¿Se es­cu­cha…?

Al­gu­nos ex­per­tos con­si­de­ran que ca­da vez ha­bla­mos más y es­cu­cha­mos me­nos. Es­to po­dría ex­pli­car que es­tén apa­re­cien­do ta­lle­res don­de se en­se­ña a es­cu­char. El te­lón de fon­do de es­te de­ba­te ra­di­ca en si las di­fi­cul­ta­des pa­ra leer pro­fun­da­men­te (en lu­gar de s

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to An­to­nio Or­tí (am­bos edi­ta­dos por

Du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, las emi­sio­nes ra­dio­fó­ni­cas se es­cu­cha­ban a me­nu­do de for­ma frag­men­ta­ria, por lo que lo que los men­sa­jes re­ci­bi­dos no se ajus­ta­ban mu­chas ve­ces a lo que li­te­ral­men­te aca­ba­ban de con­tar los lo­cu­to­res: “Peo­ple tu­ne in la­te and tu­ne out early” (“la gen­te en­cien­de la ra­dio de­ma­sia­do tar­de y la apa­ga de­ma­sia­do pron­to”), se de­cía en Gran Bre­ta­ña pa­ra ex­pli­car que mu­chos in­gle­ses di­je­ran “di­go” don­de al­guien ha­bía di­cho “Die­go”. Al­go pa­re­ci­do pa­re­ce ha­ber ocu­rri­do en el 2014, has­ta el pun­to de que la ex­pre­sión “¡es que no escuchas!” co­mien­za a ser ha­bi­tual. Eduard Pun­set se ha re­fe­ri­do a es­te fe­nó­meno en un post ti­tu­la­do “Ha­bla­mos en ex­ce­so y no es­cu­cha­mos lo su­fi­cien­te” en el que ha apro­ve­cha­do pa­ra ha­cer au­to­crí­ti­ca: “¿Cuán­tas ve­ces, al ce­rrar la puer­ta de mis clases de eco­no­mía, tec­no­lo­gía o ges­tión emo­cio­nal, no he cons­ta­ta­do que ha­bía sol­ta­do mi ro­llo, en lu­gar de es­tar aten­to a lo que po­día in­tere­sar a mis alum­nos pa­ra ayu­dar­los a cons­truir su fu­tu­ro in­di­vi­dual?”.

Tam­bién Álex Ro­vi­ra, el au­tor de, en­tre otros tí­tu­los, La bue­na suer­te, se ha de­ci­di­do a tra­tar es­te asun­to en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Sa­ber es­cu­char, sa­ber ha­blar” tras oír de­cir en una con­fe­ren­cia al pe­rio­dis­ta Ma­nuel Cam­po Vidal que no se nos en­se­ña a es­cu­char. En Es­ta­dos Uni­dos tam­bién hay per­so­nas que pa­re­cen ha­ber oí­do las mis­mas cam­pa­nas, ca­so de Ni­cho­las Carr, au­tor de Su­per­fi­cia­les. ¿Qué es­tá ha­cien­do in­ter­net con nues­tras men­tes? (Tau­rus), al apre­ciar que em­pie­zan a ver­se de for­ma ma­si­va ca­sos de es­cu­cha su­per­fi­cial.

Es de­cir, el gus­to por lo bre­ve y lo rá­pi­do po­dría es­tar lle­van­do a pi­co­tear de aquí y allá en pe­que­ñas can­ti­da­des, pe­ro tam­bién a que ca­da vez más par­ti­cu­la­res ten­gan di­fi­cul­ta­des pa­ra es­cu­char a sus in­ter­lo­cu­to­res sin su­frir la­gu­nas men­ta­les y epi­so­dios de mis­sing ti­me (una ex­pre­sión ha­bi­tual, por cier­to, en ca­sos de per­so­nas que ma­ni­fies­tan ha­ber si­do ab­du­ci­das por ex­tra­te­rres­tres o se­cues­tra­das tem­po­ral­men­te por ovnis y que po­dría tra­du­cir­se por su­frir bre­chas en la me­mo­ria en un mo­men­to es­pe- cí­fi­co de tiem­po). La cues­tión es que ca­da vez hay más ta­lle­res que en­se­ñan a apren­der a es­cu­char, lo que no de­ja de ser lla­ma­ti­vo, pues, en prin­ci­pio, es una cua­li­dad que nos vie­ne da­da de se­rie.

Pep Ma­rí, je­fe del De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía del De­por­te del Centro de Al­to Ren­di­mien­to de Sant Cu­gat, im­par­te uno de ellos que lle­va por tí­tu­lo El ar­te de apren­der a es­cu­char, cu­yo enun­cia­do evo­ca a lo que es­cri­bió el psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Da­niel Go­le­man en el fa­mo­so li­bro In­te­li­gen­cia emo­cio­nal (Kairós; más de cin­co mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos en 30 paí­ses), don­de iden­ti­fi­có a la es­cu­cha co­mo una de las prin­ci­pa­les ha­bi­li­da­des de las per­so­nas que sa­ben re­la­cio­nar­se con los clien­tes y que ges­tio­nan co­rrec­ta­men­te las emo­cio­nes pro­pias y aje­nas.

En el ca­so con­cre­to del ta­ller que im­par­te Pep Ma­rí, los asis­ten­tes sue­len ser di­rec­ti­vos de em­pre­sas, en­tre­na­do­res, pro­fe­so­res y, “en ge­ne­ral, per­so­nas que tra­tan con per­so­nas y que ne­ce­si­tan ha­cer­las ren­dir y enamo­rar­las”, ex­pli­ca es­te psi­có­lo­go que es au­tor de li­bros co­mo La fe­li­ci­dad no es el ob­je­ti­vo y Apren­der de los cam­peo­nes Pla­ta­for­ma).

En el ins­tan­te in­me­dia­ta­men­te pos­te­rior al que los alum­nos to­man asien­to, Ma­rí los so­me­te a una se­rie de ejer­ci­cios pa­ra que ad­quie­ran con­cien­cia de que no hay peor sor­do que el que no quie­re oír. En uno de ellos, por ejem­plo, los par­ti­ci­pan­tes se dis­tri­bu­yen por pa­re­jas y ex­po­nen du­ran­te tres mi­nu­tos su postura fren­te a un te­ma sus­cep­ti­ble de ge­ne­rar pos­tu­ras en­con­tra­das, co­mo pue­de ser la pe­na de muer­te, la mo­no­ga­mia o la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya. El ejer­ci­cio tie­ne tres re­glas: no in­te­rrum­pir al otro mien­tras dis­fru­ta de sus tres mi­nu­tos, re­pro­du­cir con la má­xi­ma li­te­ra­li­dad lo que aca­ba de ex­pli­car y res­pon­der si, des­pués de es­cu­char sus ar­gu­men­tos, ma­ti­za­ría al­guno de sus pun­tos de vis­ta. “El 90% de los par­ti­ci­pan­tes no su­pera es­te pri­mer ejer­ci­cio”, cons­ta­ta el má­xi­mo res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía del CAR de Sant Cu­gat.

“En ge­ne­ral, es­ta­mos más preo­cu­pa­dos por de­fen­der los pro­pios pun­tos de vis­ta que de es­cu­char a los de­más. Por eso siem­pre di­go que es­cu­char es es­tar dis­pues­to a cam­biar”, re­fle­xio­na Ma­rí. “Aho­ra mis­mo –pro­si­gue– es­te te­ma tie­ne más vi­gen­cia que nun­ca pues, ade­más de es­cu­char po­co, es­cu­cha­mos mal, lo que di­fi­cul­ta tra­ba­jar en equi­po

en un mo­men­to en el que ha­ce mu­cha fal­ta”. Por lo que se de­du­ce tras es­cu­char a Ma­rí, cuan­do se tra­ta de pres­tar aten­ción a al­guien es cla­ve bus­car pun­tos de en­cuen­tro con el in­ter­lo­cu­tor, “pues, si lo que bus­cas son di­fe­ren­cias, en cuan­to de­tec­tas una, de­jas ya de es­cu­char y te pre­pa­ras pa­ra el con­tra­ata­que y pa­ra lo que vas a de­cir a con­ti­nua­ción”, apre­cia es­te es­pe­cia­lis­ta.

En re­la­ción con las di­fi­cul­ta­des pa­ra que la con­ver­sa­ción flu­ya, Ma­rí ar­gu­men­ta que po­dría guar­dar re­la­ción con las im­por­tan­tes fun­cio­nes psi­co­ló­gi­cas que se atri­bu­yen al ha­bla en un mo­men­to en que mu­chas per­so­nas no es­tán pa­ra ti­rar cohe­tes y ne­ce­si­tan co­mo el agua que be­ben que se les es­cu­che, aun­que ellos no ha­gan lo pro­pio con los de­más. Ya lo di­jo el político bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill: “Se ne­ce­si­ta co­ra­je pa­ra pa­rar­se y ha­blar, pe­ro mu­cho más pa­ra sen­tar­se y es­cu­char”.

Si se tra­ta de es­cu­char, pro­ba­ble­men­te hay que in­vo­car al coaching, pues se ba­sa pre­ci­sa­men­te en es­ta cua­li­dad. De he­cho, la “es­cu­cha ac­ti­va” for­ma par­te del abe­cé de es­ta téc­ni­ca. “A la gen­te ca­da vez le gus­ta más oír­se a sí mis­ma que es­cu­char a los de­más –in­ter­vie­ne Siraj Be­chich, mé­di­co in­ter­nis­ta y, a la vez, di­rec­tor la es­cue­la Coa­chSí– por­que es más fá­cil y pa­re­ce más ac­ti­vo.

Pe­ro es­cu­char no es só­lo per­ci­bir so­ni­dos, sino tam­bién es­tu­diar el len­gua­je cor­po­ral, el tono de voz, las emo­cio­nes, lo que se di­ce y lo que no se di­ce, e in­te­grar las pa­la­bras que se es­cu­chan en el con­tex­to en el que se pro­nun­cian. Es­cu­char es to­do eso”, ex­pli­ca es­te coach pa­ra dar a en­ten­der que la es­cu­cha ac­ti­va im­pli­ca po­ner los cin­co sen­ti­dos en lo que comunica una per­so­na y sa­ber leer en­tre lí­neas. A tí­tu­lo anec­dó­ti­co, la es­cu­cha es uno de los ele­men­tos cen­tra­les de la prác­ti­ca del coaching has­ta el ex- tre­mo de que pa­ra ser un maes­tro en es­ta dis­ci­pli­na co­mo Be­chich hay que acre­di­tar ha­ber de­di­ca­do un mí­ni­mo de 2.500 ho­ras a es­cu­char a di­fe­ren­tes per­so­nas. “Más que en­ten­der al otro se tra­ta de com­pren­der­lo. Por eso fun­cio­na el coaching, por­que en la vi­da real no so­mos es­cu­cha­dos así”, re­fle­xio­na Be­chich.

“Es­cu­char a al­guien –pro­si­gue– sig­ni­fi­ca sa­lir­te de tu pro­pio ma­pa men­tal y te­ner la cu­rio­si­dad de en­trar en la cartografía del otro y de ex­plo­rar su te­rri­to­rio. Sin em­bar­go, lo más nor­mal cuan­do ha­bla al­guien es te­ner la ten­ta­ción de ter­mi­nar­le las fra­ses o de car­gar el Win­ches­ter –se re­fie­re a una es­co­pe­ta– en si­len­cio pa­ra in­te­rrum­pir­lo a la mí­ni­ma oca­sión”, di­ce es­te en­tre­na­dor.

Vis­to así, es po­si­ble que, co­mo le ocu­rre al pro­ta­go­nis­ta de la se­rie de te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se Mad Men, ya só­lo nos gus­ten los prin­ci­pios de las co­sas, in­clui­das las con­ver­sa­cio­nes, y que to­do aque­llo que no nos pro­por­cio­na la sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta de lo fres­co, del subidón de lo nue­vo, nos re­sul­te in­so­por­ta­ble­men­te abu­rri­do, lo que ex­pli­ca­ría las “con­ver­sa­cio­nes in­te­rrup­tus” a las que ha­ce men­ción Be­chich…. Al­gu­nos psi­có­lo­gos pa­re­cen ha­ber ad­ver­ti­do tam­bién que es­tá au­men­tan­do la pre­va­len­cia del dé­fi­cit de aten­ción en adul­tos o de que la cul­tu­ra di­gi­tal po­dría es­tar de­trás del he­cho de que ca­da vez más ciu­da­da­nos re­co­noz­can te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra leer un tex­to lar­go de co­rri­do o pa­ra pres­tar aten­ción a lo que cuen­ta al­guien sin su­frir la­gu­nas (e in­clu­so océa­nos) men­ta­les.

“Co­mo mé­di­co, no creo que el dé­fi­cit de aten­ción es­té au­men­tan­do en adul­tos, sino sim­ple­men­te el tra­ta­mien­to, ya que aho­ra se diag­nos­ti­can más ca­sos. Es pro­ba­ble que aho­ra cues­te más tra­ba­jo man­te­ner la aten­ción li­neal, es­pe­cial­men­te si una per­so­na es­tá ex­pues­ta a di­fe­ren­tes es­tí­mu­los al mis­mo tiem­po. Pe­ro no creo que sea por cul­pa de las nue­vas tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción, sino por la su­ma de va­rios fac­to­res”, apre­cia Be­chich que, ade­más de coach, tra­ba­ja co­mo mé­di­co.

En re­la­ción con es­te te­ma, el neu­ro­cien­tí­fi­co es­ta­dou­ni­den­se Gary Small, di­rec­tor del Centro de In­ves­ti­ga­cio­nes en Me­mo­ria y En­ve­je­ci­mien­to de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia (UCLA) tie­ne la per­cep­ción de que in­ter­net y, en ge­ne­ral, las nue­vas tec­no­lo­gías es­tán for­ta­le­cien­do al­gu­nos cir­cui­tos neu­ro­na­les al per­mi­tir que ha­ga­mos más co­sas con el ce­re­bro, gas­tan­do me­nos ener­gía.

No obs­tan­te, Small tam­bién ha de­tec­ta­do que una ele­va­da ex­po­si­ción a la tec­no­lo­gía pa­re­ce dis­mi­nuir la ca­pa­ci­dad de cap­tar cier­tos de­ta­lles du­ran­te la con­ver­sa­ción (co­mo el con­tex­to emo­cio­nal en el que tie­nen lu­gar las con­ver­sa­cio­nes y el len­gua­je no ver­bal sub­ya­cen­te, ca­so de la pos­tu­ral cor­po­ral y los gestos), lo que, de al­gu­na for­ma, ha pro­pi­cia­do otro de­ba­te: ¿la ex­po­si­ción a es­tí­mu­los di­gi­ta­les es­tá lle­van­do, en ge­ne­ral, a ga­nar ha­bi­li­da­des per­so­na­les a cam­bio de per­der ha­bi­li­da­des so­cia­les?

El en­car­ga­do de res­pon­der la pre­gun­ta es Car­les Es­ce­ra, ca­te­drá­ti­co del De­par­ta­men­to de Psi­quia­tría y Psi­co­bio­lo­gía Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. “Hoy día se re­cu­rre a la neu­ro­cien­cia pa­ra ex­pli­car cual­quier fe­nó­meno so­cial, pe­ro el ce­re­bro no ha cam­bia­do, sino que se si­gue ri­gien­do por sus mis­mos prin­ci­pios de fun­cio­na­mien­to”.

Sin em­bar­go, agre­ga, “a día de hoy, no hay nin­gún es­tu­dio que per­mi­ta con­cluir que ca­da vez ha­bla­mos más de­pri­sa y es­cu­cha­mos me­nos. Más que un da­to ob­je­ti­vo que se pue­da va­li­dar cien­tí­fi­ca­men­te, se tra­ta de la per­cep­ción de una se­rie de per­so­nas que coin­ci­den en es­ta idea”. Es­ce­ra, que tam­bién es di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción en Ce­re­bro, Cog­ni­ción y Con­duc­ta (IR3C), sos­tie­ne que “pre­ci­sa­men­te por es­te mo­ti­vo, por­que no hay es­tu­dios cien­tí­fi­cos que con­fir­men es­ta hi­pó­te­sis, no me pue­do ma­ni­fes­tar co­mo ex­per­to, sino sim­ple­men­te dar mi opi­nión co­mo cual­quier per­so­na. El sis­te­ma ner­vio­so, es cier­to, tie­ne una ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da pa­ra pro­ce­sar y al­ma­ce­nar la in­for­ma­ción, con lo que an­te el ex­ce­so de in­for­ma­ción es fá­cil per­der da­tos y que se nos es­ca­pen in­for­ma­cio­nes. Es im­po­si­ble, por ejem­plo, man­te­ner una con­ver­sa­ción al mis­mo tiem­po que se en­vía un wat­sap. Sin em­bar­go, es muy pro­ba­ble que aho­ra mis­mo es­cu­che­mos igual de mu­cho o de po­co que siem­pre”. Al­go pa­re­ci­do opi­na es­te ca­te­drá­ti­co en psi­quia­tría so­bre la po­si­bi­li­dad de que es­té cre­cien­do el dé­fi­cit de aten­ción en adul­tos, co­mo su­gie­ren de­ter­mi­na­dos au­to­res (sus sín­to­mas más des­ta­ca­dos son la fal­ta de aten­ción y la im­pul­si­vi­dad). “Se tra­ta de un te­ma com­ple­jo, ya que al cam­biar los cri­te­rios de diag­nós­ti­co au­to­má­ti­ca­men­te se al­te­ran los por­cen­ta­jes. An­te­rior­men­te, el tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción só­lo se apli­ca­ba a los ni­ños, mien­tras que se con­si­de­ra­ba que los adul­tos que te­nían es­tos sín­to­mas eran im­pul­si­vos, des­pis­ta­dos o su­frían es­trés. Es­te te­ma me re­cuer­da a lo que ha pa­sa­do con el au­tis­mo. Has­ta ha­ce po­co, se con­si­de­ra­ba que ha­bía 80 ca­sos en Ca­ta­lun­ya. Sin em­bar­go, des­de que se apli­can cri­te­rios de diag­nós­ti­co es­tan­da­ri­za­dos hay al­re­de­dor de 1.800, lo que re­pre­sen­ta un cre­ci­mien­to espectacular”, ex­pli­ca. Tam­bién Al­bert Cos­ta, pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor Icrea del De­par­ta­men­to de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y las Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra, se­ña­la que ha­cen fal­ta más in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra sa­ber si, real­men­te, ca­da vez ha­bla­mos más y so­mos más dis­per­sos es­cu­chan­do. Cos­ta, por ejem­plo, lle­va mu­chos años in­ves­ti­gan­do los me­ca­nis­mos que uti­li­za el ce­re­bro pa­ra pro­ce­sar el len­gua­je de una ma­ne­ra rá­pi­da y fia­ble. Se es­ti­ma que nues­tro ma­pa men­tal es­tá for­ma­do por al­re­de­dor de 50.000 pa­la­bras, de las que em­plea­mos ha­bi­tual­men­te unas 2.000. Cos­ta in­clu­so ha cal­cu­la­do cuán­to tar­da­mos en con­ver­tir men­tal­men­te una idea en una pa­la­bra: 200 mi­li­se­gun­dos (es de­cir, me­nos de la mi­tad de me­dio se­gun­do). “Se­ría in­tere­san­te ave­ri­guar si la gen­te tie­ne aho­ra más vo­ca­bu­la­rio. Yo di­ría que sí, por­que el ni­vel cul­tu­ral, en ge­ne­ral, ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos años”, es­pe­cu­la. “En to­do ca­so, lo que es ver­dad es que no ha­bla­mos me­nos que an­tes. Ha­ce años, por ejem­plo, los sá­ba­dos por la no­che po­nían La cla­ve (Cos­ta se re­fie­re a un pro­gra­ma de te­le­vi­sión que emi­tía La 2 en­tre 1976 y 1985 en el que se pro­yec­ta­ba una pe­lí­cu­la so­bre un te­ma de ac­tua­li­dad) y lue­go te ibas a dor­mir. En cam­bio aho­ra po­nes la te­le un sá­ba­do por la no­che y só­lo hay de­ba­tes y ter­tu­lias. Y en la ra­dio lo mis­mo. Real­men­te, es­ta­mos en la era de la co­mu­ni­ca­ción y sí, es po­si­ble que ca­da vez hablemos más (y, por tan­to, es­cu­che­mos más a gen­te ha­blan­do), aun­que ha­ría fal­ta sa­ber los nú­me­ros pa­ra co­no­cer si, efec­ti­va­men­te, es­te fe­nó­meno se es­ta pro­du­cien­do”. “Lo que si que es cier­to –con­clu­ye es­te in­ves­ti­ga­dor que ha­ce unos años de­mos­tró que ser bi­lin­güe fa­vo­re­ce la aten­ción y re­tra­sa la apa­ri­ción de sín­to­mas del alz­hei­mer– es que es­ta­mos en un mo­men­to en el que la gen­te se ha vuel­to lo­ca por co­mu­ni­car­se. Nos es­ta­mos con­vir­tien­do en tal­king heads (ca­be­zas par­lan­tes en in­glés). Pe­ro que ca­da cual pue­da de­cir la su­ya no es ma­lo, sino muy bueno. De he­cho, gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías ca­da vez hay más gen­te que pue­de ex­pre­sar sus ideas y ser es­cu­cha­da por otras per­so­nas”. En de­fi­ni­ti­va, ha­brá que se­guir es­cu­chan­do a los ex­per­tos y es­pe­rar a que sur­jan es­tu­dios más con­clu­yen­tes. Has­ta en­ton­ces, la me­jor re­co­men­da­ción es que­dar­se con una fra­se del fi­ló­so­fo grie­go Ze­nón de Ci­tio: “Re­cor­dad que la na­tu­ra­le­za nos ha da­do dos oí­dos y una so­la bo­ca, pa­ra en­se­ñar­nos que más va­le es­cu­char que ha­blar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.