EL SAL­TA­DOR DES­CAR­GA ADRE­NA­LI­NA IN­CLU­SO CUAN­DO SE PRE­PA­RA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Se di­ce que en 1914, Sir Er­nest Henry Shac­kle­ton pu­bli­có un anun­cio pi­dien­do vo­lun­ta­rios pa­ra su ex­pe­di­ción a la An­tár­ti­da. El tex­to re­za­ba así: “Se buscan hom­bres pa­ra un via­je pe­li­gro­so. Suel­do bajo. Frío ex­tre­mo. Lar­gos me­ses de com­ple­ta os­cu­ri­dad. Pe­li­gro cons­tan­te. No se ase­gu­ra re­torno con vi­da. Ho­nor y re­co­no­ci­mien­to en ca­so de éxi­to.” Cuen­tan que, a pe­sar de su pa­ra­dó­ji­ca for­ma de pu­bli­ci­tar­se, el ex­plo­ra­dor re­ci­bió más de cin­co mil so­li­ci­tu­des. De ahí eli­gió a los vein­ti­séis hom­bres que le acom­pa­ña­rían en la ex­pe­di­ción Endurance, qui­zás el via­je más épi­co de la his­to­ria de la na­ve­ga­ción. La his­to­ria an­te­rior es pro­ba­ble­men­te una le­yen­da, pe­ro en to­do ca­so re­fle­ja el ca­rác­ter de las per­so­nas que han em­pren­di­do las aventuras más épi­cas de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Hoy en día, en una cul­tu­ra que mu­chas ve­ces mira a esas per­so­nas co­mo egoís­tas que dis­fru­tan del pe­li­gro ol­vi­dan­do lo que arries­gan se ol­vi­da que el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, la lle­ga­da a la Lu­na o la ex­plo­ra­ción de los Po­los han si­do po­si­bles gra­cias a ellos. Es más: es bas­tan­te pro­ba­ble que les de­ba­mos el he­cho de ha­ber­nos con­ver­ti­do en se­res hu­ma­nos. Por­que el pri­mer mono que de­ci­dió ba­jar­se de los ár­bo­les era, se­gu­ra­men­te, un “ca­ta­dor de adre­na­li­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.