Con­ge­la­ción

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Ra­pi­dez

El prin­ci­pal da­ño que pue­den su­frir los ali­men­tos cuan­do se con­ge­lan es la for­ma­ción de cris­ta­les de hie­lo, que al ex­pan­dir­se rom­pen las mem­bra­nas y pa­re­des ce­lu­la­res, de mo­do que al re­ca­len­tar que­da mo­di­fi­ca­da la textura y el ali­men­to re­sul­ta más se­co por­que se pier­den flui­dos. Laia Ba­dal ex­pli­ca que la cla­ve pa­ra re­du­cir al mí­ni­mo es­ta for­ma­ción de cris­ta­les o que sean lo más pe­que­ños po­si­bles es que la con­ge­la­ción sea lo más rá­pi­da y fría po­si­ble. Por eso hay que com­pro­bar que la co­mi­da ya es­tá fría cuan­do se me­te en el con­ge­la­dor.

Sin aglo­me­ra­cio­nes

Ca­rras­co­sa ad­vier­te que con­ge­lar no ma­ta los mi­cro­bios, só­lo de­tie­ne el cre­ci­mien­to mi­cro­biano. Por eso hay que te­ner cui­da­do de no con­ge­lar mu­chas co­sas a la vez ni cuan­do to­da­vía es­tán ca­lien­tes, por­que si el ali­men­to per­ma­ne­ce ca­lien­te mu­cho tiem­po en el con­ge­la­dor los mi­cro­bios tie­nen tiem­po de desa­rro­llar­se. Por otra par­te, si se me­ten va­rios pla­tos a la vez en el con­ge­la­dor su­birá la tem­pe­ra­tu­ra y ade­más de no con­ge­lar­se con ra­pi­dez se pue­de des­con­ge­lar par­cial­men­te to­do lo que ya es­ta­ba con­ge­la­do.

Cui­dar el re­ci­pien­te

Los ali­men­tos que se co­lo­can en el con­ge­la­dor han de es­tar bien cu­bier­tos pa­ra evi­tar que­ma­du­ras de frío que es­tro­peen su textura. Si se op­ta por re­ci­pien­tes de plás­ti­co, con­vie­ne ase­gu­rar­se de que son ap­tos pa­ra la con­ge­la­ción pa­ra evi­tar que des­pren­dan sus­tan­cias tó­xi­cas, y de que cie­rren her­mé­ti­ca­men­te pa­ra que no se mez­clen olo­res y sa­bo­res.

Y co­mo al con­ge­lar­se los ali­men­tos au­men­tan de vo­lu­men, no hay que lle­nar el en­va­se. Re­sul­ta útil ele­gir re­ci­pien­tes que sir­van tan­to pa­ra la con­ge­la­ción co­mo pa­ra el mi­cro­on­das y que per­mi­tan des­con­ge­lar y re­ca­len­tar di­rec­ta­men­te, pe­ro hay que re­vi­sar que son ap­tos en los sím­bo­los que fi­gu­ran en la eti­que­ta o que es­tán im­pre­sos en el fon­do.

Eti­que­tar

“Es me­jor con­ge­lar co­mi­da pa­ra la pró­xi­ma se­ma­na que pa­ra den­tro de un mes”, ad- vier­ten los ex­per­tos. Por­que aun­que la co­mi­da con­ge­la­da pue­de aguan­tar me­ses –y si es­tá con­ge­la­da en bol­sas al va­cío in­clu­so un año–, el pa­so del tiem­po va al­te­ran­do sus pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas. De ahí la con­ve­nien­cia de de­ta­llar en los en­va­ses tan­to su con­te­ni­do –pa­ra no te­ner que abrir el re­ci­pien­te– co­mo la fe­cha en que se ela­bo­ró ese pla­to.

Ti­po de ali­men­tos

Ba­dal ad­vier­te que no es acon­se­ja­ble con­ge­lar ali­men­tos que ten­gan un al­to con­te­ni­do de al­mi­dón, co­mo pas­ta, patata o arroz, por­que el agua que con­tie­ne au­men­ta de vo­lu­men y rom­pe las fi­bras. Lo mis­mo ocu­rre con la ver­du­ra y la fru­ta. El con­se­jo de la es­pe­cia­lis­ta de la Fun­da­ció Alí­cia pa­ra que la ver­du­ra no pier­da fir­me­za al con­ge­lar­la es guar­dar­la des­pués de ha­ber­la her­vi­do uno o dos mi­nu­tos, mien­tras que la me­jor so­lu­ción pa­ra la fru­ta es aña­dir un al­mí­bar. La car­ne, por su par­te, pier­de me­nos pro­pie­da­des si se con­ge­la co­ci­na­da por­que du­ran­te la coc­ción ya ha per­di­do par­te del agua y se for­man me­nos cris­ta­les.

CON­VIE­NE EN­FRIAR RÁ­PI­DO LA CO­MI­DA QUE SE COCINA PA­RA CON­SER­VAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.