Las re­la­cio­nes so­cia­les tam­bién se apren­den

¿Son acep­ta­dos o re­cha­za­dos en los jue­gos, en los gru­pos? ¿Tie­nen ami­gos? Los pa­dres se preo­cu­pan por có­mo se re­la­cio­nan sus hi­jos, si tie­nen ha­bi­li­da­des so­cia­les. En oca­sio­nes es­ta preo­cu­pa­ción pue­de ser ex­ce­si­va, pe­ro en otras pue­de ser ne­ce­sa­rio es­tar

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jor­di Jar­que

o bur­las. A los ni­ños que in­te­gran una ca­ma­ri­lla sue­le preo­cu­par­les si con­ti­nua­rán sien­do po­pu­la­res o si que­da­rán fue­ra por ha­cer o de­cir lo in­co­rrec­to, o por no ves­tir­se de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. Es­to pue­de ge­ne­rar mu­cha pre­sión”. Y pue­de com­por­tar con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Los que se re­la­cio­nan con com­pa­ñe­ros que mues­tran con­duc­tas an­ti­so­cia­les co­rren el ries­go de se­guir es­te mis­mo pa­trón de com­por­ta­mien­to. No son un buen mo­de­lo a se­guir.

Ló­gi­ca­men­te es­to preo­cu­pa a los pa­dres. Tal vez de­ma­sia­do, se­gún apun­ta Gre­go­rio Luri. Se ha in­cre­men­ta­do el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad. “Los pa­dres vi­ven las si­tua­cio­nes de los hi­jos co­mo si fue­ran sus si­tua­cio­nes, con la di­fi­cul­tad de acep­tar que los hi­jos tie­nen vi­da pro­pia”, se­ña­la Ma­rio Oz­co­vich. De al­gu­na ma­ne­ra hay la ex­pec­ta­ti­va de que los hi­jos vi­van en un mun­do fe­liz, he­cho a su me­di­da. “Lo que les pa­sa no siem­pre es tan gra­ve co­mo pa­re­ce pa­ra los pa­dres. A ve­ces pen­sa­mos que tie­nen un pro­ble­ma y no es así o no lo es tan­to. Es­pe­ra­mos que sean so­cia­bles, in­clu­so lí­de­res, pe­ro los ni­ños no res­pon­den a es­tas de­man­das y los pa­dres se an­gus­tian”.

An­tes de in­ter­ve­nir, Ma­rio Oz­co­vich in­vi­ta a que pri­me­ro los pa­dres mi­ren en su in­te­rior pa­ra in­ten­tar ave­ri­guar lo que les mo­vi­li­za. Gre­go­rio Luri es más vehe­men­te y ase­gu­ra que no es nin­gu­na tra­ge­dia que los hi­jos se en­cuen­tren con pe­que­ñas frus­tra­cio­nes. “Es más, ten­dría que exis­tir el de­re­cho a ser frus­tra­do, el de­re­cho a vi­vir en la reali­dad de la vi­da, con sus sin­sa­bo­res. Lo he de­fen­di­do pú­bli­ca­men­te me­dio en bro­ma me­dio en se­rio. Es un apren­di­za­je. Tie­nen que ir apren­dien­do a re­sol­ver por sí mis­mos sus pro­ble­mas. No te­ne­mos que co­rrer a ayu­dar­los cuan­do se les pre­sen­ta el más pe­que­ño con­tra­tiem­po”. Es­to no sig­ni­fi­ca de­jar de ana­li­zar la si­tua­ción y sa­ber acom­pa­ñar al hi­jo pa­ra afron­tar­la. “De­be­ría­mos en­se­ñar­les a eva­luar la na­tu­ra­le­za del pro­ble­ma con el que se en­cuen­tran y di­se­ñar es­tra­te­gias pa­ra afron­tar­lo”, in­di­ca es­te mis­mo ex­per­to. Es una ma­ne­ra de que se sien­ta apo­ya­do. Y eso es im­por­tan­te.

En oca­sio­nes los ni­ños no ex­pre­san na- da pe­ro hay se­ña­les que in­di­can que al­go no fun­cio­na muy bien. Ma­rio Oz­co­vich in­di­ca que es­to se pue­de de­tec­tar cuan­do no quie­re ir a la es­cue­la, le cam­bia el humor… Y Ali­cia Ban­de­ras aña­de que la pér­di­da ha­bi­tual de ma­te­rial es­co­lar y los do­lo­res de ca­be­za an­tes de ir a la es­cue­la son más pis­tas. Tam­bién la fal­ta de ale­gría, su ais­la­mien­to e irri­ta­bi­li­dad. Lo que no hay que ha­cer, ad­vier­te Oz­co­vich, es caer en una di­ná­mi­ca po­li­cial pre­gun­tan­do qué su­ce­de. “En to­do ca­so es­tar al la­do del ni­ño y crear el es­pa­cio por si en al­gún mo­men­to quie­re ex­pli­car. Que se­pan que se es­tá dis­pues­to a es­cu­char”. Que ten­gan di­fi­cul­ta­des en su re­la­ción con los de­más no sig­ni­fi­ca que pre­ci­se tra­ta­mien­to al­guno. A ve­ces pa­sa por una bue­na orien­ta­ción a los pa­dres, se­ña­la Oz­co­vich. “Aun­que es cier­to que ca­sos muy con­cre­tos pre­ci­san un es­pa­cio ajeno a la fa­mi­lia pa­ra ex­pla­yar­se, y es­to mis­mo ya pro­du­ce cambios en sus re­la­cio­nes so­cia­les”.

En cual­quier ca­so los pa­dres pue­den dar al­gu­nas pau­tas a sus hi­jos. Co­mo en­se­ñar a de­cir no a las co­sas que no gus­tan o no que­rrían ha­cer, ex­pli­ca Ali­cia Ban­de­ras. “No tie­nen que tra­gar con to­do pa­ra man­te­ner una amis­tad que no lo es, o pa­ra per­te­ne­cer a un gru­po que ha­ce más da­ño que bien. Sin vic­ti­mis­mos pe­ro es ne­ce­sa­rio apren­der a que­jar­se de for­ma asertiva, a no ca­llar, cuan­do no hay que ca­llar. Ser aser­ti­vo sig­ni­fi­ca in­vi­tar­le a que ma­ni­fies­te lo que sien­te, su in­con­for­mi­dad y qué le gus­ta­ría. Se tra­ta de una ha­bi­li­dad so­cial. No siem­pre tie­nen que obe­de­cer, es ne­ce­sa­rio un cier­to gra­do de re­bel­día, so­bre to­do a par­tir de los 11 años, cuan­do son muy sen­si­bles a las in­jus­ti­cias. Em­pie­zan a desa­rro­llar su pro­pio cri­te­rio. Es el pen­sa­mien­to re­fle­xi­vo”. Es­ta ex­per­ta co­men­ta que es­ta aser­ti­vi­dad les pro­te­ge de si­tua­cio­nes de aco­so es­co­lar. “Si no no sa­ben de­fen­der­se. No se atre­ven de­cir no a sus ami­gos o com­pa­ñe­ros”.

Ali­cia Ban­de­ras tam­bién cree ne­ce­sa­rio fo­men­tar en los ni­ños más em­pa­tía, la ca­pa­ci­dad de co­nec­tar con las emo­cio­nes de los otros. “Los pa­dres pa­re­cen más pre­dis­pues­tos a dar­se cuen­ta que su hi­jo pue­de su­frir pre­sio­nes del gru­po y no que su hi­jo es quien fo­men­ta tam­bién es­tas pre­sio­nes, aun­que sea por iner­cia, co­mo cli­car al bo­tón re­en­viar de un men­sa­je da­ñino, sin pen­sar en có­mo pue­de afec­tar real­men­te al des­ti­na­ta­rio del mis­mo”. En es­te sen­ti­do es­ta ex­per­ta re­co­mien­da uti­li­zar tres fra­ses pa­ra in­vi­tar al hi­jo a la re­fle­xión: “¿có­mo te sen­ti­rías si te lo hi­cie­ran a ti?; ¿có­mo crees que se ha sen­ti­do tu ami­go?; ¿qué po­drías ha­cer pa­ra re­pa­rar el da­ño que has cau­sa­do?”. For­ma par­te tam­bién de es­te apren­di­za­je de las ha­bi­li­da­des so­cia­les: tra­tar bien a los de­más. Acep­tar los erro­res sin cul­pa­bi­li­zar, pe­ro asu­mien­do res­pon­sa­bi­li­da­des. Y cuan­do se dis­cre­pa, dia­lo­gar.

To­do eso for­ma par­te del apren­di­za­je de las ha­bi­li­da­des so­cia­les. Y pues­tos a apren­der, en es­te diá­lo­go em­pá­ti­co, Ali­cia Ban­de­ras abo­ga por ex­pre­sar las emo­cio­nes po­si­ti­vas al otro. “Ha­ce que otros se sien­tan bien. A los ni­ños les da cor­te elo­giar, pe­ro es­tá muy bien ha­cer­lo. Las re­des so­cia­les ayu­dan. Se elo­gia más. La ex­pre­sión de emo­cio­nes po­si­ti­vas es más ha­bi­tual”. Bien­ve­ni­das sean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.