Il viag­gio di G. Mas­tor­na / El via­je de G. Mas­tor­na Fe­de­ri­co Fe­lli­ni

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

1965 Fue el sue­ño frus­tra­do de Fe­lli­ni gran par­te de su vi­da ar­tís­ti­ca. Ya se ha­bía lle­ga­do a cons­truir un pri­mer de­co­ra­do pa­ra una his­to­ria, a de­cir la ver­dad, un tan­to des­ca­be­lla­da: un vio­lon­che­lis­ta mue­re en un ac­ci­den­te de avión, pe­ro se da cuen­ta de ello só­lo des­pués… y mien­tras tan­to se cree que es­tá vi­vo. En pa­la­bras del di­rec­tor ita­liano, iba a ser “una ex­pe­rien­cia mís­ti­ca inefa­ble y ab­so­lu­ta” (en es­te pe­río­do el ita­liano si­gue tra­ta­mien­to de psi­coa­ná­li­sis y es­tá con­ven­ci­do que los sue­ños son la me­jor in­ter­pre­ta­ción del in­cons­cien­te). De re­pen­te, a Fe­lli­ni le en­tra­ron unas du­das. Des­pués de ase­gu­rar­se en el pa­pel prin­ci­pal a Mar­ce­llo Mas­troian­ni, cam­bió de idea sin ex­pli­ca­ción al­gu­na y le sa­có del re­par­to. El di­rec­tor ita­liano em­pe­zó a su­frir un blo­queo psi­co­ló­gi­co. No en­con­tra­ba el fi­nal a la tra­ma. Y, peor to­da­vía, en­tró en una es­pe­cie de pa­ra­noia y de su­pers­ti­ción. Mu­chos di­cen que vi­si­ta­ba adi­vi­nos, con­sul­ta­ba ta­rots y a acu­día a qui­ro­man­tes. En uno de es­tos en­cuen­tros, al­guien le di­jo que El via­je de G. Mas­tor­na se­ría su úl­ti­ma pe­lí­cu­la. Asus­ta­do, ti­ró la toa­lla. En los años si­guien­tes, Fe­lli­ni de­mos- tró con cre­ces ha­ber su­pe­ra­do sus pro­ble­mas crea­ti­vos: ro­dó dos obras maes­tras co­mo Saty­ri­con (1968) y, so­bre to­do, Amar­cord (1973).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.