Pe­lí­cu­las que nun­ca fue­ron

La his­to­ria del ci­ne es­tá lle­na de obras maes­tras que nun­ca vie­ron la luz. Di­rec­to­res de éxi­to lle­va­ron a ca­bo pro­yec­tos que, por una ra­zón u otra, fra­ca­sa­ron an­tes de lle­gar a las sa­las. Un li­bro pro­po­ne aho­ra una ucro­nía del ce­lu­loi­de

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

“He per­di­do una bue­na par­te de mi vi­da en bus­car di­ne­ro. He de­di­ca­do de­ma­sia­da ener­gía a co­sas que no te­nían na­da que ver con una pe­lí­cu­la. Un dos por cien­to fue ci­ne. El 98% fue cap­ta­ción de fon­dos”. Sue­na a mea cul­pa. Son pa­la­bras de Or­son We­lles, un ge­nio del sép­ti­mo ar­te y uno de los ar­tis­tas con el ma­yor nú­me­ro de pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos inaca­ba­dos. El crí­ti­co Si­mon Braund aca­ba de pu­bli­car una ucro­nía ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en un li­bro apa­sio­nan­te: The grea­test mo­vies you will ne­ver see (las pe­lí­cu­las más gran­des que nun­ca vais a ver, edi­ta­do tam­bién en fran­cés por Du­nod).

“¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do si” es el pun­to de par­ti­da de es­te ma­nual, que de­ja al lec­tor es­pa­cio pa­ra su ima­gi­na­ción. Rodajes sin ter­mi­nar, pro­yec­tos fa­lli­dos, guio­nes que se que­da­ron en el ca­jón, re­be­lión del equi­po…. To­dos los di­rec­to­res más gran­des de la his­to­ria, ca­si sin ex­clu­sión, su­frie­ron un tras­pié. Su am­bi­ción le hi­zo creer que to­do era po­si­ble. Y no. A lo lar­go de su lar­ga his­to­ria, el ci­ne ha da­do lu­gar a nu­me­ro­sas obras maes­tras que no sa­lie­ron en la pan­ta­lla (o que ni si­quie­ra em­pe­za­ron a ro­dar­se).

Billy Wil­der con­fe­só una vez ha­ber es­cri­to una do­ce­na de pe­lí­cu­las “sin lle­gar a nin­gu­na con­clu­sión”. Carl Theo­dor Dre­yer qui­so to­da su vi­da ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre Je­sús. Char­lie Cha­plin, igual que Stan­ley Ku­brick, so­ña­ba con re­tra­tar a Na­po­león ( Re­turn from St. He­le­na (re­gre­so de San­ta Ele­na), en la dé­ca­da de los años vein­te). An­tes de con­se­guir el éxi­to con E.T. (1982), Ste­ven Spiel­berg ideó una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción so­bre una in­va­sión de alie­ní­ge­nas ( Night Skies – cie­los noc­tur­nos–, 1979). Y Fran­cis Ford Cop­po­la ima­gi­nó fil­mar una ver­sión mo­der­na en Nue­va York del epi­so­dio de la con­ju­ra de Ca­ti­li­na de la épo­ca ro­ma­na ( Me­ga­lo­po­lis, 19842005) y has­ta un re­ma­ke de Pi­no­cho (1985).

Ro­mán Gu­bern, crí­ti­co, guio­nis­ta, pro­fe­sor e his­to­ria­dor de ci­ne, fi­gu­ra de re­fe­ren­cia en la ma­te­ria, re­cuer­da que “hay cien­tos de pe­lí­cu­las que en Es­pa­ña no vie­ron la luz de­bi­do a la cen­su­ra. Una quin­ta par­te de los guio­nes du­ran­te el fran­quis­mo fue­ron mu­ti­la­dos o prohi­bi­dos”. Uno de los ca­sos que men­cio­na fue la adap­ta­ción re­vo­lu­cio­na­ria y rea­lis­ta de la fi­gu­ra del Cid, ( Ji­me­na) y que iba a ser di­ri­gi­da por Mi­guel Pi­ca­zo, que fi­nal­men­te tu­vo pro­ble­mas y no fue au­to­ri­za­da. Has­ta el año 1963, los ór­ga­nos de la cen­su­ra no es­ta­ban obli­ga­dos ni si­quie­ra a se­guir có­di­go nor­ma­ti­vo, con lo que las au­to­ri­da­des po­dían ac­tuar de for­ma ar­bi­tra­ria. Gu­bern se­ña­la que tam­bién hu­bo pe­lí­cu­las ex­tran­je­ras que en Es­pa­ña no se vie­ron du­ran­te dé­ca­das, co­mo La dol­ce vi­ta (1960), ve­ta­da por el cen­sor ecle­siás­ti­co. Afor­tu­na­da­men­te hoy las dic­ta­du­ras no sue­len ce­bar­se de­ma­sia­do con el ci­ne. Aun­que hay ex­cep­cio­nes. To­da­vía hoy en Fran­cia una ley del si­glo XIX au­to­ri­za los al­cal­des a prohi­bir pro­yec­cio­nes de pe­lí­cu­las por ra­zo­nes de or­den pú­bli­co. Y las clasificaciones por eda­des pue­den per­ju­di­car el estreno de al­gu­nos tí­tu­los.

Cuan­do no hu­bo freno político, los pro­ble­mas de ín­do­le eco­nó­mi­ca fue­ron los que, en su ma­yo­ría, aca­ba­ron echan­do al tras­te los pro­yec­tos. De he­cho, a lo lar­go de la his­to­ria, an­te pre­ten­sio­nes eco­nó­mi­cas inasu­mi­bles, mu­chas pe­lí­cu­las se que­da­ron en pa­pel mo­ja­do. Bas­te pen­sar que du­ran­te dé­ca­das, an­tes de la lle­ga­da del or­de­na­dor, fue im­po­si­ble re­crear imá­ge­nes vir­tua­les. Si por ejem­plo se ne­ce­si­ta­ba un ejér­ci­to, no ha­bía otra al­ter­na­ti­va que con­tra­tar a mi­les de fi­gu­ran­tes, lo que en­ca­re­cía inevi­ta­ble­men­te el pre­su­pues­to. “No só­lo exis­te la cen­su­ra ideo­ló­gi­ca, mo­ral o re­li­gio­sa, sino o tam­bién exis­te la cen­su­ra eco­nó­mi­ca, cuan­do la pro­duc­to­ra cor­ta fon­dos si no ve po­si­bi­li­da­des de re­torno co­mer­cial”, ex­pli­ca Gu­bern.

“La dé­ca­da de los se­ten­ta fue tal vez el pe­río­do en que se re­gis­tra­ron los aban­do­nos o re­nun­cias más lla­ma­ti­vas por par­te de los di­rec­to­res ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. En ese pe­río­do los di­rec­to­res es­ta­ban dis­pues­tos a arries­gar más, ha­bía cier­ta li­ber­tad crea­ti­va. Y a ve­ces no se cal­cu­la­ba bien. En los años pos­te­rio­res, ya a par­tir de fi­na­les de los ochen­ta, la fór­mu­la del ci­ne co­mer­cial em­pe­zó a con­so­li­dar­se. A par­tir de es­te mo­men­to las pro­duc­to­ras ya tu­vie­ron un mo­de­lo de ne­go­cio de re­fe­ren­cia, con lo que hu­bo me­nos es­pa­cio pa­ra pro­yec­tos des­me­su­ra­dos o te­me­ra­rios” ex­pli­ca Ben Gor­don, fo­tó­gra­fo y di­rec­tor de cor­tos.

“Una mul­ti­tud de fac­to­res pue­de lle­var una pe­lí­cu­la al fra­ca­so. No só­lo se ne­ce­si­ta al di­rec­tor y al guión ade­cua­do, sino tam­bién una in­ver­sión pro­por­cio­na­da, un equi­po a la al­tu­ra, un gru­po de ac­to­res mo­ti­va­dos, es­co­ger un mo­men­to afor­tu­na­do pa­ra la dis­tri­bu­ción y un trai­ler que fun­cio­ne. De he­cho, es un mi­la­gro que una pe­lí­cu­la se pue­da ha­cer”, es­cri­be Braund. Cuan­do fal­ta uno de es­tos ele­men­tos, en­ton­ces apa­re­ce la pa­la­bra “The End”. Fun­di­do a ne­gro. En su li­bro Si­mon Braund ci­ta a más de se­sen­ta pe­lí­cu­las. He­mos reu­ni­do a los diez tí­tu­los vir­tua­les más sig­ni­fi­ca­ti­vos, con la fe­cha teó­ri­ca de su apa­ri­ción en la pan­ta­lla. Sién­ten­se en la bu­ta­ca y pi­dan unas palomitas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.