El por­qué de la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo

A mu­cha gen­te les re­sul­ta mi­sión im­po­si­ble en­fren­tar­se a una ta­rea te­dio­sa. Otros, en cam­bio, aun­que sien­tan pe­re­za, lo­gran mo­ti­var­se y po­ner­se ma­nos a la obra. Aho­ra la neu­ro­cien­cia ha ha­lla­do res­pues­tas en el ce­re­bro que ex­pli­ca­rían el por­qué de esa act

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Se­gu­ra­men­te, la si­guien­te si­tua­ción les re­sul­te fa­mi­liar. Tie­nen que aca­bar de pre­pa­rar un in­for­me. O un pre­su­pues­to. O co­rre­gir exá­me­nes. O una tra­duc­ción. Se sien­tan fren­te al or­de­na­dor. Pe­ro no pue­den con­cen­trar­se. Les da tre­men­da pe­re­za ha­cer aque­llo que tie­nen que ha­cer. Su men­te co­mien­za a di­va­gar. Re­cuer­dan la ce­na de ayer. Pien­san en lo que tie­nen que ha­cer es­ta se­ma­na. Se des­pis­tan con el pa­so de una mos­ca o de un men­sa­je que les lle­ga al mó­vil.

Ha­cen aco­pio de fuer­zas y con­si­guen fo­ca­li­zar su aten­ción du­ran­te unos mi­nu­tos. Pe­ro du­ra eso, mi­nu­tos. En­ton­ces abren el co­rreo elec­tró­ni­co, mi­ran los ti­tu­la­res de La Van­guar­dia, re­vi­san el Twit­ter, has­ta que el re­loj les ad­vier­te que ya lle­van una ho­ra per­dien­do el tiem­po y que la fe­cha de en­tre­ga es ma­ña­na. Eso les ha­ce sen­tir cul­pa­bles; una vo­ce­ci­lla in­te­rior les re­cuer­da que tie­nen que cum­plir con sus obli­ga­cio­nes y, muy a su pe­sar, vuel­ven a la ta­rea que de­be­rían es­tar ha­cien­do. Y con­si­guen, afor­tu­na­da­men­te y con mu­cho es­fuer­zo, aca­bar­la.

Mu­chos días nos ve­mos en esa te­si­tu­ra que nos em­pla­za a ele­gir en­tre aque­llo que que­re­mos ha­cer y aque­llo que se su­po­ne que de­be­mos ha­cer. Co­mo si es­tu­vié­ra­mos en una mon­ta­ña ru­sa en la que va­mos pa­san­do por zo­nas de mo­ti­va­ción y de te­dio, de hol­ga­za­ne­ría y de per­se­ve­ran­cia. “Sa­ber, ¡cla­ro que sa­be­mos lo que te­ne­mos que ha­cer!, pe­ro nos re­sul­ta mu­cho más fá­cil ha­cer lo que nos ape­te­ce”, afir­ma el psi­có­lo­go cog­ni­ti­vo Gary Mar­cus, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, en una en­tre­vis­ta por vi­deo­con­fe­ren­cia.

Y sin em­bar­go, aun­que es al­go que nos ocu­rre a to­dos en al­gún mo­men­to, no to­do el mun­do reac­cio­na igual fren­te a una ta­rea. Mien­tras que a al­gu­nas per­so­nas les re­sul­ta “sen­ci­llo” po­ner­se a tra­ba­jar, a pe­sar de que aque­llo que de­ban ha­cer sea pe­sa­do, a otras, en cam­bio, aun­que ten­gan por de­lan­te un tra­ba­jo atrac­ti­vo y gra­ti­fi­can­te, les cues­ta ho­rro­res ac­ti­var­se. ¿Y eso por qué? ¿Hay al­gu­na ra­zón que nos ha­ga más, di­gá­mos­lo así, pe­re­zo­sos o di­li­gen­tes? Pues re­sul­ta que sí. Y la res­pues­ta se ha­lla en nues­tro ce­re­bro y, en con­cre­to, en un neu­ro­trans­mi­sor, la do­pa­mi­na. Pue­de que les sue­ne el nom­bre. Tra­di­cio­nal­men­te se la ha re­la­cio­na­do con el pla­cer. Se so­lía de­cir que era la en­car­ga­da de po­ner en mar­cha nues­tro cir­cui­to de re­com­pen­sas. Sin em­bar­go, era un error. In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes, al­gu­nas con se­llo español, han des­cu­bier­to que del pla­cer se en­car­gan otras sus­tan­cias, co­mo la se­ro­to­ni­na. Y que la do­pa­mi­na es la en­car­ga­da de dar­nos el em­pu­jon­ci­to que ne­ce­si­ta­mos pa­ra en­trar en ac­ción.

El de­li­ca­do equi­li­brio en­tre cos­te y be­ne­fi­cio Una nue­va in­ves­ti­ga­ción, pu­bli­ca­da re­cien­te­men­te en el Jour­nal of Neu­ros­cien­ces, ha arro­ja­do al­go de luz a qué ocu­rre en nues­tro ce­re­bro cuan­do nos de­ba­ti­mos en­tre obli­ga­ción e indulgencia. Al fren­te es­tá Mi­chael Tread­way, un psi­quia­tra in­ves­ti­ga­dor de la Har­vard Me­di­cal School (EE.UU.), que ha­ce unos años co­men­zó a pre­gun­tar­se cuá­les eran los pro­ce­sos que ocu­rrían en el ce­re­bro que nos ha­cía de­can­tar­nos por el es­fuer­zo o por la dis­trac­ción. Es­te neu­ro­cien­tí­fi­co tra­ta­ba a pa­cien­tes que pa­de­cían de­pre­sión y es­tos le con­ta­ban que sen­tían ver- da­de­ras di­fi­cul­ta­des pa­ra sen­tir­se mo­ti­va­dos por las co­sas, in­clu­so si és­tas eran sus afi­cio­nes o ac­ti­vi­da­des que les gus­ta­ban. To­do les re­sul­ta­ba un enor­me –e in­su­pe­ra­ble– es­fuer­zo, le ase­gu­ra­ban.

Bus­can­do do­cu­men­ta­ción so­bre el te­ma que le per­mi­tie­ra te­ner al­gu­na pis­ta so­bre aque­llo que le su­ce­día a sus pa­cien­tes, Tread­way dio con el tra­ba­jo de una va­len­cia­na, Mer­cè Co­rrea, di­rec­to­ra del La­bo­ra­to­rio de Neu­ro­bio­lo­gía de la Mo­ti­va­ción de la Uni­ver­si­dad Jau­me I (UJI), de Cas­te­llón, y de su co­le­ga de la Uni­ver­si­dad de Con­nec­ti­cut, el in­ves­ti­ga­dor John D. Sa­lo­mo­ne. Am­bos lle­va­ban tiem­po in­ves­ti­gan­do en mo­de­los ani­ma­les el pa­pel que te­nía la do­pa­mi­na en la mo­ti­va­ción. Y ya ha­bían he­cho des­cu­bri­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos.

“To­dos sa­be­mos que hay gen­te que es más pe­re­zo­sa que otra. El ori­gen de esas di­fe­ren­cias en el ce­re­bro era un mis­te­rio y era lo que pre­ten­día­mos ave­ri­guar. Sa­lo­mo­ne y Co­rrea es­ta­ban ob­ser­van­do el mis­mo fe­nó­meno en mo­de­los ani­ma­les, cuan­do la fun­ción de la do­pa­mi­na se in­te­rrum­pía. Eso me lle­vó a pre­gun­tar­me si tal vez ese neu­ro­trans­mi­sor ten­dría un pa­pel im­por­tan­te en los sín­to­mas de fal­ta de mo­ti­va­ción en en­fer­me­da­des co­mo la de­pre­sión”, ex­pli­ca Tread­way en con­ver­sa­ción vía Sky­pe.

Es­te psi­có­lo­go ame­ri­cano reali­zó un ex­pe­ri­men­to con 25 vo­lun­ta­rios sa­nos, de eda­des com­pren­di­das en­tre los 18 y los 29 años, a los que les pro­pu­so rea­li­zar unas ac­cio­nes a cam­bio de una re­com­pen­sa eco­nó­mi­ca. Cuan­do era al­go muy fá­cil, les re­por­ta­ba un dó­lar (unos 70 cén­ti­mos) y cuan­do era al­go más di­fí­cil, 4 (ca­si 3 eu­ros). En ca­da oca­sión, los psi­có­lo­gos que con­du­cían el ex­pe­ri­men­to les de­cían si te­nían una pro­ba­bi­li­dad al­ta, me­dia o ba­ja de ob­te­ner una re­com­pen­sa.

Ca­da ta­rea, que con­sis­tía en apre­tar unos bo­to­nes, du­ra­ba unos 30 se­gun­dos y de­bían re­pe­tir­las una y otra vez du­ran­te 20 mi­nu­tos. Mien­tras, se iban to­man­do imá­ge­nes de la ac­ti­vi­dad de sus ce­re­bros me­dian­te una tec­no­lo­gía lla­ma­da PET (to­mo­gra­fía de emi­sión de po­si­tro­nes), que les per­mi­tía me­dir la ac­ti­vi­dad de la do­pa­mi­na por to­do el cór­tex ce­re­bral. De es­ta ma­ne­ra, el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res –cuan­do se reali­zó el ex­pe­ri­men­to, Tread­way es­ta­ba en la uni­ver­si­dad es­ta­dou­ni­den­se de Van­der­bilt– pu­die­ron ha­llar co­rre­la­cio­nes en­tre la ac­ti­vi­dad do­pa­mi­nér­gi­ca y la vo­lun­tad de los par­ti­ci­pan­tes pa­ra com­ple­tar las ac­cio­nes me­nos pla­cen­te­ras. Así, vie­ron que los es­tu­dian­tes que te­nían más can­ti­dad de do­pa­mi­na en el es­tria­do iz­quier­do (re­la­cio­na­do con el mo­vi­mien­to cor­po­ral) y en el cór­tex pre­fron­tal ven­tro­me­dial (im­pli­ca­do en la to­ma de de­ci­sio­nes) te­nían más ten­den­cia a tra­ba­jar más a cam­bio de gran­des re­com­pen­sas e in­clu­so cuan­do la po­si­bi­li­dad de ga­nar di­ne­ro era muy ba­ja, con­se­guían man­te­ner­se mo­ti­va­dos y se­guir par­ti­ci­pan­do.

En cam­bio, vie­ron que en aque­llas per­so­nas que se da­ban an­tes por ven­ci­das, con me­nos ten­den­cia al es­fuer­zo, ha­bía más do­pa­mi­na en la ín­su­la in­te­rior, una zo­na cu­ya fun­ción exac­ta no es­tá muy cla­ra pe­ro que al me­nos en es­te ca­so pa­re­ce que res­pon­de

a los cos­tes o al do­lor de te­ner que su­frir en una ta­rea des­agra­da­ble. Una ín­su­la más ex­ci­ta­da, al pa­re­cer, nos ha­ce más va­gos.

“Pue­de que es­ta zo­na [la ín­su­la] de­tec­te la po­si­bi­li­dad de abu­rri­mien­to o las pal­pi­ta­cio­nes en el de­do do­lo­ri­do des­pués de tan­to pul­sar. O quién sa­be, el do­lor exis­ten­cial de te­ner que ha­cer al­go que real­men­te no que­re­mos ha­cer. De nues­tro ex­pe­ri­men­to lo que se des­pren­de es que cuan­ta más ac­ti­vi­dad do­pa­mi­nér­gi­ca se pro­du­ce en la ín­su­la, an­tes de­ja­mos de es­for­zar­nos”, ex­pli­ca Tread­way.

Eva­luan­do los pros y contras Los re­sul­ta­dos de es­te es­tu­dio se su­man a otros an­te­rio­res re­la­cio­na­dos con có­mo el ce­re­bro ana­li­za y eva­lúa el cos­te-be­ne­fi­cio de una ac­ción. De ma­ne­ra in­cons­cien­te, nues­tro ór­gano rey es­tá con­ti­nua­men­te me­su­ran­do aque­llo que de­be­mos ha­cer y si va­le la pe­na en fun­ción de la re­com­pen­sa fi­nal. Y son esos cálcu­los los que al fi­nal aca­ban de­ter­mi­nan­do si aca­ban, por ejem­plo, de leer es­te reportaje o si, por el con­tra­rio, de­ci­den con­sul­tar sus no­ti­fi­ca­cio­nes de Fa­ce­book.

A me­nu­do, aque­llas co­sas que de­be­mos ha­cer re­quie­ren un es­fuer­zo con­si­de­ra­ble. ¿Han co­men­za­do a es­tu­diar un idio­ma nue­vo o un ins­tru­men­to, co­mo la gui­ta­rra, de adul­tos? Am­bas ac­cio­nes re­quie­ren una in­fi­ni­dad de ho­ras de in­ver­sión y no hay ata­jos que val­gan. “Las ta­reas pa­ra las que de­be­mos es­for­zar­nos mu­cho ne­ce­si­tan de al­tas do­sis de do­pa­mi­na en el ce­re­bro”, ase­gu­ra Mer­cè Co­rrea, in­ves­ti­ga­do­ra de la UJI. Es­te neu­ro­trans­mi­sor es el en­car­ga­do de po­ten­ciar la fuer­za de vo­lun­tad y re­sul­ta esen­cial pa­ra la mo­ti­va­ción psi­co­ló­gi­ca pe­ro tam­bién pa­ra em­pu­jar­nos a mo­ver­nos fí­si­ca­men­te. Es el ele­men­to que, al fi­nal, in­cli­na la ba­lan­za ha­cia “de­jo las clases” o “voy a es­tu­diar más, a ver si pa­ra en la pró­xi­ma cla­se ya pue­do to­car es­ta can­ción”.

“La fu­tu­ra pre­vi­sión de las con­se­cuen­cias es lo que des­en­ca­de­na la li­be­ra­ción de do­pa­mi­na –ex­pli­ca Car­les Es­ce­ra, al fren­te del gru­po de in­ves­ti­ga­ción en neu­ro­cien­cia cog­ni­ti­va del Ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción del ce­re­bro, cog­ni­ción y con­duc­ta (IR3C) de la Universitat de Bar­ce­lo­na–. Y pa­ra ello, eva­lúas en fun­ción de la ex­pe­rien­cia pa­sa­da. A lo lar­go de la vi­da vas apren­dien­do qué te gus­ta y qué no, qué co­sas son aque­llas por las que va­le la pe­na es­for­zar­se. Y eso se va al­ma­ce­nan­do en nues­tro apren­di­za­je y va orien­tan­do nues­tra con­duc­ta”.

De he­cho, te­ne­mos un ce­re­bro que ya vie­ne de se­rie pre­pa­ra­do pa­ra el es­fuer­zo. Es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra de­di­car re­cur­sos y lle­var a ca­bo ta­reas que no nos ape­te­cen pe­ro que, se­gu­ra­men­te, sean de vi­tal im­por­tan­cia. Y evo­lu­ti­va­men­te, al pa­re­cer, tie­ne ló­gi­ca que sea sí. “Esas co­sas que no te­ne­mos ga­nas de ha­cer sue­len ser ne­ce­sa­rias pa­ra la su­per­vi­ven­cia. Por ejem­plo, nues­tros an­ces­tros ne­ce­si­ta­ban con­se­guir co­mi­das ri­cas en ca­lo­rías, co­mo la car­ne, que les ase­gu­ra­ba so­bre­vi­vir du­ran­te un tiem­po. Pe­ro con­se­guir esa car­ne re­que­ría un enor­me es­fuer­zo: recorrer lar­gas dis­tan­cias, ca­zar. La do­pa­mi­na es­tá ahí pa­ra ayu­dar­nos y em­pu­jar­nos a ha­cer aque­llo que re­sul­ta va­lio­so pa­ra la su­per­vi­ven­cia –ex­pli­ca Co­rrea, de la UJI–. En nues­tra so­cie­dad hoy en día, quien per­se­ve­ra más es más pro­ba­ble que en­cuen­tre, pon­ga­mos por ca­so, un pues­to de tra­ba­jo. No es que le re­sul­te más fá­cil, sino que cuan­to más per­se­ve­ran­cia, más au­men­tas las pro­ba­bi­li­da­des de con­se­guir un re­for­za­dor, en es­te ca­so, el tra­ba­jo”.

Apren­dien­do dis­ci­pli­na Pa­re­ce, pues, que el he­cho de que sea­mos más proac­ti­vos o, en cam­bio, más re­mo­lo­nes tie­ne que ver con un ce­re­bro que li­be­ra más o me­nos do­pa­mi­na. En­ton­ces, ¿po­de­mos cul­par a las neu­ro­nas de nues­tra indulgencia? Ni mu­cho me­nos. “Los ni­ve­les de do­pa­mi­na en de­ter­mi­na­das re­gio­nes del ce­re­bro son una ex­pli­ca­ción, no una ex­cu­sa”, opi­na el neu­ro­cien­tí­fi­co Car­les Es­ce­ra, de la UB. Es cier­to que exis­te cier­ta pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca: per­so­nas que na­cen con me­nos do­pa­mi­na y pue­de que eso ex­pli­que por qué tie­nen una ac­ti­tud más re­la­ja­da en la vi­da. Pe­ro el ce­re­bro es­tá en in­ter­ac­ción con el me­dio y eso afec­ta a nues­tra bio­lo­gía. Y po­de­mos bus­car di­fe­ren­tes es­tra­te­gias pa­ra mo­du­lar la ma­ne­ra de ha­cer de nues­tro ce­re­bro. “No es vá­li­do el de­ter­mi­nis­mo de que na­ce­mos así y así nos que­da­mos”, sen­ten­cia Es­ce­ra. “La mo­ti­va­ción es­tá de­ter­mi­na­da por el ce­re­bro pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar que el ce­re­bro es­tá siem­pre cambiando. La do­pa­mi­na jue­ga un pa­pel en el pro­ce­so: pue­de es­ti­mu­lar cambios en el cir­cui­to res­pon­sa­ble de co­di­fi­car cos­tes y be­ne­fi­cios y siem­pre se ne­ce­si­ta cuan­do se quie­re ini­ciar una ac­ción. Pe­ro no po­de­mos de­cir que una can­ti­dad con­cre­ta de do­pa­mi­na pro­du­ce una can­ti­dad de­ter­mi­na­da de mo­ti­va­ción en una per­so­na. Por­que eso cam­bia en fun­ción de la si­tua­ción”, in­sis­te Tread­way. Exis­ten for­mas de com­ba­tir la pe­re­za. Pa­ra em­pe­zar, bus­can­do nues­tros pro­pios es­tí­mu­los que ha­gan de­can­tar la ba­lan­za de cos­tes-be­ne­fi­cios ha­cia los be­ne­fi­cios: des­de la sa­tis­fac­ción de un tra­ba­jo bien

LA DO­PA­MI­NA SE EN­CAR­GA DE DAR­NOS EL IMPULSO NE­CE­SA­RIO Y AC­TI­VAR­NOS

he­cho has­ta los elo­gios del je­fe o, tam­bién, evi­tar una bron­ca. “La do­pa­mi­na nos apro­xi­ma a re­com­pen­sas que nos gus­tan, pe­ro tam­bién nos ale­ja de aque­llo que nos des­agra­da, nos ayu­da a evi­tar el cas­ti­go o a en­fren­tar­nos con nues­tro su­pe­rior si no ha­ce­mos nues­tro tra­ba­jo. Ac­túa pues en los dos sen­ti­dos, po­nién­do­nos en mar­cha pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas o pa­ra acer­car­nos a aque­llo que nos gus­ta”, ex­pli­ca Mer­cè Co­rrea.

Hay per­so­nas que tie­nen mul­ti­tud de es­tí­mu­los, des­de la fa­mi­lia y los ami­gos, has­ta el or­gu­llo pro­pio de ha­cer al­go bien; y otras, en cam­bio, muy po­cos. El ca­so ex­tre­mo es el de los adic­tos a las dro­gas que re­du­cen to­dos los es­tí­mu­los que les pro­por­cio­nan mo­ti­va­ción a uno so­lo, la dro­ga. Pa­ra con­se­guir­la son ca­pa­ces de to­dos los es­fuer­zos que ha­gan fal­ta. Y co­mo te­ne­mos un ce­re­bro plás­ti­co, ca­paz de cam­biar pa­ra ir adap­tán­do­se a la reali­dad cam­bian­te, po­de­mos en­se­ñar­lo a mo­du­lar ese sis­te­ma de cos­te-be­ne­fi­cio, y de es­ta ma­ne­ra ven­cer la pe­re­za y es­for­zar­nos más.

Mer­cè Co­rrea aca­ba de co­men­zar una nue­va lí­nea de in­ves­ti­ga­ción en es­te sen­ti­do: con mo­de­los ani­ma­les, es­tu­dia si en­tre­nan­do a los roe­do­res des­de que na­cen en una ac­ti­vi­dad vo­lun­ta­ria, eso ha­ce que de adul­tos es­tén mo­ti­va­dos a rea­li­zar es­fuer­zos pa­ra con­se­guir otras ta­reas. “Que­re­mos ver si po­de­mos po­ten­ciar el sis­te­ma do­pa­mi­nér­gi­co, en­tre­nar­lo”, di­ce.

No­so­tros, por nues­tra par­te, po­de­mos em­pe­zar a en­tre­nar nues­tra fuer­za de vo­lun­tad ya. Pa­ra ad­qui­rir dis­ci­pli­na, so­bre to­do en aque­llas co­sas que no nos gus­tan ha­cer. Eso no quie­re de­cir que nos sin­ta­mos mo­ti­va­dos, pe­ro al me­nos se­re­mos ca­pa­ces de aca­bar ha­cien­do el tra­ba­jo. Car­les Es­ce­ra, in­ves­ti­ga­dor de la UB, acon­se­ja que cuan­do ten­ga­mos al­go que nos re­sul­te tre­men­da­men­te pe­sa­do de ha­cer le asig­ne­mos a esa ta­rea una ho­ra al día. O si eso nos pa­re­ce mu­cho, po­de­mos co­men­zar con 20 mi­nu­tos. Du­ran­te ese tiem­po, no hay ex­cu­sas que val­gan. Por ejem­plo, si se tra­ta de es­tu­diar, du­ran­te esos 20 mi­nu­tos hay que apa­gar el mó­vil, el or­de­na­dor, la mú­si­ca. Y só­lo es­tu­diar. Me­tas cor­tas.

Hay que ir re­pi­tien­do esa ope­ra­ción de for­ma sis­te­má­ti­ca ca­da día. El ce­re­bro es mol­dea­ble y to­dos esos cambios com­por­ta­men­ta­les que nos im­po­ne­mos, aca­ba­rán te­nien­do una con­se­cuen­cia en la for­ma en que tra­ba­ja: aca­ba­rá apren­dien­do que tie­ne que es­for­zar­se y ven­ce­rá esa gan­du­le­ría ini­cial. “Si te au­to­im­po­nes dis­ci­pli­na, el ce­re­bro aca­ba­rá asi­mi­lan­do que esa au­to­dis­ci­pli­na es re­for­zan­te en sí mis­ma y fun­cio­na­rá co­mo es­tí­mu­lo”, se­ña­la el doc­tor Es­ce­ra. Así es que ya sa­ben, tal vez, si han con­se­gui­do aca­bar de leer es­te reportaje pue­de que sea por­que du­ran­te unas ho­ras quien es­cri­be ha con­se­gui­do ga­nar­le la par­ti­da a la indulgencia. Y en su ce­re­bro, a su vez, du­ran­te unos mi­nu­tos al me­nos se ha im­pues­to su fuer­za de vo­lun­tad. Qui­zás, quien sa­be, es­te ar­tícu­lo les ha­ya re­sul­ta­do un buen es­tí­mu­lo pa­ra ha­cer­se con la ba­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.