Los be­ne­fi­cios del se­xo pa­ra la be­lle­za y la ju­ven­tud

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Los si­guien­tes be­ne­fi­cios que pro­pi­cia el se­xo es­tán ba­sa­dos en va­rios es­tu­dios. En­tre ellos, las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el po­der re­ju­ve­ne­ce­dor de la ac­ti­vi­dad se­xual del neu­ro­psi­có­lo­go es­co­cés Da­vid Weeks, el es­tu­dio so­bre los be­ne­fi­cios del se­xo ma­tu­tino pu­bli­ca­do en la re­vis­ta lon­di­nen­se New Scien­tist por la Queen’s Uni­ver­sity de Bel­fast, y las pes­qui­sas de la se­xó­lo­ga Glo­ria G. Bra­mer.

Una piel más ju­ve­nil

El se­xo es un ejer­ci­cio ae­ró­bi­co y pro­pi­cia la renovación de la piel. Bom­bea oxí­geno por to­do el cuer­po y gra­cias a ello las cé­lu­las más jó­ve­nes es­con­di­das en la ca­pa más pro­fun­da de la piel sa­len a la su­per­fi­cie, au­men­tan­do la apa­rien­cia ju­ve­nil.

Una piel sin im­pu­re­zas

Al ha­cer el amor y su­dar se pro­du­ce un pro­ce­so de de­pu­ra­ción de la piel, que eli­mi­na las to­xi­nas.

Po­ten­cia el atrac­ti­vo

La prác­ti­ca se­xual y el or­gas­mo au­men­tan los ni­ve­les de es­tró­ge­nos y hor­mo­nas que es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con la bri­llan­tez y sua­vi­dad del pe­lo y la piel.

Hue­sos más sa­nos

Un be­ne­fi­cio es­pe­cial­men­te pa­ra los hom­bres. Du­ran­te el se­xo, ellos pro­du­cen más tes­tos­te­ro­na de lo ha­bi­tual, y es­to ayu­da a for­ta­le­cer sus hue­sos y pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis.

Cuer­po en for­ma

El se­xo no es la me­jor for­ma de adel­ga­zar, pe­ro ayu­da a man­te­ner­nos en for­ma. Por ca­da ho­ra de re­la­ción se­xual se que­man en­tre 100 y 250 ca­lo­rías, y se ejer­ci­tan los prin­ci­pa­les gru­pos mus­cu­la­res. No obs­tan­te, las re­la­cio­nes se­xua­les en Es­pa­ña so­lo du­ran una me­dia de 20 mi­nu­tos se­gún Pfi­zer.

Me­jo­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co

El or­gas­mo au­men­ta los lin­fo­ci­tos T3 y T4. Son un ti­po de gló­bu­los blan­cos que pro­du­cen an­ti­cuer­pos.

Me­nos es­trés

Du­ran­te el or­gas­mo el or­ga­nis­mo se­gre­ga en­dor­fi­nas, que ac­túa co­mo un anal­gé­si­co na­tu­ral. Ade­más, la re­la­ja­ción tras el clí­max re­du­ce la ten­sión en to­dos los múscu­los, y es­pe­cial­men­te en la es­pal­da y en el cue­llo.

Pre­vie­ne in­far­tos

El se­xo es be­ne­fi­cio­so pa­ra pre­ve­nir in­far­tos de co­ra­zón es­pe­cial­men­te en­tre los hom­bres de más de 40 años. El ries­go de mor­ta­li­dad por in­far­to se re­du­ce un 50%, por­que la ac­ti­vi­dad se­xual me­jo­ra el rie­go san­guí­neo y au­men­ta la oxi­ge­na­ción.

Me­nos ries­gos du­ran­te el em­ba­ra­zo

Se­gún in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de On­ta­rio, las mu­je­res que más re­la­cio­nes han te­ni­do con sus pa­re­jas an­tes de que­dar­se em­ba­ra­za­das tie­nen me­nos ries­go de pa­de­cer preeclam­psia (gran subida de ten­sión). Las pa­re­jas más ac­ti­vas tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer­la ya que las mu­je­res to­le­ran me­jor el se­men de la pa­re­ja y es­ta to­le­ran­cia ayu­da a re­du­cir el ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.