ve los pro­ble­mas y avan­za con re­so­lu­ción. Vi­ve­re ri­so­lu­ta­men­te fue el le­ma del Re­na­ci­mien­to, vi­vir sin em­pan­ta­nar­se. Pa­sa­ron los tiem­pos en que la fun­ción prin­ci­pal de la in­te­li­gen­cia era co­no­cer. Aho­ra, su ta­rea prin­ci­pal es di­ri­gir el com­por­ta­mien­to, eli­gien­do bien las me­tas, bus­can­do la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra al­can­zar­las, ges­tio­nan­do las emo­cio­nes pa­ra que sean ayu­da y desa­rro­llan­do las vir­tu­des de la ac­ción: la te­na­ci­dad, la ca­pa­ci­dad de so­por­tar el es­fuer­zo, la fle­xi­bi­li­dad pa­ra no caer en la to­zu­dez y el em­pren­di­mien­to. Lo que me lle­na de en­tu­sias­mo es sa­ber que el ta­len­to es­tá des­pués de la edu­ca­ción, que se con­vier­te en ge­ne­ra­do­ra de ta­len­to, es de­cir, en la más po­de­ro­sa pro­duc­to­ra de ri­que­za. No só­lo de ri­que­za eco­nó­mi­ca, sino in­te­lec­tual, ar­tís­ti­ca y mo­ral. Y es po­si­ble po­ner en ac­ción pro­gra­mas edu­ca­ti­vos que lo con­si­gan. El en­tu­sias­mo es co­mu­ni­ca­ti­vo, lo­cuaz, pro­se­li­tis­ta. Por eso, me gus­ta­ría que me acom­pa­ña­ran en es­te nue­vo pro­yec­to. Creo que pue­de in­tere­sar­les por­que ES, es­te su­ple­men­to, ha es­ta­do des­de su na­ci­mien­to in­tere­sa­do en la ge­ne­ra­ción de ta­len­to a to­dos los ni­ve­les. To­dos de­be­ría­mos in­ten­tar con­ta­giar nues­tros en­tu­sias­mos pa­ra evi­tar que el mun­do se hun­da en la nie­bla de la in­sig­ni­fi­can­cia y el abu­rri­mien­to. Si por un mo­men­to les he he­cho sen­tir el es­tre­me­ci­mien­to de la po­si­bi­li­dad, es­te ar­tícu­lo ha va­li­do la pe­na. Pue­den se­guir la his­to­ria en Uni­ver­soup.es.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.