Adre­na­lí­ti­cos

El sal­to ba­se, ‘wing­suit’ o el ‘bun­gee jum­ping’ son los úl­ti­mos de­sa­fíos del hom­bre a la gra­ve­dad. ¿Por qué el ce­re­bro bus­ca los lí­mi­tes de lo im­po­si­ble?

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

Hay per­so­nas adic­tas a los deportes ex­tre­mos y otras que hu­yen de ellos co­mo la pes­te. ¿Por qué? La res­pues­ta es­tá en el ce­re­bro

La de He­llen Ke­ller si­gue sien­do una de las historias de su­pera­ción per­so­nal más co­no­ci­das. Con año y me­dio que­dó sor­da y cie­ga tras una en­fer­me­dad. Se aca­ba­ba el si­glo XIX y se su­po­nía que ese era el es­ta­do en el que iba a per­ma­ne­cer to­da su vi­da, su­po­nien­do que no mu­rie­ra du­ran­te la in­fan­cia. Pe­ro gra­cias a su es­fuer­zo y al tra­ba­jo de An­ne Su­lli­van, su ins­ti­tu­triz, He­llen Ke­ller se con­vi­ri­tió en una es­cri­to­ra, ac­ti­vis­ta po­lí­ti­ca y ora­do­ra fa­mo­sa, que fa­lle­ció con 87 años des­pués de una vi­da ple­na. Ella re­su­mía su for­ma de afron­tar la exis­ten­cia en una fra­se: “La vi­da es una aven­tu­ra atre­vi­da… o no es na­da”. La ma­yo­ría vi­vi­mos exis­ten­cias tran­qui­las con po­cos so­bre­sal­tos. El pla­cer del ries­go, la sen­sa­ción que dan las ha­za­ñas no son ha­bi­tua­les. Por eso mu­chos buscan al­can­zar esas emo­cio­nes prac­ti­can­do deportes ex­tre­mos. Al­gu­nos re­cu­rren a los más con­so­li­da­dos: pa­ra­cai­dis­mo, surf, al­pi­nis­mo, mo­to­cross, pa­ra­pen­te… Pe­ro las nue­vas ex­pe­rien­cias con­vo­can más fá­cil­men­te ese efec­to y con­ti­nua­men­te sur­gen nue­vas mo­da­li­da­des. En el bun­gee jum­ping la per­so­na se lanza al va­cío su­je­ta­da por los to­bi­llos con un ca­ble ama­rra­do a una pla­ta­for­ma. En el lim­bo ska­ting se pa­sa por de­ba­jo de los co­ches, pre­fe­ri­ble­men­te es­ta­cio­na­dos, en postura con­tor­sio­nis­ta. Prac­ti­car wing­suit su­po­ne una suer­te de pa­ra­cai­dis­mo en el que se al­can­zan ve­lo­ci­da­des en torno a 200 km a la ho­ra lan­zán­do­se al va­cío y pla­nean­do con un tra­je que in­cor­po­ra mem­bra­nas a mo­do de alas. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, pe­se a que la ne­ce­si­dad de li­be­rar adre­na­li­na for­ma par­te del ser hu­mano des­de sus orí­ge­nes, hoy en día es ha­bi­tual que al prac­ti­can­te de es­tas dis­ci­pli­nas se le lla­me ex­tra­va­gan­te. Mu­chas per­so­nas re­cor­da­rán a los fa­mo­sos que han te­ni­do ac­ci­den­tes en deportes de ries­go, ig­no­ran­do que la ma­yor pro­ba­bi­li­dad de muer­te de los fa­mo­sos –y de los que no lo so­mos– se da du­ran­te des­pla­za­mien­tos ru­ti­na­rios en co­che o en avión. La ne­ce­si­dad de sen­sa­cio­nes fuer­tes se en­tien­de mal hoy en día: si al­guien co­ge el gus­to a es­tas ex­pe­rien­cias y si­gue bus­cán­do­las sur­gi­rá en­se­gui­da la eti­que­ta de adic­to a la adre­na­li­na. Has­ta ha­ce unas dé­ca­das, el con­cep­to de adic­ción se usa­ba pa­ra aque­llos que

tie­nen un an­sia tan ex­tre­ma de una sus­tan­cia de­ter­mi­na­da que aca­ban pro­du­cien­do sín­to­mas fí­si­cos de abs­ti­nen­cia. Do­lo­res, náu­seas o hi­per­ac­ti­va­ción del sis­te­ma ner­vio­so eran co­rre­la­tos tí­pi­cos. Al usar ese tér­mino, se eti­que­ta­ba a quie­nes su­frían com­pul­sión por con­se­guir esa sus­tan­cia co­mo en­fer­mos: se en­ten­día que no eran ca­pa­ces de con­tro­lar por sí mis­mos lo que les ocu­rría. Pe­ro en los úl­ti­mos años el con­cep­to se ha he­cho eté­reo. Ya no es ne­ce­sa­rio que exis­ta un sín­dro­me de abs­ti­nen­cia fí­si­co: se ha­bla de adic­ción cuan­do hay al­go que le gus­ta mu­cho a al­guien… y que no les gus­ta a los de­más. Siem­pre se tra­ta de ac­ti­vi­da­des que apa­sio­nan a los que la prac­ti­can pe­ro que no son bien vis­tas por un sec­tor de la so­cie­dad. Por eso no se eti­que­ta a na­die co­mo “adic­to a sa­car bue­nas no­tas” o “adic­to al fút­bol te­le­vi­sa­do”, por ejem­plo, pe­ro sí de adic­to al se­xo, al ejer­ci­cio o a las re­des so­cia­les. De ese mo­do, se qui­ta a la per­so­na que dis­fru­ta de esa ac­ti­vi­dad la sen­sa­ción de con­trol. Sin em­bar­go, cuan­do se es­cu­cha la ex­pe­rien­cia per­so­nal de los que dis­fru­tan de es­tos momentos al lí­mi­te, se ve que es­ta­mos ale­ja­dos de con­cep­tos co­mo la fal­ta de con­trol. El chef Da­río Ba­rrio es un ejem­plo de es­ta cla­se de per­so­nas que dis­fru­tan de la vi­ta­li­dad que tras­mi­ten es­tas sen­sa­cio­nes. Aven­tu­re­ro y co­rre­dor de ma­ra­tón, su ac­tual pa­sión es el sal­to ba­se, una mo­da­li­dad de pa­ra­cai­dis­mo que con­sis­te en sal­tar des­de gran al­tu­ra (a par­tir de los qui­nien­tos me­tros). “Cuan­do sal­tas, tie­nes un subidón, una sen­sa­ción muy po­ten­te, pe­ro siem­pre con con­trol. No es un ries­go in­con­tro­la­do que de­pen­da de otros o de la suer­te, no es una ru­le­ta ru­sa” in­sis­te. El te­ma de lle­var las rien­das y no ac­tuar irra­cio­nal­men­te es­tá siem­pre pre­sen­te en su for­ma de des­cri­bir sus ex­pe­rien­cias: “No es que no te gus­te la vi­da. No so­mos ado­les­cen­tes ha­cien­do lo­cu­ras. De he­cho, el que se arries­ga inú­til­men­te, por chu­le­ría, es­tá mal vis­to. Siem­pre in­ten­tas que se den to­das las con­di­cio­nes an­tes de sal­tar”. El prin­ci­pal ar­gu­men­to con­tra esa fa­ma de excéntricos que arras­tran los que dis­fru­tan de ex­pe­rien­cias lí­mi­tes es fi­sio­ló­gi­co. La bio­quí­mi­ca de­mues­tra

que to­dos dis­fru­ta­mos con la adre­na­li­na. Las per­so­nas de vi­da tran­qui­la tam­bién co­no­cen ese pla­cer. El fi­ló­so­fo Frie­drich Nietzs­che afir­mó: “Créan­me, el se­cre­to de co­se­char la ma­yor fe­cun­di­dad y el ma­yor dis­fru­te de la vi­da es vi­vir pe­li­gro­sa­men­te”, y el poe­ta T. S. Eliot nos re­cor­dó que “só­lo aque­llos que se arries­gan a ir de­ma­sia­do le­jos pue­den des­cu­brir cuan le­jos pue­den lle­gar”. De­pen­dien­do de la can­ti­dad de adre­na­li­na y otras sus­tan­cias que en­tren en el “cóc­tel hor­mo­nal” y de la “eti­que­ta psi­co­ló­gi­ca” que le pon­ga­mos a la ex­pe­rien­cia, nos me­re­ce­rá la pe­na aden­trar­nos en ella o no. Pe­ro el pla­cer fi­sio­ló­gi­co es­tá siem­pre pre­sen­te. Las ca­te­co­la­mi­nas (gru­po en el que se en­cua­dra la adre­na­li­na) son los neu­ro­trans­mi­so­res im­pli­ca­dos en el sis­te­ma de re­com­pen­sa ce­re­bral. Es­tas hor­mo­nas pro­du­cen la sen­sa­ción de euforia fi­sio­ló­gi­ca que se ex­pe­ri­men­ta al ha­ber su­pe­ra­do un re­to. Pe­ro la com­ple­ji­dad psi­co­ló­gi­ca del ser hu­mano con­vier­te esa sen­sa­ción en al­go más pro­fun­do: no es ne­ce­sa­rio ha­ber­la ex­pe­ri­men­ta­do, bas­ta con an­ti­ci­par­la. La fi­na­li­dad del de­seo psi­co­ló­gi­co no es la sa­tis­fac­ción, es la pro­lon­ga­ción, y la li­be­ra­ción de adre­na­li­na, de he­cho, es­tá hoy en día más re­la­cio­na­da con la ex­pec­ta­ti­va de la re­com­pen­sa que con el mo­men­to mis­mo de euforia fí­si­ca. Da­río Ba­rrio des­cri­be muy bien esa sen­sa­ción de an­ti­ci­pa­ción: “En el ai­re es­tás un mi­nu­to, pe­ro dis­fru­tas to­do el tiem­po de preparación. Ple­gar el equi­po, por ejem­plo, es un ri­tual: yo soy el úni­co res­pon­sa­ble por­que só­lo te fías de ti mis­mo. A la ho­ra de ple­gar yo lle­vo siem­pre una ru­ti­na que me ha­ce sen­tir có­mo­do. Me en­can­ta ha­cer­lo: aun­que es pe­sa­do yo lo dis­fru­to por­que es par­te de la ce­re­mo­nia y voy sin­tien­do lo que lue­go voy a vi­vir”. En­ton­ces, si to­dos li­be­ra­mos adre­na­li­na en ese ti­po de si­tua­cio­nes, ¿por qué hay gen­te que se lanza a dis­fru­tar de ellas y gen­te que no? Com­pren­der el sis­te­ma de re­com­pen­sa ce­re­bral nos ayu­da a ver la cau­sa. El fi­sió­lo­go Hans Sel­ye iden­ti­fi­có ha­ce dé­ca­das el me­ca­nis­mo del es­trés o sín­dro­me ge­ne­ral de adap­ta­ción (SGA). Se tra­ta de un con­jun­to de reac­cio­nes ines­pe­cí­fi­cas que nues­tro or­ga­nis­mo po­ne en mar­cha en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia. Su fi­na­li­dad es mo­vi­li­zar re­ser­vas ener­gé­ti­cas pa­ra afron­tar esa si­tua­ción es­pe­cial. Un ejem­plo, des­de lue­go, se­ría la reac­ción cor­po­ral que tie­ne una per­so­na cuan­do ve un abis­mo de 1.000 me­tros y sa­be que va a sal­tar. Cuan­do an­ti­ci­pa­mos ese mo­men­to es­tre­san­te, se ac­ti­van en no­so­tros dos res­pues­tas ca­si an­ta­gó­ni­cas: la del eje sim­pá­ti­co adre­nal y la del eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­so-adre­nal. El pri­me­ro, que se mo­vi­li­za a ins­tan­cias del hi­po­tá­la­mo y la amíg­da­la, in­du­ce a la pro­duc­ción de adre­na­li­na y otras hor­mo­nas con el fin de pro­veer ener­gía al or­ga­nis­mo pa­ra que és­te ha­ga al­go. Pue­de ser lu­char, de­fen­der­se, sa­lir co­rrien­do o sal­tar, en el ca­so de que es­te­mos prac­ti­can­do sal­to ba­se. Pa­ra que nos pon­ga­mos en mar­cha, au­men­ta la fre­cuen­cia car­día­ca, la pre­sión san­guí­nea y el rit­mo res­pi­ra­to­rio, enviando can­ti­da­des ma­si­vas de ener­gía a los múscu­los. Es la fa­se agu­da o de alar­ma, en la que la per­so­na se lle­na de vi­ta­li­dad. Si só­lo exis­tie­ra esa res­pues­ta, la de li­be­ra­ción de adre­na­li­na, es­te ti­po de ex­pe­rien­cias re­sul­ta­rían pla­cen­te­ras pa­ra to­do el mun­do. Pe­ro a la vez exis­te otro sis­te­ma de afron­ta- mien­to: el del eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­so-adre­nal. Es­ta res­pues­ta, que fun­cio­na de una ma­ne­ra más len­ta y du­ra­de­ra, ter­mi­na con la li­be­ra­ción de cor­ti­sol en la cor­te­za de la glán­du­la su­pra­rre­nal. Con ello au­men­ta­mos la con­cen­tra­ción de glu­co­sa y lí­pi­dos, re­du­ci­mos la res­pues­ta in­mu­ne, pa­ra­li­za­mos to­das las fun­cio­nes de re­cu­pe­ra­ción, renovación y crea­ción de te­ji­dos… Es de­cir: po­ne­mos al or­ga­nis­mo en re­po­so, en si­tua­ción de es­pe­ra. Nos pa­ra­li­za­mos y nos sen­ti­mos de­sa­so­se­ga­dos por­que te­ne­mos de­lan­te un pe­li­gro. Es tam­bién una reac­ción adap­ta­ti­va y ne­ce­sa­ria por­que el cor­ti­sol es una de las hor­mo­nas que cons­tru­yen nues­tra me­mo­ria emo­cio­nal y nos per­mi­te iden­ti­fi­car los pe­li­gros que hay que evi­tar en el fu­tu­ro. Nue­va­men­te, es­ta­mos an­te un me­ca­nis­mo universal: to­dos sen­ti­mos ese mie­do en ma­yor o me­nos me­di­da. La di­fe­ren­cia en­tre los que sal­tan y los que no es­tri­ba, en par­te, en fac­to­res bio­ló­gi­cos. La inun­da­ción de cor­ti­sol es tan gran­de en mu­chas per­so­nas que la pa­rá­li­sis les im­pi­de dis­fru­tar de esas ex­pe­rien­cias. Otros in­di­vi­duos, sin em­bar­go, la sien­ten co­mo al­go me­nor que va dis­mi­nu­yen­do a me­di­da que va sien­do su­pe­ra­do por la he­do­nis­ta sen­sa­ción que va pro­du­cien­do la adre­na­li­na. Hay mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes que nos re­cuer­dan la im­por­tan­cia de es­tas va­ria­bles bio­ló­gi­cas que es­tán de­ter­mi­na­das por la ge­né­ti­ca. Un ejem­plo es un ex­pe­ri­men­to di­ri­gi­do por Ulf Lund­berg que apor­tó mu­cha luz a la re­la­ción en­tre la mo­ti­va­ción y la quí­mi­ca ce­re­bral del es­trés po­si­ti­vo o eus­trés. A un gru­po de vo­lun­ta­rios se les plan­teó una ta­rea men­tal di­fí­cil y se com­pro­bó que los que mos­tra­ban más es­pe­ran­zas de éxi­to te­nían una ma­yor pro­duc­ción de ca­te­co­la­mi­nas mien­tras que quie­nes mos­tra­ban mie­do al fra­ca­so, se­gre­ga­ban cor­ti­sol. Es­te efec­to era au­to­rre­for­zan­te: los que man­te­nían ni­ve­les ba­jos de cor­ti­sol ren­dían me­jor du­ran­te la prue­ba por­que se man­te­nían aler­ta, se­re­nos y pro­duc­ti­vos. Pe­ro ade­más de los fi­sio­ló­gi­cos, exis­ten fac­to­res psi­co­ló­gi­cos im­pli­ca­dos. El mis­mo Hans Sel­ye dis­tin­guió dos ti­pos de es­trés: el eus­trés es la pre­sión que nos in­du­ce a la ac­ción pa­ra res­pon­der a un desafío, nos ha­ce es­tar aten­tos e in­tere­sa­dos, nos pro­por­cio­na sen­sa­cio­nes de con­fian­za, se­gu­ri­dad y op­ti­mis­mo, ade­más de ener­gía pa­ra un es­fuer­zo sos­te­ni­do. Por otro la­do, el dis­trés o es­trés ne­ga­ti­vo, que se ca­rac­te­ri­za por la sen­sa­ción de an­sie­dad an­te la in­cer­ti­dum­bre e in­se­gu­ri­dad y la per­cep­ción de que nues­tros re­cur­sos no son su­fi­cien­tes pa­ra afron­tar la ame­na­za. Eti­que­ta­mos una sen­sa­ción co­mo eus­tre­san­te o dis-

tre­san­te de­pen­dien­do de nues­tras ex­pe­rien­cias pa­sa­das (có­mo nos fue en las úl­ti­mas ex­pe­rien­cias lí­mi­te que afron­ta­mos), de nues­tra edu­ca­ción (pa­dres más o me­nos so­bre­pro­tec­to­res, por ejem­plo), de la sen­sa­ción de con­trol que ten­ga­mos so­bre la si­tua­ción, de la se­gu­ri­dad en no­so­tros mis­mos… Si vi­vi­mos la si­tua­ción co­mo eus­tre­san­te, las sen­sa­cio­nes po­si­ti­vas com­pen­sa­rán, si la sen­ti­mos dis­tre­san­te se­rán los co­rre­la­tos ne­ga­ti­vos del es­trés (mie­do, an­sie­dad, in­se­gu­ri­dad) los que ga­nen la par­ti­da. Sal­tar o no sal­tar de­pen­de de qué fac­to­res ga­nen la ba­ta­lla. Da­río Ba­rrio lo des­cri­be así: “Hay al­go que te lla­ma a sal­tar al va­cío. No es de un día pa­ra otro: yo em­pe­cé en el pa­ra­cai­dis­mo en 1995 y lue­go de­ri­vé ha­cia el sal­to ba­se. Va en­gan­chán­do­te po­co a po­co a me­di­da que la sen­sa­ción se va ha­cien­do pla­cen­te­ra. Por su­pues­to que hay mie­do, pe­ro es un mie­do con­tro­la­do, que te ayu­da a man­te­ner­te aler­ta”. Es­te chef aven­tu­tre­ro cree que de­be­ría ha­ber dos pa­la­bras di­fe­ren­tes, una pa­ra el mie­do in­con­tro­la­do, otra pa­ra la sen­sa­ción de aler­ta. Él juz­ga que son di­fe­ren­tes. “An­tes de sal­tar ten­go ese es­ta­do de aler­ta. ¿Si no, qué es­toy ha­cien­do? Pe­ro al fi­nal, cuan­do lo con­tro­las, el pla­cer del ries­go es al­go si­mi­lar al de co­mer. Tie­ne que ser pla­cen­te­ro, por­que es vi­tal pa­ra per­pe­tuar la es­pe­cie. Es la sen­sa­ción del pio­ne­ro, del aven­tu­re­ro, la con­quis­ta del hom­bre”. Pa­ra aque­llos que si­guen ade­lan­te, pa­ra aque­llos que se atre­ven, es­tas ex­pe­rien­cias su­po­nen mu­cho más que una li­be­ra­ción de adre­na­li­na. Se tra­ta de una sen­sa­ción in­ter­na muy pro­fun­da. Las per­so­nas que dis­fru­tan con deportes ex­tre­mos sue­len ca­rac­te­ri­zar­se por te­ner gran mo­ti­va­ción de lo­gro: les gus­ta con­se­guir re­tos, sin ne­ce­si­dad de que es­tos se tra­duz­can en otro ti­po de re­com­pen­sa ex­trín­se­ca (di­ne­ro, po­der…) Por eso se di­ce que la mo­ti­va­ción de lo­gro es una mo­ti­va­ción in­trín­se­ca: se es­ti­mu­la y sa­tis­fa­ce con la mis­ma ac­ti­vi­dad. Los al­pi­nis­tas, un buen ejem­plo de per­so­nas que dis­fru­tan con es­te ti­po de emo­cio­nes, tie­nen co­mo guía una fra­se que re­su­me en tres pa­la­bras su an­he­lo de sen­sa­cio­nes. En los años vein­te, al al­pi­nis­ta Geor­ge Ma­llory le pre­gun­ta­ban in­sis­ten­te­men­te por qué ha­bía per­so­nas que que­rían con­quis- tar el Eve­rest. Él res­pon­dió: “Por­que es­tá ahí”. Por su­pues­to, los deportes ex­tre­mos tie­nen efec­tos po­si­ti­vos. Por una par­te, es­te ti­po de ex­pe­rien­cias sir­ven pa­ra co­no­cer­se a uno mis­mo. Los tran­ces ex­tra­or­di­na­rios nos di­cen más acer­ca de nues­tras ca­pa­ci­da­des que la vi­da co­ti­dia­na. En momentos crí­ti­cos de­sa­rro­lla­mos me­ca­nis­mos pa­ra en­fren­tar las si­tua­cio­nes que ni si­quie­ra creía­mos po­seer. Co­mo di­ce el vie­jo ada­gio, “na­die co­no­ce el ca­rác­ter de la veleta has­ta que so­pla el vien­to”. En es­tos momentos de pe­li­gro se fo­men­tan fac­to­res que nos ha­cen fuer­tes, co­mo la in­tros­pec­ción (co­no­cer­se a uno mis­mo en los pun­tos fuer­tes y en los dé­bi­les), el sen­ti­do del humor (en las pe­lí­cu­las es muy ha­bi­tual que la per­so­na cur­ti­da en si­tua­cio­nes lí­mi­te ha­ga chis­tes mien­tras se en­fren­ta a los ma­los, al­go que le ayu­da a cam­biar su es­ta­do de áni­mo y op­ti­mi­zar sus cua­li­da­des) y el au­to­con­trol. Tam­bién es im­por­tan­te la des­co­ne­xión men­tal que pro­du­cen es­tas ex­pe­rien­cias a per­so­nas con una vi­da pro­fe­sio­nal al­ta­men­te exi­gen­te. Da­río Ba­rrio lo re­cuer­da: “El sal­to ba­se me sir­ve pa­ra des­co­nec­tar. Creo que pa­ra los que tra­ba­ja­mos con tan­ta in­ten­si­dad es im­por­tan­te te­ner va­rias vi­das, va­rios pa­pe­les. En un mo­men­to da­do soy co­ci­ne­ro, des­pués cam­bio y soy un atle­ta out­door. En es­to tie­nes que te­ner la ca­be­za muy cen­tra­da en lo que es­tás ha­cien­do y eso te per­mi­te ver tu otro mun­do con más dis­tan­cia. Tra­ba­jo en­tre cua­tro pa­re­des, ben­di­to vien­to que me ha­ce sen­tir de vez en cuan­do fue­ra de ellas”. Por otro la­do, es­te ti­po de ex­pe­rien­cias apor­tan un sen­ti­mien­to de con­fra­ter­ni­dad muy in­ten­so con aque­llos con los que se com­par­te en­tu­sias­mo: “Yo com­par­to es­tas ex­pe­rien­cias con Car­los Suá­rez y con Ar­man­do del Rey. Com­par­tes momentos muy ten­sos en po­co tiem­po y se crea una her­man­dad muy pro­fun­da: has en­con­tra­do a al­guien que te en­tien­de, que tie­ne un ADN si­mi­lar. Y eso une mu­cho”. Pe­ro pro­ba­ble­men­te, por en­ci­ma de to­do, es­tá esa sen­sa­ción de fas­ci­na­ción, de asom­bro, de éx­ta­sis que só­lo pro­du­cen las ex­pe­rien­cias cumbre. En pa­la­bras de Da­río Ba­rrio: “Des­de ni­ño he so­ña­do que vo­la­ba. Hay un río de fi­lo­so­fía con to­do es­to. Te ha­ces pre­gun­tas, igual que se las ha­ce al­guien que es­tá en el le­cho de muer­te ¿He he­cho co­sas? ¿O só­lo he si­do un pe­le­le? Te sien­tes muy pe­que­ño volando en una gran mon­ta­ña. Sa­bes que te pue­des ma­tar, sí, pe­ro tam­bién sa­bes que si no lo ha­ces es­tás muer­to”. Ba­rrio opi­na que pa­ra él es im­por­tan­te res­pon­der or­gu­llo­so cuan­do le pre­gun­tan cuán­do fue la úl­ti­ma vez que hi­zo al­go por pri­me­ra vez. “Ten­go que de­cir que he he­cho al­go ha­ce po­co por­que la vi­da hay que con­tar­la en ex­pe­rien­cias y en sen­sa­cio­nes, no en años. Aquí se sien­te esa sen­sa­ción de es­tar vi­vo, por eso es­toy con­ven­ci­do de que Leo­nar­do da Vin­ci, hoy, ha­ría sal­to ba­se”. El mis­mo Da Vin­ci re­su­mió en una de sus fra­ses más fa­mo­sas to­do es­te cúmulo de sen­sa­cio­nes an­te los nue­vos des­cu­bri­mien­tos: “Una vez ha­yas pro­ba­do el vue­lo siem­pre ca­mi­na­rás por la Tie­rra con la vis­ta mi­ran­do al cie­lo, por­que ya has es­ta­do allí y allí deseas vol­ver.”

Glenn Sin­gle­man, es­tre­lla

del sal­to ba­se, flo­ta por en­ci­ma del mon­te Con­ner

en Aus­tra­lia

Un prac­ti­can­te de sal­to ba­se se lanza des­de un puen­te en Twin Falls, Idaho,

Es­ta­dos Uni­dos

Dos sal­ta­do­res so­bre­vue­lan Kua­la Lum­pur, Ma­la­sia, el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre

Pe­ri­cia nór­di­ca: un sal­ta­dor des­plie­ga su pa­ra­caí­das en un fior­do no­rue­go

Un sal­ta­dor se lanza al va­cío des­de lo al­to del fior­do no­rue­go Ly­se­botn

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.