RE­LA­JA­CIÓN ME­RE­CI­DA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, una de mis nietas, Lucía, le es­tá es­cri­bien­do por mí. Me lla­mo Nuria y ten­go 80 años. Me frac­tu­ré li­ge­ra­men­te la pel­vis tras una caí­da y ten­go que es­tar in­mo­vi­li­za­da du­ran­te do­ce días pa­ra evi­tar la ope­ra­ción. Siem­pre he si­do muy ac­ti­va, aun­que me que­de en la ca­ma o en el sofá, y eso no me fa­vo­re­ce.

Mi hi­ja Ma­ría, ins­truc­to­ra de yo­ga, di­ce que me ven­dría bien prac­ti­car­lo pa­ra tran­qui­li­zar­me, pues me pon­go ner­vio­sa al no po­der se­guir con mi ru­ti­na. Co­mo ella tie­ne li­bros su­yos y so­mos lec­to­res del su­ple­men­to ES, he de­ci­di­do con­sul­tar­le. ¿Qué cree us­ted que me pue­de ir bien? Por otro la­do, es­toy preo­cu­pa­da por si me ope­ran y por dar la la­ta a mis hi­jos. Le de­seo que ten­ga mu­cha fe­li­ci­dad. Mu­chas gra­cias, su lec­to­ra y ami­ga Nuria.

EJER­CI­CIOS CO­MO EL YO­GA CREAN UN BIE­NES­TAR FÍ­SI­CO Y MEN­TAL QUE DO­MI­NA LAS TEN­SIO­NES DIA­RIAS

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da Nuria, mu­chí­si­mas gra­cias por es­cri­bir­me y con­fiar en mí. Se­gu­ro que es us­ted una jo­ven ma­yor en­can­ta­do­ra. Las orien­ta­cio­nes y mé­to­dos del yo­ga son muy va­lio­sas pa­ra los ma­yo­res. De he­cho, des­de ha­ce años el pro­fe­sor de yo­ga men­tal Pau­lino Mon­je im­par­te de­sin­te­re­sa­da­men­te clases en cen­tros de día pa­ra ma­yo­res y ju­bi­la­dos, con éxi­to. Aho­ra, en vez de preo­cu­par­se, ocú­pe­se. Ocú­pe­se de es­tar bien, tran­qui­la y pa­cien­te y no se de­je lle­var por las ten­sio­nes que la im­pul­san a es­tar ac­ti­va. Dé­je­se que­rer y tó­me­se es­te des­can­so.

Le ven­drá muy bien po­ner en prác­ti­ca al­gu­nas téc­ni­cas de res­pi­ra­ción, re­la­ja­ción y apa­ci­gua­mien­to men­tal. Son pro­ce­di­mien­tos muy an­ti­guos que nos pue­den ser de gran ayu­da co­mo he­rra­mien­tas de ar­mo­nía. Le voy a re­co­men­dar tres en con­cre­to. Su hi­ja, al ser ins­truc­to­ra de yo­ga, le pue­de ayu­dar a pre­ci­sar mis in­di­ca­cio­nes y com­pro­bar que las eje­cu­ta co­rrec­ta­men­te. Va­mos a co­men­zar con un ejer­ci­cio de res­pi­ra­ción muy tran­qui­li­zan­te, la res­pi­ra­ción ab­do­mi­nal. Con­sis­te en que, por la na­riz, lle­ve el ai­re al vien­tre y al es­tó­ma­go, pa­ra lue­go ex­pul­sar­lo en el mis­mo tiem­po y tam­bién por la na­riz.

Si lo ha­ce bien, al to­mar el ai­re di­la­ta­rá el es­tó­ma­go y al ex­pul­sar­lo es­te vol­ve­rá a su po­si­ción ini­cial. Si tie­ne du­das, co­lo­que una mano so­bre el es­tó­ma­go pa­ra com­pro­bar­lo. Asi­mis­mo, le ven­drá muy bien prac­ti­car unos mi­nu­tos de re­la­ja­ción, su hi­ja pue­de ir in­di­cán­do­le las zo­nas que tie­ne que aflo­jar. Se tra­ta de ir lle­van­do la men­te des­de los pies has­ta la ca­be­za, zo­na por zo­na del cuer­po, sin­tien­do y sol­tan­do, de­ján­do­se lle­var por una plá­ci­da sen­sa­ción de re­la­ja­ción. Es cues­tión de prác­ti­ca. Es­ta téc­ni­ca le ayu­da­rá mu­cho a re­la­jar­se y a evi­tar preo­cu­pa­cio­nes y ten­sio­nes. El úl­ti­mo procedimiento que le ex­pon­go es pa­ra se­re­nar la men­te. Con­sis­te en que eli­ja una ima­gen agra­da­ble y tran­qui­li­za­do­ra y du­ran­te unos mi­nu­tos se ab­sor­ba men­tal­men­te en ella evi­tan­do dis­traer­se. Pue­de ser un la­go, una pra­de­ra, el fir­ma­men­to cla­ro y des­pe­ja­do, el ho­ri­zon­te o la ima­gen que us­ted pre­fie­ra pa­ra ex­pe­ri­men­tar so­sie­go. Ya le he da­do de­be­res, aho­ra tie­ne que prac­ti­car y de­jar­se mi­mar unos días. Gra­cias y afec­tuo­sos sa­lu­dos.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.