Al­gún pe­li­gro

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Col­gar un selfie no es al­go que sea ma­lo en sí. Pe­ro pue­de su­po­ner pro­ble­mas si, por ejem­plo, las fo­tos son de con­te­ni­do dis­cu­ti­ble. En me­dios es­ta­dou­ni­den­se se aler­ta­ba so­bre la ten­den­cia de sa­car­se imá­ge­nes jun­to a men­di­gos, fu­ne­ra­les o ac­ci­den­tes, al­go de du­do­so gus­to. Por no ha­blar de aque­llas fo­tos que tie­nen una cier­ta con­no­ta­ción se­xual. “Los pa­dres pue­den sen­tir­se a dis­gus­to con un jo­ven que pu­bli­ca fo­tos ín­ti­mas. Y es cier­to que si a la de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca se aña­de una ver­tien­te se­xual, es­ta­mos an­te un cóc­tel di­fí­cil­men­te ges­tio­na­ble”, re­co­no­ce el ex­per­to en in­ter­net En­ri­que San Juan, que cree que en to­do ca­so nun­ca hay que con­de­nar, sino edu­car. “Los jó­ve­nes han cre­ci­do con la tec­no­lo­gía. Cuan­do na­cie­ron, ya es­ta­ba. En cam­bio, los adul­tos he­mos te­ni­do que ha­cer una cier­ta tra­duc­ción, con nues­tros pa­rá­me­tros. Por es­to a los pa­dres nos cues­ta en­ten­der lo qué pa­sa”, di­ce el pro­fe­sor Ma­riano Chó­liz. El re­cien­te éxi­to de Snap­chat, la apli­ca­ción que per­mi­te el en­vío de fo­to que se au­to­des­tru­yen al ca­bo de po­cos se­gun­dos, es muy in­di­ca­ti­vo. La ten­ta­ción de des­in­hi­bir­se en un tiem­po tan cor­to es muy fuer­te. “La ma­yo­ría d son sel­fies. Es una ten­den­cia un tan­to mor­bo­sa y de mo­da, so­bre to­do en­tre las pa­re­jas”, ad­vier­te San Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.