HA­BLAR PA­RA TO­DAS (LAS PER­SO­NAS)

Ha­ce dé­ca­das que la mu­jer go­za de igual­dad le­gal, pe­ro son mu­chos los ám­bi­tos en que con­ti­núa sin re­ci­bir el mis­mo tra­to. Y uno de ellos es el lin­güís­ti­co. El ha­bla co­ti­dia­na man­tie­ne mu­chos tics se­xis­tas

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Mayte Rius

Hoy ya a na­die sor­pren­de oír ha­blar de la mi­nis­tra, to­do el mun­do en­tien­de que la mé­di­ca es una mu­jer que ejer­ce la me­di­ci­na y no la mu­jer del mé­di­co, y cual­quier dis­cur­so pú­bli­co que se pre­cie co­mien­za con un se­ño­ras y se­ño­res, ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, can­di­da­tos y can­di­da­tas… La igual­dad le­gal en­tre hom­bres y mu­je­res y la ma­si­va in­cor­po­ra­ción de la mu­jer a to­dos los ám­bi­tos pú­bli­cos y pri­va­dos han mo­di­fi­ca­do la for­ma de ha­blar, han fe­mi­ni­za­do mu­chos tér­mi­nos re­fe­ri­dos a ofi­cios, car­gos y pro­fe­sio­nes y han for­za­do cambios ex­pre­si­vos en el len­gua­je for­mal y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Sin em­bar­go, bas­ta es­cu­char con in­ten­ción cual­quier con­ver­sa­ción co­ti­dia­na –da igual que sea ba­nal o pro­fe­sio­nal–, pa­ra des­cu­brir que el len­gua­je ha­bi­tual es­tá lleno de ex­pre­sio­nes y es­truc­tu­ras que en el me­jor de los ca­sos per­pe­túan es­te­reo­ti­pos que per­ju­di­can o in­vi­si­bi­li­zan a las mu­je­res y en el peor las de­ni­gran.

“Eres una ne­na­za”, “es­to es un co­ña­zo”, “hi­jo de pu­ta”, “los ni­ños no llo­ran” son ex­pre­sio­nes muy fre­cuen­tes y cla­ra­men­te ma­chis­tas. Pe­ro tam­po­co es muy igua­li­ta­rio de­cir “ten­go que ir al mé­di­co; lla­ma­ré a la en­fer­me­ra pa­ra pe­dir ho­ra” en to­das aque­llas oca­sio­nes en que no sa­be­mos el se­xo de nues­tros in­ter­lo­cu­to­res, o “cuan­do el hom­bre vi­vía en ca­ver­nas…” pa­ra re­fe­rir­se a los se­res hu­ma­nos, o “ni­ños, sa­cad los cua­der­nos” en un au­la mix­ta. Las pa­la­bras ti­pa, in­di­vi­dua o zo­rra si­guen re­mi­tien­do a con­cep­tos que na­da tie­nen que ver con el fe­me­nino de ti­po, in­di­vi­duo o zorro. Y es ha­bi­tual es­cu­char en bo­ca de una mu­jer “por­que uno pien­sa que…” en lu­gar de “por­que una pien­sa que…”, o in­clu­so leer que “un jo­ven fue atra­ca­do y gol­pea­do por unos gam­be­rros… y su no­via tam­bién re­sul­tó he­ri­da”.

“A gran­des ras­gos po­de­mos de­cir que hay dos ti­pos de se­xis­mo en el len­gua­je: las bro­mas, chis­tes y ex­pre­sio­nes ma­chis­tas, y el de­ri­va­do del he­cho de que el len­gua­je ten­ga unas for­mas de ha­blar que os­cu­re­cen la pre­sen­cia de las mu­je­res y dan prio­ri­dad a la reali­dad de los hom­bres. El pri­me­ro es más fá­cil de con­tro­lar, pe­ro el se­gun­do es di­fí­cil de co­rre­gir por­que las re­glas gra­ma­ti­ca­les que han en­rai­za­do en el len­gua­je son re­sul­ta­do de una so­cie­dad mi­só­gi­na, and ro­cén­tri­ca, que po­ne al hom­bre co­mo me­di­da de to­das las co­sas y uti­li­za la pa­la­bra hom­bre pa­ra re­fe­rir­se a to­da la hu­ma­ni­dad, pa­dre pa­ra ha­blar de pa­dres y ma­dres, et­cé­te­ra”, afir­ma la so­ció­lo­ga Inés Al­ber­di.

Ra­zón no de­be fal­tar­le cuan­do in­clu­so los lin­güis­tas más con­ser­va­do­res ad­mi­ten que hay que co­rre­gir los usos del len­gua­je se­xis­ta, evi­tar el lé­xi­co que re­sul­te dis­cri­mi­na­to­rio y fe­mi­ni­zar los car­gos y pro­fe­sio­nes ejer­ci­dos por mu­je­res pe­ro, en cam­bio, to­das las ini­cia­ti­vas en­ca­mi­na­das a dar más pro­ta­go­nis­mo a las mu­je­res en el ha­bla que afec­tan a la gra­má­ti­ca sus­ci­tan con­tro­ver­sia y no ter­mi­nan de cua­jar.

Sin du­da el ca­so más sig­ni­fi­ca­ti­vo es el uso del mas­cu­lino ge­né­ri­co. Quie­nes lu­chan por erra­di­car el se­xis­mo del len­gua­je re­cha­zan que se uti­li­cen ex­pre­sio­nes mas­cu­li­nas pa­ra re­fe­rir­se a per­so­nas de los dos se­xos. Pro­po­nen múl­ti­ples al­ter­na­ti­vas: des­de el des­do­bla­mien­to de los sus­tan­ti­vos –ni­ños y ni­ñas, hom­bres y mu­je­res, di­rec­to­res y di­rec­to­ras…–, has­ta el uso prio­ri­ta­rio de nom­bres co­lec­ti­vos que ha­cen re­fe­ren­cia tan­to a hom­bres co­mo mu­je­res –alum­na­do, pro­fe­so­ra­do, clien­te­la, ado­les­cen­cia, li­cen­cia­tu­ra, in­fan­cia, ni­ñez, in­ge­nie­ría, ve­jez, je­fa­tu­ra, al­cal­día, tu­to­rías, ciu­da­da­nía…–, pa­san­do por uti­li­zar quie­nes –en vez de de­cir “el que lo vea” usar “quien lo vea” o “quie­nes jue­gan al fút­bol” en lu­gar de “los fut­bo­lis­tas, por ejem­plo–, evi­tar el ar­tícu­lo los –y ha­blar de “jó­ve­nes y an­cia­nos” y no de “los jó­ve­nes y los an­cia­nos”– o in­clu­so em­plear el fe­me­nino plu­ral co­mo ge­né­ri­co cuan­do ha­ce re­fe­ren­cia a las per­so­nas, con ejem­plos co­mo “¡jun­tas po­de­mos!” o “ha­blar pa­ra to­das”.

Pe­ro to­das es­tas pro­pues­tas tie­nen mul­ti­tud de de­trac­to­res. Tal vez no cua­jan por­que al me­nos al­gu­nas de ellas no re­sul­tan muy ope­ra­ti­vas. Hay quien en­cuen­tra ri­dícu­lo, ar­ti­fi­cial y po­co efi­caz pa­sar­se el día des­do­blan­do sus­tan­ti­vos. “Pa­ra mí no es ope­ra­ti­vo te­ner que pre­ci­sar que ayer fui con mis hi­jos y mis hi­jas, mis her­ma­nos y mis her­ma­nas al ci­ne, y que hoy he que­da­do con mis ami­gos y mis ami­gas pa­ra ce­nar; la reite­ra­ción pue­de ser­vir pa­ra arran­car dis­cur­sos o es­cri­tos ofi­cia­les, pe­ro no po­de­mos du­pli­car la ex­ten­sión de to­das nues­tras con­ver­sa­cio­nes”, ex­po­ne una de las per­so­nas con­sul­ta­das. “Es cier­to que en lu­gar de de­cir los es­pa­ño­les con­su­men po­dría­mos de­cir la po­bla­ción es­pa­ño­la, pe­ro la reali­dad es que nues­tras nor­mas lin­güís­ti­cas re­co­no­cen el uso del mas­cu­lino con sen­ti­do in­clu­si­vo, pa­ra de­sig­nar a los dos se­xos, y no veo ra­zón pa­ra no ha­cer­lo”, afir­ma otra. Tam­po­co es de­ma­sia­do bien aco­gi­da la pro­pues­ta de usar el fe­me­nino co­mo ge­né­ri­co. “No po­de­mos es­cri­bir y ha­blar co­mo nos ape­tez­ca, ha cos­ta­do mu­cho tiem­po ins­ti­tu­cio­na­li­zar una len­gua pa­ra aho­ra sal­tar­nos las nor­mas”, ar­gu­ye uno de los de­trac­to­res.

El uso del fe­me­nino pa­ra re­fe­rir­se a hom­bres y mu­je­res no de­ja de ser la mis­ma for­ma de dis­cri­mi­na­ción pe­ro con el otro se­xo, pe­ro hay for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas y gru­pos de opi­nión que lo uti­li­zan a mo­do de pro­tes­ta y pro­vo­ca­ción pa­ra evi­den­ciar que el len­gua­je no es asép­ti­co y que el gé­ne­ro de las pa­la­bras im­por­ta. “Cuan­do en un con­gre­so mix­to de gi­ne­co­lo­gía se ha­bla en fe­me­nino y al­gún gi­ne­có­lo­go se que­ja por­que se sien­te ex­clui­do de­be ser que el gé­ne­ro sí es im­por­tan­te, así que tam­bién de­be­ría ser con­si­de­ra­do co­mo tal pa­ra las mu­je­res”, ejem­pli­fi­ca la so­ció­lo­ga Ma­ri­na Su­bi­rats.

Su co­le­ga Inés Al­ber­di no al­ber­ga nin­gu­na du­da de que el gé­ne­ro que se usa al ha­blar tras­cien­de a la gra­má­ti­ca. “Ha­ce años una ami­ga re­ci­bió una car­ta del ayun­ta­mien­to de Ma­drid fir­ma­da por el en­ton­ces al­cal­de, Juan Ba­rran­co, en­ca­be­za­da por un ge­né­ri­co ‘Que­ri­do Lui­sa’, y de­ci­dió con­tes­tar­la con un ‘Que­ri­da Juan Ba­rran­co’; la car­ta mo­les­tó mu­cho, por­que aun­que se con­si­de­ra que la mu­jer no de­be mo­les­tar­se cuan­do se la tra­ta en mas­cu­lino, el hom­bre sí se ofen­de si se le ha­bla en fe­me­nino por­que

HAY CIER­TO CON­SEN­SO EN EVI­TAR EL LÉ­XI­CO QUE DE­NI­GRA O DIS­CRI­MI­NA A LA MU­JER NO HAY ACUER­DO EN ABAN­DO­NAR EL MAS­CU­LINO PA­RA HA­BLAR DE AM­BOS SE­XOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.