Na­po­león Stan­ley Ku­brick

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

1971 El ac­tor Jo­nat­han Ce­cil di­jo una vez: “Ku­brick siem­pre tu­vo esa idea en la ca­be­za. De he­cho, hu­bie­ra po­di­do in­ter­pre­tar el pa­pel él mis­mo”. En efec­to, el pro­yec­to del di­rec­tor es­ta­dou­ni­den­se era fa­raó­ni­co. Reunió a más de 500 li­bros so­bre el em­pe­ra­dor y acu­mu­ló una co­lec­ción de 15.0000 imá­ge­nes. Con­tra­tó a una vein­te­na de his­to­ria­do­res pa­ra que le con­fec­cio­na­ran un ar­chi­vo. Sus pe­ti­cio­nes eran des­me­su­ra­das: exi­gió a 60.000 fi­gu­ran­tes pa­ra las ba­ta­llas, que de­be­rían ha­ber­se so­me­ti­do a un en­tre­na­mien­to mi­li­tar de cua­tro me­ses. Su per­fec­cio­nis­mo ro­zó el de­li­rio: qui­so ro­dar es­ce­nas en los Bal­ca­nes, pe­ro pre­ten­día trans­por­tar tie­rra de la zo­na de Wa­ter­loo pa­ra que las es­ce­nas fue­ran más rea­lis­tas. Pa­ra in­ter­pre­tar al em­pe­ra­dor fran­cés se ba­ra­ja­ron va­rios nom­bres: Os­kar Wer­ner, Alec Gui­ness, Pe­ter O’Too­le y Jack Ni­chol­son. “Me­jor que no se ha­ya lle­va­do a ca­bo, por qué creo que Ni­chol­son ha­bría so­bre­ac­tua­do”, co­men­tó una vez un crí­ti­co a quién es­cri­be. Al fi­nal la pro­duc­to­ra ce­rró el grifo, con­ven­ci­da de que no ha­bía mer­ca­do (en la cartelera en ese pe­río­do ya ha­bía una pe­lí­cu­la de ar­gu­men­to si­mi­lar de Rod Stei­ger). El fra­ca­so de Ku­brick fue, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, su suer­te por­qué de­ci­dió vol­car­se en el ro­da­je de La na­ran­ja me­cá­ni­ca (1971) y de Barry Lin­don (1975), dos obras maes­tras. Por cier­to, a lo lar­go de su ca­rre­ra, Ku­brick apar­có otros pro­yec­tos: una pe­li eró­ti­ca-porno ( Blue mo­vie) y otra so­bre el ho­lo­caus­to ( Aya­ran pa­pers, que aban­do­nó tras el éxi­to de La lis­ta de Schlin­der , de 1993).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.