Có­mo pre­ve­nir las arru­gas

Una de las nue­vas fór­mu­las que se im­po­ne pa­ra ata­car de for­ma de­fi­ni­ti­va las arru­gas se lla­ma Snif. Es, jun­to con el mi­cro­fat y el na­no­fat, la fór­mu­la que con­vi­ve con el tan cues­tio­na­do bó­tox

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

No es que sea el fi­nal de la era bó­tox. Pe­ro ese sis­te­ma de re­lleno de las arru­gas que tan­tas vo­ces ha al­za­do por la po­ca na­tu­ra­li­dad de sus re­sul­ta­dos (só­lo cuan­do se abu­sa o se ha­ce mal uso de él, se­gún to­dos los es­pe­cia­lis­tas), se al­ter­na con otras fór­mu­las pa­ra com­ba­tir el pa­so del tiem­po en el ros­tro. ¿Las gran­des no­ve­da­des? Se lla­man Na­no­fat, Mi­cro­fat y Snif, y no es una bro­ma, sino el acró­ni­mo de Sharp-Need­le In­tra­der­mal Fat Graf­ting. ¿Qué y cuán­do? El ci­ru­jano plás­ti­co Ra­món Vi­laro­vi­ra del ins­ti­tu­to que lle­va su mis­mo nom­bre en Clí­ni­caTek­non, ex­pli­ca que “ca­da zo­na, ca­da arru­ga, ca­da uno de los pa­cien­tes re­cla­ma un mé­to­do u otro”. Lo más im­por­tan­te es, so­bre to­do la pre­cau­ción y pa­ra ello “se exi­ge uti­li­zar cos­mé­ti­ca hi­dra­tan­te, an­ti­oxi­dan­tes, pro­co­lá­geno, y des­pig­men­tan­tes co­mo son la Vi­ta­mi­na C, Vi­ta­mi­na E, áci­do hia­lu­ró­ni­co y to­dos los de­ri­va­dos de la vi­ta­mi­na A sien­do el cosmético más ac­ti­vo en es­tos momentos la mo­lé­cu­la de Re­ti­nal­dehi­do”, aña­de la der­ma­tó­lo­ga Am­pa­ro Ro­drí­guez, de Pie­rre Fa­bre, sin ol­vi­dar que es tam­bién im­pres­cin­di­ble “usar siem­pre ma­qui­lla­je y pro­tec­to­res con fac­tor de pro­tec­ción du­ran­te to­do el año, no só­lo en verano”. Por su­pues­to que se pue­de con­fiar, ade­más, en las ayu­das en ca­bi- na y que, a ve­ces, las de qui­ró­fano tam­bién pue­den ser las acon­se­ja­bles.

Nu­tri­cos­mé­ti­cos Pro­duc­tos crea­dos con sus­tan­cias na­tu­ra­les de ori­gen ve­ge­tal o ani­mal con­te­ni­das ha­bi­tual­men­te en los ali­men­tos. “Son cáp­su­las que se in­gie­ren vía oral y apor­tan nu­trien­tes al or­ga­nis­mo que ac­túan so­bre la piel y el ca­be­llo y me­jo­ran su as­pec­to y sa­lud”, ex­pli­ca una de sus gran­des de­fen­so­ras, la doc­to­ra Na­ta­lia Ribé. Tam­bién es­tá la twin­cos­mé­ti­ca, que se ba­sa en la com­bi­na­ción de cre­mas y nu­tri­cos­mé­ti­cos en un mis­mo pro­to­co­lo. Tie­ne en Na­ta­lia Ribé y en Me­soes­te­tic Phar­ma Group a dos de sus prin­ci­pa­les de­fen­so­res.

Cos­mo­ge­né­ti­ca Los in­ves­ti­ga­do­res de Pri­ma-Derm han des­ci­fra­do el ma­yor nú­me­ro de va­ria­cio­nes ge­né­ti­cas aso­cia­das al en­ve­je­ci­mien­to de la piel. Pro­po­nen un test ge­né­ti­co y cos­mé­ti­ca a me­di­da.

Vi­sion­te­ra­pia No for­zar la vis­ta ayu­da a evi­tar “esas feas arru­gas en el en­tre­ce­jo y en las pa­tas de ga­llo”, ad­vier­te Lau­ra Pu­jol, de Ro­dens­tock. Más si se adap­ta el co­lor de la len­te a las con­di­cio­nes del día.

Pa­ra el tra­ta­mien­to de la fla­ci­dez. Sin te­ner que rea­li­zar in­ci­sio­nes, el do­lor es per­cep­ti­ble úni­ca­men­te co­mo una pe­que­ña mo­les­tia. Son una ver­sión me­jo­ra­da de los hi­los de oro (hi­los ru­sos), ya que és­tos son reab­sor­bi­bles.

Pee­lings quí­mi­cos El más re­vo­lu­cio­na­rio es el Py­ru­vic Mas­ter Peel, a ba­se de áci­do pi­rú­vi­co lan­za­do re­cien­te te­men­te por Na­tu­ra Bis­sé.

Led Es­tre­lla Pu­jol, del centro de be­lle­za Oxi­gen, ex­pli­ca que en el ca­so de pie­les ma­du­ras, se mez­clan los Led amarillo (me­jo­ra la textura de la piel y apor­ta lu­mi­no­si­dad) y ro­jo (es­ti­mu­la el me­ta­bo­lis­mo dér­mi­co y la mi­cro­cir­cu­la­ción, me­jo­ra el ni­vel de p pro-co­lá­geno I y III, re­du­cien­do la pro­fun­di­dad de las arru­gas) y se po­ten­cian con la apli­ca­ción de ul­tra­so­ni­dos (on­das so­no­ras que pro­du­cen ener­gía vi­bra­to­ria) y un mi­cro­ma­sa­je.

Co­rrien­te Pul­sa­da Pa­ra re­afir­mar el te­ji­do y ali­sar los sig­nos de ex­pre­sión y arru­gui­tas. Se tra­ba­ja so­bre la piel con unos guan­tes con fi­la­men­tos de pla­ta, que con­du­cen la co­rrien­te, im­preg­na­dos con sé­rum.

Ra­dio­fre­cuen­cia Con on­das elec­tro­mag­né­ti­cas que lle­gan a la der­mis pro­fun­da y a las ca­pas sub­dér­mi­cas, és­tas pro­du­cen un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra que pro­du­ce la re­trac­ción del co­lá­geno, es­ti­mu­la los fi­bro­blas­tos, re­ju­ve­ne­cien­do los te­ji­dos.

Mi­cro-co­rrien­tes Se ba­sa en la me­di­ci­na cuán­ti­ca. “Au­men­ta la to­ni­ci­dad y elas­ti­ci­dad de la epi­der­mis, der­mis e hi­po­der­mis bo­rran­do los sig­nos de ex­pre­sión y arru­gas en ca­ra, cue­llo y es­co­te. Re­du­ce los po­ros, las oje­ras y las dis­cro­mías, apor­tan­do vi­ta­li­dad y lu­mi­no­si­dad a la piel. Un lif­ting sin ci­ru­gía”, di­ce la res­pon­sa­ble de Oxi­gen.

Mi­cro­fat Se usan mo­lé­cu­las de 0,7 y 0,9 mi­lí­me­tros de gra­sa pro­pia “pa­ra re­ju­ve­ne­cer los pár­pa­dos, las oje­ras, los pó­mu­los, el centro de la ca­ra, los la­bios, el men­tón”, cuen­ta el doc­tor Vi­laro­vi­ra. Lo usan prin­ci­pal­men­te prin el doc­tor Ti­mothy Mar­teen en San Fran­cis­co, Fran y su co­le­ga Pa­trick To­nard en Bru­se­las.

Snif Con­sis­te en usar la gra­sa pa­ra in­fil­trar di­rec­ta­men­te men en las arru­gas su­per­fi­cia­les con mi­cro­agu­jas.

Na­no­fat La téc­ni­ca más re­vo­lu­cio­na­ria per­mi­te in­tro­du­cir en la piel gra­sa pro­pia me­dian­te agu­jas de me­nos de me­dio mi­lí­me­tro. Ideal pa­ra oje­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.