A ca­ba­llo de la mo­da

El nue­vo año lu­nar ha ins­pi­ra­do a di­ver­sas mar­cas a ha­cer su pro­pia in­ter­pre­ta­ción del ca­ba­llo, pro­ta­go­nis­ta es­ta tem­po­ra­da del horóscopo

La Vanguardia - ES - - ED -

La lle­ga­da del nue­vo año chino, el del ca­ba­llo, ha ins­pi­ra­do a un sin­fín de mar­cas

En Chi­na, Co­rea, Ja­pón y Viet­nam, en­tre otros paí­ses asiá­ti­cos, es­te es el año del ca­ba­llo. Ellos, que se ri­gen por el ca­len­da­rio lu­nar, des­pi­die­ron en la ma­dru­ga­da del pe­núl­ti­mo día de enero a la ser­pien­te pa­ra dar la bien­ve­ni­da al año de los na­ci­dos en 1906, 1918, 1930, 1942, 1954,1966, 1978, 1990, 2002 y 2014. Ca­da uno de los años del ci­clo de do­ce años que es­ta­ble­ce su ca­len­da­rio re­ci­be el nom­bre de un ani­mal di­fe­ren­te: la ra­ta, el buey, el ti­gre, el co­ne­jo, el dra­gón, la ser­pien­te, el ca­ba­llo, la ca­bra, el mono, el ga­llo, el pe­rro y el cer­do. Y to­dos in­ter­ac­túan con los ele­men­tos tie­rra, ai­re, fue­go, ma­de­ra y metal, lo que en teo­tría conforma las pe­cu­lia­ri­da­des de los na­ci­dos en ese pe­rio­do y, por su­pues­to, del nue­vo año. ¿Ca­ba­llos co­no­ci­dos? Mu­chos y, co­mo mí­ni­mo a pri­me­ra vis­ta, bien dis­tin­tos por­que la lis­ta in­clu­ye des­de el pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés Shin­zo Abe o la can­ci­lle­ra An­ge­la Mer­kel has­ta Da­vid Ca­me-

ron, pa­san­do por Ha­lle Berry o Paul Mac­Cart­ney. Los maes­tros de feng shui pre­vén que es­te sea un ci­clo tur­bu­len­to pa­ra Orien­te (ha­blan in­clu­so de ca­tás­tro­fes eco­ló­gi­cas y una es­ca­la­da de di­fe­ren­cias en­tre Chi­na y Ja­pón), mien­tras que va­ti­ci­nan una len­ta re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en Oc­ci­den­te. Pre­dic­cio­nes apar­te, es­te año, el del ca­ba­llo de ma­de­ra, el año 4712 del ca­len­da­rio lu­nar (pa­ra al­gu­nos 4713), es una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra mar­cas de to­do ti­po, des­de las re­la­cio­na­das con la mo­da

has­ta las de de­co­ra­ción e in­terio­ris­mo. Y por su­pues­to, las vin­cu­la­das más es­tre­cha­men­te con el mun­do de la hí­pi­ca. Un año per­fec­to, pues, pa­ra fir­mas co­mo Guc­ci y Her­mès que siem­pre tie­nen a pun­to sus co­lec­cio­nes es­tric­ta­men­te di­se­ña­das pa­ra la prác­ti­ca de­por­ti­va. Tam­bién Carolina He­rre­ra tie­ne sus gad­gets pa­ra la hí­pi­ca, aun­que ade­más ha crea­do una edi­ción es­pe­cial de su mí­ti­co Matryosh­ka (el bol­so ins­pi­ra­do en las mu­ñe­cas ru­sas) con la ima­gen de un ca­ba­llo. Un shop­ping bag en cuero Go­ya de co­lor ro­jo don­de des­ta­ca una gran ca­be­za de ca­ba­llo ga­ra­ba­tea­da un ele­gan­te co­lor do­ra­do. ¿Más fir­mas que se han ani­ma­do a lan­zar pro­duc­tos don­de el ani­mal es el pro­ta­go­nis­ta? Pues des­de jo­ye­ros de repu­tación in­ta­cha­ble co­mo Ba­gués Mas­rie­ra has­ta di­se­ña­do­ras de cul­to co­mo es el ca­so de Inés Fi­ga­re­do, cu­yo bol­so ca­rru­sel es un éxi­to de ven­tas so­bre to­do en Asia. Por al­go se­rá.

És­te es el año del ca­ba­llo de ma­de­ra, se­gún el horóscopo chino, tam­bién lla­ma­do ca­ba­llo en las nu­bes por no te­ner los pies en el sue­lo, al­go que nos re­cuer­da la ima­gen fi­nal de la pe­lí­cu­la Ca­ba­llos sal­va­jes, oda al idea­lis­mo y a las cau­sas per­di­das, una es­ce­na en que se po­ne en li­ber­tad una ma­na­da de équi­dos des­ti­na­dos al ma­ta­de­ro pa­ra que va­guen sin ata­du­ras por la Pa­ta­go­nia. La ac­ción trans­cu­rre cer­ca de Tre­ve­lin, lo­ca­li­dad de la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Chu­but, fun­da­da por co­lo­nos ga­le­ses a me­dia­dos del si­glo XIX. Pri­me­ro se la bau­ti­zó co­lo­nia 16 de Oc­tu­bre, pe­ro lue­go cam­bió a Tre­ve­lin, que en ga­lés sig­ni­fi­ca pue­blo del mo­lino, ya que la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad del lu­gar se cen­tra­ba en el pro­ce­sa­do de ce­rea­les. Sin em­bar­go, hoy no hay es­pi­gas a la vis­ta, pues­to que el go­bierno de Pe­rón de­ci­dió, en 1949, que aque­lla no era zo­na tri­gue­ra, for­zan­do a sus ha­bi- tan­tes a de­di­car­se a la cría de ga­na­do. En Tre­ve­lin se en­cuen­tra el Mu­seo His­tó­ri­co Re­gio­nal, don­de se re­la­ta la his­to­ria del co­lono John Da­niel Evans, que sal­vó la vi­da gra­cias a su ca­ba­llo Ma­la­ca­ra cuan­do fue ata­ca­do por los in­dí­ge­nas ma­pu­ches. Fue­ron pre­ci­sa­men­te ellos y los pam­pa los que do­mes­ti­ca­ron a los ca­ba­llos sal­va­jes, des­cen­dien­tes de los traí­dos por los es­pa­ño­les en el si­glo XVI, unos ani­ma­les ma­jes­tuo­sos que to­da­vía va­gan li­bres por la re­gión, sin aten­der a fron­te­ras en­tre Chi­le y Ar­gen­ti­na. De he­cho, las ma­na­das más nu­me­ro­sas se en­cuen­tran en el otro la­do de los An­des, en Sie­rra Ba­gua­les, por ejem­plo. En al­gu­nas in­for­ma­cio­nes po­co fia­bles se afir­ma que se los pue­de ver cer­ca de las To­rres del Pai­ne, pe­ro en reali­dad los ten­dría que bus­car por lo me­nos a 150 km al no­res­te de Puer­to Na­ta­les. Las dis­tan­cias siem­pre son re­la­ti­vas en esa par­te del mun­do don­de los cie­los son más gran­des. A par­tir de allí y ha­cia el nor­te, has­ta al­can­zar la re­gión de los La­gos chi­le­na, es po­si­ble tro­pe­zar­se tan­to con cor­ce­les en li­ber­tad co­mo con au­tén­ti­cas co­mu­ni­da­des ma­pu­ches. Mu­chas vi­ven cer­ca de bos­ques de arau­ca­rias –co­ní­fe­ras sud­ame­ri­ca­nas de as­pec­to prehis­tó­ri­co –, en áreas tan re­mo­tas co­mo la la­gu­na Gua­lle­tué, a las que to­da­vía se lle­ga por ca­mi­nos de ri­pio, es de­cir, por pis­tas sin as­fal­tar. Los que ha­yan te­ni­do la for­tu­na de tro­pe­zar por ca­sua­li­dad con al­gu­na de sus ce­re­mo­nias pro­pi­cia­to­rias de la co­se­cha, en las que la des­tre­za a lo­mos de un ca­ba­llo tie­ne una im­por­tan­cia sin­gu­lar, sa­brán que el pre­cio a pa­gar por que­dar­se es no ha­cer fo­tos. Los ma­pu­ches son or­gu­llo­sos, pe­ro an­te to­do no se con­si­de­ran una atrac­ción tu­rís­ti­ca, una ac­ti­tud que los hon­ra.

Pa­ra co­no­cer bien la re­gión, lo me­jor es ha­cer co­mo los ca­ba­llos e ir sal­tan­do de un la­do a otro de la fron­te­ra por los dis­tin­tos pa­sos an­di­nos. Así, po­de­mos recorrer el par­que na­cio­nal de los Aler­ces par­tien­do de Tre­ve­lin, pa­ra sor­tear del otro la­do los dis­tin­tos fior­dos chi­le­nos que lle­van a Puer­to Montt y a los dis­tin­tos vol­ca­nes de la re­gión de los La­gos, co­mo el Cal­bu­co o el Osorno. El par­que de los Aler­ces es reserva na­cio­nal des­de el año 1937, es­ta­ble­ci­da pa­ra pro­te­ger el ár­bol na­ti­vo más al­to de to­da Amé­ri­ca del Sur. El aler­ce o fal­so ci­prés de Pa­ta­go­nia al­can­za los 60 me­tros de al­tu­ra y los 3,5 me­tros de diá­me­tro, ade­más de ser muy di­fí­cil de re­cu­pe­rar. Pa­sear en so­li­ta­rio, cer­ca de los la­gos Ri­va­da­via o Fu­ta­lauf­quen, so­bre­co­ge por el so­ni­do que emi­ten cuan­do los agi­ta el vien­to, si­mi­lar al de ve­le­ros va­ra­dos en un puer­to, an­sio­sos por em­pe­zar a na­ve­gar.

1

1 ES1 DE MAR­ZO DEL 2014

3

2

1 La ciu­dad de Puer­to Montt, en la falda de los An­des, tie­ne ex­ce­len­tes vis­tas del vol­cán Osorno

2 Pa­ta­go­nia es tie­rra de ca­ba­llos sal­va­jes

3 Va­rios ex­cur­sio­nis­tas avan­zan por un gla­ciar an­te la im­po­nen­te mi­ra­da del mon­te Fitz Roy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.