EL PIANO DE RO­DRI­GO COR­TÉS

El piano for­ma par­te de su pai­sa­je. To­ca las te­clas con la mis­ma ca­pa­ci­dad, ener­gía y en­tu­sias­mo con la que di­ri­ge las cá­ma­ras, las lu­ces y los ac­to­res de sus pe­lí­cu­las

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Del au­di­to­rio, al piano. Del piano, a la ac­tua­ción de uno de los me­jo­res in­tér­pre­tes del mun­do y de ahí a una si­tua­ción insostenible. Pá­ni­co es­cé­ni­co. Un fran­co­ti­ra­dor apun­ta al pia­nis­ta, que se sien­te obli­ga­do a ser téc­ni­ca­men­te per­fec­to si no quie­re mo­rir, y sur­ge un sus­pen­se y un ago­bio que ata li­te­ral­men­te a la bu­ta­ca al es­pec­ta­dor. Ese es el pun­to de par­ti­da del úl­ti­mo pro­yec­to de Ro­dri­go Cor­tés, Grand piano, un lar­go­me­tra­je que ha to­ma­do el guión de Da­mien Cha­ze­lle, y que ha­bla de una de las gran­des afi­cio­nes (que vie­ne de le­jos) del ha­bi­tual­men­te di­rec­tor de ci­ne, que es­ta vez se ha me­ti­do en el pa­pel de pro­duc­tor, mien­tras que quien lle­va la ba­tu­ta fíl­mi­ca es su ami­go Eu­ge­nio Mira . El acla­ma­do di­rec­tor de la pe­lí­cu­la Bu­ried no só­lo tie­ne buenos co­no­ci­mien­tos de ese in­tru­men­to, sino que ade­más hu­bo un tiem­po (a me­dia­dos de los ochen­ta) que trabajó en el Gran Ca­fé-Tea­tro de la Ve­ga, que co­men­zó me­dio en bro­ma pe­ro ter­mi­nó por ser un es­pec­tácu­lo ne­ce­sa­rio en Sa­la­man­ca. Era un co­lla­ge de mú­si­ca, dan­za e ilu­sio­nis­mo, si­guien­do siem­pre guio­nes in­só­li­tos. El mis­mo Ro­dri­go Cor­tés, que ase­gu­ra que to­ca el piano con la mis­ma fa­ci­li­dad con la que di­ri­ge una pe­lí­cu­la, com­po­nía la mú­si­ca pa­ra es­tos nú­me­ros que ha­cía com­po­nien­do y “ac­tuan­do co­mo el cu­lo”. A raíz de es­te ca­fé-tea­tro, Ro­dri­go, Óscar Ro­drí­guez Mar­tín y Mi­guel Mar­tín Mi­gue­lón, for­ma­ron el trío bau­ti­za­do –evi­den­te­men­te no sin mu­cha iro­nía– co­mo el cé­le­bre cua­dro de Ru­bens: Las tres gra­cias. Ro­dri­go Cor­tés, que es­tu­dió His­to­ria del Ar­te, sin em­bar­go, no hi­zo las com­po­si­cio­nes de Grand piano aun­que, por su­pues­to, son es­pe­cia­les pa­ra la pe­lí­cu­la. Lo hi­zo Víc­tor Re­yes y no de cual­quier ma­ne­ra. “Eu­ge­nio Mira pre­pa­ró el plano de ca­rre­te­ras tras es­co­ger los momentos que su­ge­ri­rían las pie­zas in­di­ca­das... un tin­gla­do in­creí­ble”, ex­pli­ca Cor­tés, que ayu­dó y mu­cho al ac­tor Eli­jah Wood. El es­co­gi­do pa­ra pro­ta­go­ni­zar es­ta pe­lí­cu­la com­ple­ja tu­vo que es­tu­diar ca­da uno de los mo­vi­mien­tos de los de­dos y adap­tar­los con la má­xi­ma co­rrec­ción. Sin du­da, a Cor­tés le gus­tan los re­tos. Pe­ro vie­ne de fa­mi­lia. Siem­pre re­cuer­da que su her­mano, Rol­dán, in­ves­ti­ga­dor del de­par­ta­men­to de Bio­quí­mi­ca y Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar de la Universitat de Bar­ce­lo­na, es uno de los crea­do­res del pro­yec­to ama­teur Te­sis: el mu­si­cal con un frag­men­to – Me ha­go doc­tor–, es­pe­cial­men­te hi­la­ran­te y con el pro­pio Rol­dán co­mo pro­ta­go­nis­ta. Es una fa­mi­lia que se atre­ve a to­do. ¿Otra de las in­quie­tu­des de Ro­dri­go? Pues tam­bién es­tá muy “pi­lla­do” con el bu­ceo. De he­cho, siem­pre que pue­de se es­ca­pa a For­men­te­ra pa­ra bu­cear con otro doc­tor, el bió­lo­go ma­rino Ma­nu San Fé­lix, que es ade­más uno de los fo­tó­gra­fos más re­co­no­ci­dos del Na­tio­nal Geo­grap­hic .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.