Ser­vi­cios mí­ni­mos

La Vanguardia - ES - - ED -

Su­pon­ga­mos que us­ted es de los que su­fren ho­rro­res pa­ra lle­var a ca­bo una ta­rea, la re­tra­sa de for­ma cons­tan­te o, una vez ini­cia­da, la in­te­rrum­pe con la ex­cu­sa más pe­re­gri­na. En esas cir­cuns­tan­cias, cual­quier es­tí­mu­lo, por ni­mio que sea, pue­de con­ver­tir­se en la má­xi­ma prio­ri­dad si sir­ve pa­ra de­jar el tra­ba­jo en un se­gun­do plano. Su­pon­ga­mos tam­bién –el que sus­cri­be es­tas lí­neas es un ex­per­to en la ma­te­ria– que eso le cau­sa un con­si­de­ra­ble sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad por­que ya se sa­be que el tiem­po es un bien pre­cio­so y per­der­lo, un ver­da­de­ro de­rro­che. Pues bien, en­ho­ra­bue­na, por­que las neu­ro­cien­cias vie­nen en su au­xi­lio: Cris­ti­na Sáez ex­pli­ca hoy en el reportaje de por­ta­da que la res­pon­sa­bi­li­dad del mí­ni­mo es­fuer­zo no re­cae en las per­so­nas, al me­nos no cons­cien­te­men­te, sino en las neu­ro­nas, y con­cre­ta­men­te, en un neu­ro­trans­mi­sor, la do­pa­mi­na. Quien tie­ne una can­ti­dad ele­va­da de esa mo­lé­cu­la en una par­te de­ter­mi­na­da del ce­re­bro es más va­go que otras per­so­nas. Así que de sen­ti­mien­to de cul­pa, na­da. Aho­ra bien, y es­te es el ja­rro de agua fría, el ce­re­bro es mol­dea­ble y, co­mo tal, tam­bién pue­de apren­der a es­for­zar­se. De ma­ne­ra que, si pue­den ha­cer un es­fuer­zo, va­yan a la pá­gi­na 6 y lean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.