Va­rie­dad y ca­li­dad

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

“Al ver­los, uno di­ría que los to­ma­tes de hoy día son perfectos. La de­cep­ción lle­ga si se abren y se lle­van a la bo­ca. Son du­ros, hue­cos y sin ape­nas sa­bor. Y el con­su­mi­dor se pre­gun­ta qué ha pa­sa­do con el olor y el sa­bor, dón­de es­tá el to­ma­te de ca­li­dad”. Ha­ce cua­tro años Mayte Rius em­pe­za­ba así un ar­tícu­lo de por­ta­da de

ES de­di­ca­do al sa­bor per­di­do del to­ma­te. La in­dus­tria­li­za­ción cre­cien­te de la ali­men­ta­ción –los nú­me­ros man­dan– y cier­to con­for­mis­mo de los con­su­mi­do­res, que, por otra par­te, pa­ga­ban así el pre­cio de con­su­mir­lo en cual­quier mo­men­to del año, in­clu­so fue­ra de tem­po­ra­da, ha­bía lle­va­do a es­ta de­li­cia ve­ge­tal al te­rreno de la nos­tal­gia. Hoy, cua­tro años des­pués, los pro­duc­to­res se han pues­to las pi­las y han in­cre­men­ta­do las va­rie­da­des que lle­gan al mer­ca­do re­cu­pe­ran­do al­gu­nas tra­di­cio­na­les. Han in­tro­du­ci­do ade­más cambios en las se­mi­llas y en las for­mas de pro­duc­ción. ¿El ob­je­ti­vo? Sa­tis­fa­cer el in­te­rés por la di­ver­si­dad de un con­su­mi­dor ca­da vez más en­ten­di­do y bas­tan­te har­to de la in­dus­tria­li­za­ción y, so­bre to­do, re­cu­pe­rar el sa­bor per­di­do. Si lo con­se­gui­rán o no es­tá por ver, pe­ro, de mo­men­to, pa­re­ce que las tor­nas cam­bian. Den­tro de cua­tro años más, el ve­re­dic­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.