DIS­TRI­TO ENER­GÍA

Al es­te de Man­hat­tan, Nue­va York pre­su­me del siem­pre chis­pean­te Brooklyn, que aco­ge al vi­si­tan­tes con su per­so­na­li­dad in­con­fun­di­ble

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

En el año 1913, el pe­rió­di­co New York World pi­dió a su em­plea­do Art­hur Wyn­ne que in­ven­ta­ra un nue­vo pa­sa­tiem­po pa­ra pu­bli­car. El re­sul­ta­do fue el Wor­dC­ross Puzz­le, el cru­ci­gra­ma. Wyn­ne mu­rió en el año 1945 en el pa­raí­so del ju­bi­la­do nor­te­ame­ri­cano, Flo­ri­da, re­sol­vien­do rom­pe­ca­be­zas de pa­la­bras pa­ra ma­tar el tiem­po. En cuan­to a New York World, un pe­rió­di­co in­no­va­dor que tam­bién hi­zo mu­cho por el mun­do de la historieta, fue com­pra­do por Jo­seph Pu­lit­zer y alo­ja­do en el edi­fi­cio de ofi­ci­nas más al­to del mun­do has­ta aquel mo­men­to. En los años cin­cuen­ta, con el dia­rio ya en cri­sis, el New York World Buil­ding fue de­mo­li­do co­mo par­te de la re­mo­de­la­ción del en­torno que per­mi­tió po­ner al día el puen­te de Brooklyn, obra que su­pri­mió la cir­cu­la­ción de tran­vías en su par­te cen­tral y am­plió a seis ca­rri­les el es­pa­cio pa­ra au­to­mó­vi­les. El ci­ta­do puen­te lle­va­ba des­de 1883 unien­do Man­hat­tan con Brooklyn y ya se ha­bía con­ver­ti­do en un icono. Sin em­bar­go, en­trar en Brooklyn es en­trar en otra ciu­dad: for­mal­men­te es uno de los cin­co dis­tri­tos de Nue­va York, pe­ro sus ha­bi­tan­tes tie­nen muy cla­ro que son otra co­sa. El au­tor de En el ca­mino, Jack Ke­rouac, le de­di­có un poe­ma al puen­te de Brooklyn. Tam­bién se apro­pió del tér­mino hips­ter, que pri­me­ro se re­fe­ría a los afi­cio­na­dos al jazz, pa­ra ha­blar del mo­vi­mien­to con­tra­cul­tu­ral que tam­bién aglu­ti­nó las dro­gas y la li­te­ra­tu­ra. Hoy, hips­ter es el jo­ven mo­derno, con afi­ción a lo vin­ta­ge y al ar­te, a las ca­mi­sas de fra­ne­la y a las ga­fas de pas­ta. Abun­dan en el ba­rrio de Wi­lliams­burg, ca­da vez más co­ti­za­do, don­de to­da­vía re­si­de una nu­me­ro­sa co­lo­nia ju­día. La ma­yor par­te de los ul­tra­or­to­do­xos lle­ga­ron a prin­ci­pios del si­glo XX, cuan­do se cons­tru­yó un puen­te me­nos gla­mu­ro­so que el de Brooklyn y que du­ran­te años se co­no­ció co­mo la pa­sa­re­la de los ju­díos. Hoy con­vi­ven en la zo­na con in­mi­gran­tes po­la­cos, la­ti­nos… y mul­ti­tud de tien­das de ar­te­sa­nía, ba­res y ga­le­rías que ocu­pan sus dos ejes cen­tra­les: Bed­ford Ave­nue y la N6. A la zo­na de Park Slo­pe le ha pa­sa­do al­go pa­re­ci­do, pe­ro allí se han afin­ca­do las fa­mi­lias jó­ve­nes que no pue­den pa­gar­se un buen apar­ta­men­to en Man­hat­tan (los pre­cios su­pe­ran sin pro­ble­mas los 3.000 € men­sua­les por pi­sos de al­re­de­dor de 50 m2). Tam­bién hay que re­co­no­cer que los li­bros de Paul Aus­ter, ve­cino del ba­rrio, han con­tri­bui­do de for­ma cla­ra a sus po­pu­la­ri­dad. En to­do ca­so, allí se en­cuen­tra Pros­pect Park, el jar­dín pú­bli­co más gran­de del dis­tri­to. Al­gu­nos lo lla­ma­ban el Cen­tral Park de Brooklyn, pe­ro de un tiem­po a es­ta par­te se lo co­no­ce co­mo el par­que de los co­che­ci­tos. Las otras gran­des zo­nas de pa­seo re­cu­pe­ra­das son el East Ri­ver State Park, fren­te a Wi­lliams­burg, y el

Brooklyn Brid­ge Park, jun­to al ba­rrio de Dum­bo (Down Un­der the Man­hat­tan Brid­ge Over­pass). Am­bos ofre­cen vis­tas ex­ce­len­tes del per­fil de Man­hat­tan, ca­rac­te­rís­ti­ca que tam­bién com­par­ten los an­ti­guos al­ma­ce­nes del se­gun­do. Aquí tam­bién hay edi­fi­cios de la­dri­llo ro­jo, pe­ro mien­tras en Park Slo­pe son ca­si­tas ba­jas, aquí las cons­truc­cio­nes se ele­van al­gu­nos pi­sos más, has­ta al­can­zar el puen­te de Brooklyn, que aso­ma en to­das las boca­calles pa­ra ha­cer­se re­tra­tar. El en­torno nos re­cuer­da mu­cho aque­llas pri­me­ras pe­lí­cu­las del ci­neas­ta Spi­ke Lee, que con fil­mes co­mo No­ra Dar­ling o Haz lo que de­bas ( Do the right thing) lla­mó la aten­ción so­bre el ba­rrio a mu­chos jó­ve­nes crea­do­res, ade­más de po­ner el acen­to en el pol­vo­rín ra­cial y cul­tu­ral de zo­nas hu­mil­des co­mo Bed­ford-Stuy­ve­sant. Al fi­nal, Brooklyn es co­mo la ener­gía, ni se crea ni se des­tru­ye: se trans­for­ma to­do el tiem­po.

Edi­fi­cios mul­ti­co­lor en Brooklyn, co­mo mul­ti­cul­tu­ral es la gen­te que re­co­rre sus ca­lles

Di­fe­ren­tes in­fluen­cias trans­for­man Brooklyn; en­tre ellas, la sub­cul­tu­ra

y su es­ti­lo

Fá­bri­ca en el ba­rrio de Wi­lliams­burg, don­de aún ha­bi­ta una im­por­tan­te co­lo­nia ju­día

La Do­mino Su­gar Re­fi­nery se ba­ña en la ori­lla del East Ri­ver, que se­pa­ra Brooklyn de Man­hat­tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.