Yo, yo, yo y mis ‘sel­fies’

‘Selfie’ es la pa­la­bra del año. Los re­tra­tos que uno se ha­ce a sí mis­mo con el mó­vil se han con­ver­ti­do en un fe­nó­meno en las re­des so­cia­les. ¿Nar­ci­sis­mo o sim­ple ga­nas de co­mu­ni­car? El de­ba­te es­tá abier­to. Y só­lo aca­ba de co­men­zar

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

¿Qué di­cen de no­so­tros las au­to­fo­tos que nos ha­ce­mos con el mó­vil? ¿So­mos nar­ci­cis­tas, cu­rio­sos?

¿Pre­pa­ra­dos? ¿Lis­tos? Ahí va. Se es­co­ge un lu­gar sim­bó­li­co, se co­ge el mó­vil, se ex­tien­den los bra­zos, se po­ne una ca­ra es­pon­tá­nea, al ser po­si­ble di­ver­ti­da y clic. En po­cos se­gun­dos el re­tra­to cir­cu­la por la red. Se aca­ba de ha­cer un selfie (au­to­fo­to). “Una fo­to­gra­fía que al­guien se ha­ce a sí mis­mo, nor­mal­men­te con un te­lé­fono in­te­li­gen­te o una cá­ma­ra web, pa­ra col­gar­la en un fo­ro o red so­cial”. Así de­fi­ne el Ox­ford Dic­tio­nary es­ta pa­la­bra in­gle­sa nom­bra­da por es­ta ins­ti­tu­ción co­mo el vo­ca­blo del año, tan só­lo cin­co me­ses des­pués de su re­co­no­ci­mien­to ofi­cial en el dic­cio­na­rio. Ha­cer­se un re­tra­to ya no es co­sa de ar­tis­tas. O de re­tra­tis­tas. El uso de es­te neo­lo­gis­mo en in­ter­net se ha in­cre­men­ta­do en el 2013 un 17.000%. Se­gún da­tos de la pá­gi­na web es­pe­cia­li­za­da Fs­top­pers.com, el 10% de las fo­tos que exis­ten on li­ne se col­ga­ron en el úl­ti­mo año. Y mu­chas de ellas eran re­tra­tos. En la red Ins­ta­gram apa­re­cen más de tres mi­llo­nes de imá­ge­nes iden­ti­fi­ca­das co­mo Yo, 73 mi­llo­nes co­mo Selfie y 187 mi­llo­nes con la le­yen­da Me. El 91% de los ado­les­cen­tes es­ta­dou­ni­den­ses se­gún el repu­tado Pew Re­search Cen­ter, ha ad­mi­ti­do ha­ber­se he­cho un selfie. Pe­ro no só­lo es co­sa de ellos. Se ha sa­ca­do una au­to­fo­to con el mó­vil pre­si­den­te de EE.UU. Ba­rack Oba­ma ( jun­to a la pri­me­ra mi­nis­tra da­ne­sa He­lle Thor­ning-Sch­midt); Hi­llary Clin­ton con su hi­ja; ar­tis­tas co­mo Jus­tin Bie­ber o Rihan­na y has­ta el pa­pa Fran­cis­co ha acep­ta­do apa­re­cer en un selfie jun­to un gru­po de jó­ve­nes. Se ge­ne­ran mi­les de es­tas fo­tos ca­da día. La ten­den­cia pa­re­ce im­pa­ra­ble. Y es­tá dan­do lu­gar a un am­plio de­ba­te. De en­tra­da, la cul­pa la tie­ne el mó­vil. “La tec­no­lo­gía fa­ci­li­ta el uso. El smartp­ho­ne es pe­que­ño, las fo­tos son sin cos­tes. En el fon­do no es al­go muy di­fe­ren­te de la ma­nía de sa­car imá­ge­nes de ob­je­tos, pla­tos de co­mi­da u otras even­tos en los que uno es­tá par­ti­ci­pan­do”, re­co­no­ce Ja­vier de la Ri­ve­ra, so­ció­lo­go de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y miem­bro de Ci­ber­so­mo­sa­guas, gru­po de in­ves­ti­ga­ción de Cul­tu­ra Di­gi­tal y los Mo­vi­mien­tos So­cia­les de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. La cá­ma­ra fron­tal, que in­cor­po­ran aho­ra los úl­ti­mos mo­de­los per­mi­te ha­cer re­tra­tos de for­ma có­mo­da. An­tes tam­bién se po­día, pe­ro to­do era más com­pli­ca­do: ha­bía que bus­car un es­pe­jo, te­ner una fun­ción de dis­pa­ro a dis­tan­cia o tor­cer el bra­zo sin po­der ver có­mo que­da­ba. Aho­ra to­do es­tá al al­can­ce de un clic. Una ma­gia. “Es un po­co co­mo si Cris­tó­bal Co­lón hu­bie­se en­se­ña­do a los in­dios de las Ame­ri­cas un es­pe­jo y ellos, por pri­me­ra vez, vie­sen re­fle­ja­da su ima­gen”, co­men­ta En­ri­que San Juan, di­rec­tor de Com­mu­nity In­ter­net, con­fe­ren­cian­te ex­per­to del mun­do di­gi­tal. Pep Escoda, fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal, ga­na­dor de die­ci­séis pre­mios Lux y miem­bro de la AFP (Aso­cia­ción Fo­tó­gra­fos Pro­fe­sio­na­les de Es­pa­ña) cree que “res­pec­to a una cá­ma­ra tra­di­cio­nal, la fo­to con el mó­vil tie­ne la ven­ta­ja de la in­me­dia­tez. Con el ce­lu­lar to­do es más rá­pi­do. Y hoy en día hay una gran ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­se en el mo­men­to”. Hay quién ve en es­te com­por­ta­mien­to un pe­li­gro po­ten­cial o el sín­to­ma de al­gún tras­torno. Pe­ro tam­bién hay ex­per­tos que sos­tie­nen que no hay que de­mo­ni­zar el fe­nó­meno y que es­ta­ría­mos an­te una nue­va for­ma de co­mu­ni­ca­ción. El de­ba­te es­tá abier­to. “¿Col­gar un selfie? Va­ni­dad y ex­hi­bi­cio­nis- mo.” Es lo que opi­na Ca­ro­le Lie­ber­man, co­no­ci­da en EE.UU. co­mo “la psi­quia­tra de los me­dios”: “Es una me­tá­fo­ra de la ten­den­cia al nar­ci­sis­mo, ca­da vez más ex­ten­di­da hoy en día. Me­dian­te es­tas fo­tos ex­pre­sa­mos una ne­ce­si­dad de­ses­pe­ra­da de gri­tar y de de­cir: ¡mi­rad­me!”. En la mis­ma lí­nea, Mas­si­mo Re­cal­ca­ti, psi­coa­na­lis­ta ita­liano, en un re­cien­te ar­tícu­lo se mos­tra­ba muy du­ro. “Con es­te ti­po de re­tra­to, ya no se fo­to­gra­fía el mun­do, sino que el mun­do sir­ve co­mo de­co­ra­do de una in­yec­ción nar­ci­sis­ta que lle­va a ca­bo un su­je­to que se sien­te in­sig­ni­fi­can­te”. Los in­ves­ti­ga­do­res Lau­ra Buf­far­di y Keith Camp­bell, en un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Per­so­na­lity and So­cial Psy­cho­logy Bu­lle­tin, ex­pli­ca­ban que “los nar­ci­sis­tas usan las re­des so­cia­les pa­ra au­to­pro­mo­cio­nar­se y ser re­co­no­ci­dos por los de­más”. Así, el selfie se­ría el ins­tru­men­to ideal pa­ra con­se­guir es­tos fi­nes. “Es una ver­sión mo­der­na del pa­vo­near­se. Ca­da vez más per­so­nas se en­cuen­tran on li­ne y es allí es don­de aho­ra uno se pro­yec­ta”, di­jo a su vez la psi­có­lo­ga in­gle­sa Dia­na Par­kin­son. Los jó­ve­nes, en par­ti­cu­lar, se­rían los más pro­cli­ves a es­ta prác­ti­ca. En efec­to, un tra­ba­jo de la Uni­ver­si­dad de Carolina del Nor­te (EE.UU.) apa­re­ci­do en la pu­bli­ca­ción The Al­tan­tic sub­ra­ya que el nar­ci­sis­mo

1 | Hi­llary y Chel­sea Clin­ton 2 | Ja­mes Fran­co 3 | Darth Va­der 4 | Lady Ga­ga 5 | Ma­lia y Sas­ha Oba­ma 6 | Bar Re­fae­li 7 | Rihan­na 8 | Pa­pa Fran­cis­co 9 | Kayleigh Hill 10 | Lu­ca

de los na­ti­vos di­gi­ta­les es su­pe­rior al de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Un es­tu­dio de las uni­ver­si­da­des de Bir­ming­ham y Edim­bur­go (Reino Uni­do) con­clu­yó que quie­nes com­par­ten mu­chas fo­tos de sí mis­mos tien­den a te­ner re­la­cio­nes más su­per­fi­cia­les y peor sen­ti­do de la in­ti­mi­dad. Ade­más, tien­den a ale­jar­se de las otras per­so­nas y com­pe­tir con ellas me­dian­te imá­ge­nes. “Me­jor pen­sár­se­lo dos ve­ces an­tes de col­gar y só­lo com­par­tir fo­tos una vez”, ad­vier­ten. Es­tos jui­cios ne­ga­ti­vos, no obs­tan­te, no con­si­de­ran que las mo­ti­va­cio­nes pa­ra sa­car­se una au­to­fo­to pue­den lle­gar a ser muy di­fe­ren­tes. Hay quién no com­par­te la ima­gen en la red, sino que la en­vía a un ami­go o la guar­da en el ce­lu­lar co­mo re­cuer­do. El la­do más exhibicionista que­da, en es­te ca­so, bas­tan­te en un se­gun­do plano. Ade­más exis­ten va­rios ti­pos de selfie. Es­tán los que no tie­nen nin­gu­na ver­güen­za o re­pa­ro en mos­trar­se, in­clu­so en pos­tu­ras o ac­ti­tu­des pro­vo­ca­ti­vas, mos­tran­do pe­cho, múscu­los o cur­vas. Y los que pre­su­men que es­tán ha­cien­do al­go lla­ma­ti­vo y que quie­ren mos­trar­lo a los de­más, cuan­do por ejem­plo, es­tán en un lu­gar sig­ni­fi­ca­ti­vo. Pe­ro tam­bién hay per­so­nas que sí se sien­ten un po­co ri­dí­cu­las, y que lo ha­cen igual­men­te pa­ra com­pla­cer a unos ami­gos o ofre­cer tes­ti­mo­nios di­ver­ti­dos. En es­te sen­ti­do, Phil Gon­zá­lez, crea­dor de Ins­ta­gram, sub­ra­ya el as­pec­to lú­di­co del fe­nó­meno. “El selfie na­ció co­mo una ex­cu­sa di­ver­ti­da pa­ra en­se­ñar­se a uno mis­mo. Na­da más”. Par­te de su éxi­to re­si­de efec­ti­va­men­te en que las fo­tos pa­re­cen au­tén­ti­cas y es­pon­tá­neas. Des­en­fo­ca­das, a ve­ces mal ilu­mi­na­das, con án­gu­los im­po­si­bles… Co­mo di­cen los fo­tó­gra­fos, na­die es in­tere­san­te si siem­pre es­tá po­san­do. “El selfie no es una sim­ple cap­tu­ra de la ca­ra en pan­ta­lla. No se tra­ta de pa­re­cer gua­pos, sino de ex­pli­car un epi­so­dio”, di­jo Fre­de­ric de­lla Fai­lle, fun­da­dor de Front­back, una apli­ca­ción pa­ra com­par­tir imá­ge­nes. De he­cho, hay una co­rrien­te de pen­sa­mien­to bas­tan­te ex­ten­di­da que con­si­de­ra que la au­to­fo­to no se­ría otra co­sa que una for­ma di­fe­ren­te de con­tar historias. La re­vis­ta Psy­cho­logy To­day ex­pli­ca que, con­tra­ria­men­te a lo que pien­san los más crí­ti­cos, el de­ba­te al­re­de­dor del selfie no de­be­ría cen­trar­se de­ma­sia­do en una cues­tión de iden­ti­dad. Los que mi­ran es­tas

Par­mi­tano 11 | Ge­rard Pi­qué y Sha­ki­ra 12 | Tay­lor Swift y Ca­ra De­le­vin­gne 13 | Be­yon­cé 14 | Da­vid Ca­me­ron, He­lle Thor­ning-Sch­midt y Ba­rack Oba­ma

imá­ge­nes tie­nen ga­nas de po­ner­se al día so­bre lo que es­tá ocu­rrien­do y de co­no­cer el con­tex­to. Cuan­do se ven es­tos re­tra­tos, uno no es­tá tan pen­dien­te del quién, sino del cuán­do y del dón­de. Por ejem­plo, en lu­gar de es­cri­bir “me voy a tra­ba­jar”, uno cuel­ga una fo­to con el mono de tra­ba­jo; los chi­cos que ha­ce años in­ci­dían sus ini­cia­les en la cor­te­za de un ár­bol, hoy com­par­ten en la red su re­tra­to de amor; si an­tes se pe­día un au­tó­gra­fo a un fa­mo­so, se en­mar­ca­ba en la pa­red y se con­vo­ca­ba a los ami­gos a ca­sa pa­ra ver­lo, hoy se ha­ce cir­cu­lar un selfie con la ce­le­bri­dad por in­ter­net; si an­tes las pre­sen­ta­cio­nes en so­cie­dad se ha­cían con fies­tas o bai­les, pues aho­ra el nue­vo no­vio o la no­via se lu­ce en la co­mu­ni­dad vir­tual me­dian­te el mó­vil y si en los años ochen­ta se en­via­ban pos­ta­les por­qué se ha­bía vi­si­ta­do un lu­gar, aho­ra se pre­fie­re man­dar un re­tra­to he­cho con el mó­vil jun­to al mo­nu­men­to . De al­gu­na ma­ne­ra, es­ta­ría­mos an­te una for­ma de dia­rio vi­sual. Una ma­ne­ra de de­jar un tes­ti­mo­nio, de de­mos­trar es­tu­vi­mos allí o ha­cien­do tal co­sa. La ge­ne­ra­ción de los na­ti­vos di­gi­ta­les ya lle­va años ha­cien­do (y ha­cién­do­se) fo­tos. “¿Y si sa­car­se au­to­fo­tos fue­ra per­fec­ta­men­te nor­mal? La tec­no­lo­gía ha re­de­fi­ni­do el con­cep­to de nor­mal: to­do lo que es pú­bli­co, com­par­ti­ble y sus­cep­ti­ble de ser bus­ca­do lo es” di­jo Pa­me­la Rutled­ge, di­rec­to­ra de Centro de In­ves­ti­ga­ción Psi­co­ló­gi­ca en Me­dios en EE.UU. “En al­gu­nos am­bien­tes, si no lo ha­ces, has­ta eres per­ci­bi­do co­mo un re­traí­do. Se su­po­ne que en la red to­do ha de ser abier­to y tie­ne que com­par­tir­se”, con­fir­ma En­ri­que San Juan. El prin­ci­pio de ba­se en in­ter­net es que la ima­gen tie­ne más po­der que la es­cri­tu­ra. El au­ge del selfie se­ría la con­se­cuen­cia de ello. “De for­ma in­cons­cien­te so­mos más pro­pen­sos a con­tes­tar y co­men­tar fo­tos. Nues­tro ce­re­bro pro­ce­sa lo vi­sual más rá­pi­da­men­te y nos sen­ti­mos más in­vo­lu­cra­dos cuan­do ve­mos ca­ras. Si mi­ra­ras a una pá­gi­na con un mon­tón de fo­tos, al fi­nal só­lo te fijarías en los sel­fies”, di­jo Rutled­ge. En­ri­que San Juan es ta­jan­te: “El lec­tor di­gi­tal no lee, esen­cial­men­te per­ci­be imá­ge­nes. Por eso, yo no cuen­to lo que ha­go a tra­vés el mó­vil. Sim­ple­men­te, man­do una fo­to”. Ha­ce años, con la lle­ga­da de in­ter­net, hu­bo va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes que aler­ta­ron so­bre el ries­go de so­le­dad, ais­la­mien­to y de­pre­sio­nes. Aho­ra es to­do lo con­tra­rio. Los ex­per­tos sub­ra­yan que las re­des so­cia­les pue­den po­ten­ciar la au­to­es­ti­ma, la per­cep­ción de la apa­rien­cia fí­si­ca y ayu­dar a es­tre­char re­la­cio­nes, so­bre to­do cuan­do se re­ci­ben va­lo­ra­cio­nes po­si­ti­vas. Por ello, no ha­bría que in­ter­pre­tar el selfie co­mo un re­tra­to es­tá­ti­co, sino co­mo una in­vi­ta­ción a una co­mu­ni­ca­ción más ex­ten­sa. Son con­ver­sa­cio­nes con el mun­do, que es­ti­mu­lan el diá­lo­go so­cial. No só­lo son fo­tos pa­ra que se ob­ser­ven, sino pa­ra mos­trar un com­pro­mi­so con los se­gui­do­res y los ami­gos. El selfie lle­va a la in­ter­ac­ción. An­drea Le­ta­men­di, psi­co­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia (EE.UU.) de­fien­de que es­ta prác­ti­ca tie­ne sen­ti­do so­bre to­do pa­ra ni­ños y ado­les­cen­tes. “Los sel­fies son sim­ples re­fle­jos de su au­to­ex­plo­ra­ción. Les per­mi­ten ex­pre­sar su es­ta­do de áni­mo y com­par­tir ex­pe­rien­cias im­por­tan­tes. Pues­to que vi­ven en un mun­do di­gi­tal, es­tas au­to­fo­tos son una ma­ne­ra de par­ti­ci­par y de for­mar de es­ta reali­dad. Es una cos­tum­bre que per­te­ne­ce a nues­tra cul­tu­ra so­cial y, por lo tan­to, es be­ne­fi­cio­sa”. “Ya no man­te­ne­mos las re­la­cio­nes de la mis­ma ma­ne­ra que se ha­cía an­tes. No te­ne­mos con­tac­tos fí­si­cos con ami­gos, con clien­tes. Pe­ro se­gui­mos desean­do re­ci­bir pal­ma­di­tas”, se­ña­la Pep Escoda. “Por eso creo que el selfie no en­tra en la sim­ple ca­te­go­ría del re­tra­to, sino hay que en­mar­car­lo en la lar­ga búsqueda de no­so­tros mis­mos. Con es­tas fo­to­gra­fías, se bus­ca for­ta­le­cer la iden­ti­dad”, sos­tie­ne. Aquí se abre otra in­cóg­ni­ta. ¿Es­tas fo­tos re­ve­lan real­men­te quié­nes so­mos? “Son fo­tos que no es­tán ba­sa­das en quién eres. Sino en quién pa­re­ces”, di­ce la psi­có­lo­ga Jill We­ber, psi­có­lo­ga clí­ni­ca en la re­vis­ta Psy­cho­logy To­day. El ma­tiz es im­por­tan­te. Por­que, con los sel­fies el usua­rio siem­pre tie­ne el con­trol úl­ti­mo so­bre la ima­gen. Es él, en úl­ti­ma ins­tan­cia, quien de­ci­di­rá pu­bli­car­la. O no. Ro­bert Ar­kin, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio (EE.UU.), di­ce que el selfie “es una ma­ne­ra de asu­mir el con­trol de la ima­gen que los de­más tie­nen de no­so­tros. Po­ne­mos an­te sus ojos una ima­gen con una in­ten­ción y un pro­pó­si­to”. Y ¿cuál es? Ma­riano Cho­liz, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y coau­tor del li­bro Adic­ción a in­ter­net y re­des so­cia­les (Alian­za), ex­pli­ca que ini­cial­men­te los sel­fies na­cen por de­seo de emu­la­ción. “Los fa­mo­sos em­pe­za­ron a ha­cer­los co­mo es­tra­te­gia de pu­bli­ci­dad pro­pia. A par­tir de ahí, co­mo si se tra­ta­ra de imi­tar­los, el res­to de usua­rios se ha su­ma­do a la prác­ti­ca”. En­ri­que San Juan cree que el va­lor aña­di­do que pro­por­cio­na la au­to­fo­to con el mó­vil es que por pri­me­ra vez se pue­de pa­sar a ges­tio­nar la in­for­ma­ción y el con­te­ni­do pro­pio, ade­más de dis­tri­buir­lo. “Aho­ra los usua­rios des­cu­bren, de re­pen­te, que ellos tam­bién, gra­cias al selfie, pue­den ha­cer­lo. Pue­den sa­lir en los me­dios. En sus me­dios. Son fa­mo­sos, en su círcu­lo so­cial. Por fin se ven pu­bli­ca­dos... ¡ellos mis­mos!”, ex­pli­ca. Eso sí: es un pla­cer efí­me­ro, que du­ra se­gun­dos. Co­mo di­ría Andy War­hol, to­dos ten­dre­mos quin­ce mi­nu­tos de fa­ma, pe­ro re­par­ti­da en frac­cio­nes de cin­co se­gun­dos de ce­le­bri­dad que se re­pi­ten ca­da vez que col­ga­mos un selfie. “El usua­rio por fin se vuel­ve no­ti­cia­ble. Por pri­me­ra vez tie­ne el con­trol edi­to­rial so­bre sí mis­mo. Y es al­go que pro­du­ce cier­ta euforia, por­que así se crean mi­croes­pa­cios de fa­ma”, in­di­ca En­ri­que San Juan. “Con los sel­fies, trans­mi­ti­mos una ima­gen pú­bli­ca. No ne­ce­sa­ria­men­te nues­tra me­jor ima­gen, pe­ro la ima­gen qué no­so­tros que­re­mos. Exis­te el po­der de con­tro­lar­la y de dis­cri­mi­nar­la.

1 | Ma­don­na 2 | De­por­tis­tas olím­pi­cos en So­chi 3 | Mi­ley Cy­rus 4 | Ro­nal­do 5 | Kim Ka­ra­das­hian 6 | Bill Ga­tes y Bill Clin­ton 7 | Jack Ma y Da­vid Ca­me­ron 8 | Jus­tin

ES­TAS FO­TOS SON UN DIA­RIO VI­SUAL Y UNA MA­NE­RA DE ‘VEN­DER­SE’ A LOS AMI­GOS

Pa­so a pa­so

1 | Uti­li­ce un mó­vil con cá­ma­ra fron­tal

2 | Cui­de la ilu­mi­na­ción. Que no sea di­rec­ta en la ca­ra por­que pue­de so­bre­ex­po­ner el re­tra­to e im­pi­de na­tu­ra­li­dad en las ex­pre­sio­nes fa­cia­les.

3 | Des­ac­ti­ve el flash, que pro­por­cio­na una luz ar­ti­fi­cial

4 | Con­si­de­re el fon­do y el con­tex­to. Es más im­por­tan­te de lo que cree. La gen­te lo no­ta­rá. No es lo mis­mo ha­cer un selfie en el la­va­bo, con un fa­mo­so o de­lan­te de un mo­nu­men­to.

5 | En el mo­men­to de sa­car la fo­to, no in­cli­ne la ca­ra ha­cia atrás, co­rre­rá el ries­go de de­for­mar el men­tón y la pa­pa­da.

6 | Es me­jor que es­co­ja un án­gu­lo de tres cuar­tos en lu­gar de po­ner­te de fren­te. Los ras­gos pa­re­ce­rán más dul­ces y pro­por­cio­na­dos.

7 | Cui­da­do con es­ti­rar de­ma­sia­do el bra­zo, ya que aca­ba­rá apa­re­cien­do en la fo­to y po­si­ble­men­te pa­re­ce­rá más gran­de de lo que es.

8 | No pon­ga mo­rri­tos, pro­cu­re ser na­tu­ral. La au­ten­ti­ci­dad y la es­pon­ta­nei­dad son muy va­lo­ra­das en la red. De al­gu­na ma­ne­ra, con es­tas au­to­fo­tos ges­tio­nas tu repu­tación. Y có­mo tú te quie­res a ven­der a tus ami­gos”, sub­ra­ya. Sin que­rer de­mo­ni­zar o ab­sol­ver el fe­nó­meno, co­mo mu­chas otras co­sas re­fe­ren­tes a las tec­no­lo­gías, lo­grar el equi­li­brio de­pen­de­rá del uso que se ha­ce de ella. “Col­gar un selfie es al­go gra­ti­fi­can­te. Y que pue­de re­sul­tar pla­cen­te­ro. Se con­si­gue una pre­sen­cia glo­bal en el mun­do. Pe­ro pre­ci­sa­men­te por eso pue­de aca­bar sien­do adic­ti­vo”, ad­vier­te Ma­riano Cho­liz. Pu­bli­car una fo­to en in­ter­net de vez en cuan­do es una for­ma de par­ti­ci­par en los me­dios di­gi­ta­les. Pe­ro ha­cer­lo de for­ma com­pul­si­va pue­de ser in­di­cio de un pro­ble­ma de fal­ta de au­to­es­ti­ma. “En los ca­sos más ex­tre­mos, se pue­de pen­sar que la ex­pe­rien­cia que uno es­tá vi­vien­do no tie­ne va­lor si no se com­par­te en la red con otras per­so­nas. Los jó­ve­nes, en par­ti­cu­lar, pue­den te­ner más ne­ce­si­dad de au­to­pro­mo­cio­nar­se y de sen­tir la apro­ba­ción de sus ami­gos”, ad­vier­te Ja­vier de Ri­ve­ra. “Hay per­so­nas que em­pie­zan a sen­tir­se fo­tó­gra­fos só­lo por­que se sa­can re­tra­tos con el mó­vil sin pa­rar. Pe­ro el ver­da­de­ro fo­tó­gra­fo es otra co­sa, si­gue una fi­lo­so­fía, un es­ti­lo de vi­da”, di­ce Pep Escoda, que de­fien­de la dig­ni­dad del ofi­cio. “El selfie es un fe­nó­meno com­ple­jo que no se de­be re­du­cir al nar­ci­sis­mo. No só­lo hay gen­te que ha­ce fo­tos, hay otros que las co­men­tan. Y los que ni si­quie­ra ha­cen es­to: que se con­for­man con mi­rar en si­len­cio. Creo que es­ta­mos de­lan­te de un nue­vo vo­yeu­ris­mo”. Aun­que es­ta es otra his­to­ria. O no.

Bie­ber 9 | Ma­rio Ca­sas 10 | Ber­to y An­dreu Bue­na­fuen­te 11 y 12 | Mi­che­lle Oba­ma y el pe­rro Sunny 13 | Leo Mes­si y Ko­be Br­yant 14 | Fer­nan­do Alon­so

1

3

2

5

14

11

8

12

13

7

6

10

9

2

1

3

5

13

8

14

6

9

7

11

10

9

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.