El se­xo re­ju­ve­ne­ce

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

La lis­ta se am­plía: ade­más de di­ver­ti­do, li­be­ra­dor y más bueno que el cho­co­la­te, el se­xo sua­vi­za la piel, evi­ta arru­gas, man­tie­ne el ce­re­bro ágil, ale­ja el alz­hei­mer y fa­vo­re­ce la red neu­ro­nal. No da la vi­da eter­na (só­lo fal­ta­ba eso), pe­ro sí ha­ce que nos sin­ta­mos más jó­ve­nes y enér­gi­cos

Ma­ri­sa cum­plió 50 años el mes pa­sa­do pe­ro, a pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce que aca­ba de cum­plir cua­ren­ta y po­cos. No ha pa­sa­do por qui­ró­fano, ni lle­va bó­tox, ni se gas­ta un di­ne­ral en cre­mas, pas­ti­llas o me­jun­jes de be­lle­za pa­ra man­te­ner­se en for­ma. El gran se­cre­to que le ha­ce re­ju­ve­ne­cer lo guar­da en la ca­ma. Su eli­xir de la ju­ven­tud es el se­xo, que lo prac­ti­ca con su pa­re­ja re­gu­lar­men­te unas tres ve­ces por se­ma­na. Sin du­da, es la for­ma más eco­nó­mi­ca y pla­cen­te­ra pa­ra en­ga­ñar al inevi­ta­ble pa­so del tiem­po.

Ma­ri­sa es un per­so­na­je fic­ti­cio, pe­ro bien po­dría ser una mu­jer de car­ne y hue­so. Da­vid Weeks, neu­ro­psi­có­lo­go clí­ni­co del Ro­yal Edin­burgh Hos­pi­tal, da fe de ello. Tras diez años de es­tu­dio ana­li­zan­do a 3.500 in­di­vi­duos de di­fe­ren­tes eda­des ha con­fir­ma­do que las per­so­nas de en­tre 40 y 50 años que man­tie­nen de me­dia tres re­la­cio­nes se­xua­les a la se­ma­na se con­ser­van más jó­ve­nes y pue­den lle­gar a apa­ren­tar en­tre cin­co y sie­te años me­nos. Ade­más, los re­sul­ta­dos son si­mi­la­res tan­to pa­ra mu­je­res co­mo pa­ra hom­bres.

Es más, Weeks ase­gu­ra que te­ner una vi­da se­xual ac­ti­va (dos o más re­la­cio­nes a la se­ma­na) re­du­ce a la mi­tad el ries­go de mor­ta­li­dad por in­far­to. “El se­xo es un ex­ce­len­te ejer­ci­cio ae­ró­bi­co, ya que au­men­ta los latidos del co­ra­zón y bom­bea oxí­geno por to­do el cuer­po, lo cual me­jo­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, au­men­ta la cir­cu­la­ción san­guí­nea y te man­tie­ne fí­si­ca­men­te en for­ma”, ex­pli­ca el neu­ro­psi­có­lo­go. Se­gún él, la ge­né­ti­ca es res­pon­sa­ble en un 25% de la apa­rien­cia ju­ve­nil de una per­so­na ma­du­ra, el 75% res­tan­te se de­be a los há­bi­tos de ca­da uno, y ahí la ac­ti­vi­dad se­xual jue­ga un pa­pel esen­cial.

El es­tu­dio de­ta­lla en qué se tra­du­cen los be­ne­fi­cios de ha­cer re­gu­lar­men­te el amor: sua­vi­za la piel, evi­ta arru­gas y man­chas eli­mi­nan­do im­pu­re­zas de la tez, man­tie­ne el ce­re­bro ágil y ayu­da a pre­ve­nir el alz­hei­mer, au­men­ta la for­ma­ción e in­ter­co­ne­xión de neu­ro­nas, me­jo­ra el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, re­du­ce el es­trés y la an­sie­dad pro­por­cio­nan­do un bie­nes­tar fí­si­co y emo­cio­nal ge­ne­ra­li­za­dos.

An­to­ni Bo­lin­ches, psi­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en te­ra­pia se­xual y au­tor de Se­xo sa­bio ( Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri) sus­cri­be “par­cial­men­te” el es­tu­dio de Weeks, y aña­de un ma­tiz: “No se tra­ta de que re­ju­ve­nez­ca, sino que ha­ce sen­tir a la per­so­na más jo­ven y ac­ti­va ya que, ade­más de ser un ejer­ci­cio fí­si­co tie­ne una gran in­ci­den­cia en el bie­nes­tar per­so­nal”. En la mis­ma lí­nea, In­ma­cu­la­da Fer­nán­dez, pre­si­den­ta de la So­cie­dad An­da­lu­za de Neu­ro­psi­co­lo­gía, se­ña­la que “es com­pli­ca­do” ase­ve­rar que uno pue­de re­ju­ve­ne­cer exac­ta­men­te sie­te años. “Lo que el es­tu­dio vie­ne a in­di­car es que gra­cias al se­xo regular las al­te­ra­cio- nes que con­lle­va el en­ve­je­ci­mien­to po­si­ble­men­te van a re­tra­sar su co­mien­zo”. Por ejem­plo, el se­xo es más efec­ti­vo que los sudokus pa­ra evi­tar el alz­hei­mer, se­gún es­ta neu­ro­psi­có­lo­ga. “Una de las me­di­ca­cio­nes bá­si­cas que se re­ce­tan hoy en día pa­ra pre­ve­nir de­men­cia es au­men­tar el rie­go san­guí­neo en el ce­re­bro, oxi­ge­nar­lo, efec­to que se pue­de ob­te­ner con ac­ti­vi­dad se­xual”. La neu­ro­psi­co­lo­gía ha com­pro­ba­do que una re­la­ción se­xual ac­ti­va va­rias áreas ce­re­bra­les, des­de que uno sien­te el de­seo has­ta que cul­mi­na el ac­to. En­tre ellas los gan­glios ba­sa­les y el hi­po­cam­po, re­la­cio­na­dos con la me­mo­ria y las emo­cio­nes.

Fer­nán­dez sub­ra­ya la im­por­tan­cia de man­te­ner ac­ti­vo y sa­lu­da­ble el ce­re­bro, pues ase­gu­ra que los úl­ti­mos años han au­men­ta­do los ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, ca­da vez en gen­te más jo­ven. “Es­ta­mos ha­blan­do ya de me­dias de 40 años. Al­gu­nos mue­ren y mu­chos que­dan con se­cue­las muy gra­ves. Pa­ra pre­ve­nir­lo es im­por­tan­te man­te­ner una se­xua­li­dad ac­ti­va y po­si­ti­va, ade­más de prac­ti­car ejer­ci­cio, co­mer sano y te­ner há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles”. El es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cia de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton (EE.UU.) di­ri­gi­do por la doc­to­ra Be­ne­det­ta Leu­ner con­fir­ma es­te ar­gu­men­to, y ha des­cu­bier­to que así co­mo el es­trés dis­mi­nu­ye la neu­ro­gé­ne­sis, el se­xo pro­du­ce lo con­tra­rio: el es­trés ha­ce que la crea­ción y man­te­ni­mien­to de las co­ne­xio­nes en­tre neu­ro­nas se re­duz­ca, y ha­cer el amor los po­ten­cia, evi­tan­do el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral.

Pe­ro más allá de las me­jo­ras del sis­te­ma neu­ro­nal, vas­cu­lar y hor­mo­nal, la doc­to­ra Fran­cis­ca Molero, vi­ce­pre­si­den­ta de la So­cie­tat Ca­ta­la­na de Se­xo­lo­gía, sub­ra­ya que el se­xo me­jo­ra tan­to el bie­nes­tar fí­si­co co­mo el psi­co­ló­gi­co, ya que am­bos as­pec­tos es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos. “To­dos sa­be­mos que cuan­do una per­so­na es­tá de­pri­mi­da o es­tre­sa­da las de­fen­sas no es­tán en las me­jo­res con­di­cio­nes y pue­de ha­ber un ma­yor nú­me­ro de res­fria­dos, apa­ri­ción de her­pes o en­fer­me­da­des opor­tu­nis­tas —ex­pli­ca Molero—. En cam­bio, cuan­do al­guien tie­ne una vi­da se­xual ac­ti­va y pla­cen­te­ra su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio se for­ta­le­ce”.

Aun asu­mien­do y ra­ti­fi­can­do los in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios que apor­ta la vi­da se­xual ac­ti­va a la sa­lud y al man­te­ni­mien­to de la ju­ven­tud, el te­ra­peu­ta se­xual An­to­ni Bo­lin­ches in­sis­te en la ne­ce­si­dad de cum­plir la re­gla de oro del se­xo sa­bio: “Man­te­ner re­la­cio­nes por­que quie­res, con quien quie­res y ha­cien­do lo que quie­res”. Si tras leer es­te ar­tícu­lo al­guien se im­po­ne man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les tres ve­ces por se­ma­na con la fi­na­li­dad de re­ju­ve­ne­cer su as­pec­to pro­ba­ble­men­te no con­si­ga su me­ta. Se­gún la re­vis­ta del co­ra­zón Star Ma­ga­zi­ne, Jennifer Ló­pez y Ben Af­fleck fir­ma­ron un con­tra­to pre­ma­tri­mo­nial en el que

EL ES­TRÉS RE­DU­CE LAS CO­NE­XIO­NES NEU­RO­NA­LES, EL SE­XO LAS PO­TEN­CIA EVI­TAR EL ALZ­HEI­MER ES MÁS FÁ­CIL CON SE­XO QUE HA­CIEN­DO SUDOKUS

ella le obli­ga­ba a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les al me­nos cua­tro ve­ces a la se­ma­na bajo pe­na de mul­ta. Bo­lin­ches ase­gu­ra que se­ría con­tra­pro­du­cen­te se­guir el ejem­plo de es­tas es­tre­llas de Holly­wood. “Vi­vi­mos en una cul­tu­ra en la que nos guia­mos mu­cho por lo cien­tí­fi­co, pe­ro de ma­ne­ra acrí­ti­ca. Los efec­tos desea­dos no se pro­du­ci­rán si una pa­re­ja prac­ti­ca el se­xo des­de el sen­ti­mien­to de ta­rea. Es más, en tres me­ses ten­drán el de­seo se­xual in­hi­bi­do, y pro­du­ci­rá el efec­to con­tra­rio al an­he­la­do”.

El gran de­ba­te se cen­tra, so­bre to­do, en la fre­cuen­cia. En Es­pa­ña la ma­yo­ría prac­ti­ca se­xo me­nos de dos ve­ces por se­ma­na. Só­lo el 38% de la po­bla­ción lo prac­ti­ca en­tre dos o tres ve­ces se­ma­na­les se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta ela­bo­ra­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. ¿Es­to quie­re de­cir que la ma­yo­ría no se be­ne­fi­cia de los efec­tos re­ju­ve­ne­ce­do­res del se­xo? De­pen­de.

Bo­lin­ches re­cuer­da que la fre­cuen­cia no es la mis­ma al ini­cio de una re­la­ción que tras una lar­ga con­vi­ven­cia. El te­ra­peu­ta ex­pli­ca que hay dos va­ria­bles: la ener­gía se­xual y el atrac­ti­vo del su­je­to amo­ro­so. Cuan­do se dan los dos fac­to­res la fre­cuen­cia es óp­ti­ma, pe­ro las pa­re­jas es­ta­bles con el tiem­po en­tran en lo que se de­no­mi­na la se­xua­li­dad ho­meos­tá­ti­ca. “Lo que mar­ca la pau­ta ya no es el plus del enamo­ra­mien­to por­que ya es­tás ha­bi­tua­do a él, sino la ca­na­li­za­ción de la ener­gía se­xual ge­ne­ra­da por el or­ga­nis­mo”. Y en esa fa­se, aña­de Bo­lin­ches, en­tra en jue­go el ar­te de bus­car el equi­li­brio y la con­fluen­cia del ni­vel de ener­gía se­xual de ca­da miem­bro de la pa­re­ja. De he­cho, al­re­de­dor del 60% de las pa­re­jas de más de diez años de con­vi­ven­cia man­tie­nen re­la­cio­nes en­tre una y dos ve­ces por se­ma­na. Si ese es su ca­so, no pier­da la es­pe­ran­za, por­que el te­ra­peu­ta se­xual sub­ra­ya que el be­ne­fi­cio no es­tá tan­to en la fre­cuen­cia sino en la ca­li­dad de la re­la­ción. “Te va a be­ne­fi­ciar más una re­la­ción pla­cen­te­ra que dos sin ga­nas”, sen­ten­cia.

Sin em­bar­go, la neu­ro­psi­có­lo­ga In­ma­cu­la­da Fer­nán­dez, ma­ti­za: “El pro­ble­ma es que en Es­pa­ña no te­ne­mos una fre­cuen­cia se­xual tan al­ta co­mo pa­ra que es­to se no­te co­mo un fac­tor pre­ven­ti­vo o fac­tor de sa­lud a ni­vel ce­re­bral”. Es de­cir, pa­ra lo­grar los efec­tos re­ju­ve­ne­ce­do­res que men­cio­na Weeks hay que prac­ti­car se­xo tres ve­ces a la se­ma­na. “Po­dría­mos re­co­men­dar un in­cre­men­to de la ac­ti­vi­dad se­xual pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to ce­re­bral”, ase­ve­ra Fer­nán­dez que, sin em­bar­go, in­di­ca que hay una se­rie de fac­to­res cul­tu­ra­les que ha­cen que aquí la ac­ti­vi­dad se­xual sea bas­tan­te más ba­ja que, por ejem­plo, en el nor­te de Eu­ro­pa. El mo­ti­vo fun­da­men­tal es que la re­vo­lu­ción se­xual lle­gó a Es­pa­ña con unos 20 años de re­tra­so. “Las nór­di­cas que en los años se­sen­ta y se­ten­ta ve­nían a nues­tras pla­yas en bi­ki­ni eran mu­cho más abier­tas. Fue­ron se­xual­men­te más ac­ti­vas en su edad adul­ta, y aho­ra que son an­cia­nas si­guen man­te­nien­do vi­va su se­xua­li­dad. Eso no se ve en nues­tra po­bla­ción”. Pe­se a ello, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ya es­tán cambiando es­ta ten­den­cia. “Nues­tra se­xua­li­dad es­tá sien­do mu­cho más po­si­ti­va y po­si­ble­men­te cuan­do lle­gue­mos a ser an­cia­nas se­re­mos más di­ver­ti­das y sa­nas —co­men­ta Fer­nán­dez—. No ol­vi­de­mos que la se­xua­li­dad que te­ne­mos en la edad adul­ta va a mar­car la que ten­dre­mos en la ter­ce­ra edad”.

El se­gun­do fac­tor por el que no ha­ce­mos tan a me­nu­do el amor res­pec­to a otras re­gio­nes del glo­bo tam­bién es cul­tu­ral. Cuan­do al­guien es­tá es­tre­sa­do tien­de a no acos­tar­se con su pa­re­ja, cuan­do lo re­co­men­da­ble es jus­ta­men­te lo con­tra­rio. Por ejem­plo la tí­pi­ca fra­se de “me due­le la ca­be­za” no se­ría una ex­cu­sa ade­cua­da pa­ra no prac­ti­car se­xo. “Los que tra­ba­ja­mos en el mun­do de la se­xo­lo­gía pre­ci­sa­men­te ha­ce­mos con más ahín­co el amor cuan­do nos due­le la ca­be­za”, des­ve­la Fer­nán­dez. Y así lo ha­cen, por­que sa­ben que cuan­do es­ta­mos es­tre­sa­dos, el rie­go san­guí­neo dis­mi­nu­ye y es­to nos pro­vo­ca do­lor de ca­be­za, y el se­xo lo so­lu­cio­na in­cre­men­tan­do el rie­go san­guí­neo y ge­ne­ran­do neu­ro­trans­mi­so­res.

“Con los fac­to­res emo­cio­na­les pa­sa igual”, es­pe­ta Fer­nán­dez, y suel­ta un da­to cuan­to me­nos cu­rio­so. En el sur de Eu­ro­pa no es fre­cuen­te, pe­ro en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes uno de los pi­cos de re­la­cio­nes se­xua­les más al­tos sue­le ser cuan­do una pa­re­ja vuel­ve de un en­tie­rro. “Lo prac­ti­can co­mo una res­pues­ta emo­cio­nal na­tu­ral pa­ra com­pen­sar el do­lor de la per­di­da. Es una ce­le­bra­ción de la vi­da”, ex­pli­ca. No en vano, la se­xó­lo­ga In­ma­cu­la­da Molero ha­ce hin­ca­pié en el gran po­der que tie­ne la ac­ti­vi­dad se­xual en el for­ta­le­ci­mien­to emo­cio­nal y en la au­to­es­ti­ma de la per­so­na. Ase­gu­ra que una vi­da se­xual ac­ti­va re­fuer­za la con­fian­za, au­men­ta la sen­sa­ción de “sen­tir­se vi­vo” y el bie­nes­tar emo­cio­nal. De he­cho, ac­tual­men­te la ma­yo­ría de la po­bla­ción en­tien­de la ac­ti­vi­dad se­xual co­mo un in­di­ca­dor fun­da­men­tal de ca­li­dad de vi­da y así lo re­co­gen to­dos los es­tu­dios.

Uno de los da­tos más cu­rio­sos que se des­pren­de de la en­cues­ta de sa­lud se­xual del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, y que In­ma­cu­la­da Molero se­ña­la co­mo “uno de los gran­des pro­ble­mas que con los años se so­lu­cio­na­rá”, es la caí­da de la ac­ti­vi­dad se­xual en­tre los viu­dos y es­pe­cial­men­te en­tre las viu­das. La ra­zón más fre­cuen­te del ce­se de la ac­ti­vi­dad se­xual en­tre las mu­je­res (el 34%) es la viu­de­dad. “Los viu­dos se ol­vi­dan de que la se­xua­li­dad es una ca­pa­ci­dad de uno mis­mo y que aun prac­ti­cán­do­lo en so­le­dad ac­ti­va igual­men­te los sis­te­mas ce­re­bra­les de re­com­pen­sa y me­jo­ra la sa­lud”. De he­cho, la doc­to­ra Molero cree que una se­xua­li­dad ac­ti­va pue­de ayu­dar a lle­var me­jor la au­sen­cia de la otra per­so­na”.

Las en­cues­tas tam­bién mues­tran que tras los 45 años el de­seo se­xual em­pie­za a de­caer y tras los 65 años se con­vier­te en el pri­mer mo­ti­vo (21,8%) de la au­sen­cia de re­la­cio­nes se­xua­les. Es­ta ten­den­cia de­be­ría cam­biar y cam­bia­rá, se­gún la neu­ro­psi­có­lo­ga Fer­nán­dez. Re­cuer­da que los hu­ma­nos so­mos se­res se­xua­les des­de que na­ce­mos has­ta que mo­ri­mos, y que el he­cho de no te­ner pa­re­ja no de­be­ría mar­car la sa­lud se­xual. “Nos sen­ti­mos mu­cho más vi­vos cuan­do te­ne­mos de­seo se­xual y man­te­ne­mos una se­xua­li­dad ac­ti­va. Es al­go tre­men­da­men­te po­si­ti­vo pa­ra la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal, y ne­gár­nos­lo es una for­ma de ne­gar par­te de nues­tra iden­ti­dad”. Sa­bien­do que el se­xo es tan bueno pa­ra la sa­lud, la be­lle­za y el re­ju­ve­ne­ci­mien­to, no te­ne­mos más que de­jar­nos lle­var. Y es que de la mis­ma for­ma que co­mer y ras­car to­do es em­pe­zar, el se­xo tam­bién crea una cier­ta adic­ción en la men­te. Un es­tu­dio rea­li­za­do por Gert Hols­te­ge, de la Uni­ver­si­dad de Gro­nin­gen (Ho­lan­da), des­ve­la que el se­xo pro­du­ce una sen­sa­ción pa­re­ci­da a la dro­ga: al lle­gar al or­gas­mo se apa­ga la zo­na del ce­re­bro que se ubi­ca tras el ojo iz­quier­do, la cor­te­za or­bi­to­fron­tal, en­car­ga­da del pro­ce­sa­mien­to de la ra­zón y el con­trol. Pro­du­ce un pla­cer tan gran­de que nos lle­va a re­pe­tir­lo la ma­yor can­ti­dad de ve­ces po­si­ble. En prin­ci­pio el ce­re­bro nos lle­va a la ca­ma una y otra vez pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie. Aho­ra tam­bién sa­be­mos que nos ayu­da a man­te­ner­nos más sa­nos y te­ner me­jor as­pec­to.

Dos cua­dros. Pri­me­ro. Un ni­ño de seis años se que­ja a su ma­dre de que sus ami­gos en el co­le­gio no quie­ren ju­gar con él. Se­gun­do. Una chi­ca de 12 años, que ha cam­bia­do de la es­cue­la al ins­ti­tu­to, se la­men­ta de que los chi­cos no pa­ran de bur­lar­se de ella y sus com­pa­ñe­ras la evi­tan, no la in­vi­tan a sus pe­que­ños en­cuen­tros por­que la con­si­de­ran una em­po­llo­na. En am­bas si­tua­cio­nes los pa­dres se mues­tran preo­cu­pa­dos por si sus hi­jos tie­nen ami­gos o no, si sa­ben re­la­cio­nar­se bien con otros com­pa­ñe­ros. Si son de­ma­sia­dos su­mi­sos y pa­si­vos, de­ma­sia­do de­pen­dien­tes. En de­fi­ni­ti­va les preo­cu­pa si sus hi­jos son ca­pa­ces de te­ner re­la­cio­nes so­cia­les sa­nas, si son acep­ta­dos o ma­ni­pu­la­dos. Tam­bién se pre­gun­tan qué pue­den ha­cer, si tie­nen que in­ter­ve­nir, có­mo ha­cer­lo, o cuán­do ha lle­ga­do el mo­men­to de de­jar­se ase­so­rar, cuá­les son las se­ña­les que te­ner pre­sen­te sin pen­sar que se tra­ta de una ob­se­sión de ellos mis­mos por los hi­jos.

Las si­tua­cio­nes no son per­fec­tas ni idea­les. Se pro­du­cen ten­sio­nes en­tre lo que uno que­rría y la reali­dad. “No es una nin­gu­na tra­ge­dia que las co­sas no sean co­mo les gus­ta­ría a nues­tros hi­jos”, se­gún ex­pli­ca Gre­go­rio Luri, fi­ló­so­fo y pe­da­go­go, au­tor de Me­jor edu­ca­dos (Ed. Ariel). Es­to no sig­ni­fi­ca que los pa­dres se de­sen­tien­dan, pe­ro sí es re­co­men­da­ble que de­jen es­pa­cio y tiem­po, se­ña­la tam­bién el psi­có­lo­go y psi­coa­na­lis­ta Ma­rio Iz­co­vich, vi­ce­pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de la In­fan­cia de Bar­ce­lo­na. For­ma par­te del desa­rro­llo hu­mano la ma­ne­ra en có­mo los más pe­que­ños van su­mer­gién­do­se por sí mis­mos en las re­la­cio­nes so­cia­les en ge­ne­ral y en las amis­ta­des en par­ti­cu­lar. “Les ayu­da a for­mar­se emo­cio­nal­men­te y so­cial­men­te. Ade­más, apren­den a es­ta­ble­cer nor­mas, so­pe­sar al­ter­na­ti­vas y to­mar de­ci­sio­nes”, re­cal­ca Ani­ta Gu­rian, pro­fe­so­ra de psi­quia­tría in­fan­til y ado­les­cen­te de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York. Se tra­ta del pro­ce­so de so­cia­li­za­ción, en el que en­tran en jue­go va­rios fac­to­res, tal co­mo in­di­ca tam­bién Ali­cia Ban­de­ras, psi­có­lo­ga, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Cela y au­to­ra, en­tre otros li­bros, de Pe­que­ños ti­ra­nos. Pe­ro es im­por­tan­te có­mo se pro­duz­ca es­te pro­ce­so, in­clu­so pue­de afec­tar al ren­di­mien­to es­co­lar. Y con­ver­tir­se en un fo­co de su­fri­mien­to, co­mo re­cuer­da Iz­co­vich.

Es­te pro­ce­so de­pen­de de va­rios fac­to­res. Uno de los más im­por­tan­tes es có­mo se to­man las co­sas los hi­jos, có­mo les afec­ta, co­mo reac­cio­nan, se­gún ex­pli­ca Ali­cia Ban­de­ras. “Has­ta tal pun­to lle­ga a afec­tar que pue­de con­ver­tir­se en cau­sa de fra­ca­so es­co­lar en un por­cen­ta­je ma­yor que la pro­du­ci­da por fal­ta de ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Es lo que llamamos la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir ha­bi­li­da­des so­cia­les y eso de­pen­de de si el ni­ño es aser­ti­vo, agre­si­vo o pa­si­vo”. Los pa­si­vos ca­llan y pue­den ex­plo­tar. Los agre­si­vos in­ti­mi­dan a los de­más. Y el tér­mino me­dio son los aser­ti­vos, ca­pa­ces de ex­pre­sar su opi­nión y sus de­seos, ca­pa­ces tam­bién de de­cir no.

Pue­de ser im­por­tan­te la per­so­na­li­dad, pe­ro tam­bién la eta­pa vi­tal. Hay épo­cas más sen­si­bles en es­ta in­te­gra­ción so­cial, se­ña­la Ban­de­ras. “En­tre los 3 y 5 años em­pie­zan a desa­rro­llar la em­pa­tía, a ma­ni­fes­tar con­duc­tas de co­la­bo­ra­ción. Quie­ren ju­gar con los de­más y que les de­jen ju­gar. Ha­cia los seis años es im­por­tan­te que se­pan de­cir no, ex­pre­sar su ira, pe­ro tam­bién a con­tro­lar­se. La si­guien­te eta­pa más sen­si­ble su­ce­de ha­cia los do­ce años, con el pa­so de pri­ma­ria a la ESO. “Ge­ne­ral­men­te coin­ci­de con el cam­bio de la es­cue­la al ins­ti­tu­to, don­de se coin­ci­de con chi­cos de ma­yor edad. Se pue­den pro­du­cir si­tua­cio­nes de aco­so cuan­do los más pe­que­ños no son su­fi­cien­te­men­te aser­ti­vos y tie­nen ba­ja au­to­es­ti­ma”. Ban­de­ras ex­pli­ca que en es­tas eda­des te­men no te­ner ami­gos. Pa­ra con­se­guir­los o pa­ra no per­der los que ten­ga pue­den lle­gar acep­tar si­tua­cio­nes que les pro­du­cen su­fri­mien­to, co­mo de­jar­se so­me­ter por la pre­sión del gru­po, un fac­tor más en el apren­di­za­je de la so­cia­li­za­ción. “Los se­res hu­ma­nos so­mos se­res so­cia­les. Ve­ni­mos al mun­do pro­gra­ma­dos pa­ra re­la­cio­nar­nos con los de­más”, en­fa­ti­za Ani­ta Gu­rian.

D’Arcy Ly­ness, psi­có­lo­ga in­fan­til, di­rec­to­ra de la sa­lud del com­por­ta­mien­to en Kids Health, aña­de el con­cep­to ca­ma­ri­llas. “Es muy pro­ba­ble que en de­ter­mi­na­do mo­men­to su hi­jo se in­te­gre en una o que­de ex­clui­do. En los gru­pos de ami­gos, los in­te­gran­tes pue­den so­cia­li­zar y jun­tar­se con otras per­so­nas aje­nas al gru­po sin mie­do a ser ex­pul­sa­dos. Pe­ro la di­ná­mi­ca so­cial de las ca­ma­ri­llas es muy di­fi­ren­te. Sue­len es­tar bajo el es­tric­to con­trol de lí­de­res que de­ci­den quién per­te­ne­ce y quién no. Los ni­ños de la ca­ma­ri­lla ha­cen la ma­yo­ría de las co­sas jun­tos. El que tie­ne un ami­go fue­ra de la ca­ma­ri­lla pue­de su­frir re­cha­zo

EL NI­ÑO PA­SI­VO CA­LLA, EL AGRE­SI­VO IN­TI­MI­DA A LOS OTROS... ...Y EL ASER­TI­VO, EL IN­TE­GRA­DO PE­RO AU­TÓ­NO­MO, ES EL PUN­TO ME­DIO

Tex­to Jon Fer­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.