LA PRE­GUN­TA

La Vanguardia - ES - - CREAR - Ilus­tra­ción

Raúl Al tra­tar las pre­gun­tas, la fi­lo­so­fía mí­ni­ma, que se ocu­pa de co­sas apa­ren­te­men­te tri­via­les, se con­vier­te en fi­lo­so­fía má­xi­ma. En cuan­to do­mi­nan el len­gua­je, los ni­ños co­mien­zan es­pon­tá­nea­men­te a pre­gun­tar. Es un impulso ins­tin­ti­vo, co­mo el de an­dar. No es aven­tu­ra­do pen­sar que a lo lar­go de la evo­lu­ción de nues­tra es­pe­cie so­bre­vi­vie­ron las ce­pas más pre­gun­to­nas e in­qui­si­ti­vas, aque­llas que no só­lo eran curiosas, sino que eran ca­pa­ces de pre­ci­sar qué que­rían co­no­cer me­dian­te una in­te­rro­ga­ción. ¿Se ha pre­gun­ta­do por qué nos ha­ce­mos con­ti­nua­men­te pre­gun­tas a no­so­tros mis­mos? ¿Qué hi­ce ayer? ¿Ten­dre­mos un hi­jo? ¿Pla­ya o mon­ta­ña? Ob­ser­ve lo ra­ro del he­cho. ¿Quién ha­ce la pre­gun­ta? Yo. ¿A quién? A mí. ¿Quién sa­be la res­pues­ta? Yo. ¿A quién se la voy a de­cir? A mí. ¿Por qué un procedimiento tan en­re­ve­sa­do? Por­que el ni­ño apren­de a bus­car en su me­mo­ria res­pon­dien­do a las pre­gun­tas de su cui­da­dor, y no te­ne­mos otra ma­ne­ra de ha­cer­lo. A ve­ces, es di­fí­cil des­cu­brir lo que el ni­ño pre­gun­ta por­que no acier­ta con su for­mu­la­ción. Por eso, re­pi­te las mis­mas cues­tio­nes pa­ra con­se­guir la res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria. Inés, de 4 años, va to­dos los días a ca­sa de sus ve­ci­nos pa­ra ver a Ru­bén, un re­cién na­ci­do, y ha­ce la mis­ma pre­gun­ta: “¿Le vais a dar el bi­be­rón a Ru­bén?”. Y re­ci­be la mis­ma res­pues­ta: “Sí”. Un día, la ve­ci­na pien­sa que tal vez la ni­ña es­té pre­gun­tan­do al­go dis­tin­to, y le in­quie­re: “¿Quie­res dar­le tú el bi­be­rón?”, Inés sus­pi­ra: “¡Sí!”. ¡Por fin la han en­ten­di­do! Aca­bo de leer Las gran­des pre­gun­tas de los ni­ños y las sen­ci­llas res­pues­tas de los gran­des ex­per­tos (Pai­dós Con­tex­tos) com­pi­la­do por Gem­ma El­win Ha­rris. De pre­gun­tas va­ria­das. ¿Por qué man­dan los ma­yo­res? ¿Co­mo lle­gan las bur­bu­jas a las be­bi­das con gas? ¿Por qué el agua es­tá mo­ja­da? Si una va­ca no se ti­ra­ra nin­gún pe­do du­ran­te to­do un año y en­ton­ces se ti­ra­ra uno muy gran­de, ¿sal­dría pro­pul­sa­da al es­pa­cio? Los ex­per­tos se han to­ma­do en se­rio con­tes­tar cues­tio­nes tan com­ple­jas. Es con­mo­ve­dor leer co­mo un lin­güis­ta de la ta­lla de Noam Chomsky res­pon­de a un ni­ño que le pre­gun­ta por qué los ani­ma­les no ha­blan. Es­to me re­cuer­da al Lu­ci­da­rio, es­cri­to por Sancho IV ha­cia 1293, don­de se res­pon­den to­do ti­po de in­te­rro­gan­tes, des­de el más ex­cel­so has­ta el más pro­sai­co. Des­de “¿dón­de es­ta­ba Dios an­tes de la crea­ción del mun­do”, has­ta “¿por que ra­zón la pul­ga y el pio­jo tie­nen mu­chos pies y el ca­ba­llo na­da más que cua­tro”. De­be­ría­mos cul­ti­var en los ni­ños el afán de pre­gun­tar, por­que mu­chos lo pier­den cuan­do en­tran en la es­cue­la. Les aque­ja una cier­ta ti­mi­dez o pe­re­za. Cuan­do lle­gan a la ado­les­cen­cia, les re­sul­ta más di­fí­cil to­da­vía. No es bue­na se­ñal, por­que la pre­gun­ta es la gran puer­ta pa­ra el apren­di­za­je. El ge­nial fí­si­co Wer­ner Hei­sen­berg de­cía: “La reali­dad nos ofre­ce to­das las res­pues­tas. Só­lo te­ne­mos que ave­ri­guar cuá­les son las pre­gun­tas a las que con­tes­ta”. La pre­gun­ta se­ña­la lo que de­seo co­no­cer, le ha­ce hue­co, me per­mi­te aga­rrar­lo, es de­cir, pren­der­lo, o sea, com­pren­der­lo. In­clu­so el signo grá­fi­co de la in­te­rro­ga­ción tie­ne as­pec­to de an­zue­lo. En efec­to, pes­ca co­no­ci­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.