Yo pro­cas­tino, tú pro­cas­ti­nas, él pro­cas­ti­na..

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

¡La de ve­ces que lle­ga­mos a pos­ter­gar has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to aque­llo que de­be­mos ha­cer! So­mos pro­cas­ti­na­do­res na­tos, pa­la­bre­ja que se­ña­la a los que se pa­san la vi­da apla­zan­do, a ve­ces has­ta que ya es de­ma­sia­do tar­de, el tra­ba­jo. Beet­ho­ven tar­dó na­da me­nos que cua­tro años en aca­bar la quin­ta sin­fo­nía. Y se co­no­cen mu­chos ca­sos en la his­to­ria de pro­cas­ti­na­do­res fa­mo­sos co­mo Abraham Lin­coln, Bill Clin­ton (se­gún cuen­ta Al Go­re) e in­clu­so Al­bert Eins­tein. “La ten­den­cia a pos­ter­gar es el fallo de au­to­rre­gu­la­ción por ex­ce­len­cia. Su esen­cia es la ma­ne­ra en que apla­za­mos el avan­ce en nues­tros ob­je­ti­vos más im­por­tan­tes”, cuen­ta el psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York Gary Mar­cus. Se cal­cu­la que en­tre un 15% y un 20% de la po­bla­ción se ve cró­ni­ca­men­te afec­ta­da. Y pa­ra­dó­ji­ca­men­te, aun­que a to­do el mun­do le preo­cu­pa eso de pos­ter­gar –qui­zás por­que a me­nu­do va aso­cia­do a con­se­cuen­cias na­da po­si­ti­vas–, al fi­nal un día u otro to­dos aca­ba­mos in­cu­rrien­do en ello. Con fre­cuen­cia, cuan­do pro­cas­ti­na­mos, nos de­di­ca­mos a co­sas in­ne­ce­sa­rias. En lu­gar de aca­bar el ar­tícu­lo, po­ne- mos una la­va­do­ra, en­via­mos un mail a un co­le­ga o, sim­ple­men­te, lee­mos el dia­rio. En ge­ne­ral, cuan­do de­ja­mos pa­ra más tar­de al­go es o bien por­que lo que te­ne­mos que ha­cer no nos di­vier­te o no te­ne­mos que te­ner­lo lis­to en ese pre­ci­so ins­tan­te. Pe­ro, ¿por qué pa­sa eso? “Pues por­que la evo­lu­ción nos ha do­ta­do de in­te­li­gen­cia su­fi­cien­te pa­ra fi­jar­nos me­tas, pe­ro no de la vo­lun­tad pa­ra lle­var­las a ca­bo”, ex­pli­ca Mar­cus. Y aun­que no lo crean, lo de dis­traer­nos y per­der el tiem­po exis­te in­clu­so an­tes de la lle­ga­da de In­ter­net y los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Ya el poe­ta grie­go He­sio­do, en el 800 a.C. ad­ver­tía que era me­jor no de­jar pa­ra ma­ña­na aque­llo que pu­die­ras ha­cer hoy. Co­mo el re­fra­ne­ro po­pu­lar. La neu­ro­cien­cia tam­bién ha es­tu­dia­do es­te pro­ce­so, que só­lo se pa­re­ce a la pe­re­za. Así pues, en di­ver­sos es­tu­dios se ha vis­to que los pro­cas­ti­na­do­res sue­len pa­de­cer ni­ve­les más al­tos de es­trés y más ba­jos de bie­nes­tar. Y que es­tas per­so­nas su­fren un fallo com­pli­ca­do de au­to­rre­gu­la­ción. “Pue­de que sien­tan que no va­le la pe­na com­ple­tar una ta­rea. Aun­que es­ta ex­pli­ca­ción só­lo arro­ja luz so­bre al­gu­nos ti­pos de pro­cas­ti­na­ción. Otras teo­rías di­cen que se de­be a una res­pues­ta de an­sie­dad por­que tie­nen mie­do de no ha­cer­lo bien”, opi­na Mi­chael Tread­way.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.