RE­NO­VAR LOS DIC­CIO­NA­RIOS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

To­da­vía hoy, el dic­cio­na­rio de la RAE de­fi­ne huér­fano o huér­fa­na co­mo “la per­so­na a quien se le han muer­to el pa­dre y la ma­dre o uno de los dos, es­pe­cial­men­te el pa­dre”; co­ci­ni­lla co­mo “hom­bre que se en­tro­me­te en co­sas, es­pe­cial­men­te do­més­ti­cas, que no son de su in­cum­ben­cia”; y go­zar co­mo “co­no­cer car­nal­men­te a una mu­jer”. Y el del IEC re­co­ge la pa­la­bra fal­di­lle­tes (fal­di­lli­tas) pa­ra re­fe­rir­se a hom­bre afe­mi­na­do, de­fi­ne co­que­ta co­mo mu­jer que bus­ca agra­dar a los hom­bres, amo co­mo cap (je­fe) de ca­sa y ama co­mo cria­da prin­ci­pal. Con es­tas cre­den­cia­les no es de ex­tra­ñar que ca­da vez que se ha­bla de los ses­gos se­xis­tas del len­gua­je sur­jan vo­ces que exi­jan re­vi­sar y ac­tua­li­zar los dic­cio­na­rios. Pe­ro no son uná­ni­mes. “El dic­cio­na­rio no es la vía pa­ra reivin­di­car la igual­dad; su fun­ción es de­fi­nir las pa­la­bras y ex­pre­sio­nes que em­plea­mos, aun­que no sean po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas”, opi­na Ma­gí Camps. “En los dic­cio­na­rios de­ben es­tar pre­sen­tes las pa­la­bras con con­te­ni­do se­xis­ta si se uti­li­zan efec­ti­va­men­te, por­que de­ben re­co­ger el lé­xi­co que se uti­li­za; si en la ca­lle se usa la ex­pre­sión tra­ba­jar co­mo un ne­gro, en el dic­cio­na­rio de­be fi­gu­rar; otra co­sa es que tú la uti­li­ces o no”, con­si­de­ra Te­re­sa Ca­bré, miem­bro de l’IEC. Cree, no obs­tan­te, que los dic­cio­na­rios sí de­ben co­rre­gir la pre­sen­cia de tér­mi­nos fe­me­ni­nos no ade­cua­dos con mar­cas co­mo “en re­ce­sión” o “abu­si­va­men­te” y vi­si­bi­li­zar a la mu­jer en si­tua­cio­nes de pres­ti­gio so­cial con ejem­plos. Pe­ro de­fien­de un equi­li­brio con la efi­cien­cia dis­cur­si­va del dic­cio­na­rio, de for­ma que cuan­do se ela­bo­ró el Dic­cio­na­ri ge­ne­ral de la llen­gua ca­ta­la­na del IEC no cre­yó ade­cua­do re­pe­tir el mas­cu­lino y el fe­me­nino en ca­da de­fi­ni­ción. “No di­go si es co­rrec­to o in­co­rrec­to, pe­ro sí que de­ci­di­mos uti­li­zar el mas­cu­lino ge­né­ri­co cuan­do no era po­si­ble uti­li­zar una pa­la­bra abs­trac­ta”, jus­ti­fi­ca. El aca­dé­mi­co Ig­na­cio del Bos­que, por su par­te, jus­ti­fi­ca que “si el dic­cio­na­rio de la RAE re­co­ge tér­mi­nos que pue­den con­si­de­rar­se ofen­si­vos es por­que es­tán abun­dan­te­men­te do­cu­men­ta­dos en tex­tos re­cien­tes; si de­jan de usar­se, el dic­cio­na­rio los eli­mi­na­rá o los mar­ca­rá co­mo an­ti­cua­dos, co­mo ha­ce con mu­chas pa­la­bras”. En la mis­ma lí­nea, Leo­nar­do Gó­mez en­fa­ti­za que las ex­pre­sio­nes de­ni­gra­to­rias son el re­fle­jo de las ac­ti­tu­des ma­chis­tas de la so­cie­dad en el lé­xi­co y no hay que cam­biar­las en el dic­cio­na­rio sino en las per­so­nas. “Cuan­do la so­cie­dad de­je de ser ma­chis­ta se de­ja­rán de uti­li­zar y en­ton­ces el dic­cio­na­rio lo re­fle­ja­rá”, re­mar­ca.

go­zar co­no­cer car­nal­men­te a una mu­jer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.