Un si­glo de ho­ri­zon­ta­les y ver­ti­ca­les

El cru­ci­gra­ma ha cum­pli­do 100 años y ape­nas tie­ne arru­gas. Si­gue sien­do el pa­sa­tiem­po por ex­ce­len­cia. ¿Cuál es el se­cre­to de su lon­ge­vi­dad?

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

“Lo que to­dos de­be­ría­mos ser”. Cin­co ca­rac­te­res, ver­ti­cal. Era una de las de­fi­ni­cio­nes del pri­mer cru­ci­gra­ma de la his­to­ria, que se pu­bli­có ha­ce po­co más de un si­glo, el 21 de di­ciem­bre de 1913, en el dia­rio New York World, en el su­ple­men­to Fun, de­di­ca­do a pasatiempos, jue­gos, acer­ti­jos. Se lla­ma­ba World Cross Puzz­le. Te­nía una pa­rri­lla en for­ma de dia­man­te sin los clá­si­cos cua­dra­di­tos ne­gros (to­da­vía). El au­tor era Art­hur Wyn­ne, pe­rio­dis­ta de ori­gen in­glés, que es­ta­ba a car­go de la sec­ción. Pa­ra Na­vi­da­des, sus je­fes le pi­die­ron que se in­ven­ta­ra al­go nue­vo. No se sa­be si Wyn­ne pu­do ha­ber­se ins­pi­ra­do en el cé­le­bre cua­dra­do de Sa­tor, una fi­gu­ra de la an­ti­güe­dad, es­truc­tu­ra con for­ma de cua­dra­do má­gi­co com­pues­ta por cin­co pa­la­bras la­ti­nas: Sa­tor, Arepo, Te­net, Ope­ra, Ro­tas, to­dos pa­lín­dro­mos. Tam­bién se di­ce que un ita­liano, Giu­sep­pe Ai­rol­di, pu­bli­có un jue­go pa­re­ci­do al cru­ci­gra­ma en la re­vis­ta Il Se­co­lo Illus­tra­to de­lla Do­me­ni­ca en el 1890. Po­co im­por­ta. La idea de Wyn­ne fun­cio­nó y así na­ció uno de los en­tre­te­ni­mien­tos más po­pu­la­res del mun­do. In­ven­tar un jue­go con las pa­la­bras fue una no­ve­dad pa­ra la épo­ca. Y, co­mo to­do lo nue­vo, le fal­ta­ba un po­co de ro­da­je. Es­te pe­rio­dis­ta in­ge­nio­so co­me­tía al­gún que otro error y no siem­pre sus tex­tos es­ta­ban bien co­rre­gi­dos. Así que en­co­men­dó a una jo­ven se­cre­ta­ria de re­dac­ción la ta­rea de re­vi­sión: Mar­ga­reth Pet­her­brid­ge, que lo hi­zo tan bien has­ta con­ver­tir­se en uno de los au­to­res más re­pre­sen­ta­ti­vos en la his­to­ria del gé­ne­ro. El cru­ci­gra­ma co­gió el vue­lo.

Dos jó­ve­nes, Ri­chard L. Si­mon y M. Lin­coln Schus­ter ol­fa­tea­ron el ne­go­cio. Pro­pu­sie­ron a los edi­to­res de New York World 25 dó­la­res por ca­da uno de los me­jo­res cru­ci­gra­mas del pe­rió­di­co a cam­bio del de­re­cho de pu­bli­car un li­bro: The cross word puzz­le. Fue un bom­ba­zo edi­to­rial. A raíz de es­te éxi­to na­ció la edi­to­rial Si­mon & Schus­ter una de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de la edi­ción. Cu­rio­sa­men­te, The New York Ti­mes, que cuen­ta hoy con el más acla­ma­do cru­ci­gra­ma de EE.UU. tar­dó 20 años en in­cor­po­rar­lo mien­tras que el más an­ti­guo do­cu­men­ta­do en Es­pa­ña da­ta del 25 de ju­lio de 1925, en ca­ta­lán, en la re­vis­ta Pa­tu­fet. Aun­que tie­ne un si­glo a sus es­pal­das, se tra­ta de un jue­go re­la­ti­va­men­te jo­ven, si se com­pa­ra por

ejem­plo a las car­tas o al back­gam­mon. Aún así es el más di­fun­di­do, con le­gio­nes de fans re­par­ti­dos en ca­da rin­cón del pla­ne­ta. Asi­mis­mo, tie­ne mu­chas va­rian­tes de­pen­dien­do de los paí­ses. Las de­fi­ni­cio­nes críp­ti­cas de los in­gle­ses, el si­lá­bi­co de los ja­po­ne­ses, el autodefinido de los ale­ma­nes… ¿Por qué si­gue arra­san­do des­pués de tan­tos años? “Creo que las per­so­nas que nos en­gan­cha­mos a es­te ti­po de pa­sa­tiem­po te­ne­mos una es­pe­cie de ob­se­sión con las pa­la­bras: es co­mo na­ve­gar en un océano in­fi­ni­to de con­cep­tos, de de­fi­ni­cio­nes, de trans­for­ma­cio­nes”, in­di­ca Yoly Hor­nes, co­no­ci­da au­to­ra de cru­ci­gra­mas. Se­gún la au­to­ra del The New York Ti­mes, Deb Am­len, el cru­ci­gra­ma “une a la gen­te. En cam­bio, los que pre­fie­ren cro­no­me­trar­se pa­ra ver cuán­to tar­dan en en­con­trar so­lu­cio­nes me­jor jue­guen al or­de­na­dor”. ¿Exis­te al­gún tru­co pa­ra re­sol­ver­lo? Co­mo di­cen los ex­per­tos, lo que ayu­da de ver­dad a me­jo­rar­se es ver la so­lu­ción al día si­guien­te. A par­te de te­ner cier­tas do­tes o ap­ti­tu­des. Dan Fe­yer, ga­na­dor del pres­ti­gio­so Ame­ri­can Cross­word Puzz­le Tour­na­ment pre­su­me de ha­cer 20 cru­ci­gra­mas al día y de te­ner otros 100.000 gra­ba­dos en su or­de­na­dor. En su opi­nión, pa­ra so­lu­cio­nar los enig­mas se­mán­ti­cos se ne­ce­si­ta “una ca­pa­ci­dad ce­re­bral sub­ya­cen­te y un cier­to in­te­rés por la tri­via­li­dad o las ba­na­li­da­des”. Con el tiem­po y con la prác­ti­ca Fe­yer ha ido desa­rro­llan­do un pa­trón de re­co­no­ci­mien­to, que le per­mi­te in­tuir cuá­les se­rán las pa­la­bras a adi­vi­nar, sin es­tar pen­dien­te de las po­si­bles pis­tas. Cu­rio­sa­men­te, al­gu­nos es­tu­dios han no­ta­do co­mo los ga­na­do­res de tor­neos sue­len ser cien­tí­fi­cos o mú­si­cos. En efec­to, am­bos se sien­ten có­mo­dos ju­gan­do con sím­bo­los y có­di­gos. Des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co, pa­ra los au­to­res lo­grar el cru­ci­gra­ma per­fec­to es to­do un ar­te. Si lo com­pa­rá­ra­mos a un pla­to, su re­ce­ta ten­dría una ba­se. Los cua­dri­tos ne­gros no de­be­rían re­pre­sen­tar más del 15% de la pa­rri­lla. En la tra­di­ción es­pa­ño­la, las cel­das ne­gras só­lo se pue­den to­car en las es­qui­nas, es­tá mal vis­to que coin­ci­dan por los la­dos por ra­zo­nes es­té­ti­cas. En otros paí­ses, en cam­bio, no ri­ge es­ta re­gla. En In­gla­te­rra, por ejem­plo, se otor­ga más im­por­tan­cia a la geo­me­tría de la fi­gu­ra. En cuan­to a las si­glas o las letras suel­tas, de­be­rían ser muy li­mi­ta­das o usa­das en con­ta­das oca­sio­nes. La ca­li­dad de los enig­mas de­be ser su­fi­cien­te pa­ra atra­par al lec­tor. Jor­di For­tuny es con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res au­to­res en cas­te­llano. Pu­bli­có su pri­mer cru­ci­gra­ma en La Van­guar­dia en 1984, y des­de en­ton­ces ya lle­va más de 10.000. Mà­rius Se­rra es la re­fe­ren­cia en ca­ta­lán del dia­rio y aca­ba de edi­tar un jue­go de me­sa pa­ra ce­le­brar el cen­te­na­rio. Am­bos ex­pli­can las ra­zo­nes del éxi­to de es­te pa­sa­tiem­po. “Lo que man­tie­ne jo­ven el cru­ci­gra­ma es que es un for­ma­to en con­ti­nua evo­lu­ción. Los enig­mas se adap­tan a la so­cie­dad y las no­ve­da­des. En­con­tra­rás re­fe­ren­cias a la ac­tua­li­dad, la crónica so­cial de la épo­ca, los per­so­na­jes, alu­sio­nes más o me­nos cer­ca­nas a momentos his­tó­ri­cos de­ter­mi­na­dos. Por ejem­plo, a fi­na­les de los ochen­ta era ha­bi­tual men­cio­nar o re­mi­tir­se al muro de Ber­lín”, di­ce Se­rra. Por su par­te, For­tuny re­co­no­ce que es­ta­mos an­te un jue­go vi­vo y cam­bian­te. “Hoy por hoy hay de­fi­ni­cio­nes que, de­bi­do al pa­so de los años, no se pue­den re­pe­tir. Por ejem­plo, las que ha­cen re­fe­ren­cia a las cin­tas de vi­deo, los cas­set­tes. En cam­bio, hay te­mas, co­mo el pa­ro, que ha vuel­to a es­tar de ra­bio­sa ac­tua­li­dad. Du­ran­te la cri­sis ha­bía más de­fi­ni­cio­nes aso­cia­das a la eco­no­mía. Y lue­go se van in­cor­po­ran­do neo­lo­gis­mos, co­mo rou­ter o mó­dem”. El otro ele­men­to que ha­ce úni­co es­te jue­go es que pre­sen­ta múl­ti­ples fa­ce­tas. Una es la del re­to in­te­lec­tual, que su­po­ne en­fren­tar­se a una cier­ta di­fi­cul­tad. Aquí hay que man­te­ner un equi­li­brio en­tre lo ac­ce­si­ble y lo es­ti­mu­lan­te. “Un buen cru­ci­gra­ma nun­ca tie­ne que ser una me­ra de­mos­tra­ción de co­no­ci­mien­to o caer en el en­ci­clo­pe­dis­mo, con de­fi­ni­cio­nes pu­ras y du­ras, co­mo por ejem­plo adi­vi­nar el nom­bre de un río de Chi­na. Tam­po­co ha­bría que abu­sar de tec­ni­cis­mos, co­mo en­fer­me­da­des ra­ras y ele­men­tos quí­mi­cos. Por otra par­te, no de­be ser ex­ce­si­va­men­te re­bus­ca­do. Creo que el 80% de las pa­la­bras de­be­ría ser de uso co­mún. Los cru­ci­gra­mas tie­nen que ofre­cer más prue­bas de in­ge­nio que mues­tras de eru­di­ción”, ex­pli­ca Se­rra. “El prin­ci­pio es que el

jue­go tie­ne que ser ac­ce­si­ble a cual­quier per­so­na y de cual­quier edu­ca­ción. En­con­trar el pun­to óp­ti­mo es di­fí­cil, por­que hay gen­te muy di­fe­ren­te. Y tam­po­co tie­nen que ser de­ma­sia­do fá­ci­les”, se­ña­la For­tuny. Los buenos au­to­res re­cu­rren mu­chas ve­ces a gui­ños que rehú­yen de lo ob­vio. “A las de­fi­ni­cio­nes, se le han ido aña­dien­do jue­gos de pa­la­bras, des­pla­za­mien­to de sig­ni­fi­ca­do, anagra­mas. Es un po­co re­pe­tir el es­que­ma clá­si­co de la Es­fin­ge de Edipo”, in­di­ca For­tuny. “En mi ca­so, ten­go una cier­ta afi­ción a los jue­gos fo­né­ti­cos y al sen­ti­do del humor”, re­co­no­ce Se­rra. Am­bos dan al­gu­nos ejem­plos de de­fi­ni­cio­nes críp­ti­cas de au­to­res clá­si­cos que siem­pre se sue­len ci­tar co­mo mo­de­lo: “Le­van­ta la ban­de­ra en se­ñal de li­ber­tad”. Res­pues­ta: Ta­xi. “Con­se­jo y ad­mi­nis­tra­ción”. Res­pues­ta: Po­so­lo­gía. “Idén­ti­co a Je­su­cris­to”. Res­pues­ta: Cla­va­do. Es in­du­da­ble que el cru­ci­gra­ma pro­du­ce un pla­cer in­te­lec­tual. Es al­go que los ju­ga­do­res sien­ten de for­ma in­cons­cien­te y que la cien­cia ha com­pro­ba­do en di­ver­sas oca­sio­nes. “Se irri­ga y se oxi­ge­na el ce­re­bro. Ade­más, co­mo hay que bus­car la pa­la­bra ade­cua­da, se apren­de a en­con­trar so­lu­cio­nes y se me­jo­ra la ca­pa­ci­dad eje­cu­ti­va”, sub­ra­ya Jo­sé Luis Ca­rrión, ca­te­drá­ti­co de neu­ro­bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Sevilla. “Cuan­tos más ha­ces, me­jor te van a sen­tar por­que va a au­men­tar tu reserva cog­ni­ti­va. Por ello, es un ejer­ci­cio par­ti­cu­lar­men­te in­di­ca­do pa­ra las per­so­nas de una cier­ta edad, que co­rren el ries­go de en­con­trar­se an­te un va­cío si no han ejer­ci­ta­do su­fi­cien­te­men­te el ce­re­bro a lo lar­go de su vi­da”, aña­de. A par­te de ejer­ci­tar las neu­ro­nas, el cru­ci­gra­ma pre­sen­ta un la­do muy se­duc­tor, que es la par­te pro­pia­men­te lú­di­ca. “Es muy gra­ti­fi­can­te. Por­que te das cuen­ta de que si lo tra­ba­jas, lo que pa­re­ce al prin­ci­pio co­mo al­go im­po­si­ble, pa­sa a te­ner al­gu­na so­lu­ción. Hay jue­gos que si de en­tra­da no sa­bes ha­cer­lo, te blo­queas. Pe­ro con el cru­ci­gra­ma, no. Siem­pre se pue­den en­con­trar una pis­ta. Hay gen­te que se en­ca­lla. Pe­ro con te­na­ci­dad, po­co a po­co, al es­tar cru­za­das las pa­la­bras, se vis­lum­bra al­go”, ex­pli­ca For­tuny. Es­tos pasatiempos han so­bre­vi­vi­do a mu­cha com­pe­ten­cia. En el curso de los años la ofer­ta de ocio se ha in­cre­men­ta­do con los sudokus o los vi­deo­jue­gos, por po­ner al­gún ejem­plo. Pe­ro ellos han con­se­gui­do man­te­ner su es­pa­cio. En par­ti­cu­lar, los sudokus se han agre­ga­do a la pá­gi­na de jue­gos de los pe­rió­di­cos, ya que se di­ri­gen esen­cial­men­te a otro ti­po de pú­bli­co. “He no­ta­do que hay mu­chos apasionados a los cru­ci­gra­mas en­tre la gen­te ma­yor, co­mo los ju­bi­la­dos. Pe­ro tam­bién hay unos cuan­tos uni­ver­si­ta­rios que se jun­tan y tra­tan de re­sol­ver­los por equi­pos. Tam­bién en tre­nes, au­to­bu­ses…” , cuen­ta Mà­rius Se­rra. To­das es­tas per­so­nas tie­nen al­go en co­mún: cultivan el amor a la pa­la­bra.

“Los cru­ci­gra­mas to­can un ele­men­to clá­si­co de la cul­tu­ra, co­mo es el len­gua­je ver­bal. Ofre­cen la po­si­bi­li­dad de evo­car a ni­vel emotivo una pa­la­bra, que se pue­de aso­ciar a un sen­ti­mien­to. Co­mo re­cor­dar la que so­lía pro­nun­ciar tu abue­la. Los sudokus, en cam­bio, no se co­men­tan”, sub­ra­ya Se­rra. “Su otra vir­tud es que ju­gan­do vas en­ri­que­cien­do tu pro­pio vo­ca­bu­la­rio, apren­des pa­la­bras que des­co­no­cías. He com­pro­ba­do, so­bre to­do en­tre los más asi­duos, que el cru­ci­gra­ma in­ci­ta a los ju­ga­do­res a in­ven­tar­se y sus pro­pias de­fi­ni­cio­nes y es­to es muy cons­truc­ti­vo. Hay que de­jar de mi­rar al len­gua­je co­mo al­go uní­vo­co. Ca­da pa­la­bra es­con­de te­so­ros ocul­tos, no es só­lo una su­ce­sión de fo­ne­mas”, aña­de. En es­te sen­ti­do, el re­cien­te boom del jue­go por el mó­vil Apa­la­bra­dos obe­de­ce a la mis­ma pul­sión. Los au­to­res de cru­ci­gra­mas ne­ce­si­tan su tiem­po en ela­bo­rar un mo­de­lo. En­tre pa­rri­lla y de­fi­ni­cio­nes (que pue­den lle­gar a ser unas 60, to­das ori­gi­na­les) se tar­da en­tre una ho­ra y me­dia y dos ho­ras. O más. “Al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes se me ocu­rren al ca­bo de dos o tres días, es­pe­ran­do un se­má­fo­ro, en el me­dio de la ca­lle”, cuen­ta For­tuny. Sin con­tar las di­fi­cul­ta­des pro­pias de ca­da idio­ma. “En cas­te­llano hay cier­tos pro­ble­mas: hay po­cas pa­la­bras de tres letras. En cam­bio en ca­ta­lán te­ne­mos, por ejem­plo, Tic, Tac, Toc, Tec, Tuc, que son to­das pa­la­bras con sen­ti­do. Ade­más, en ca­ta­lán, cual­quier le­tra pue­de en­con­tra­se al fi­nal de una pa­la­bra. En cas­te­llano, no. Y es­to ha­ce que hay abu­so de pa­la­bras de re­cur­so, co­mo por ejem­plo las que em­pie­zan con o, co­mo oso, oa­sis, et­cé­te­ra”, re­mar­ca For­tuny. Aho­ra va­mos a dar la res­pues­ta a la de­fi­ni­ción que se plan­teó al co­mien­zo de es­te ar­tícu­lo. Es “mo­ral” (en in­glés). Así, se­gún plan­teó Wyn­ne, to­dos de­be­ría­mos “te­ner (en cas­te­llano) una mo­ral”. Una ca­li­dad muy va­lo­ra­da ha­ce cien años. Y que, vis­to los tiem­pos que co­rren, no es­ta­ría mal re­cu­pe­rar hoy. Ya ven que es­te jue­go tie­ne to­da­vía tie­nen mu­cho que de­cir.

El pri­mer cru­ci­gra­ma de la his­to­ria, pu­bli­ca­do en The

New York World el 21 de di­ciem­bre de 1913. A la de­re­cha, la so­lu­ción

EN ES­PA­ÑA SE PU­BLI­CAN TEX­TOS QUE RE­QUIE­REN MÁS IN­GE­NIO QUE ERU­DI­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.